Abrir menú principal

Hugo Iván Salas Wenzel (Copiapó, 30 de octubre de 1935) es un general de división (r) del Ejército de Chile, que cometió violaciones de derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet. Fue juzgado y condenado a cadena perpetua en agosto de 2007[1]​ por su participación en la llamada Operación Albania. Durante ella, en 1987 perecieron 12 miembros del opositor Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).[2]​ Fue el primer exoficial mayor condenado a cadena perpetua por su actuación durante la dictadura militar en los años 1980.

Hugo Salas Wenzel
Información personal
Nacimiento 30 de octubre de 1935 Ver y modificar los datos en Wikidata (83 años)
Copiapó (Chile) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango

Índice

Proceso y condenaEditar

Desde 1986 hasta 1988 Salas fue director de la Central Nacional de Informaciones (CNI), que reemplazó a la DINA.[1]​ Durante esos años este organismo estuvo implicado en la citada Operación Albania, en cuyo marco se produjo la Matanza de Corpus Christi (15-16 de junio de 1987), cuando 12 frentistas fueron asesinados. El 29 de octubre de 1999, los generales (r) Salas Wenzel y Humberto Leiva fueron acusados por este crimen, el primero de ser el autor del crimen y a Leiva, subdirector de la CNI en 1987, de encubrirlo.[3]

En enero de 2005 Salas Wenzel fue condenado a cadena perpetua por su papel en la matanza y otros 14 agentes de la CNI (entre los que no se encontraba Leiva) recibieron penas que van de los tres a los quince años de cárcel. Los sentenciados apelaron, pero en agosto de 2007 la Corte Suprema de Chile sostuvo las condenas, en particular la de Salas "como autor de 5 homicidios simples y 7 homicidios calificados".[4]​ Las familias de las víctimas recibieron una compensación financiera por parte del gobierno chileno.[1]

PresidioEditar

Salas estuvo primero recluido en el penal de Punta Peuco, en la comuna de Til Til, y después fue trasladado al Cordillera, en Peñalolén, donde compartía la cabaña nº5 con el general (r) César Manríquez Bravo y el teniente coronel (r) David Miranda. Cuando esta cárcel, catalogada como de cinco estrellas por las excelentes condiciones que en ella habían, fue clausurada a fines de septiembre de 2013 por orden del presidente Sebastián Piñera,[5]​ fue llevado nuevamente a Punta Peuco, donde quedó instalado en el módulo 4.[2]​ Punta Peuco ha sido criticada también por la situación de privilegio en que viven los internos, en comparación al resto de los complejos penitenciarios chileno.[6]

FamiliaEditar

Hijo de Juan Salas y Violeta Wenzel. Su hija Gisela Salas protestó por el cierre del penal Cordillera y calificó al presidente Piñera de “desleal con la familia militar”.[7]

ReferenciasEditar

  1. a b c Chile ex-general jailed for life, 29 August 2007, BBC News
  2. a b Cinthya Carvajal y Carlos Said. Nuevos reclusos de Punta Peuco duermen cada uno en una celda de 3 por 4 metros, El Mercurio, 30.09.2013; acceso 01.10.2013
  3. 1999 Country Reports on Human Rights Practices Released by the Bureau of Democracy, Human Rights, and Labor U.S. Department of State, February 25, 2000 - Chile
  4. El prontuario de los 10 “inquilinos” del penal Cordillera, La Nación, 27 de septiembre de 2013; acceso 1 de octubre de 2013
  5. Camila Navarrete. Piñera afirma que reos del penal Cordillera "son criminales que atentaron contra los derechos humanos", La Tercera, 27 de septiembre de 2013; acceso 01.10.2013
  6. Informe cárceles: “lujo” en Punta Peuco incluye celulares y PC, La Nación, 26 de julio de 2007
  7. Hija de Salas Wenzel acusa a Piñera de “desleal con la familia militar”, La Nación, 27.09.2013; acceso 01.10.2013