Ingenuidad

acción del bien sin tener en cuenta la posible de maldad

Ingenuidad es la condición o personalidad del ingenuo (del latín ingenuus, traducible por natural, indígena, libre de nacimiento[nota 1]​ -lo que se identificaba históricamente con la condición del hombre libre por contraposición al siervo, o en algunos casos con la condición de nobleza-). Indica ausencia o falta de malicia y de experiencia, una deficiente comprensión o inteligencia y la ausencia de sofisticación; así como presencia de sinceridad, inocencia, sencillez, candor,[1][nota 2]​ , pureza o candidez (como reflejan los tipos literario de Cándido, fijado por Voltaire, o de la ingenua).

La palabra "ingenuidad" (en inglés naïve) es un falso amigo de la palabra inglesa "ingenuity" que causa que algunos crean que significa "ingeniosidad" o "inventividad", aunque en el escrito formal no se usa así.

Suele ser un rasgo característico de las personas con síndrome de Asperger.[2]

No es un mal rasgo en sí, pero se toma en el mal sentido porque las personas ingenuas por lo general suelen ser blanco fácil de inescrupulosos que se aprovechan, las manipulan y abusan de ellas.

NotasEditar

  1. A su vez derivado de gignere, dar nacimiento, de la raíz indoeuropea *genə- Etymology of the Latin word ingenuus
  2. No debe confundirse candor con el topónimo Candor.

ReferenciasEditar

Enlaces axternosEditar