Invocation (The X-Files)

episodio de The X-Files

«Invocation» es el quinto episodio de la octava temporada de la serie de televisión de ciencia ficción estadounidense The X-Files. Se estrenó en la cadena Fox el 3 de diciembre de 2000. El episodio fue escrito por David Amman y dirigido por Richard Compton. El episodio recibió una calificación Nielsen de 8,2 y fue visto por 13,9 millones de espectadores. En general, el episodio recibió críticas mixtas de los críticos.

«Invocation»
Episodio de The X-Files
Dirigido por Richard Compton
Cód. de producción 8ABX06
Emisión 3 de diciembre de 2000
Cronología de episodios
«Roadrunners» «Invocation» «Redrum»
Octava temporada de The X-Files
Lista de episodios de The X-Files

La serie se centra en los agentes especiales del FBI Dana Scully (Gillian Anderson) y su nuevo compañero John Doggett (Robert Patrick) -siguiendo la abducción alienígena de su antiguo compañero, Fox Mulder (David Duchovny)- que trabajan en casos relacionados con lo paranormal, llamados Expedientes X. En este episodio, un niño pequeño reaparece misteriosamente después de haber sido secuestrado durante diez años. Sin embargo, no ha envejecido nada después de su desaparición. Aunque el caso despierta recuerdos dolorosos para Doggett, se sospecha que el niño no es todo lo que parece.

«Invocation» presentaría tanto el personaje de Luke Doggett, el hijo fallecido de John Doggett, como un arco narrativo que involucra a su padre tratando de resolver su asesinato. La mayor parte del episodio fue filmado en Pasadena, California.

TramaEditar

En 1990, Billy Underwood desaparece en una feria escolar en Dexter, Oklahoma. Diez años más tarde, la madre de Billy, Lisa Underwood (Kim Greist), es llamada a la escuela primaria local. Se entera de que Billy ha reaparecido misteriosamente en la escuela, pero no parece haber envejecido en la década que estuvo desaparecido.

Dana Scully (Gillian Anderson) y John Doggett (Robert Patrick) llegan a la comisaría para ver a Billy. Doggett entrevista al chico, que parece ser mudo. En un intento por hacer hablar a Billy, Doggett le oculta su mochila. Esto enfurece a Lisa y lleva a Scully a cuestionar la pericia de Doggett en los casos de secuestro de niños. Scully sugiere que Billy es un abducido extraterrestre, pero Doggett cree que Ronald Purnell (Rodney Eastman), un delincuente local, puede haber estado involucrado en la desaparición del niño. Doggett interroga a Purnell, quien expresa su confusión cuando el agente sugiere que se reúna con Billy. Mientras Doggett se sienta en su auto, saca una foto de su hijo fallecido, Luke.

Cuando Billy regresa a casa, su hermano y su padre están inquietos por su presencia; Lisa está ciega a estos problemas. Mientras Lisa y su marido discuten sobre Billy, él entra en la habitación de su hermano con un cuchillo. Lisa encuentra un cuchillo ensangrentado en la cama de su hermano a la mañana siguiente, aunque el chico está ileso. Billy está de pie en la habitación mirando a Josh. El análisis forense muestra que la sangre es de Billy, aunque no hay heridas en él. El cuchillo lleva un símbolo que Billy dibujó mientras era interrogado por Doggett, que también fue dibujado por un investigador psíquico diez años antes. Mientras tanto, Cal Jeppy aparece en el remolque de Purnell y lo molesta. Purnell va al bosque y desentierra un cráneo. Más tarde, Jeppy chantajea a Purnell para que guarde silencio por algo relacionado con Billy.

Scully y Doggett traen a la psíquica, Sharon Pearl (Maggie Baird), para que conozca a Billy. Después de tocar a Billy, Pearl dice que siente fuerzas poderosas actuando a través de él, y que también siente emanaciones de Doggett. Luego sufre un ataque y se forma en su frente el misterioso símbolo. Más tarde Scully y Doggett notan que Purnell se dirige a la casa de los Underwood. Purnell entra en pánico cuando ve a Billy en su auto, pero después de una corta persecución, Purnell es arrestado. Los agentes no encuentran a Billy en el vehículo. En otro lugar, Josh Underwood es secuestrado en una gasolinera mientras miraba un remolque para caballos. El símbolo aparece en el remolque.

Luego de ser interrogado por Doggett, Purnell confiesa haber secuestrado a Billy en 1990 en nombre de otra persona. Doggett reconoce que Purnell también fue una víctima, y con suficiente insistencia, obtiene un nombre: Cal Jeppy. La policía y los dos agentes del FBI van a la casa de Jeppy y encuentran a Josh en un compartimiento bajo el piso de su remolque para caballos. Doggett persigue a Jeppy en el bosque, lo atrapa y descubre el cráneo de Billy que Purnell desenterró antes. Mientras los Underwood se paran sobre la tumba poco profunda de su hijo muerto hace mucho tiempo, Doggett lamenta la incapacidad para explicar el desenlace del caso; Scully razona que el cuerpo es explicación suficiente y que lo importante es que Josh Underwood fue salvado del mismo destino.[1]

ReferenciasEditar

  1. «Invocation». BBC Cult. BBC. Consultado el 11 de mayo de 2012. 

Enlaces externosEditar