Jaime Campmany y Díez de Revenga (Murcia, 10 de mayo de 1925 - Madrid, 13 de junio de 2005) fue un periodista, novelista y poeta satírico español.

Jaime Campmany
Información personal
Nacimiento 10 de mayo de 1925 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 13 de junio de 2005 Ver y modificar los datos en Wikidata (80 años)
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Periodista Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Índice

BiografíaEditar

Tenía once años cuando empezó la guerra y 14 cuando concluyó; con veinte años decidió hacerse falangista, aunque no se mostró muy ortodoxo como tal.[1]​ Se licenció en Derecho en su ciudad natal y en Filosofía y Letras por Salamanca. En Madrid estudió la carrera de Periodismo. Empezó a colaborar en Murcia en la prensa del Movimiento: Línea y La Verdad, y luego fue redactor de La Hoja del Lunes, Juventud, Haz, Ateneo y La Hora, y trabajó durante 22 años en Radio Nacional de España (1955-1977). Simultáneamente a esta carrera periodística, emprendió otra como poeta, publicando en diversas revistas literarias y fundando él mismo la colección de poesía lírica Azarbe en 1946 junto a Salvador Jiménez, Juan García Abellán y Gonzalo Sobejano entre otros; en ella publicará un año más tarde su segundo libro de poesía: Lo fugitivo permanece.[2]​ Pero, trasladado a Madrid, abandonará largo tiempo la poesía lírica por el periodismo.[3]​ Cuando la retome, ya en la democracia, su poesía será ya de sesgo fundamentalmente satírico.

En 1953 ingresa en Arriba (diario de la FET y de las JONS) como redactor entre 1957 y 1961; mantuvo allí una sección denominada La pajarita de papel. Más tarde accedió a dirigirlo (1970-1971), "no sólo debido a sus méritos, que tal vez hubieran bastado, sino también empujado por amigos que le eran fieles, entre ellos Antonio Izquierdo", escribe el periodista Carlos Luis Álvarez "Cándido".[4]​ Corresponsal en Roma de la agencia Pyresa (1964), fue más tarde director de la misma (1966-1970). Esta experiencia lo enamoró de Italia y compró una casa a orillas del lago de Como, donde solía veranear. Fue procurador en Cortes en 1969. En 1974 fue designado Presidente del Sindicato Nacional del Espectáculo. Durante esa época, en febrero de 1975, los actores iniciaron la negociación de un nuevo convenio que desencadenó una huelga de los artistas; algunos fueron encarcelados. Otros fueron reprimidos durante su mandato, como Joan Manuel Serrat, que fue expulsado de la Agrupación Sindical de Circo, Variedades y Folklore del Sindicato Provincial del Espectáculo de Barcelona puesto que las declaraciones del cantautor podrían perjudicar al resto de los artistas españoles que «sólo deben actuar en una línea apolítica. Conforme a esto es loable proponer sanciones según el régimen disciplinario, a los artistas que atenten a la idoneidad profesional». La hostilidad de Campmany obligó a Serrat a exiliarse.

En 1973 prueba suerte en el teatro realizando una fiel adaptación de la obra teatral Marta la piadosa de Tirso de Molina, que se estrena convertida en comedia musical. Dirigió Carta de España (1974-1975) y fue columnista habitual en ABC desde 1977 hasta el mismo día de su fallecimiento por infarto (según otros, por embolia pulmonar)[5]​ en 2005. También tuvo columnas en Informaciones, La Vanguardia de Barcelona y Hoja del Lunes de Madrid. Firmaba a veces sus artículos con una pajarita de papel. Fue colaborador en las revistas Blanco y Negro, Gaceta Ilustrada y Sábado Gráfico, y dirigió la agencia Beta Press en 1980. Fundó en 1985, y dirigió hasta el año 2000, la revista Época. Ejerció como profesor de la Escuela Oficial de Periodismo y dictó cursos Internacionales en Santander. Fue consejero nacional de Prensa y miembro de su comisión permanente. Era un habitual columnista no sólo en el diario ABC sino también en tertulias radiofónicas (RNE, Onda Cero, últimamente la COPE). Tuvo la columna de Escenas políticas en ABC, y la denominada Episodios Nacionales en el semanario conservador Época, del que fue fundador y director. Se casó con Concepción Bermejo y tuvo tres hijos; Emilio Campmany, Beatriz Campmany y la poetisa Laura Campmany.

Poseía una aguda inteligencia, mucha ironía y humor, un léxico amplio y variado y una gran inventiva verbal. A veces escribía artículos rimados, bien como romances, bien como raps. Sus columnas, en las que hacía gala de un estilo marcadamente satírico, eran tan admiradas por sus seguidores como denostadas por sus detractores que lo consideraban muy ofensivo como ocurrió, por ejemplo, cuando calificó a la huelga general del 20 de junio de 2002 como «de los gandules, que así prolongan su largo y subvencionado descanso». En ese sentido estuvo varias veces procesado por ilícitos relacionados con el honor, aunque más por su etapa al frente de Época que por su columna de Abc y en temas más cercanos al corazón que a la política por sus informaciones sobre Alberto Alcocer o Marta Chávarri. Denunció a la poderosa empresa de comunicación prosocialista Sogecable por manipular los fondos de garantía que le habían sido entregados, con lo que fue atacado por los medios de esta sin piedad. Fueron también conocidas sus discrepancias con el historiador Javier Tusell, el periodista Juan Luis Cebrián (cuyo padre, el falangista Vicente Cebrián, era un buen amigo de Campmany)[6]​ y el también columnista Eduardo Haro Tecglen.

Obtuvo más de ciento diez premios, entre los que destacan el Jacinto Polo de Medina de poesía por su libro Alerce, 1943, el Mariano de Cavia (1965) por su artículo "César o nada", necrológica sobre otro gran periodista, César González Ruano, el Premio Extraordinario de la Fiesta de las Letras de Barcelona, el Nacional de Crítica de Teatro, el de Cuentos de la revista "Juventud", el Premio nacional extraordinario de periodismo (1966), el premio Jaime Balmes (1969), el premio Víctor de la Serna (1978), el premio Luca de Tena (1978) y el Premio González-Ruano (1984).

Publicó diversos libros recopilatorios de artículos: Cartas batuecas, Crónica del Guerra y Doy mi palabra (1997), en los que recogió sus cien mejores artículos.

Libro recopilatorio de anécdotas y epigramas satíricos de sus conocidos: El jardín de las víboras, 1996.

Libro de retratos de personajes: El Callejón del Gato. Retratos al vitriolo, 1998, semblanzas de veinticinco importantes personajes de la vida social literaria y política español.

Libros de poesía estrictamente líricos son Alerce, que recibió el Premio Polo de Medina en 1943 y Lo fugitivo permanece. Satíricos son El libro de los romances, Segundo libro de romances, El rey en bolas y otros romances (1997). El Romancero de la historia de España es una visión de distintos episodios de la historia nacional en forma de romances que alcanza hasta el siglo XV; Campmany murió antes de poder completar este proyecto con otros dos libros.

En su obra novelística trató especialmente el tema de la homosexualidad: Jinojito el lila (1977) y una trilogía: El pecado de los dioses (1998), La mitad de una mariposa (1999) y El abrazo del agua (2000), ambientada en Italia, país que conocía bien por pasar sus vacaciones de verano en el mismo y por haber sido corresponsal allí.

También se acercó al teatro y estrenó en el Teatro Español una adaptación de Marta la piadosa de Tirso de Molina y una traducción, en colaboración con su hija Laura Campmany, que también es poetisa y ganadora de diversos premios, de Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand.

Fue autor también de varios guiones cinematográficos y de más de quince mil artículos de prensa. Académico electo de la Real Academia Alfonso X el Sabio y académico de honor de la de Bellas Artes Santa María de la Arrixaca.

Estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio y de la Encomienda con Placa de la Orden de Cisneros. Además, era un gran jugador de mus.

ObrasEditar

  • Cartas batuecas
  • Crónica del Guerra
  • Doy mi palabra (1997)
  • El jardín de las víboras, 1996.
  • El Callejón del Gato. Retratos al vitriolo, 1998,
  • Alerce, Premi Polo de Medina en 1943
  • Lo fugitivo permanece.
  • El libro de los romances
  • Segundo libro de romances
  • El rey en bolas y otros romances (1997).
  • Romancero de la historia de España
  • Jinojito el lila (1977)
  • El pecado de los dioses (1998)
  • La mitad de una mariposa (1999)
  • El abrazo del agua (2000)

Premios y distincionesEditar

ReferenciasEditar

  1. Siendo procurador en Cortes en julio de 1969, declaró al diario Madrid acentuando la vocación republicana del pueblo español y decía taxativamente "deseo para mi país una república presidencialista, que me parece la más moderna y democrática fórmula para conjugar, con equilibrio, la autoridad y la libertad". Y con Manuel Alcántara y Luis de Diego compuso un famoso soneto a la muerte de Victoria Eugenia que empezaba "Doña Victoria, y no de Samotracia..." y concluía "Y la España que sufre y que se exilia / despide a este saco de hemofilia / con la salva de un cuesco soberano". Cf. Carlos Luis Álvarez "Cándido", Memorias prohibidas, Barcelona: Ediciones B, 1995, p. 274-275
  2. MCN biografías, http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=campmany-y-diez-de-revenga-jaime
  3. Antonio Crespo, "La colección Azarbe y su tiempo", en Murgetana, núm. 69, pp. 49-56, http://www.regmurcia.com/docs/murgetana/N069/N069_004.pdf
  4. Carlos Luis Álvarez "Cándido", ibidem.
  5. Obituario en El Mundo, 13-VI-2005: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/06/13/obituarios/1118636199.html
  6. "Emilio Campmany: El que sienta las bases ideológicas en El País fue Pradera porque Cebrián no era muy leído", en Periodista Digital, 17 de diciembre de 2012 http://www.periodistadigital.com/opinion/politica/2012/12/17/emilio-campmany-sienta-bases-ideologicas-pais-pradera-porque-cebrian-leido-pedro-fernandez-barbadillo-suarez-derecha.shtml

BibliografíaEditar

  • Antonio López de Zuazo Algar, Catálogo de periodistas españoles del siglo XX. 1988, Fundación Universidad-Empresa ISBN 9788486227814