José Padierna de Villapadierna

aristócrata, piloto automovilístico y criador de caballos español

José María Padierna de Villapadierna y Avecilla (Málaga, 26 de diciembre de 1909 - Madrid, 23 de octubre de 1979), III Conde de Villapadierna,[1]​ fue un aristócrata español, conocido especialmente por su vinculación con el mundo de las carreras de automóviles y con los hipódromos; así como por sus relaciones con la alta sociedad internacional.[2]

José Padierna de Villapadierna
Villapadierna-Bugatti(c1930).jpg
José Padierna (derecha), sobre un
Bugatti Type 35
Información personal
Nombre de nacimiento José María Padierna de Villapadierna y Avecilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 26 de diciembre de 1909 Ver y modificar los datos en Wikidata
Málaga (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de octubre de 1979 Ver y modificar los datos en Wikidata (69 años)
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Piloto de carreras, aristócrata y cría equina Ver y modificar los datos en Wikidata
Palacio de Linares en 1905, propiedad ligada a los condes de Villapadierna en las primeras décadas del siglo XX
Palacio de Villapadierna hacia 1960. Fue expropiado a la familia Villapadierna en 1944

SemblanzaEditar

José Padierna de Villapadierna, que había nacido ocasionalmente en Málaga, era hijo de Felipe Padierna de Villapadierna y Erice, II conde de Villapadierna, y de Raimunda Avecilla Aguado. Su única hermana, María del Carmen, era cinco años mayor que José. El título de conde de Villapadierna había sido concedido a su abuelo Felipe por Alfonso XII, mientras que su madre era una de las legatarias del Palacio de Linares,[3]​ situado en la plaza de Cibeles en Madrid.

Con tan solo 19 años, heredó la considerable fortuna familiar (relacionada con operaciones bursátiles y con las parcelaciones de los barrios de Salamanca y de Chamberí en Madrid) cuando su padre falleció en 1928. Pese a estudiar Derecho y cursar oposiciones a diplomático,[4]​ su temprana herencia, aunada con su don de gentes, le permitió llevar un estilo de vida plenamente relacionado con la alta sociedad internacional. Su presencia en la prensa de la época fue notoria, primero en las noticias deportivas (por su destacada participación en los años 1930 en la época dorada de las carreras automovilísticas de Gran Premio) y más adelante en los ecos de sociedad (por su amistad con famosas actrices como Perlita Greco, Ava Gardner o Rita Hayworth, o con personajes populares como Porfirio Rubirosa, Orson Wells, Gary Cooper o el Aga Khan).[5]

Dado su lujoso tren de vida, se dice que llegó a dilapidar tres herencias, incluyendo los extensos terrenos urbanizables que poseía en Madrid, y los palacios de Linares y de Villapadierna, dos de las más notables construcciones del Madrid de finales del siglo XIX.[4]

En 1934 Villapadierna había sido acusado de hurtarle una fortuna en cheques falsificados a su tía (la marquesa de Padierna). Años después, el dirigente comunista Santiago Carrillo revelaría que había sido el exministro socialista Indalecio Prieto quien le había estafado a la marquesa 1.400.000 pesetas para comprar las armas de la Revolución de Asturias y el mercante de transporte Turquesa[6][4]​ (véase Horacio Echevarrieta).

Como piloto de Grandes Premios, debutó en Montjuich, formando pareja con el por entonces famoso piloto español Joaquín Palacio.[7]​ Corrió para varias escuderías italianas como Ferrari o Alfa Romeo. Compró dos Maserati 8CM y un Alfa Romeo P3 para formar la Escudería Villapadierna, la primera escudería española de Grandes Premios.[4]​ Corrió un total de 19 Grandes Premios, siendo sus mejores clasificaciones una tercera posición en el circuito de Deauville en 1936 y un cuarto puesto en el Gran Premio de Pau de ese mismo año (carrera ganada por Philippe Étancelin).[8]​ Se retiró del automovilismo activo en 1936.[2]​ Sus coches iban pintados de amarillo, color que retomaría marcado por barras verdes para su famosa cuadra.

La Guerra Civil Española lo sorprendió en Francia, corriendo en el Gran Premio de Deauville. Regresó a Madrid (donde su hermana y sus tíos habían sido fusilados por grupos revolucionarios contrarios a la sublevación militar), pudiendo escapar de la ciudad con la ayuda de la cuadrilla de los Bienvenida, con quienes pudo llegar a San Sebastián. Producto de esta amistad, fue su boda con Isabel Martín y Díaz, hermana del banderillero (y después apoderado de los Bienvenida) Guillermo Martín. Isabel Martín fallecería prematuramente en 1947.[4]​ Villapadierna se alistó con las tropas del General Franco, resultando herido en el frente de Extremadura en la etapa final de la Guerra.

Tras la Guerra Civil, se volcó en su cuadra (la que se convertiría en la célebre Cuadra Villapadierna[9]​) y en la Yeguada de Larzábal. Su caballo Rheffisimo,[10]​ que debutó en 1976, se convirtió en uno de los pura sangre más destacados del turf español; siendo el primer ejemplar nacido y criado en España que participó en la famosa prueba inglesa King George de Ascot.[2]

Compatibilizó su protagonismo en los hipódromos con su dedicación a distintos organismos automovilísticos. Así, fue nombrado presidente de la Federación Española de Automovilismo en 1968 (cargo que ocupó hasta 1977), presidente honorario del Real Automóvil Club de España, miembro de la Federación Internacional del Automóvil, así como miembro vitalicio de la Asociación de Antiguos Pilotos.[2]​ También lanzó el Gran Premio del Jarama, siendo durante 40 años director de carrera.[4]

Se casó en diciembre de 1959 con Alicia Klein y García de Aráoz.[11]​ Gran aficionada al golf y posteriormente continuadora de la actividad hípica de su marido, falleció en 2007.[12]​ La pareja tuvo dos hijos, Alicia y Felipe (IV conde de Villapadierna).[4]

José de Padierna y Villapadierna falleció en la Clínica de la Concepción de Madrid a consecuencia de un cáncer fulminante en 1979.

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. «José María Padierna de Villapadierna y Avecilla». Geni. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  2. a b c d Ignacio Lewin (24 de octubre de 1979). «Ayer murió, el conde de Villapadierna». El País. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  3. Torcuato Luca de Tena (6 de junio de 1990). «Palacio de Linares: La verdad, nada más que la verdad y toda la verdad». ABC. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  4. a b c d e f g R. V. «El Conde, el último dandy». La Casa de Padierna. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  5. «Memoria y leyenda de los Villapadierna». Hemeroteca ABC. 1 de agosto de 2010. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  6. Max Gallo, Régis Debray, Santiago Carrillo, Pedro Altares. Santiago Carrillo: mañana España (1977, 2ª edición). Laia Paperback. Volumen 28. Política. pp. 36 de 231. ISBN 9788472228771. 
  7. Manuel Morollón. JOAQUIN PALACIO POWER UNA VIDA DE PILOTO. Ediciones Benzina. p. 168. ISBN 978-84-8128-091-3. 
  8. Leif Snellman (2016). «The Golden Era. DRIVERS (V)». The Golden Era of Grand Prix Racing (en inglés). Consultado el 20 de abril de 2017. 
  9. Carlos Guiñales. «Jacinto Sánchez, a la sombra de los grandes». Historias del turf. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  10. «Rheffissimo». Hipódromo de la Zarzuela. Consultado el 23 de abril de 2017. 
  11. «Ecos de Sociedad. Boda Padierna de Villapadierna - Klein G. de Aranoz». Hemeroteca ABC. Consultado el 18 de abril de 2017. 
  12. Ramiro de Villapadierna (8 de marzo de 2007). «Alacia [sic] Klein y García de Aráoz: a caballo de una época». ABC.es. Consultado el 18 de abril de 2017.