Abrir menú principal

Josefa Ortiz de Domínguez

insurgente bonita

María Josefa Crescencia Ortiz Téllez-Girón, más conocida como "Josefa Ortiz de Domínguez" (Morelia, 8 de septiembre de 1768[1][2]​-Ciudad de México, 2 de marzo de 1829), fue insurgente de la Independencia de México y esposa del corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, siendo una de las primeras participantes en la conspiración de Querétaro y pieza clave para el inicio de la lucha que encabezó el cura Miguel Hidalgo y Costilla en Dolores Hidalgo. Es más conocida como la Corregidora, dado que era la esposa del Corregidor de Querétaro.[3]​ También hay escuelas con su nombre en varios lugares del mundo.

Josefa Ortiz de Domínguez
Josefa Ortiz, óleo sobre tela.jpg
Información personal
Nacimiento 8 de septiembre de 1768
Bandera de México Valladolid (hoy Morelia), Nueva España (hoy México)
Fallecimiento 2 de marzo de 1829 (61 años)
Bandera de México Ciudad de México, México
Lugar de sepultura Panteón de los Queretanos Ilustres
Residencia Casa de la Corregidora
Nacionalidad Imperio español y mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católica
Familia
Padres José Ortiz
Manuela Téllez-Girón y Calderón
Cónyuge Miguel Domínguez
Hijos José Domínguez Ortiz
Mariano Domínguez Ortiz
Miguel Domínguez Ortiz
Ignacia Domínguez Ortiz
Micaela Domínguez Ortiz
Dolores Domínguez Ortiz
Manuela Domínguez
José Domínguez Ortiz
Información profesional
Ocupación Insurgente

BiografíaEditar

 
La llamada Casa de la Corregidora en Querétaro, donde Josefa residía durante la conspiración. Actualmente es el Palacio de Gobierno del Estado.
 
Casa donde murió Josefa Ortiz en 1829, actual calle del Carmen, Centro Historico de la Ciudad de México.
 
Sepulcro de Miguel Domínguez y Josefa Ortiz en el Panteón de los Queretanos Ilustres.

Sus padres fueron José Ortiz, capitán del regimiento de Los Morados, y Manuela Téllez-Girón y Calderón, de una antigua y noble familia española. Nació en Valladolid, hoy Morelia[4]​.

Su padre perdió la vida en batalla, cuando Josefa era apenas una niña y su madre murió poco tiempo después. De esta suerte, Josefa quedó a cargo de su hermana mayor, María Sotero Ortiz, quien apoyó a Josefa para ingresar al prestigioso Colegio de las Vizcaínas en la Ciudad de México. En cierta ocasión, el Colegio fue engalanado para recibir la visita de algunos funcionarios, entre ellos iba Miguel Domínguez, que se enamoró de ella y pidió permiso para visitar a la joven, se hicieron novios y el 23 de enero de 1791 se casaron en el Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México. En 1802 Miguel Domínguez fue promovido por el virrey de Nueva España, Félix Berenguer de Marquina, al cargo de Corregidor de la ciudad de Santiago de Querétaro.

Doña Josefa, que era criolla, se identificaba con el abuso sufrido por dicha comunidad por parte de los gachupines, tal como llamaban a los españoles nacidos en la península. Los criollos eran considerados como ciudadanos de segunda clase por el régimen colonial, en virtud de haber nacido en la Nueva España (una colonia) y no en la metrópoli. Por ello, eran relegados a puestos de segundo nivel en la administración pública del virreinato. Este hecho creó un gran descontento con el paso de los años y los criollos comenzaron a organizarse en grupos literarios donde se difundían las ideas de la Ilustración, prohibidas por la Iglesia católica. Doña Josefa se integró en una de estas sociedades y convenció a su esposo tiempo después de integrarse también. Miguel Domínguez, esposo de Doña Josefa, cometería posteriormente varios errores estratégicos con respecto a la planificación de los conspiradores.

Los rebeldes estaban listos para levantarse en armas el primero de octubre de 1810. Sin embargo, el 13 de septiembre fueron descubiertos por un infiltrado, que informó a las autoridades del virreinato de las actividades del grupo literario de Querétaro. El corregidor Miguel Domínguez fue obligado a conducir un cateo en las casas de la ciudad, con el propósito de capturar a los líderes insurgentes. Para protegerla, encerró a su esposa en un cuarto bajo llave. No obstante lo anterior, Josefa Ortiz de Domínguez pudo advertir al cura de Dolores, Miguel Hidalgo; Juan Aldama e Ignacio Aldama, haciendo sonar uno de sus zapatos contra el suelo, el alcalde Ignacio Pérez escuchó el llamado y bajo mandato de ella advirtió al cura del pueblo de Dolores, en Guanajuato, que la conspiración había sido descubierta, razón por lo cual el párroco convocó al pueblo a levantarse en armas durante la misa patronal del pueblo, en la madrugada del 16 de septiembre de 1810, con lo que dio inicio la guerra por la Independencia de México.

Según el historiador Alejandro Villaseñor, en su libro Biografía de los héroes y caudillos de la independencia, Julián Villagrán apresó al oidor Collado que regresaba a México después de haber dado causa a los conspiradores, entre los presos se encontraba Doña Josefa, que quedó libre en cumplimiento a lo pactado entre Julián Villagrán y el oidor del rey Collado[cita requerida]. Una vez en libertad, Doña Josefa siguió apoyando a los Insurgentes, a pesar de las flaquezas de su marido, mandando dinero e información y sin perder la oportunidad de convencer a otros para unirse a la causa. Falleció en la Ciudad de México el 2 de marzo de 1829, víctima de una pleuresía. Por sus acciones y su influencia en el desarrollo de los hechos previos al inicio de la Guerra de Independencia y sobre todo por ser el personaje fundamental que propició el inicio de esta gesta, se le ha llegado a considerar como Madre de la Patria Mexicana.[5]​ Actualmente sus restos mortales descansan en el Panteón de los Queretanos Ilustres, en la ciudad de Santiago de Querétaro.

LegadoEditar

 
Estatua de Josefa Ortiz de Domínguez, en la plaza de Santo Domingo de la Ciudad de México.

Josefa Ortiz de Domínguez era una heroína nacional, Benemérita de la Patria y fundadora de México, su nombre se encuentra inscrito con letras de oro en el Muro de Honor del Palacio Legislativo de San Lázaro y también en el Monumento a la Independencia junto a otras heroínas insurgentes, su imagen ha aparecido en billetes y monedas a lo largo del tiempo.

Existen dos estatuas que honran su memoria: una en la Plaza de Santo Domingo en la Ciudad de México y otra en la plaza Corregidora en Santiago de Querétaro, a lo largo de México varias escuelas, calles y hospitales llevan el nombre con el cual se le conoció: "Corregidora".

También lleva ese nombre el Estadio de Santiago de Querétaro.

Véase tambiénEditar

En la cultura popularEditar

  • Es mencionada en un episodio de la serie El Chavo del Ocho. Cuando el profesor Jirafales le pregunta a la Chilindrina quien fue el peor enemigo de Josefa Ortiz de Domínguez, esta contesta: El que la dibujo en los billetes de cinco pesos. Esto se debe probablemente a que su retrato en estos billetes sea más estilizado de como ella era realmente.
  • También es mencionada en otro episodio de la misma serie, cuando el profesor Jirafales les hace casi la misma pregunta a los niños: ustedes saben quién fue el principal enemigo de Doña Josefa Ortiz de Domínguez? Al cual la Chilindrina le esta contesta: El que la peinaba. Esto se debe probablemente al estilo de peinado que ella usaba, un moñete con el cabello recojido, propio de la época, el cual la hacía lucir muy seria y respetable.

ReferenciasEditar

  1. SEDENA. «Doña Josefa Ortiz de Domínguez». Consultado el 14 de diciembre de 2019. 
  2. México Desconocido. «Josefa Ortiz de Domínguez, biografía de La Corregidora». Consultado el 14 de diciembre de 2019. 
  3. Real Academia Española (1826). «Corregidora». Diccionario de la Real Academia Española (Cataluña: Parmantier). Consultado el 26 de septiembre de 2018. 
  4. Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). «Biografia de Josefa Ortiz de Domínguez». 
  5. «Josefa Ortiz, la 'Madre de la Patria'». Zócalo Saltillo. 2 de marzo de 2011. Consultado el 3 de marzo de 2011.  Texto «autor[Notimex]] » ignorado (ayuda)

Enlaces externosEditar