Abrir menú principal

Lo Campano

barrio de Cartagena

Lo Campano, originalmente conocido como San Isidoro de Lo Campano,[1]​ es un barrio de Cartagena (España) situado en la diputación de Santa Lucía.

Lo Campano
Barrio de Cartagena
País Bandera de España España
• Com. autónoma Bandera de la Región de Murcia Región de Murcia
• Ciudad Bandera de Cartagena (España) Cartagena
Ubicación 37°35′38″N 0°57′32″O / 37.593774, -0.958935Coordenadas: 37°35′38″N 0°57′32″O / 37.593774, -0.958935
Población  
• Total 655 hab. (2019)
Código postal 30202

ToponimiaEditar

En la comarca del Campo de Cartagena son característicos los topónimos formados por el determinante Lo seguido de un onomástico, como es el caso de Lo Campano. En cuanto a la explicación de este fenómeno, existe un debate en el que participan historiadores y lingüistas: así, Alfonso Grandal López argumentó que se debía a una contracción de la fórmula «Lo de + apellido», haciendo referencia al propietario del terreno en el contexto del repartimiento subsiguiente a la conquista castellana; mientras que Francisco Ramírez Munuera relacionó esta morfología con la toponimia de los lugares de los que eran originarios los repobladores catalanohablantes, concluyendo que se trata de una importación de sus formas de construcción lingüística.[2]

HistoriaEditar

La historia de Lo Campano se extiende desde antes de la existencia del barrio. El paraje cobró importancia cuando en 1577 se produjo el alumbramiento de los manantiales de San Francisco, enclavados en el barranco de Orfeo, aunque la canalización del recurso hídrico hacia Cartagena tuvo que esperar hasta mediados del siglo XVIII, cuando por fin se estableció la red que la conducía hasta el depósito del cercano castillo de los Moros y de allí a la urbe.[3]

En cuanto al barrio, fue creado en la década de 1950 como una forma de paliar el problema de escasez de viviendas en la ciudad y de reubicar a los afectados por las inundaciones de Cuevas del Tajo. A partir de 1956 fueron construidas las primeras viviendas, y en 1962 se construyeron nuevos alojamientos destinados a las familias que peor vivían en las cuevas de Lo Campano Viejo y otras partes de la ciudad.

El barrio se emplaza en un lugar muy contaminado –está rodeado de industrias–, alejado del casco urbano y mal comunicado. Las viviendas tienen un estado de conservación bastante malo debido a su antigüedad y progresiva degradación. Esta degradación urbana y medioambiental provoca un sentimiento de marginación con respecto a otros barrios.[4]

A partir de 1975, los vecinos empezaron a organizarse tanto en asociaciones vecinales como en grupos auspiciados por la iglesia. Actualmente, y debido al gran trabajo realizado, se ha conseguido satisfacer un gran número de necesidades básicas. Así, se ha puesto en marcha una escuela infantil –para niños con edades entre 0 y 4 años– con servicio de comedor, una escuela de adultos, un consultorio, un parque infantil, un estanco, biblioteca, dos tiendas y hasta un equipo de fútbol.[5]

DemografíaEditar

Según el padrón municipal de 2019, la población está formada por 655 vecinos,[6]​ con una pirámide de población de tipo campana –la usual en el tercer mundo–, presentando un alto índice de natalidad y donde más del 55% de la población es menor de 30 años.[cita requerida] El nivel económico de los vecinos del barrio es muy bajo, existiendo como únicas empresas pequeños comercios. Aproximadamente el 70% de la población está desempleada, afectando especialmente al sector más joven de la población, siendo muy frecuente la economía sumergida y los contratos de tipo eventual. En el plano educativo, es de destacar el alto índice de absentismo escolar y un analfabetismo funcional que afecta a más del 50% de la población. Un 40% de los jóvenes entre 15 y 24 años carece de estudios de cualquier tipo y solo un 11% de los jóvenes entre 20 y 24 años inició estudios de formación profesional o bachillerato. Estas graves carencias formativas dificultan la integración en el mercado laboral de los jóvenes.

Todos estos factores hacen que nos encontremos con un barrio donde predomina la cultura de la marginalidad, con una población con escasa confianza en sus posibilidades personales y comunitarias y, por tanto, con un nivel de compromiso casi nulo, dominados por la dependencia, la resignación y la espera pasiva. La pobreza ha facilitado la entrada de droga en el barrio, convirtiéndolo en uno de los «supermercados» de la droga más populares de todo el Levante.[4]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Egea Bruno, Pedro María (1996). «De la necesidad al caos: los años del desarrollo». Tornel Cobacho, Cayetano, ed. Manual de historia de Cartagena. Ayuntamiento de Cartagena. p. 409. ISBN 84-875-2936-4. 
  2. Ramírez Munuera, Francisco (2017). «El determinante medieval lo en la toponimia del Campo de Cartagena» (pdf). Nuevas aportaciones en la investigación en humanidades: VI Jornada de Investigación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alicante celebrada el 28 y 29 de abril de 2016, en Alicante. Murcia: Compobell. pp. 209-219. ISBN 978-84-946481-1-3. 
  3. Bernabé Crespo, Miguel Borja; Gómez Espín, José María (2015). «El abastecimiento de agua a Cartagena» (pdf). Cuadernos Geográficos (Universidad de Granada) 54 (2): 275. ISSN 0210-5462. 
  4. a b Bernal, Pilar (30 de noviembre de 2009). «El 'Narcobarrio' de Lo Campano, una isla de marginalidad» (html). Telecinco. Consultado el 23 de agosto de 2019. 
  5. «Piden unas instalaciones mínimas para el barrio de Lo Campano» (html). SportCartagena. 10 de septiembre de 2011. Consultado el 23 de agosto de 2019. 
  6. «Población de 2019 en Santa Lucía: Lo Campano». Ayuntamiento de Cartagena. Consultado el 23 de agosto de 2019.