Abrir menú principal

Lorenzo Martínez Fuset

Lorenzo Martínez Fuset (Úbeda o Baeza, 23 de noviembre de 1899 - Madrid, 1961) fue un militar español, miembro del Cuerpo Jurídico Militar y cercano colaborador de Francisco Franco durante la Guerra civil española y los primeros tiempos de la Dictadura franquista.[1]

BiografíaEditar

Nació en 1899 en Úbeda[2]​ o Baeza, según las fuentes, aunque fue en Baeza donde pasó su infancia. Hizo estudios de Derecho en Granada.[2]​ Durante su juventud llegó a trabar amistad con el poeta Federico García Lorca,[3]​ manteniendo ambos una gran comunicación epistolar.[4]

En 1920 hizo oposiciones al Cuerpo Jurídico Militar y pasó las pruebas satisfactoriamente. Su primer destino fue en Melilla, trasladándose posteriormente a Barcelona. Años más tarde obtuvo una plaza en las Canarias, donde contrajo matrimonio con la hija de una destacada familia del archipiélago.[5]​ Estando allí coincidió con el general Francisco Franco, que en la primavera de 1936 había sido nombrado comandante militar de las Islas Canarias. En poco tiempo, ambos personajes congeniaron y Martínez Fuset se convirtió en un hombre de confianza para Franco.[5]​ Siendo ambos miembros activos de la conspiración militar contra el gobierno republicano, antes de partir al Protectorado de Marruecos para comandar el Ejército de África al comienzo de la Guerra civil, Franco le confió el cuidado de su esposa y su hija durante las primeras semanas de la contienda.[6]

A su regreso a la península es nombrado jefe de la Auditoría jurídica del Cuartel general de Franco.[7]​ Para entonces ya ostenta el rango de Teniente coronel. Debido a la posición que ocupaba, algunos historiadores han señalado el papel relevante que Martínez Fuset jugó en la represión que se llevó a cabo en la zona sublevada. Por ejemplo, el historiador Hugh Thomas señala que desde su posición como jefe del Cuerpo Jurídico Militar hizo poco por evitar el clima represivo que se impuso contra los republicanos tras el final de la Guerra civil.[8]​ Sobre la represión, el propio Martínez Fuset llegó a comentar:[9]

Nosotros no asesinamos. Entregamos nuestros enemigos, los presuntos responsables, a los tribunales y consejos de guerra. Allá ellos, autónomos en su función, jueces imparciales, con sus fallos que nos limitamos a ejecutar.

Desde su posición, Martínez Fuset era quien revisaba las sentencias de muerte que llegaban al cuartel de Franco antes de que éste diera el visto bueno.[10]​ En buena medida, por esta razón también era la persona que le llevaba directamente a Franco las sentencias de muerte para ser firmadas.[11]

Algunos historiadores también han señalado el rol que jugó en la institucionalización de la Dictadura franquista.[1]​ Sin embargo, tras la guerra Martínez Fuset no ocupó ningún puesto relevante en el régimen y en 1945 volvió a las Canarias, donde continuó con su carrera profesional como notario hasta su fallecimiento en 1961.

Lorenzo Martínez Fuset fue propietario de la conocida Casa Fuset en Tenerife.[12]

ReferenciasEditar

  1. a b Francisco J. Romero Salvadó (2013). Historical Dictionary of the Spanish Civil War, pág. 207
  2. a b Juan Luis Tapia (24 de agosto de 2014). «Martínez fuset: El hombre que pudo salvar a García Lorca». granadahoy.com. 
  3. Ian Gibson (1985). Federico García Lorca: De Fuente Vaqueros a Nueva York: (1898 - 1929), pág. 118
  4. Nicole Delbecque, Nadia Lie, Brigitte Adriaensen (2003). Federico García Lorca et Cetera, Leuven University Press, pág. 103
  5. a b Stanley G. Payne, Jesus Palacios (2014). Franco: A Personal and Political Biography, pp. 109-110
  6. George Hills (1975). Franco, el hombre y su nación. Madrid: Editorial San Martín, pp. 231-233
  7. Stanley G. Payne (1987). The Franco Regime, 1936–1975, The University of Wisconsin Press, pág. 214
  8. Hugh Thomas (1976). La Guerra Civil Española, Ed. Grijalbo, ISBN 84-253-2767-9, pág. 991
  9. Ramón Garriga (1981). Los validos de Franco, Ed. Planeta: Barcelona, pp. 42-43
  10. Justino Sinova, Amando de Miguel (2006). La censura de prensa durante el franquismo, pág. 351
  11. Paul Preston (2011). Las tres Españas del 36, Random House Mondadori, pág. 90
  12. La casa de Franco: unas ruinas con historia