Lucio Elio Lamia (en latín, Lucius Aelius Lamia; ¿? - 33) fue un senador romano del siglo I. Llegó a ostentar el cargo de cónsul en el año 3 entre muchos otros puestos civiles y administrativos.

FamiliaEditar

Su hijo fue Tiberio Plautio Silvano Eliano, consul suffectus dos veces, en el año 45 y en el 74.

Carrera políticaEditar

Inició su carrera pública siendo uno de los triunviros encargados de acuñar la moneda.[1]​ Además fue uno de los quince sacerdotes encargados de los sacrificios.[2]

Culminó su carrera con el cargo de consul ordinarius y sumo magistrado en el año 3. Le sucedió el cónsul sufecto Publio Silio.

Más tarde, fue legado en Germania en los años 4 a 6 y tuvo mando sobre tropas en los años 10/11. Los años 15 y 16 fue nombrado procónsul en África. El emperador Tiberio le nombró legado augusto en el año 22 en Siria, si bien lo retuvo en Roma. En el año 32 fue prefecto de la ciudad de Roma, muriendo al año siguiente.[3]

NotasEditar

  1. Según la inscripción encontrada IIIvir aere argento auro flando feriundo o IIIvir A.A.A.F.F.
  2. XVvir sacris faciundis
  3. Tácito, Anales VI 27


Predecesor:
Publio Vinicio y Publio Alfeno Varo
Cónsul del Imperio romano
junto con Marco Servilio

3
Sucesor:
Sexto Elio Cato y Gayo Sencio Saturnino