Abrir menú principal

Manuel Ramos Rejano (Palma del Río, provincia de Córdoba, 19 de octubre de 1851-Sevilla, 26 de octubre de 1922) fue un ceramista e industrial español.[1]​ Aunque sin formación, ni académica ni artística, en 1895, tras haber perfeccionado el procedimiento de esmaltado, creó una fábrica de cerámica en el sevillano barrio de Triana.

BiografíaEditar

A la edad de trece años viaja a Sevilla con intención de ingresar en el ejército. Un error en la recomendación que poseía le impide el acceso y le obliga a improvisar. Logra trabajar en una tienda de ferretería denominada "El Candado" y estuvo trabajando en ella hasta que cumplió los 25 años. Motivado por su hermano abre una tienda en Sevilla que denomina "Bazar Sevillano". Inicialmente comercializa con juguetes y bisutería fina, más tarde cerámica. A través de su cuñado, José Villegas Cordero, se introduce en el mundo artístico de las cerámicas. Se eintroduce en el mundo y conoce a otros ceramistas: Francisco Díaz Álvarez, Fernando Soto, los hermanos Jiménez y Mensaque (Mensaque Rodriquez y Compañía). Durante este tiempo consigue perfeccionar las técnicas de procedimiento hasta lograr esmaltes transparentes sin impurezas.[2]

Abre su primera fábrica en la zona de los Remedios. El incremento de la producción le obliga a trasladarse en 1905 a unos solares ubicados en la calle San Jacinto. A comienzos del siglo XX el auge de la cerámica trianera es tal que ya tiene competidores en Manuel García-Montalván y Carlos Pickman.[3]​ Iniciando así un nuevo auge de la cerámica sevillana.[4]​ La fábrica fue continuada desde la muerte de Manuel en 1922 con un cambio en la denominación: Vda. e Hijos de Ramos Rejano, y posteriormente como: Hijos de Ramos Rejano hasta 1965.

ObraEditar

El auge de la corriente regionalista andaluz hace que se incorpore el azulejo en las fechadas de los edificios de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Esta influencia se muestra en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1929) en el que se necesita cerámica en grandes cantidades para la decoración de los edificios de la Exposición.[4]​ Desarrolla fachadas para el metro de Buenos Aires. Trabaja en Madrid en el Palacio de Comunicaciones (decorando los interiores) y en el Hospital de Jornaleros de Maudes a las órdenes del arquitecto Antonio Palacios.[5]

ReferenciasEditar

  1. Pleguezuelo Hernández, Alfonso (1989). Padilla Libros, ed. Azulejo sevillano: catálogo del Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla (primera edición). Sevilla. ISBN 8487039200. 
  2. Villar Movellán, Alberto (1979). Excma. Diputación Provincial de Sevilla, ed. Arquitectura del regionalismo en Sevilla, 1900-1935 (primera edición). Sevilla. p. 54. 
  3. Freixa, Mireia. El modernismo en España (primera edición). Madrid: Cátedra. p. 257. 
  4. a b Librero Pajuelo, Antonio (2000). «El uso de la cerámica en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929». Actas del Tercer Congreso Nacional de Historia de la Construcción. 
  5. Armero, Jacobo (2001). «Catálogo de Exposición». En Circulo de Bellas Artes. Antonio Palacios, constructor de Madrid. et al. (primera edición). Madrid: Ediciones La Librería. pp. 123-125.