Abrir menú principal

Se conoce como Masacre de Palomitas al hecho en el cual el 6 de julio de 1976, 11 detenidos fueron sacados de una unidad penal en Salta y asesinados en un enfrentamiento fraguado en el paraje Palomitas, (departamento General Güemes), en el sur de la provincia de Salta, a unos 50 km de la capital provincial.

Masacre de Palomitas
Lugar Palomitas, provincia de Salta, Argentina
Fecha 6 de julio de 1976
Muertos 11

AntecedentesEditar

En 1973 se levantó la proscripción al peronismo, Héctor Cámpora fue electo presidente, y en Salta el doctor Miguel Ragone fue electo gobernador por más del 54% de los votos. Miguel Ragone provenía de la resistencia peronista y enfrentó fuertes críticas por parte de los sectores más acomodados de la sociedad salteña, el clero tradicional y las parcialidades del ala derecha del partido justicialista.[1]

El 24 de noviembre de 1974, la entonces presidenta Isabel Martínez de Perón ordenó la intervención de los tres poderes de la provincia. La medida se justificaba en la "manifiesta ineficacia represiva frente a la acción perturbadora de fuerzas cuya actividad ha sido declarada al margen de la ley”.[2]

Durante el año 1975 el Poder Ejecutivo Nacional emitió los llamados decretos de aniquilamiento cuyo objetivo era "neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos".[3]​ Con el primero de estos decretos, dictado a principios de febrero de 1975, se inició en la provincia una etapa de detenciones y encarcelamientos de militantes sociales o personas sospechadas de pertenencia a movimientos de izquierda.[4]

El 11 de marzo de 1976 el ex gobernador Miguel Ragone es secuestrado en la vía pública, en horas de la mañana. Permanece desaparecido.[5]

El 24 de marzo de 1976 se produce el golpe de estado que instala la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional. Carlos Alberto Mulhall, entonces coronel del Ejército Argentino, se posiciona como la máxima autoridad de la provincia de Salta.[6]

La masacreEditar

El 5 de julio de 1976, el entonces coronel Carlos Alberto Mulhall remitió al juez federal de Salta un listado con los nombres de 9 personas detenidas en el penal de Villa Las Rosas que serían trasladadas a la provincia de Córdoba. Al día siguiente, el mismo coronel envía al Director de Institutos Penales listado con los nombres de 11 detenidos, para que sean preparados para su traslado.[7]

Al anochecer del 6 de julio de 1976 personal del Ejército retiró del penal a los 11 detenidos, en un operativo que incluyó efectivos de las policías provincial y Federal, con el apoyo de personal del Servicio Penitenciario.[8]​ Se había ordenado no registrar en los libros de la cárcel la salida de los presos y retirar de los lugares de acceso a todo el personal subalterno, dejando solo personal de custodia en los puestos de vigilancia de los muros del penal.[9]

Dos efectivos del servicio penitenciario que prestaban servicios en el penal testificaron acerca de lo sucedido. La orden emitida por Mulhall, archivada dentro de la documentación del penal, fue integrada como elemento de prueba al expediente judicial.[9]

Los detenidos fueron subidos a un camión que se trasladó hasta Palomitas, un paraje despoblado sobre la ruta 34, a unos 50 km hacia el sur de la ciudad de Salta.[10]​ Allí fueron puestos en una fila y ejecutados,[11]​ entre las 22 y las 22:30 del mismo día.[12]

Luego de la ejecución, se modificó la escena a fin de fraguar una situación de enfrentamiento. Los cuerpos fueron dinamitados y se eliminó toda la documentación en la cercana unidad policial.[7][13]

MasacreEditar

Masacre es un término utilizado para referirse a un tipo de asesinato, habitualmente de varias personas, caracterizado por la indefensión de las víctimas. Aunque el término masacre es impreciso en sus alcances, suele aplicarse a situaciones en las que existe una gran desigualdad de poder entre víctimas y victimarios, y los asesinatos se presentan como crueles, alevosos e innecesarios. El sacerdote brasileño Leonardo Boff relaciona la masacre con la cobardía.[14]

VíctimasEditar

En el comunicado de Mulhall a la justicia federal,[7]​ fechado el 11 de julio de 1976 se detalla la "nómina del personal subversivo muerto y prófugo":

  • Alberto Simón Savranski: Nacido en la ciudad de San Miguel de Tucumán el 31 de julio de 1947. Detenido en el penal de Villa Las Rosas desde el 17 de febrero de 1975.[15]
  • Leonardo Benjamin Avila: Nacido en la ciudad de Salta el 22 de julio de 1938. Detenido en el penal de Villa Las Rosas desde junio de 1975.[16]
  • Raquel Celia Leonard de Avila: Nacida en la ciudad de Salta el 22 de julio de 1943. Detenida en el penal de Villa Las Rosas desde el 22 de junio de 1975.[17]
  • Rodolfo Pedro Usinger: Nacido en la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) el 31 de julio de 1947. Detenido en el penal de Villa Las Rosas desde marzo de 1975.[18]
  • María Amarú Luque de Usinger: Nacida en la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) el 6 de abril de 1950. Detenida en el penal de Villa Las Rosas desde el 28 de abril de 1975.[19]
  • Roberto Luis Oglietti: Nacido el 21 de enero de 1956 en la ciudad de Buenos Aires. Detenido en el penal de Villa Las Rosas desde junio de 1975.[20]
  • Pablo Eliseo Outes: Nacido en la ciudad de Salta el 2 de febrero de 1929. Detenido inicialmente en la delegación de la Policía Federal en Salta el 2 de noviembre de 1975. En el acta de defunción figura que su fallecimiento se produjo en el Departamento Trancas, en la provincia de Tucumán.[21]
  • José Víctor Póvolo: Nacido en la provincia de Salta el 28 de julio de 1947. Detenido en el penal de Villa Las Rosas desde junio de 1975. En el acta de defunción figura que su fallecimiento se produjo en el Departamento Trancas, en la provincia de Tucumán.[22]
  • María del Carmen Alonso de Fernández: Nacida en la provincia de Jujuy el 17 de julio de 1937. Detenida en el penal de Villa Las Rosas desde el mayo de 1975. En el acta de defunción figura que su fallecimiento se produjo en el Departamento Trancas, en la provincia de Tucumán.[23]
  • Jorge Ernesto Turk Llapur: Nacido en la ciudad de San Salvador de Jujuy el 8 de julio de 1944. Detenido en la Jefatura de Policía de la ciudad de San Salvador de Jujuy desde el 28 de mayo de 1976. En el acta de defunción figura que su fallecimiento se produjo en el Departamento Trancas, en la provincia de Tucumán.[24]
  • Evangelina Botta de Linares o Nicolay. Nacida en la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) el 20 de julio de 1946. Detenida en el penal de Villa Las Rosas desde el 17 de junio de 1975.[25]
  • Georgina Graciela Droz: Nacida en la ciudad de Santa Fe el 26 de junio de 1941. Detenida en la ciudad de San Miguel de Tucumán desde marzo de 1975.[26]

Alberto S. Sabransky, Rodolfo P. Usinger, María A. Luque y Georgina G. Droz militaban en Montoneros. Roberto L. Oglietti, Evangelina M. Botta, José V. Povolo, María del Carmen Alonso de Fernández, Celía de Avila y Benjamín Leonardo Ávila estaban enrolados en el Ejercito Revolucionario del Pueblo y padecerían el cautiverio desde fines de Junio. Pablo Eliseo Outes sería el último que ingresaría a Villa Las Rosas tras un corto exilio en Venezuela.[27]

Varias de las víctimas fueron inhumadas en distintos puntos, de Salta y las provincias vecinas. Los cuerpos de Georgina Droz y Evangelina Botta nunca fueron recuperados.[28]​ Los delitos vinculados a esta masacre se extendieron a la documentación vinculada. Algunos de los certificados de defunción fueron firmados por Quintín Orué, quien no figura inscripto como médico en en ningún registro profesional del país.[29]

Se entregaron los cajones cerrados del matrimonio Avila y de María del Carmen Alonso. En el caso de los primeros, éstos fueron exhumados legalmente y se comprobó el terror petrificado en sus cuerpos al encontrar balas del ejército, lo que confirma la responsabilidad de las Fuerzas Armadas en los crímenes. En Yala, Provincia de Jujuy, se encontraron los cadáveres del matrimonio Usinger, de Oglietti y de Dominga Alvarez, la única presa política sacada del Penal de Jujuy cuyo cuerpo apareció.[29]

JusticiaEditar

  • La causa por la masacre se reabrió en 2002 y las detenciones de los responsables se concretaron tras la anulación de las leyes de impunidad.[30]
  • En mayo de 2003 se produjeron los primeros procesamientos.[30]
  • En febrero de 2005, el represor del Tercer Cuerpo de Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, se negó a declarar en Salta en la causa por la masacre de las Palomitas. Menéndez estaba implicado por su posición en la cadena de mandos, dado que la Guarnición del Ejército Salta, que ejecutó los crímenes dependía del III Cuerpo de Ejército bajo su mando.[31]
  • En diciembre de 2006, s le concedió a Espeche el beneficio de prisión domiciliaria. Su defensa reclamó su excarcelación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.[32]
  • En octubre de 2007, la Corte Suprema dejó firme la prisión preventiva de los acusados por la masacre de Palomitas. El máximo tribunal lo decidió ante un pedido de excarcelación del ex jefe de la guarnición Salta del Ejército, coronel Carlos Alberto Mulhall; el ex jefe de Policía de esa provincia, teniente coronel Miguel Gentil, y el capitán Hugo Espeche.[33]
  • En enero de 2010, la Justicia federal de Salta comenzó a juzgar por estos crímenes a estos represores.[30]​Los principales responsables fueron condenados a reclusión perpetua por el juez federal Carlos Olivera Pastor.[34]
  • En noviembre de 2015, la Cámara Federal de Salta confirmó el auto de prisión preventiva al ex juez federal de esa ciudad, Ricardo Lona, a quien consideró como partícipe necesario en los homicidios doblemente calificados de 11 presos políticos durante la denominada Masacre de Las Palomitas. El tribunal consideró acreditado que Lona "contribuyó intencionalmente, desde su función como magistrado, con el terrorismo de Estado, permitiendo que los hechos aquí descriptos como delitos de lesa humanidad pudiesen cometerse, garantizando la impunidad judicial a sus autores durante largos años".[35]​ Durante casi una década, Lona salió indemne de todos los procesos por su actuación durante el terrorismo de Estado. En 2004, cuando todavía era camarista, fue sometido a un juicio político justamente por haber consentido y no investigado la Masacre de Palomitas. Frente a las evidencias y a los reclamos de los familiares de los detenidos, incluso antes del fusilamiento, Lona contó con el apoyo de una sólida red de contención en la corporación judicial.[36]
  • En 2016, el fiscal Carlos Amad respondió, con reflexiones e información, al ex ministro Ricardo Gil Lavedra, que en declaraciones periodísticas se pronunció por dar por concluidos los juicios y causas por delitos de lesa humanidad perpetrados durante el terrorismo de Estado. El rol de Gil Lavedra como abogado defensor del ex juez Lona, cuyas imputaciones amplió la Fiscalía salteña dos días antes de las declaraciones del ex camarista.[37]

HomenajeEditar

En julio de 2016 y a 40 años de la masacre, diferentes organizaciones sociales, políticas, sindicales y de derechos humanos participaron de una conmemoración especial: se concentraron en el Portal de la Memoria, en Yrigoyen y San Martín y de allí partieron en colectivos y autos particulares hasta Palomitas, donde realizaron los recordatorios. También participaron grupos de Jujuy, Tucumán y Rosario de Santa Fe.[38]​ Existe además monolito que recuerda la masacre, el cual está ubicado en el paraje Palomitas, sobre la ruta nacional 34, a 65 kilómetros de Salta capital.

PoemasEditar

El libro Incesante memoria de la poeta salteña Teresa Leonardi Herrán contiene tres poemas vinculados a la masacre de Palomitas: “Masacre de Palomitas”, “Masacre de Palomitas II” y “Georgina Droz”.[28]

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

Bibliografía adicionalEditar

ReferenciasEditar

  1. «Salta: Justicia a medias para el doctor Miguel Ragone, gobernador y médico del pueblo». Memoria, verdad y justicia. Télam - Agencia Nacional de Noticias. 12 de marzo de 2013. 
  2. Rodolfo Plaza Navamuel (26 de diciembre de 2008). «Una breve Historia de El Intransigente, reconocido baluarte de la prensa independiente (parte 2)». El Intransigente. Archivado desde el original el 17 de abril de 2010. 
  3. «Decretos de aniquilamiento». Desaparecidos.org. 
  4. «Los salteños no se olvidan de la masacre de Palomitas». La Gaceta. Salta. 6 de julio de 2017. 
  5. «Miguel Ragone». Desaparecidos. 14 de diciembre de 2007. 
  6. «Salta: murió Mulhall, el jefe de área militar que contaba con cuatro condenas a perpetua». Ministerio Público Fiscal. 25 de noviembre de 2014. 
  7. a b c «Causa Palomitas - Cabezas de Buey (Salta)». 
  8. Antonio Gaspar (3 de julio de 2017). «La Masacre de Palomitas, la herida que hace 41 años continúa abierta». El Tribuno. Salta. 
  9. a b «Masacre de Palomitas: El asesinato de once salteños cometido por la dictadura militar». laopinionpopular.com.ar. 05/07/16. Consultado el 03/05/17. 
  10. Mariano Mustafá; Florencia Unquillo (5 de julio de 2015). «A 39 años de la Masacre de Palomitas». La Izquierda Diario. 
  11. Antonio Gaspar (25 de noviembre de 2017). «Sitios de la Memoria señalizó el lugar de la Masacre de Palomitas». El Tribuno. Salta. 
  12. «Masacre de Las Palomitas: confirmaron a Lona como partícipe necesario de los homicidios». Ministerio Público Fiscal. 5 de noviembre de 2015. 
  13. «La masacre de Palomitas, uno de los hechos más brutales de la historia argentina». Notimérica. 6 de julio de 2017. 
  14. Leonardo Boff (2003). «GUERRA MASACRE». fmmeducacion.com.ar. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2010. Consultado el 03/05/17. 
  15. Listado L—Z, 2015, p. 1128.
  16. Listado A—K, 2015, p. 122.
  17. Listado L—Z, 2015, p. 690.
  18. Listado L—Z, 2015, p. 1233.
  19. Listado L—Z, 2015, p. 733.
  20. Listado L—Z, 2015, p. 884.
  21. Listado L—Z, 2015, p. 905.
  22. Listado L—Z, 2015, p. 984.
  23. Listado A—K, 2015, p. 168.
  24. Listado L—Z, 2015, p. 1225.
  25. Listado A—K, 2015, p. 198.
  26. Listado A—K, 2015, p. 407.
  27. «El laberinto de Palomitas». iruya.com. 11/07/08. Consultado el 03/05/17. 
  28. a b Guillermo Salvador Marinaro (10/03/15). «El caso de Palomitas y la frustración judicial». nuevomundo.revues.org. Consultado el 03/05/17. 
  29. a b Miguel Brizuela. «La masacre de Palomitas». lafogata.org. Consultado el 03/05/17. 
  30. a b c Diego Martínez (09/01/10). «Tres represores en el banquillo». pagina12.com.ar. Consultado el 03/05/17. 
  31. «Luciano Benjamín Menéndez tuvo que huir bajo una lluvia de huevos». pagina12.com.ar. 26/02/05. Consultado el 03/05/17. 
  32. Nora Veiras (18/02/08). «Una mano de obra demasiado ocupada». pagina12.com.ar. Consultado el 03/05/17. 
  33. «Masacre de Palomitas». pagina12.com.ar. 18/10/07. Consultado el 03/05/17. 
  34. «Perpetua para los responsables de la Masacre de Palomitas». elpatagonico.com. 23/12/10. Consultado el 03/05/17. 
  35. «Masacre de Las Palomitas: confirmaron a Lona como partícipe necesario de los homicidios». fiscales.gob.ar. 05/11/15. Consultado el 03/05/17. 
  36. «Cómplice en la Masacre de Palomitas». pagina12.com.ar/. 24/10/14. Consultado el 03/05/17. 
  37. «Apuntes para la flaca memoria de Gil Lavedra». agenciapacourondo.com.ar. 01/04/16. Consultado el 03/05/17. 
  38. «Recuerdan a las víctimas de la masacre de Palomitas». eltribuno.info. 06/07/16. Consultado el 03/05/17.