Ejército Revolucionario del Pueblo (Argentina)

Guerrilla de Argentina

El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) fue una organización guerrillera argentina, que constituyó la estructura militar del Partido Revolucionario de los Trabajadores, de orientación marxista, liderado por Mario Roberto Santucho durante la década del 70. Hacia principios de 1977 fue desarticulado por las Fuerzas Armadas como consecuencia del Operativo Independencia (1975) y de la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional que mató a su líder en 1976.

Ejército Revolucionario del Pueblo
ERP
Activa 30 de julio de 1970 - abril de 1976
País Flag of Argentina.svg Argentina
Fidelidad Socialismo
Marxismo-leninismo
Guevarismo
Foquismo
Trotskismo
Rama Ejercito
Tipo Guerra de guerrillas
Función Instaurar un estado socialista en Argentina
Especialización Guerrilla urbana y rural
Tamaño 400-13000 combatientes armados (1975)[1]
Parte de Partido Revolucionario de los Trabajadores
Zonas operativas Buenos Aires (urbana)
Tucumán (rural)
Armamento Fusiles, pistolas y granadas principalmente
Disuelta abril de 1976
Comandantes
Fundadores Mario Roberto Santucho
Ana María Villarreal
Julio Santucho
Principal comandante Mario Roberto Santucho
Comandantes
notables
Mario Roberto Santucho
* Enrique Gorriarán Merlo
* Benito Urteaga
* Domingo Menna
* Ana María Villarreal
* Antonio del Carmen
* Juan Manuel Carrizo
* Juan Eliseo Ledesma
Insignias
Bandera Bandera del ERP.svg
Dos franjas horizontales (azul-celeste y blanco), como la del Ejército de los Andes representando «la primera independencia» y agregando una estrella roja por la «la segunda y definitiva independencia».[2]
Emblema Emblema del ERP.svg
Estrella roja con la inscripción ERP
Cultura e historia
Mote Erpiano
Perretista
Lema A vencer o morir por la Argentina[3]
Colores      Rojo
     Celeste
     Blanco
Marcha Marcha del ERP
Himno No posee
Mascota No posee
Guerras y batallas
Operativo Independencia
[editar datos en Wikidata]

Índice

FundaciónEditar

En el V Congreso del PRT realizado el 30 de julio de 1970 y por iniciativa de Mario Roberto Santucho, su esposa Ana María Villarreal, Luis Pujals, Enrique Gorriarán Merlo, Benito Urteaga, Domingo Menna, José Joe Baxter y Jorge Carlos Molina entre otros delegados, fundaron el Ejército Revolucionario del Pueblo para encarar la guerra revolucionaria obrera y socialista, tomar el poder en la Argentina y lograr un territorio liberado (provincia de Tucumán).

El ERP sostuvo una estrategia de guerra popular prolongada, entendiendo el foco como parte de la guerra, así como las insurrecciones y puebladas como puntos de esta misma. A partir de estos primeros enfrentamientos se esperaba que se iniciara una guerra revolucionaria de carácter popular y prolongado, según los conceptos maoístas y del Vietcong.

Si bien los miembros del Buró Político del PRT siempre bregaron por la necesidad del desarrollo cualitativo y cuantitativo como estructura política, el ERP, su estructura armada, acrecentó su representatividad en virtud de la repercusión de las acciones militares desplegadas, logrando ampliar considerablemente su convocatoria de militantes y cuadros desde esta nueva perspectiva, desplegando su máxima actividad entre los años 1970 y 1975.[cita requerida]

ObjetivoEditar

Los objetivos declarados por el Ejército Revolucionario del Pueblo ERP eran lograr mediante actos terroristas un golpe de estado e inculcar el socialismo, además de extender sus ideas al resto de América Latina. Para esto último el ERP, formó la Junta de Coordinación Revolucionaria, que también integraban el Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) de Uruguay, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia

Organización militarEditar

A partir de 1973 el objetivo del ERP sería convertirse en un ejército guerrillero terrorista, de esta manera se crean nuevas unidades, donde cada zona debía formar un pelotón, cada regional importante debía formar una compañía y las regionales Gran Buenos Aires y Tucumán debían contar cada una con un batallón (hay que recordar que el PRT dividía al país en dos zonas operativas: urbana y rural, donde Buenos Aires ocupaba el centro de la primera, mientras que Tucumán lo era de la segunda). Siguiendo este concepto la unidad más pequeña era la escuadra (integrada por entre ocho a doce combatientes) y su jefe tenía el grado de sargento; tres escuadras formaban un pelotón (20 a 30 integrantes) cuyo responsable tenía grado de teniente; la unión de tres pelotones formaban una compañía (90 combatientes, que podía sumar a 100 incluyendo los militantes de logística), comandada por un capitán y un Estado Mayor. Por último, tres compañías constituían un batallón (entre 250 y 300 combatientes), cuyo jefe era un comandante con su Estado Mayor.

El ERP, según aquel diagrama, formó la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez (Tucumán), y las Compañías urbanas Decididos de Córdoba, Combate de San Lorenzo (Paraná), Héroes de Trelew, José Luis Castrogiovanni y Guillermo Pérez, estas tres últimas constituyeron el Batallón urbano José de San Martín, de Buenos Aires, cuyo bautismo de fuego fue el asalto al cuartel militar de Monte Chingolo.

Operaciones militaresEditar

IniciosEditar

 
Sallustro en manos del ERP, luego sería asesinado por sus captores

Para obtener los fondos y armas que necesitaba para crear su guerrilla el PRT-ERP realizó asaltos a bancos y a cuarteles militares, así como también secuestros extorsivos (varios de los cuales terminó en el asesinato del cautivo). A principios de 1969, Santucho dirigió en el plano militar el primer comando que asaltó el Banco Provincia de Belén de Escobar llevándose unos 213 mil dólares.

Otra acción guerrillera ocurrió en septiembre de 1970, cuando asaltaron una comisaría de Rosario y mataron a dos policías.[4]​ El 15 de marzo de 1971, durante el segundo cordobazo o viborazo, la bandera del ERP flamea en lo alto de la Plaza Vélez Sarsfield en la ciudad de Córdoba, que estaba colmada de columnas obreras. El 17 de abril de 1971 son muertos en un combate con la policií cordobesa Polti, Lezcano y Taborda, quienes fueron los tres primeros combatientes del ERP en caer. A partir de ese momento el PRT tiene un notable crecimiento, sumando contingentes de trabajadores de grandes centros fabriles. En enero de 1972, el ERP realiza la mayor expropiación a una entidad financiera, el Banco Nacional de Desarrollo, que además de sus $ 450.000.000, propina un golpe político excepcional a la dictadura militar, por la ubicación estratégica del banco: a metros de la Casa Rosada, la SIDE y otros edificios del gobierno nacional.

El 17 de marzo de 1972 guerrilleros del ERP irrumpieron en la casa del comandante principal de la Gendarmería Nacional Pedro Agarotti, asesinándolo a balazos.[5]​ El 30 de abril de 1973, un grupo de guerrilleros mató al almirante Hermes Quijada. El 10 de abril de 1973 miembros del ERP asesinaron a Oberdan Sallustro, un empresario de ciudadanía italiana que tenían secuestrado.[6]​ Tras el pago de un millón de dólares fue liberado Aaron Beilenson luego de ser secuestrado por el ERP en mayo de 1973.[7]​ El 18 de enero de 1973, el ERP efectúa un exitoso copamiento del Batallón 141 de Comunicaciones, en Córdoba. La acción fue impecable, desde el punto de vista militar, puesto que en pocas horas y con sólo tres tiros de FAL se logra el objetivo de capturar dos toneladas de armamento (74 FAL, 2 FAP, 112 pistolas, 2 ametralladoras MAG, 5 lanzagranadas, 600 proyectiles para fusil y demás municiones), que servirá para las unidades que abrirían un frente rural en Tucumán. El 18 de junio de 1973, el ciudadano estadounidense John Thompson (presidente de la empresa Firestone) es secuestrado por militantes del ERP en el barrio de Lomas de Zamora.[8]​ Según el autor alemán Walter Laqueur, el ciudadano estadounidense fue liberado el 5 de julio tras el pago de tres millones de dólares.[9]

Después de las elecciones de marzo de 1973, el PRT lanza una proclama "Por qué el ERP no dejará de combatir, Respuesta al presidente Cámpora" donde reconoce la legitimidad del gobierno electo al que dice no va a atacar con las armas, pero advierte que no cesará su lucha armada “contra el Ejército opresor y las empresas imperialistas”. En 1973, el 15 de noviembre, el ERP copó una escuela primaria en la ciudad de Tucumán. El 29 en Córdoba, el ERP ocupó la escuela primaria "Alas Argentinas".

Ante la vuelta al poder del peronismo, a partir de las elecciones de marzo de 1973, surgirán discrepancias con respecto a la caracterización del peronismo y la lucha armada, el PRT sufrirá dos escisiones que tendrán más significado político que impacto en su organización, ya que se restringieron a zonas como Gran Buenos Aires, Capital y La Plata: el ERP-22 de agosto integrado por militantes que cuestionan la  franca oposición a Perón, se vinculan a la Tendencia Revolucionaria del peronismo, y desaparecen como grupo posteriormente. Por otro lado aparecerá  la Fracción Roja, que cuestionaba la continuidad de la lucha armada tal como la llevaba adelante el PRT hasta ese momento.La Fracción Roja se reinserta en la IV Internacional. Entonces en 1973 se escindieron del ERP esas dos alas: la trotskista tomó el nombre de PRT-ERP (Fracción Roja) y la pro-peronista pasó a llamarse ERP-22 de agosto.[10]

Durante tres años las acciones fueron menores, consistiendo en "desarmes" de policías y militares, asaltos sorpresas contra comisarías, en general todas con el objeto de obtener armamento para la guerrilla.[11]​ En febrero de 1973 la primera compañía organizada Decididos de Córdoba asaltó el Batallón 141 de Comunicaciones del Ejército, ubicado cerca del Parque Sarmiento, en la ciudad de Córdoba, y lo tomó en una operación sin bajas de ningún lado: no se disparó un solo tiro en la acción. Se apropian de casi dos toneladas de armamento (74 fusiles FAL, 2 fusiles FAP, 112 pistolas, 2 ametralladoras MAG, 5 lanzagranadas, 74 pistolas ametralladoras, 600 proyectiles para fusil y demás municiones), que servirán para las unidades que abrirían un frente rural en Tucumán. El armamento capturado fue escondido en la casa del "Gordo" Ivar Eduardo Brollo. Esta acción fue dirigida por un joven cuadro militar, Juan Eliseo Ledesma y supervisada por el mismo Santucho. El soldado conscripto Félix Roque Giménez permite al ERP el copamiento del Batallón 141 de Comunicaciones y, según un número extra de la revista Estrella Roja, fue condecorado.Fue el primer copamiento de un cuartel militar argentino. El impacto de la acción se transformó en un coro en las venideras movilizaciones políticas: "Cinco por uno/no va a quedar ninguno/tenemos los fusiles del ciento cuarenta y uno". El 25 de marzo el ERP realiza el compamiento de la central termonuclear de Atucha y el 29 el de una planta en Santa Fe. El 30 del mismo mes muere el conscripto Julio Provenzano perteneciente al ERP, al estallarle un artefacto explosivo que estaba colocando en el Edificio Libertad, sede del Comando en Jefe de la Armada. El 3 de abril es secuestrado el contraalmirante Francisco Agustín Alemán por una pareja de guerrilleros compuesta por Magdalena Nosiglia y Oscar Ciarlotti (sobrino del Contralmirante).[12]

Asalto al Comando de Sanidad del EjércitoEditar

Su segunda gran acción fue el asalto al Comando de Sanidad del ejército, en la Capital Federal y fue llevada adelante por la campaña José Luis Castrogiovanni. El 6 de septiembre de 1973, a pesar de que en 30 minutos ayudados por un soldado que revistaba en la unidad toman las guardias y copan las instalaciones (donde cargan 150 FAL y municiones), dos soldados conscriptos logran escapar y avisan a la policía, que rápidamente rodea las inmediaciones junto a un comando del ejército. El primero en llegar el coronel Duarte Ardoy intenta saltar un muro y es abatido por el retén de guardia de los atacantes. Cinco horas más tarde los militares abren fuego y se libra un combate donde los ocupantes se rinden. En aquella fracasada acción solo resultó muerto el coronel Ardoy, que se encontraba dentro de la unidad, y trece guerrilleros fueron detenidos, permaneciendo presos hasta 1983.

El último número legal (de venta en quioscos) de Estrella Roja junto con el parte de guerra de esta acción tenía una nota que llamó mucho la atención. La nota referida era muy llamativa puesto que se "destacaba públicamente a quien oficiara de responsable político y que aún estando en contra de la acción por las circunstancias políticas, disciplinadamente asumió y acató la responsabilidad de la dirección y asumió las tareas durante la misma, además tuvo que asumir la dirección militar ante la defección de quien operaba como jefe militar. Rendirse significaba propiciar "otro" Trelew, por lo tanto la consigna era resistir hasta vencer o morir si se daba el caso. Pero quien debió asumir la responsabilidad militar, fue el último en rendirse ante la evidencia que todos los demás habían desobedecido la consigna y sus órdenes de preparar la resistencia y se habían rendido. En el Estrella Roja posterior había una nota que decía: "... efectivamente, cuando hablamos del Negro, nos referimos al compañero Carlos Ponce de León".[13]​ Esta actitud desde entonces marcó a muchos militantes, porque no se hacía público un nombre si el compañero no caía muerto.

Como consecuencia de este frustrado asalto al Comando de Sanidad. el presidente interino en funciones del país, Raúl Alberto Lastiri, emitió un decreto que ilegalizaba al ERP (desde entonces no se podía hacer referencia a su nombre y se lo denominaba "la organización declarada ilegal" ODI), el mismo día en que Juan Domingo Perón ganaba las elecciones del 23 de septiembre de 1973.

1974Editar

La tercera gran acción, el asalto de la guarnición militar de Azul, en la provincia de Buenos Aires el 19 de enero de 1974, fue realizada por 80 guerrilleros de la compañía Héroes de Trelew de Córdoba a las órdenes de Enrique Gorriarán Merlo y Hugo Irurzun. En esa oportunidad, los militantes disfrazados como soldados argentinos, lograron copar la Guardia Central, varios puestos de vigilancia y el Casino de Oficiales, pero encontraron una nutrida resistencia en la zona de Baterías y la Plaza de Armas. La lucha siguió hasta que Gorriarán Merlo decidió la retirada y la puso en marcha sin avisar al otro grupo de contención que fue rodeado y tras su rendición dos de los detenidos fueron desaparecidos entre ellos el obrero metalúrgico Montenegro de Buenos Aires. Se argumentó una falla en las comunicaciones lo que motivó que los 17 guerrilleros no recibieran la orden y quedaran atrapados en el cuartel. Existen versiones encontradas de lo que ocurrió después. Según dirigentes del ERP, el coronel Arturo Gay, jefe del regimiento 10 de Caballería, fue muerto durante un tiroteo con el coronel Ibarzábal que se resistió a ser capturado y ante el hecho se rindió.[14][15]​ De acuerdo a los guerrilleros, su esposa, Nilda Cazaux de Gay, fue llevada junto con sus hijos hasta la herrería del cuartel y murió a raíz de disparos de militares que asediaron la herrería con una tanqueta.[16][17]​ Otras versiones, incluyendo el testimonio de Silvia Ibarzábal, hija del jefe del coronel secuestrado, sostienen que el matrimonio fue asesinado por los guerrilleros[18]​ y que el coronel Ibarzábal cesó su resistencia ante las amenazas de asesinato a la familia de Gay.[18]​ Luego, el militar fue sacado en un vehículo y conducido a una de las llamadas cárceles del pueblo. Tras un cautiverio de diez meses, Ibarzábal fue ejecutado por el ERP durante un enfrentamiento con un control caminero en San Francisco Solano.[19]

El ERP sufrió la baja de 5 guerrilleros (dos de ellos capturados con vida fueron desaparecidos) mientras que otros 12 combatientes fueron detenidos. Como consecuencia de esta acción, el presidente Perón acusó de tolerancia culposa al gobernador de la provincia Oscar Bidegain (quien era apoyado por la Tendencia Revolucionaria del Peronismo), provocando que días más tarde éste renunciara a su cargo. La dirección política y militar (PRT) removió de la dirección del comité militar Buenos Aires a Enrique Gorriarán Merlo rebajándolo de militancia.(A éste no se lo volvió a ver por la Regional Capital hasta después del Comité Central Ampliado Antonio del Carmen Fernández realizado en Moreno y en el cual fueron atacados por el Capitán Leonetti teniendo más de 13 bajas los reunidos allí). Desde entonces, su presencia en reuniones de unidades militares de Capital y Buenos Aires fue bastante habitual, encontrándose reunido con la Escuadra Alberto Giachello justo en el momento del ataque al depto de Villa Martelli por parte del grupo de Leonetti donde cayó herido Santucho, y los demás miembros de la dirección histórica que fueron detenidos, secuestrados y desaparecidos.

El ataque tuvo tres claros propósitos: provocar a Perón para que se mostrara como defensor de las Fuerzas Armadas, demostrar a los trabajadores que el ERP no los traicionaba y era capaz de conducirlos en la revolución social, y conseguir armamento para la guerrilla rural.[20]

En Buenos Aires, en abril de 1974, Exxon pagó 14.5 millones por la liberación del gerente de su refinería argentina ESSO, Víctor E. Samuelson (de ciudadanía norteamericana) cautivo del PRT-ERP desde el 6 de diciembre de 1973.[9]

En mayo de 1974 es detectada en Tucumán la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez, al mando del propio Santucho, quien entonces decidirá asaltar la localidad de Acheral para fines de mayo. El asalto fue un éxito, se copó el pueblo, se hizo una formación guerrillera e izando por primera vez la bandera del ERP. A lo largo de 1975 y a principios de 1976, durante el denominado Operativo Independencia, tuvieron lugar sangrientos enfrentamientos en Santa Lucía, Potrero de Las Tablas, Quebrada de Lules, Río Pueblo Viejo, Manchalá, asentamiento Las Maravillas, arroyo San Gabriel, Acheral, Tafí Viejo, Potrero Negro, El Cadillal. Se calcula que al finalizar el año 1974, el ERP, tenía unos 2500 simpatizantes esparcidos por toda la provincia.[21]

La cuarta gran operación tenía por objeto ser una demostración de fuerza al atacar en simultáneo la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de la localidad de Villa María, donde fue capturado el coronel del Ejército, Argentino del Valle Larrabure y al Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada de Catamarca, en agosto de 1974; la primera acción fue realizada por la compañía Decididos de Córdoba, al mando de Juan Eliseo Ledesma y la segunda por la Compañía de Monte, comandada por Juan Manuel Carrizo y Hugo Irurzun (Capitán Santiago). En la Fábrica Militar de Explosivos de Villa María, el ERP ingresó con la ayuda del soldado conscripto Mario Pettigiani que dominó la guardia aprovechando que estaba asignado a la fábrica y luego de una hora de combate logró el copamiento de la unidad, de donde retiró más de 100 fusiles FAL, 4 MAG, 60 pistolas ametralladoras PAM-M3A1, varios morteros, otras armas y municiones varias. Se tomaron dos toneladas de armas y municiones. En esa acción cayeron dos combatientes del ERP: uno de ellos fue Ivar Brollo (Manuel o Manolete). El otro fue Juan Carlos Boscarol (Chanchón).

En Catamarca la operación fue un rotundo fracaso, pues la guerrilla fue descubierta antes del ataque y el mando del ERP ordenó la retirada el 10 de agosto. Mientras su Estado Mayor, junto a Hugo Irurzun, logra replegarse hacia el monte tucumano, el grueso de las fuerzas de la Compañía de Monte quedó en Catamarca, aislados en pequeños grupos, perseguidos por la policía. 9 guerrilleros fueron apresados y otros 19 escaparon y acamparon cerca de Capilla del Rosario. De este grupo, 5 militantes fueron detenidos en las primeras horas del 12 de agosto cuando salieron en reconocimiento del lugar y para buscar provisiones. En tanto un contingente policial se dirigió al campamento pero los guerrilleros lograron rechazarlos por lo cual intervino el Regimiento 17 con 60 soldados. Cercados en los cerros, los guerrilleros combaten contra el ejército durante 4 horas, hasta que al quedarse sin municiones deciden rendirse; después de la rendición, los soldados comenzaron a golpear a los prisioneros y luego los fusilaron, en lo que se dio en llamar la Masacre de Capilla del Rosario.

En respuesta al fusilamiento de sus combatientes en Catamarca, el PRT-ERP inició la llamada Represalia por la masacre de Capilla del Rosario,[22]​ que consistió en asesinar fuera de combate a nueve oficiales del Ejército Argentino. En el atentado al capitán Humberto Viola el 1 de diciembre de 1974, el ERP también mató "accidentalmente " a su pequeña hija María Cristina, de 3 años de edad. Otra hija de Viola, María Fernanda, de 5 años, resultó herida de gravedad, perdió un ojo y el 60 % de la cara con perdida de material óseo. El ERP asumió la responsabilidad de la muerte de la menor, ocurrida el 1 de diciembre de 1975. La muerte  ocurrió debido a la negligencia del jefe de escuadra del ERP, al iniciar un intercambio de disparos con los militares,  estando presente los menores de edad. Según Gutman (2010) luego de la muerte de la niña Viola, un comando  paramilitar procedió a asesinar a la esposa de un sindicalista vinculado al PRT y a su hijo (citado por Marina Franco, 2012). Luis Mattini  dice al respecto: ”Pocas veces se había visto a Santucho demudado, furioso y casi abatido. Maldecía al jefe del comando guerrillero y al mismo tiempo pensaba como hacer un gesto de reparación por esa muerte injustificable” (citado por María Seoane, 1997). Cabe aclarar que el ERP  no aceptaba la idea de una guerra “total”, como sí lo hicieron las Fuerzas Armadas argentinas, sino que por el contrario,  se invocaba la aplicación de la Convención de Ginebra (20), es decir, bregaba por la aplicación de normas humanitarias  a la guerra, el reconocimiento de los “combatientes” y sus derechos,  en claro rechazo a la tortura y el asesinato de los prisioneros de guerra.


 

En diciembre de 1974 el ERP asesinó al filósofo y docente católico Carlos Alberto Sacheri delante de sus hijos.,[23][24]​ como también al profesor Jordan Bruno Genta al salir de Misa

Inicialmente en Tucumán, participan todas las unidades principales de la Brigada de Infantería 5 del general de brigada Acdel Edgardo Vilas: el Regimiento 19 de Infantería y la Compañía de Comunicaciones 5 y la Compañía de Arsenales 5; el Regimiento 20 de Infantería de Montaña y el Grupo de Artillería 5; el Regimiento de Infantería de Monte 28 y el Regimiento de Infantería de Monte 29, el Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 151, la Compañía de Ingenieros 5 y la Compañía de Sanidad 5.

Un mes antes del comienzo del masivo operativo contrainsurgente en Tucumán, el Comando del IIIer. Cuerpo de Ejército admitió la pérdida de un avión de transporte militar en proximidades de Tafí del Valle perdiendo el Ejército Argentino a trece de sus integrantes; entre ellos el Comandante del IIIer. Cuerpo de Ejército, el Comandante de la Vta. Brigada de Infantería y miembros de los Estados Mayores de ambos. El avión, un DCH-6 Twin Otter, "podría haberse estrellado o sido derribado", dijo el portavoz del Comando del IIIer. Cuerpo de Ejército.[25]​ Algunos relatos incluso hablan del empleo de ametralladoras antiaéreas.

1975Editar

El 28 de enero de 1975, guerrilleros del ERP matan en una emboscada al director de Delegaciones Regionales de Trabajo, Armando Canziani y a su guardaespaldas, Jorge Hualde.[26]

El 4 de febrero en Tucumán, guerrilleros erpistas emboscan y matan al ex dirigente del sindicato del ingenio Concepción, Rodolfo Chávez y a tres guardaespaldas, Antonio Frías, Mario Juárez y Dante Jiménez.[27]​El 7 de febrero, un grupo armado del PRT-ERP da muerte al director nacional de Delegaciones Regionales del Ministerio de Trabajo, Armando Canziani Antonio Muscat.[27]

El 13 de abril de 1975 el Ejército Revolucionario del Pueblo lanzó una operación contra el Batallón de Arsenales 121, en la localidad de Fray Luis Beltrán al norte de Rosario. En los enfrentamientos resultaron muertos dos combatientes y el coronel Carpani Costa. En el asalto, que duró una hora, la guerrilla logra capturar unos 150 FAL, 5 FAP, 3 MAG, pistolas ametralladoras y municiones.

El 11 de mayo de 1975 se produjo un intenso tiroteo en la ruta 301 en Tucumán, en donde fue muerto el subteniente Raúl Ernesto García.[28]

El 28 de mayo se libra el combate de Manchalá; en el que unos 117 miembros del ERP bajo órdenes del "Capitán Santiago" (Hugo Irurzun); son derrotados por las fracciones del ejército cuando se dirigían a atacar el comando de puesto de la Brigada de Infantería de Monte 5, apostado en la ciudad de Famaillá. El ataque iba a tener lugar el Día del Ejército, que se conmemora el 29 de mayo, y el plan consistía en capturar y asesinar a todos los miembros del puesto de mando que estaba bajo órdenes del general Vilas, el mismo que estaba cargo del Operativo Independencia. A través de una publicación editada en París, el E.R.P. considera esta frustada acción como exitosa; por haber logrado aferrar a una brigada entera del ejército (4000 hombres aproximadamente) con tan sólo 300 guerrilleros.[29]​ Sin embargo; la realidad de los hechos indica que por parte del Ejército Argentino solo participaron 12 soldados conscriptos y 2 suboficiales; los cuales se encontraban labrando acciones de refacción (limpieza, pintura, revoque) en una escuela rural situada entre Manchala y Famailla, el destino original. Al encontrarse las dos facciones, se produjeron fuertes tiroteos que se prolongaron por más de 5 horas. Esta particular acción llevó a pensar a los miembros del ERP que se trataba de una emboscada perfectamente planeada por parte del Ejército Argentino; y que se encontraban en inferioridad numérica por lo que procedieron a la retirada. En 2015 Sandro Rojas Filartiga, un cineasta argentino, estrena un documental de caracter histórico titulado "La escuelita de Manchala"; en el que se relatan los sucesos.

El 2 de agosto, efectivos de la brigada entran en combate con los guerrilleros, y son heridos un teniente y cuatro soldados conscriptos. Manipulando material explosivo, el 5 de agosto pierde la vida el teniente José Conrado Mundani.[30]​Durante el 7 de agosto muere en otro combate un teniente y en otra acción de patrulla muere un cabo primero. El 12 de ese mes, la Compañía "A" del Regimiento de Infantería de Monte 28 entra en acción contra un pelotón del ERP a la que derrota cerca del pueblo de Los Dulces. Y el 16 de agosto muere en un enfrentamiento en la localidad Las Mesadas de Tucumán, el cabo primero Miguel Dardo Juárez; los erpistas tuvieron seis muertos en esta acción. El 20 de agosto de 1975, la compañía Decididos de Córdoba del ERP realizó un ataque al cuartel de la D2, en pleno centro de la ciudad de Córdoba. El objetivo era eliminar a los torturadores que actuaban en esa dependencia bajo el mando del comisario Telleldín. Se atacó también la Guardia de Infantería y el Comando Radioeléctrico , dos centros relevantes de la policía cordobesa. El ataque produjo bajas en la policía, si bien los torturadores no murieron en el combate. Como represalia al ataque del ERP, al día siguiente es asesinado el dirigente montonero y fundador de las FAL Marcos Osatinsky, quien estaba detenido en esa dependencia policial en el momento del ataque.[31]

El 3 de septiembre es muerto en La Plata, en una emboscada del ERP, Alfonso Vergel, jefe de inteligencia de la policía de Buenos Aires. Al día siguiente, en el combate de Potrero Negro en Tucumán, mueren el subteniente Rodolfo Hernán Berdina (jefe de un pelotón) y el conscripto Ignacio Maldonado. El 9 de septiembre en Córdoba, son hallados acribillados dos militantes del Partido Obrero Trotskista, secuestrados el día 7 cuando repartían el periódico Voz Proletaria. El 10 de septiembre en Tucumán, el ERP mata al agente de policía Ramón Valentín Jiménez.

 
Bandera de la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez

Durante el 7 y 8 de octubre, tienen lugar varios enfrentamientos con la "Compañía de Monte Ramón Rosa Giménez" del ERP. Durante los combates es muerto el comandante de la compañía de guerrilleros, Juan Carlos Molina, cuyo nombre de guerra era "Comandante Pablo" y poco después es muerto su segundo, Manuel Negrín. En una de esas misiones de actividades de patrullaje, el 17 de octubre, en proximidades de Los Sosas, un pelotón fue emboscado por los guerrilleros perdiendo la vida cuatro soldados conscriptos y son heridos un subteniente y un sargento.[32]​ El 24 de octubre en el combate del arroyo Fronteritas se produce un enfrentamiento nocturno entre una patrulla del Ejército Argentino y militantes del ERP. En esta acción caen muertos tres integrantes del Ejército Argentino, el subteniente Diego Barceló y los soldados conscriptos Orlando Moya y Carlos Vizcarra.

El 8 y 16 de noviembre hubo otros enfrentamientos, que dejaron seis muertos en el Ejército Argentino.[33]​ A pesar de las derrotas sufridas el ERP continuaba siendo una formación efectiva y en noviembre aviones McDonnel Douglas A-4B Skyhawk de la Fuerza Aérea entran en acción en apoyo del Ejército. Se ejecutaron más de un centenar de misiones de apoyo aéreo durante los años 75 y 76.

Para el mes de diciembre, en la zona de operaciones en Tucumán, el ERP había quedado reducido a algunos pelotones reducidos, ya que las compañías de comandos del Ejército argentino estaban fuertemente presionando.[34]​ El Operativo Independencia comenzaba a tener buen éxito pero seguirían las operaciones de contrainsurgencia por un año más.

En represalia por las operaciones de contrainsurgencia en Tucumán, militantes en Buenos Aires hicieron explotar el 30 de diciembre una bomba adentro del Edificio Libertador sede del Estado General Mayor del Ejército Argentino, matando a una persona e hiriendo a 9.[35]

En diciembre, el general Antonio Domingo Bussi toma el mando de la Brigada de Infantería 5 sustituyendo al general Vilas. Poco después, Bussi le decía a Vilas por teléfono: “Vilas, usted no me ha dejado nada por hacer”.[32]

Ataque al Batallón de Monte ChingoloEditar

Su última gran acción fue el fallido asalto al Batallón Depósitos de Arsenales 601 Domingo Viejobueno, ubicado en la localidad de Monte Chingolo, con el objetivo de apropiarse de armamento.[36]​ Entre los efectivos militares en Monte Chingolo figuraba un soldado entregador e informante del Batallón de Arsenales 601.[37]​ ERP se encontró con nutrido fuego de fusilería y de ametralladoras pesadas, haciendo evidente la preparación previa y con ella la pérdida del factor sorpresa. Las bajas de ERP fueron 62 muertos (unos 30 de ellos ejecutados luego de que se hubieran rendido) y unos 25 heridos fueron evacuados por sus compañeros. Durante el ataque que efectuaron miembros del ERP al Batallón de Arsenales 601, "Domingo Viejobueno", en Monte Chingolo, murieron además tres oficiales y cuatro conscriptos y hubo 34 heridos de distintas fuerzas.[cita requerida]

Por medio de la información de Rainer y de dos infiltrados más, con más los croquis encontrados en poder del Jefe de Logística del ERP, Juan Eliseo Ledesma, capturado por el ejército el 7 de diciembre de 1975, y las delaciones producidas tras esa captura (no tanto por Ledesma, sino más bien por su segundo en logística, Elías Abdón), se produjo al día siguiente la captura de varios familiares de Santucho y la anticipación del ataque. Santucho se negó a abortar la operación y el Ejército, bien preparado para el combate, le propinó una derrota casi definitiva.[cita requerida]

Tras el desastre militar de Monte Chingolo, la conducción del ERP intentó justificarlo aprovechando la crisis que días antes había estallado en el seno de la Fuerza Aérea diciendo que su objetivo era demorar la consumación de un nuevo golpe militar que ya estaba en preparación, aunque esta es una versión sin confirmar.

El ERP y PerónEditar

Una de las diferencias de más importancia entre Santucho y Montoneros se refería a Perón. Santucho sostenía que la revolución socialista debía hacerse con las armas sin importar si en el poder de turno había una democracia elegida por el voto popular o fuerzas militares. De cualquier forma, buscaban tomar el control para implantar un sistema socialista. Montoneros sostenía que podía hacer la revolución de la mano de Perón, quien mostraba simpatía con la clase obrera y distancia con el capitalismo, en tanto para Santucho, Perón era un impostor a quien se debía desenmascarar.

Con el ataque a la guarnición militar de Azul Santucho buscaba lograr una reacción de Perón contraria a la que el pueblo y Montoneros esperaban. Luego del ataque, Perón no tardó en responder públicamente:

"Todo tiene un límite (...) se trata de poner coto a la acción disolvente y criminal que atenta contra la existencia de la patria y sus instituciones (...) el repudio unánime de la ciudadanía, hará que el reducido número de psicópatas que va quedando sea exterminado uno a uno para bien de la República (...) Estamos en presencia de verdaderos enemigos de la Patria (...) El aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compete a todos (...) Nuestro ejército, como el resto las Fuerzas Armadas (...) no merecen sino el agradecimiento del pueblo Argentino."

Luego de lo dicho por Perón, Santucho afirmó:

"...de los hechos expuestos surge con claridad meridiana que el verdadero jefe de la contrarrevolución, el verdadero jefe del actual autogolpe contrarrevolucionario, y el verdadero jefe de la política represiva, que es la línea inmediata más probable del nuevo gobierno, es precisamente el General Juan Domingo Perón. Y no porque él sea un traidor sino porque es un consecuente defensor de su clase, la burguesía, a la que permanece completamente fiel a pesar de no haber sido comprendido un tiempo por gran parte de sus hermanos de clase, por sectores de los capitalistas nacionales y extranjeros"

y arremetiendo contra Montoneros e invitándoles a unirse en un solo frente agregó:

"Amplios sectores del peronismo progresista y revolucionario, que creían sinceramente a Perón un revolucionario, se encuentran en estos momentos desorientados. Nuestro Partido y nuestro Ejército guerrillero han llamado constantemente a la unidad a estos compañeros y sus organizaciones. Hoy tenemos que reiterar ese llamado recordando además, puntualizando, que la línea que adopte el conjunto del peronismo progresista y revolucionario en la actual situación tiene una importancia enorme para la revolución, para el desarrollo de las poderosas energías combativas de nuestro pueblo. Las organizaciones armadas FAR y Montoneros y parte de la Tendencia Peronista Revolucionaria han cometido un grave error muy notable y perjudicial para el campo popular, especialmente a partir del 25 de mayo: confiar ciegamente en Perón y basar toda su política en esa confianza".[38]

FinalEditar

Como último recurso en un vano intento de revertir la situación militar en Tucumán, la compañía "Decididos de Córdoba" llegó a la zona de Monteros a principios de marzo de 1976.[39]​Los guerrilleros cordobeses fueron pronto derrotados por las fuerzas de paracaidistas y comandos desplegadas en la zona, quienes fueron largamente apoyadas por helicópteros artillados[40]​y satélites estadounidenses.[41]

Durante las operaciones planificadas por la Brigada de Infantería Aerotransportada IV del Ejército contra el PRT-ERP en Córdoba, 300 militantes murieron en el monte en operaciones militares a mediados de abril de 1976.[42]

Enfrentamiento y muerteEditar

El 28 de marzo de 1976 comenzó a funcionar, convocado por Santucho para impulsar una reorganización, una reunión del Comité Central del ERP a la que concurrieron 28 miembros de ese cuerpo y 21 entre invitados de la Junta Coordinadora Revolucionaria JCR, personal de logística, de Inteligencia, de servicios y la escuadra de defensa. La reunión se hacía en una casaquinta de la localidad de Moreno, Provincia de Buenos Aires y al día siguiente alertados por vecinos alarmados por el movimiento de vehículos que era inusual en la zona, llegaron tres autos con personal de policía de la Provincia de Buenos Aires, determinando una rápida retirada de los asistentes. En medio de un tiroteo los miembros del Buró Político: Santucho, Arteaga, Menna, Castello, Mattini( Kremer), Carrizo y Merbilhaá huyeron con custodios armados con FAL, luego los invitados de la JCR: Edgardo Enriquez ( MIR chileno), que desapareció un mes después, y otros, después el resto del Comité Ejecutivo y finalmente los escribientes, los de logística y la escuadra de contención.

La mayoría huyó en vehículos en distintas direcciones en tanto otros lo hicieron a pie y al tiempo llegó apoyo de helicópteros para la policía; la prensa informó de 12 guerrilleros abatidos, aunque el exintegrante del ERP Gustavo Plis Steremberg dice en un libro que 8 fueron detenidos con vida, cifra que Eduardo Anguita y ‎Martín Caparrós reducen a 5.

Entre los muertos estaba Susana Gaggero, que en ese momento era responsable de la Zona Sur del PRT y responsable nacional de Solidaridad.

El 3 de julio de 1976, a tres meses del golpe militar, el Comité Ejecutivo del PRT se reunió y decidió replegarse, además de mandar al exilio a Santucho, para preservarlo. El 19 de julio de 1976 fueron sorprendidos en un departamento de Villa Martelli produciéndose un tiroteo en el interior del mismo a resultas del cual resultaron muertos Santucho y Benito Urteaga. Liliana Delfino (su compañera), Fernando Gértel y Ana María Lanzilotto fueron detenidos y serían luego asesinados en Campo de Mayo. En el enfrentamiento murió el capitán Juan Carlos Leonetti cuando Santucho lo desarmó y disparó.[43]​No se sabe cómo dieron con el departamento: hay versiones que hablan sobre una inteligencia previa, otras sobre el hallazgo de una boleta con la dirección del departamento producido al ser detenido Domingo Menna (mientras esperaban a un delegado de Montoneros que nunca se presentó) y otras a una filtración de información por parte de Montoneros, ninguna de ellas confirmada. Tras la muerte de Santucho se encontró en sus valijas valiosa información, nombres de 395 miembros de la Juventud Guevarista y los Comandos de Apoyo del ERP que iban a actuar durante el mundial 78. Todos fueron muertos entre 1976 y 1977.[44]

Una de las últimas operaciones de importancia del ERP fue el intento de asesinato de Videla, nombrado por los guerrilleros como «Operación Gaviota».

A partir de allí asume la Secretaría General del Partido Revolucionario de los Trabajadores (Argentina) (PRT) Arnold Kremer, cuyo nombre de clandestinidad era Luis Mattini. Hacia fines de 1976 Mattini junto a Gorriarán Merlo viajaron al exterior. Luego de los últimos golpes fulminantes en 1977 que también asesinaron a 36 policías tan sólo en Buenos Aires,[45]​se llevó en mayo la segunda etapa del repliegue partidario.

Desde el exilio, el PRT se dividió en dos fracciones; la representada por Luis Mattini organizó, en Italia y en 1979, el Sexto Congreso del partido donde se dispuso, entre otras cosas, la disolución del ERP, decisión que fue discutida y desobedecida por algunos militantes que se habían quedado en el país. El otro sector, comandado por Gorriarán Merlo, se dirigió a Nicaragua para combatir en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Diez años más tarde y en plena democracia argentina, con pocos sobrevivientes del ERP/PRT, Gorriarán Merlo lanzó un incomprensible ataque al Regimiento Militar de La Tablada (La Matanza, Bs As) con el desastroso resultado de 39 muertos, once de los cuales del ejército y el resto guerrilleros.

Actualmente la organización ERP ha dejado de existir. Muchos de los cuadros de militantes y guerrilleros del PRT-ERP integraron las extensas listas de muertos y desaparecidos en la Argentina de los años 1970, estimándose la cantidad según ellos en unos 5.000.[46]

ReferenciasEditar

  1. «Capítulo XX. El poder real de la guerrilla.». desaparecidos.org. Consultado el 11 de enero de 2016. 
  2. Kohan, Néstor (2006). Fidel para principiantes (1ª edición). Buenos Aires, Argentina: Era Naciente. p. 136. ISBN 987-555-041-8. 
  3. Seoane María. Todo o nada. Editorial Planeta S.A.I.C. Buenos Aires 1991.
  4. «Latin America's Wars: The Age of the Professional Soldier, 1900-2001 por Robert L. Scheina». 
  5. Lewis, H. Paul. Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina. Página 53.
  6. Carnevale, Vera (2007). Las ejecuciones del PRT-ERP en Lucha armada en la Argentina, número 8 página 4.
  7. Information Services on Latin America. Volume 8, p. 329, I.S.L.A, 1974.
  8. Latin America 1973, p. 38, Facts on File, inc., 1974
  9. a b Una Historia del Terrorismo, Por Walter Laqueur, p. 159, Editorial Paidós, 2003
  10. ¡A vencer o morir! PRT-ERP. Documentos, selección de Daniel de Santis, Tomo 1, pág. 5. Colectivo Amauta.
  11. Pigna, Felipe (2005). Lo pasado pensando. Divulgación. ISNB 9789504925712.
  12. La Guerrilla de Papel, Por Horacio Félix y Bravo Herrera, p. 70, SIELP, 1992
  13. «Carlos Ponce de León». 
  14. Estrella Roja N° 29. Suplemento: El Combate de Azul. 28 de enero de 1974.
  15. de Santis, Daniel (1998). ¡A vencer o morir! PRT-ERP Documentos (Tomo 2). Eudeba. p. 93. ISBN 9500515865. 
  16. De Marinis, Hugo; Ábalo, Ramón (2005). Mendoza montonera: memorias y sucesos en torno al gobierno de Alberto Martínez Baca. Corregidor. p. 314. ISBN 9502311124. 
  17. «Cuando Perón habló de "exterminar uno a uno" a los guerrilleros. Por Guido Braslavsky. Clarín. Domingo 18 de enero de 2009.». 
  18. a b Gambini, Hugo: Historia del peronismo. La violencia (1956-1983) pág.286 Buenos Aires 2008 Javier Vergara Editor ISBB 978-950-15-2433-8
  19. Estrella Roja Nº 45. 1974. 
  20. Seoane, María (1991). Todo o nada. Buenos Aires: Editorial Planeta Argentina S.A. p. 216. ISBN 950-742-848-8. 
  21. Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina. Por Paul H. Lewis. Página 105.
  22. Según el politólogo Rosendo Fraga, el asesinato de los prisioneros de produjo sin la intervención u orden específica del gobierno, aunque después el mismo autorizó lo actuado por las Fuerzas Armadas argentinas. EL PRT-ERP respondio: “El Comité Central…tomó una grave determinación. Ante el asesinato indiscriminado de nuestros compañeros, nuestra organización ha decidido emplear la represalia. Mientras el ejército opresor no tome guerrilleros prisioneros, el ERP no tomará oficiales prisioneros, y a cada asesinato responderá con una ejecución de oficiales indiscriminada. Es la única forma de obligar a una oficialidad cebada en el asesinato y la tortura, a respetar las leyes de guerra” (Fuente: Estrella Roja número 40,  fecha 23 de septiembre de 1974). La decisión se comunicó a la prensa extranjera el 18 de septiembre de 1975, en una conferencia de Prensa casi secreta donde asistieron pocos periodistas: Le Monde, La República y el Buenos Aires Herald. 10 oficiales del Ejército fueron ajusticiados en dos meses en el marco de las represalias.
  23. diario La Prensa, edición del 14 de marzo de 1975
  24. «Se cumplen 30 años del asesinato de Sacheri». La Nación. 28 de diciembre de 2004. Consultado el 11 de enero de 2016. 
  25. From Pampas to the Plaza: the Argentinian urban guerrillas. Por P.J. Banyard. War in peace: the Marshall Cavendish illustrated encyclopedia of postwar conflict. Página 1221.
  26. Derechos humanos y terrorismo, Por Ismael G. Montovio, p.110, Ediciones Depalma, 1980
  27. a b Latin America: 1975, Por Hal Kosut, Chris Hunt y Grace M. Ferrara, p. 32, Facts on File, 1976
  28. Juan Bautista Yofre (2006). Nadie fue: Crónica, documentos y testimonios de los últimos meses, los últimos días, las últimas horas de Isabel Perón en el poder. p. 61.  "El 11 de mayo de 1975, en un control de rutas, el Sargento Lyn (Wilfredo Contra Siles) mató por sorpresa al subteniente Raúl Ernesto García."
  29. «Memoria: sangre sobre el monte. Por Rosendo Fraga. LA NACION. Domingo 13 de febrero de 2005.». 
  30. Eusebio González Breard (1999). La Guerrilla en Tucumán. Círculo Militar. p. 216.  "El 5 de agosto al tratar de desactivar una trampa cazabobos falleció el teniente del Ejército José Conrado Mundani."
  31. Para una descripción detallada de la acción ,ver el capítulo 4 titulado "Cuando la estrella roja estremeció a Córdoba" , del libro Los Cheguevaristas. La estrella Roja,del Cordobazo a la Revolución Sandinista. Autor Abel Bohoslavsky, Imago Mundi, 2015.
  32. a b «Diario de campaña. Por Adel Edgardo Vilas.». Archivado desde el original el 20 de septiembre de 2003. 
  33. «Historia del peronismo III: (1956-1983) por Hugo Gambini, página 350». 
  34. Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina. Por Paul H. Lewis. Página 113.
  35. «Judge Clears Isabel Peron Of Theft But Resignation Pressure Kept up». 
  36. «Entrevistas a Gustavo Plis-Sterenberg. Por Luciana Bertoia. El ORTIBA.». 
  37. Guerrillas and generals: the "Dirty War" in Argentina. Por Paul H. Lewis. Página 121.
  38. «Mario Roberto Santucho - Las definiciones del peronismo. Las tareas de los revolucionarios.». 
  39. Guerrillas and Generals: The Dirty War in Argentina, Por Paul H. Lewis, p. 125, Greenwood Publishing Group, 2002
  40. Political violence and trauma in Argentina, Por Antonius C. G. M. Robben, p. 149, University of Pennsylvania Press, 2005
  41. Comandos en acción: el Ejército en Malvinas, Por Isidoro Ruiz Moreno, p. 24, Emecé Editores, 1986
  42. Political Violence and Trauma in Argentina, Antonius C. G. M. Robben, Página 201, University of Pennsylvania Press (25/01/2005)
  43. Antonius C. G. M. Robben (2011). Political Violence and Trauma in Argentina. University of Pennsylvania Press. p. 202.  "Cuando Leonetti revisó a Santucho por armas, el comandante del ERP agarró al capitán por la garganta, tomó su pistola y lo hirió mortalmente."
  44. «Historia del peronismo III: (1956-1983) por Hugo Gambini, páginas 368-370». 
  45. «Buenos Aires police at war with leftists. Bangor Daily News , 02/03/1978». 
  46. «Cedema.org - Viendo A 32 años de la caída en combate de Mario Roberto Santucho y la Dirección Histórica del PRT-ERP». 

BibliografíaEditar

  • A vencer o morir. Historia del PRT-ERP. De Santis, Daniel. Nuestra América, 2004.ISBN 987-1158-02-5
  • Entre tupas y perros.. De Santis, Daniel. Ediciones ryr. 2005.ISBN 987-22222-7-4
  • Gambini, Hugo (2008). Historia del peronismo III(1956-1983) la violencia. Estados Unidos: Stockcero, Inc. ISBN 1934768197. 
  • El Vietnam Argentino. La guerrilla marxista en Tucumán. Márquez, Nicolás. Nicolás Márquez, 2008.
  • Monte Chingolo. La mayor batalla de la guerrilla argentina. Plis-Sterenberg, Gustavo. Planeta, 2004. ISBN 987-580-073-2
  • Los últimos guevaristas. La guerrilla marxista en Argentina. Santucho, Julio. Vergara, 2004. ISBN 950-15-2305-5
  • Todo o nada. La historia pública y secreta de Mario Roberto Santucho. Seoane, María. Editorial Sudamericana, 2001. ISBN 950-07-2377-8

Enlaces externosEditar