Abrir menú principal
Retrato moderno de Masinisa.

Masinisa o Masnsen (en amazigh: ⵎⵙⵏⵙⵏ MSNSN; en líbico antiguo: ⵎⴵⵏⴵⵏ)(c. 238 a. C.-c. 148 a. C.) fue el primer rey de Numidia, con capital en Cirta, hoy Constantina (Argelia). Rigió sobre su propia tribu, los masilios, y la de los masesilos, originalmente liderados por el procartaginés Sifax. Comenzó como jefe tribal de los bereberes, sucediendo a su padre Gaia. Aliado de Cartago, junto al general Asdrúbal Giscón derrotó al númida Sifax cuando contaba tan sólo 17 años (213 a. C. o 212 a. C.).[1]​ Luchó como aliado de Cartago en Hispania, dirigiendo a sus jinetes númidas y finalmente liderando una exitosa campaña de guerrilla contra los romanos.

Índice

Vuelta a NumidiaEditar

Tras regresar a su reino, sostuvo varias guerras civiles contra los régulos Sifax, Lacumazes y Mazetulo. Derrotado por Sifax, fue perseguido por uno de los generales de éste, Búcar, pero reunió un nuevo ejército. En una nueva batalla, el hijo de Sifax, Vermina, decidió la batalla a favor de su padre.

Exiliado por un tiempo, alrededor del 206 a. C. comenzó a cooperar con los romanos (según parece conocía personalmente a Lelio, comandante de caballería de Escipión el Africano), luchando a su lado en la batalla de Zama[2]​ (cercana a la ciudad actual de Maktar, Túnez). Durante la batalla, mientras la infantería cartaginesa se enfrentaba con relativo éxito a las legiones romanas bajo el mando de Escipión el Africano, la caballería de Masinisa había abandonado la batalla en persecución de la cartaginesa. Tras su regreso, los romanos consiguieron derrotar a los veteranos y levas dirigidas por Aníbal.

Rey de NumidiaEditar

 
Tumba de Masinisa, cerca de Constantina (Argelia).

Roma respaldó su recién fundado reino de Numidia, al oeste de Cartago. Esto convenía a los intereses latinos, dado que sus nuevos vecinos traerían más problemas a Cartago. Bajo el mando de Masinisa muchas de las tribus seminómadas se convirtieron en campesinos y granjeros. Sin embargo, aún había pocas áreas urbanizadas.

A lo largo de su vida, Masinisa extendió el reino, colaborando con Roma. Hacia el final de su vida, provocó a Cartago para que le declarase la guerra. Según Livio, los númidas comenzaron a saquear alrededor de 70 ciudades en las fronteras sur y oeste de Cartago. Airados por esta conducta, los cartagineses declararon la guerra a Masinisa, desafiando el tratado firmado tras la segunda guerra púnica que prohibía a Cartago declarar la guerra a una tercera nación. El resultado fue la tercera y última guerra púnica. Antiguos textos indican que Masinissa vivió durante más de 90 años, y aparentemente seguía dirigiendo personalmente a sus ejércitos cuando murió.

Tras su muerte, Numidia fue dividida en varios pequeños reinos al cargo de sus hijos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Tito Livio Ab urbe condita libri XXIV 49,4
  2. Cécile Colonna, L'Algérie au temps des royaumes numides, Somogy, Paris, 2003 ISBN 2-85056-652-7 2-85056-652-7

Enlaces externosEditar