Abrir menú principal

Mencía López de Haro

Reina de Portugal

Mencía López de Haro (Vizcaya, c. 1215 - Palencia, c. 1270). Dama vizcaína. Hija de Lope Díaz II de Haro, señor de Vizcaya, y de su esposa Urraca Alfonso de León, hija de Alfonso IX de León. Fue reina consorte de Portugal por su matrimonio con Sancho II de Portugal y desempeñó un papel crucial en la crisis política de 1245 en Portugal. Fue nieta por parte materna de Alfonso IX de León.

Mencía López de Haro
Reina consorte de Portugal
Mécia Lopes de Haro.jpg
Información personal
Nombre secular Mencía López de Haro
Nacimiento 1215
Vizcaya
Fallecimiento 1270
Palencia
Entierro Monasterio de Santa María la Real de Nájera
Familia
Padre Lope Díaz II de Haro
Madre Urraca Alfonso de León
Cónyuge

Índice

NacimientoEditar

 
Escudo de armas de la Casa de Haro, familia a la que perteneció Mencía López de Haro.

Mencía López de Haro nació en el seno de una familia noble. Su padre, Lope Díaz II de Haro, señor de Vizcaya, era hijo de Diego López II de Haro, señor de Vizcaya, y de su esposa María Manrique de Lara.

Su madre, Urraca Alfonso de León, era hija ilegítima de Alfonso IX de León y hermanastra de Fernando III el Santo, rey de Castilla y León, así como, entre otros, del infante Alfonso de Molina, padre de la reina María de Molina.

Primer matrimonioEditar

Se desposó por primera vez, en el año 1234, con Álvaro Pérez de Castro el Castellano señor de la Casa de Castro, hijo de Pedro Fernández de Castro el Castellano, y bisnieto de Alfonso VII de León. Su esposo, cuyo matrimonio con la condesa Aurembiaix de Urgel había sido anulado en 1228, contrajo matrimonio con ella a raíz de una disputa entre su padre Lope Díaz II de Haro y Fernando III el Santo, ocurrida en el año 1234 y que se resolvió mediante la resolución arbitral concedida por las reinas Berenguela de Castilla y Beatriz de Suabia, madre y esposa respectivamente del rey Fernando.[1]

En 1237 Álvaro Pérez de Castro vendió a su segunda esposa, Mencía López de Haro, su villa de Paredes de Nava y toda su heredad en el reino de León por 15.000 maravedíes.[2]

Dos años después, el 15 de mayo de 1239 Álvaro Pérez de Castro vendió a la Orden de Calatrava y a su maestre Gonzalo Ibáñez la misma villa de Paredes de Nava por 7000 maravedíes, con la condición de mantener la tenencia vitalicia de la villa y la posibilidad de que sus hijos, que aún no había tenido, la recuperasen si devolvían esa cantidad al cumplir los 14 años de edad.[2]

En 1239, en el municipio toledano de Orgaz, falleció su esposo, Álvaro Pérez de Castro aunque algunas fuentes señalan que falleció en el año 1240, cuando se dirigía hacia Andalucía, después de haber conferenciado en el municipio segoviano de Ayllón con Fernando III el Santo.[3]

Segundo matrimonioEditar

 
D. Mencía se casó entre 1242 y 1245 con Sancho II de Portugal.

Mencía López de Haro se desposó de nuevo con el rey portugués Sancho II de Portugal, hijo de Alfonso II de Portugal y de su esposa, la reina Urraca de Castilla. Los escritores e historiadores antiguos son unánimes en considerar a Mencía López de Haro la esposa legítima del rey Sancho de Portugal.[4][5]

Pero, la sacramentalización de este matrimonio fue impugnada por primera vez por Antonio Brandão, quien después fue seguido por otros pensadores. Sin embargo, hasta hoy, es un hecho indudable, el punto de vista de la bula Sua nobis del Papa Inocencio IV. La fecha y lugar del enlace son inciertos. No aparece en el trabajo de Rodrigo de Toledo, completado en marzo de 1243, pero también se omiten los matrimonios reales portugueses desde el año anterior, mientras que la bula papal la menciona en 1245, lo que sugiere que debería colocarse entre estas dos fechas.

Vida en la corte portuguesaEditar

 
La Reina Matilde de Dammartín, sucesora de D. Mencía López de Haro.

Mencía López de Haro fue rápida y francamente rechazada tanto por la nobleza como por el pueblo portugués en ese momento. Por otro lado, debido a la inferioridad jerárquica de la viuda de Álvaro Pérez de Castro, ya no tenía un interés directo con la Corona, ni para Portugal ni para Castilla, cuyo rey había abandonado a Dª Mencía después de la muerte de su marido. Por otro lado, la nueva reina insistía en estar rodeada de criados castellanos, con excepción de algunos validos, un trastorno para los cortesanos, quienes no estaban autorizados para una aproximación con el rey a través de Dª Mencía. Pruebas del descontento popular fue una frase corriente entre la gente, que decía que el rey iba «encantado con las artes de Dª Mencia de Haro».

Sin embargo la situación decrépita en la que Portugal se encontraba derivaba del período anterior a la venida de Mencía a la Corte noble. Después de varias guerras emprendidas contra los sarracenos y de varias conquistas cristianas, la monarquía tomó algunas ventajas, y el territorio gozó de paz durante algún tiempo y el monarca disfrutó de una aureola de gloria y de un brillo militar. Sin embargo, Sancho decidió cambiar a los consejeros del reino por sus compañeros durante la dictadura militar.

El cambio fue fatal y el consejo se enfrentó a momentos de grandes conflictos que mancharon la imagen del rey y también fue lo que llevó a algunos historiadores a describir a este período como una anarquía. En este estado Dª Mencía encontró a la corte cuando se casó con Sancho.

Anulación del matrimonio con Sancho II de PortugalEditar

El papa Inocencio IV se dirigió a Alfonso, demandante del trono portugués y hermano del rey, pidiendo tropas del condado de Boulogne para amparar a la Iglesia en Tierra Santa, ya que en ese momento estaban en guerra. Sin embargo, este llamado era sólo un pretexto para que Alfonso pudiese aparecer con sus fuerzas armadas en Lisboa, y así servir los planes del clero portugués y del Papa.

Alfonso era el heredero de Sancho, pero esto podía cambiar en cualquier momento, si Dª Mencía tenía hijos, lo que crearía graves problemas en la reclamación del trono por parte de Alfonso, la solución era la separación de los dos cónyuges.

El pretexto formulado era que Dª Mencía y Sancho eran parientes, teniendo cuarto grado de endogamia, lo que ponía en peligro el matrimonio de los reyes y daba lugar a un único camino; el divorcio.[6][7]​ En presencia de papado, Alfonso presentó su argumento de que D. Mencía y Sancho eran parientes, provocando un problema más grande. Sin embargo, este grado de la endogamia era común y aceptable. En un folleto dirigido a la capilla, el papa describía al país como uno terrible, estribado por las denuncias de los obispos portugueses, rematando con amenazas, y argumentando que por lo menos en el cumplimiento de sus deberes, tomaran las «decisiones correctas».[7]​ Este folleto dio como resultado origen al Concilio de Lyon, en el cual Aires Vasques, segundo crónica de la época, fue el único defensor y monarca.[8][9]

Sin embargo, Sancho no repudió su esposa, como lo esperaban Alfonso y el Papa. Este último cumplió sus amenazas y anuló el matrimonio, invalidando por lo tanto la jerarquía social de los cónyuges, así como por los vínculos de sangre que los unían familiarmente.

Muerte en PalenciaEditar

Según Rui de Pina, el cronista de Sancho II,[10][11]​ D. Mencía fue llevada de Ourém hacia Galicia y nunca más hubo noticias suyas. Aunque es poco probable que ella ha ido a Galicia. Existe un documento que, a pesar de que falta la indicación de un lugar, muestra que ella vivía en esa época en un lugar cercano a Castilla; dicho documento, data del 24 de febrero de 1257.

En aquel lugar vivía el infante Fernando, el cual heredó todos los bienes de Mencía y además entró en disputa por las herencias de Sancho II.Mencía falleció en Palencia, según la tradición, lugar donde poseía sus tierras, y fue sepultada en la Capilla de la Cruz en el Monasterio de Santa María, Nájera. Sobre la tumba estaba un soporte con cuatro leones y con las armas de Portugal en el centro. Fernando insistió que en seis capillas se hiciera una misa diaria por su muerte.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Martínez Díez, 2000, pp. 638-639.
  2. a b Rodríguez-Picavea Matilla, 1999, p. 311.
  3. Patxot y Ferrer, Fernando (1853). «Libro XIX. Capítulo XLI.». Las Glorias Nacionales. Tomo III (1ª edición). Madrid: Librería de la Publicidad y de Cuesta (Madrid). p. 453. «"Pasados algunos días Don Alvar Pérez, general de la frontera de los moros, a cuyo oficio se decía adelantado, se vio en Aillon con el rey Fernando, sobre socorros que cada día eran menester en la frontera, especialmente en Córdoba, para donde el rey don Fernando le dió todo lo necesario, y caminando para la Andalucía, murió en Orgaz, casi en el año de mil y doscientos y treinta y nueve."». 
  4. Monasterio de Alcobaça Chronicon Alcobacense (Crónicas Alcobacense), sección. XIV
  5. Joaquim Veríssimo Serrao, História de Portugal, (Historia de Portugal) Tipografía universal. Primera y Tercera edición, Editorial Verbo
  6. Historia de Portugal durante el siglo XIII, Escrito de un anónimo. Página 243, 245, 524.
  7. a b Alejandro Herculano, História de Portugal (Historia de Portugal), pág. 389
  8. Joaquim Veríssimo, História de Portugal (Historia de Portugal), Tipografía Universal. Primera y Tercera edición., Editorial Verbo
  9. Cardeal Saraiva, Memoria sobre a deposição de El Rei D. Sancho II, in Obras Completas (Memorias sobre una disposición del Rey Sancho II, en obras completas), Tipografía Universal. Primera edición, Lisboa, páginas. 65-87
  10. Biografía de Rui de Pina, una historia con controversias, tiempos felices y muchas otras cosas.
  11. Crónica de Rui del Santo de Pina, sobre Sancho II, Rui de Pina (1440-1522), Lisboa: Escritorio, 1906, en la Biblioteca Nacional Digital.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar