Abrir menú principal

Miguel Gila

comediante y actor español (1919-2001)

Miguel Gila Cuesta (Madrid, 12 de marzo de 1919-Barcelona, 13 de julio de 2001)[1][2][3]​ fue un actor, humorista y dibujante de historietas español.

Miguel Gila
Falla Regne 2013 - 7.jpeg
Estatua de Miguel Gila en las Fallas de Valencia de 2013
Información personal
Apodo El Maestro Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 12 de marzo de 1919 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 13 de julio de 2001 Ver y modificar los datos en Wikidata (82 años)
Barcelona (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Enfermedad respiratoria Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Afiliaciones Juventudes Socialistas Unificadas Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Ricarda (1944-1951)
María Dolores Cobo (1982-2001)
Hijos Miguel, Carmen y Malena Isabel
Información profesional
Ocupación Escritor, historietista, actor de cine y caricaturista Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo 1941-2001
Seudónimo Gila Ver y modificar los datos en Wikidata
Rama militar Ejército Popular de la República Ver y modificar los datos en Wikidata
Participó en Guerra civil española Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
Estatua de Miguel Gila en las Fallas de Valencia de 2014

Índice

BiografíaEditar

Nació en el distrito de Tetuán de Madrid y posteriormente se crió con sus abuelos en el barrio de Chamberí.[2]​ Huérfano de padre —falleció antes de que él naciera—[3]​ y con dificultades económicas en su hogar, abandonó los estudios a los 13 años.[3]​ Su primer trabajo fue de empaquetador de café y chocolate, y después, de aprendiz de pintor de coches; de allí, pasó a trabajar a los Talleres Boetticher y Navarro, en donde alcanzó el cuarto grado de aprendiz.[3]​ Compatibilizó sus trabajos con estudios de dibujo lineal en la escuela nocturna de artes y oficios.

Al estallar la guerra civil, como militante de las Juventudes Socialistas Unificadas, se alistó como voluntario republicano[1]​ en julio de 1936 en el Quinto Regimiento de Líster.[3][4]

En El Viso de los Pedroches, Córdoba, fue puesto frente a un pelotón de ejecución y logró salvar la vida. El fusilamiento se produjo al anochecer de un día lluvioso y los integrantes del piquete estaban borrachos, por lo que no le acertaron los disparos. Gila se hizo el muerto y logró sobrevivir.[1][2][3][5]​En su libro de memorias Y entonces nací yo: Memorias para desmemoriados (1995) relata así aquel episodio:

Nos fusilaron al anochecer; nos fusilaron mal. El piquete de ejecución lo componían un grupo de moros con el estómago lleno de vino, la boca llena de gritos de júbilo y carcajadas, las manos apretando el cuello de las gallinas robadas con el ya mencionado Ábrete Sésamo de los vencedores de batallas. El frío y la lluvia calaba los huesos. Y allí mismo, delante de un pequeño terraplén y sin la formalidad de un fusilamiento, sin esa voz de mando que grita: «¡Apunten!, ¡fuego!», apretaron el gatillo de sus fusiles y caímos unos sobre otros. Catorce saltos grotescos en aquel frío atardecer del mes de diciembre. Las gallinas tuvieron poco tiempo para respirar, el que emplearon los del piquete de ejecución en apretar sus gatillos. Y sobre la tierra empapada por la lluvia, nuestros cuerpos agotados de luchar día a día.

Miguel Gila[6]

Posteriormente fue hecho prisionero y trasladado a un campo de concentración en la localidad cordobesa de Valsequillo.[7]​ Poco después, en diciembre de 1938, fue hecho prisionero en Extremadura.[7]

Creo —es decir, estoy seguro— que mi identidad política terminó en diciembre del año 1938, en el frente de Extremadura, cuando, unos instantes antes de caer prisionero en manos de los moros de la 13.ª División del general Yagüe, tuve que romper mi carné de las Juventudes Socialistas; pero la ideología que mamé en mi niñez, en mi casa de gente humilde y en las fábricas o talleres donde trabajé, sigue latente en mí. Lo que van a leer es el testimonio de un hombre que fue joven en una generación en la que el hambre, las humillaciones y los miedos eran los alimentos que nos nutrían.

Miguel Gila[6]

Fue internado hasta mayo de 1939 en el campo de prisioneros de Valsequillo.[3]​ Pasó después por la cárcel de Yeserías, Santa Rita en Carabanchel, desde donde llevaban a los reclusos a construir la que fue la cárcel de Carabanchel y, finalmente, estuvo preso en la cárcel de Torrijos,[3]​ donde coincidió con el poeta Miguel Hernández; a continuación, cumplió un servicio militar de cuatro años.[3]​ Después de la guerra, al salir de la cárcel, fue fresador en Construcciones Aeronáuticas S. A. (CASA), en Getafe.[3]

A pesar de que esta historia figura en sus memorias, existen también testimonios de que estos hechos fueron inventados para «adornar» su biografía. Según estos testimonios no existió tal fusilamiento, y tras la guerra fue destinado al regimiento de infantería «Toledo» en Zamora para cumplir con el servicio militar. Allí prestó servicio como chófer del coronel, y comenzó a colaborar en Radio Zamora y en el periódico Imperio, dentro de la Prensa del Movimiento.[1][8]

Empezó su trabajo como humorista gráfico en la revista universitaria salmantina llamada —en honor a la obra de HesíodoTrabajos y días, que surgió al socaire de las tertulias sabatinas de la Exedra. Más tarde publicó en La Codorniz y en Hermano Lobo.[1][2][3]​ Según su autobiografía, el éxito en los escenarios le llegó en 1951, cuando actuó en Madrid como espontáneo en el teatro de Fontalba, donde contó un improvisado monólogo sobre su experiencia como voluntario en una guerra.[2][3]​ En la década de 1950, actuó en la radio.[3]

En 1962, se «exilió» según sus palabras «por un empacho de dictadura» y fijó su residencia en la ciudad argentina de Buenos Aires. Allí puso en marcha una compañía de teatro y en México la revista satírica La gallina y también se destacó por sus actuaciones unipersonales en el programa Sábados Circulares. Realizó varias giras por toda Latinoamérica; en Venezuela, participó en el programa de humor Radio Rochela en Radio Caracas Televisión, invitado por Tito Martínez del Box, y desde 1977, actuó también por España, a donde regresó definitivamente en 1985.

Además de trabajar en los guiones de El Ceniciento y El Hombre que viajaba despacito, Gila tomó parte en el de la película de animación de 1979 Historias de Amor y Masacre, dirigida por Jordi Amorós, con guion de Gila, Chumy Chúmez, Ivà y Jaume Perich, y con dibujos de todos ellos.[9]

El modo más frecuente de expresar su humor era mediante diálogos figurados —en realidad, monólogos— al teléfono, cuyo costumbrismo ingenuo tocaba a veces con el surrealismo. Cabe destacar que no utilizaba palabras malsonantes o polémicas. En sus fingidos diálogos telefónicos, tenía una muletilla que se ha hecho famosa: «¡Que se ponga!».

Falleció en 2001 en Barcelona, a causa de una insuficiencia respiratoria debida a una enfermedad pulmonar crónica que sufría.[10]

ObrasEditar

  • La Jaleo, El Bizco y los demás. (Barcelona: Ediciones DIMA, 1966).
  • El libro de quejas de Gila. (Madrid: Ediciones SEDMAY, 1975).
  • El libro rojo de Gila. (Madrid, 1974).[2]
  • De Gila con humor. (Madrid: Editorial Fundamentos, 1985).
  • Yo, muy bien: ¿y usted?. (Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 1994).
  • Y entonces nací yo. (Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 1995).
  • Un libro libre. (Promoción Popular Cristiana, 1996).
  • Memorias de un exilio. (Salamanca: Ediciones Universidad Salamanca, 1998).
  • Encuentros en el más allá. (Madrid. Ediciones Temas de Hoy, 1999).
  • Siempre Gila: Antología de sus mejores monólogos. (Madrid: Aguilar, 2001).
  • Cuentos para dormir mejor. (Barcelona: Editorial Planeta, 2001).
  • Tipologilas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 2002).

FilmografíaEditar

De las películas de cine en las que actuó Gila, estas son las primeras y unas cuantas más.[9]

  • 1955: Good Bye, Sevilla con Marujita Díaz, Tullio Carminati y Manolo Morán en los papeles principales. Del director Ignacio F. Iquino
  • 1955: El golfo que vio una estrella con Isabel de castro, Fernando Vallejo, José Sazatornil, Pepito Moratalla y Miguel Gila en los papeles principales. Del director Ignacio F. Iquino
  • 1956: El ceniciento, con Gila, María Martín y Armando Moreno en los papeles principales. Actúan también Estanis González y Marujita Díaz. Argumento y guion de Gila y Juan Lladó, y dirección de este último. Dibujos de Gila en los títulos.

El resto puede consultarse en Internet Movie Database[1].

TelevisiónEditar

A lo largo de los años fueron muy numerosas sus intervenciones en Televisión Española, algunas en anuncios y otras en series y en programas de variedades.[9]

En 1993, comenzando el 30 de noviembre, se emitió en TVE la serie ¿De parte de quién?, con Gila y Chus Lampreave, guion de Gila y dirección de Ángel Alonso. Don Miguel es un pluriempleado que, entre otras cosas, trabaja de bombero, de árbitro de fútbol y, por supuesto, en la guerra, y doña Rosa, su ama del hogar, le atiende los recados por teléfono: «¿De parte de quién? Pues ahora no se puede poner, porque está en la guerra, pero ha dejado dicho que vendría a cenar».[9]

En Argentina participó en varios programas de televisión, siendo recordada su participación en Al estilo de Mancera en 1978, en donde tenía a cargo una sección fija llamada «Que se ponga», en donde Gila realizaba llamados telefónicos imaginarios de tono cómico.

Premios recibidosEditar

 
Premio Ondas Miguel Gila 1993

Miguel Gila recibió en 1986 la Medalla al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Madrid. El 3 de noviembre de 1993 le concedieron el Premio Ondas especial[3]​ que recibió el día 23 de ese mismo mes. En febrero de 1994 le fue entregado el Premio FAD Sebastià Gasch de honor de la edición de 1993.[11]

Por su fidelidad a unos monólogos que en su día fueron el revulsivo que el humor del país necesitaba y en los que siempre ha buscado no sólo la risa sino también la reflexión, para hacer un poco más felices y un poco más humanas a tres generaciones de espectadores.

El 28 de abril de 1995 el Consejo de Ministros le concedió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. El 6 de noviembre de 1997 recibió el título de Profesor Honorífico del Humor de la Universidad de Alcalá de Henares. El 15 de enero de 1999 ganó el Premio Internacional de Humor Gat Perich por su larga trayectoria como humorista y dibujante que le fue entregado el 20 de febrero. El 27 de octubre de 1999 recibió la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona por su dedicación al mundo de las artes escénicas.[3]

Las palabras de Forges sobre Miguel Gila que forman parte del prólogo del libro Miguel Gila: Vida y obra de un genio escrito por Juan Carlos Ortega y Marc Lobato, nos dan una idea de la figura de Gila como gran maestro del humor:

Es un hecho que Gila fue un impulsor primigenio de la caterva de humoristas que «nacimos» a la sombra de su personal punto de vista humorístico; todos nos sentimos «hijos» de su ingenio, y su recuerdo perdurará a través de los tiempos entre las majestades humorísticas españolas, los Reyes Magos del Humor: Cervantes, Quevedo y Gila. ¿Admiración excesiva? Ninguna admiración puede ser excesiva si se trata de Miguel Gila. Y si no, al tiempo.

Otro de los grandes humoristas del siglo xx Chumy Chúmez dijo sobre Gila[12]​:

Miguel Gila es el mejor humorista de chistes gráficos que se ha producido en España después de la guerra civil española.

ReferenciasEditar

  1. a b c d e Agencia EFE (13 de julio de 2001). «Fallece el humorista Miguel Gila a los 82 años de edad». El País (Madrid). EFE. ISSN 1134-6582. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  2. a b c d e f Redacción (13 de julio de 2001). «La última llamada de Gila». La Vanguardia (42 990) (Barcelona). p. 35. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ García Razón, Juan Ignacio (13 de julio de 2001). «Muere Miguel Gila, maestro de humoristas». ABC (31 276) (Sevilla). EFE. p. 92. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  4. «Miguel Gila, de miliciano a Genio del Humor». La-Politica. 12 de marzo de 2017. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  5. Sanguino, Juan (9 de abril de 2018). «El día que fusilaron a Gila, se hizo el muerto y salvó al cabo Villegas». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  6. a b Gila, 1995.
  7. a b Serrano, María (23 de enero de 2019). «Los cinco meses del humorista Miguel Gila en un campo de concentración franquista». Público. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  8. Ángel Palomino (28 de julio de 2001). «ABC (Madrid) - 28/07/2001, p. 58 - ABC.es Hemeroteca». hemeroteca.abc.es. Consultado el 6 de marzo de 2019. 
  9. a b c d «Miguel Gila». Internet Movie Database. Consultado el 1 de agosto de 2016. 
  10. «Fallece el humorista Miguel Gila en Barcelona a los 82 años de edad». El mundo. 14 de julio de 2001. Consultado el 1 de agosto de 2016. 
  11. «Premis FAD Sebastià Gasch d'Arts Parateatrals». Premios FAD Sebastià Gasch. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  12. Nuevatribuna. «“Miguel Gila, el miliciano del humor”». Nuevatribuna (en inglés). Consultado el 15 de abril de 2019. 

BibliografíaEditar

  • Editores de la Encyclopaedia Britannica (8 de marzo de 2019). «Miguel Gila». Encyclopædia Britannica. Consultado el 12 de marzo de 2019. 
  • Gila, Miguel (1995). Y entonces nací yo: memorias para desmemoriados (1.ª edición). Madrid: Temas de Hoy. ISBN 84-7880-503-6. 
  • Gila, Miguel (2019). El libro de Gila. Antologia tragicomica de obra y vida (1.ª edición). Madrid: Blackie Books. ISBN 9788417552299. 

Enlaces externosEditar