Abrir menú principal

América Latina

región del continente americano
(Redirigido desde «Latinoamérica»)

América Latina o Latinoamérica (en ocasiones abreviado con el acrónimo inglés Latam) es un concepto étnico-geográfico aparecido en el siglo XIX para identificar una región del continente americano con habla mayoritaria de lenguas derivadas del latín (principalmente español o portugués y en menor medida francés).

América Latina
Gentilicio: latinoamericano, -na
Latin America (orthographic projection).svg
Superficie 22 222 000 km²
Población 626 000 000 hab.
Países 20 países
Dependencias 7 dependencias
Idiomas regionales
Zona horaria Del UTC-2 Bandera de Brasil
al UTC-8 Bandera de México
Internet TLD .lat
Ciudades más pobladas [1]
1.Bandera de México Ciudad de México
2.Bandera de Brasil São Paulo
3.Bandera de Argentina Buenos Aires
4.Bandera de Brasil Río de Janeiro
5.Bandera del Perú Lima
6.Bandera de Colombia Bogotá
7.Bandera de Chile Santiago
8.Bandera de México Guadalajara
9.Bandera de Brasil Belo Horizonte
10.Bandera de México Monterrey
Organizaciones regionales ALBA, Aladi, ALLC, APEC, BID, CAN, CARICOM, Cepal, CSN, FAO, FLAR, G3, Mercosur, Alianza del Pacífico, OECA, OECO, Parlatino, UNASUR, SEL, TLCAN, CELAC, SICA
Anexos Indicadores socioeconomicos, Ciudades más pobladas, Fuerzas armadas, Patrimonio de la Humanidad, Rascacielos, Universidades, Medallas olímpicas, Premios Nobel, Reinas de Belleza

La delimitación precisa de la región es variable. En todos los casos, agrupa a países cuya lengua oficial es el español o el portugués (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela). Algunos incluyen a países francófonos como Haití sin tomar en cuenta aspectos culturales, pero por esa misma razón también se debate[2]​ la inclusión de Belice (país de habla inglesa, pero con una fuerte presencia del idioma y cultura españolas), la región francófona de Canadá, los estados y posesiones hispanohablantes de Estados Unidos, en especial Puerto Rico e Islas Vírgenes de los Estados Unidos y las posesiones francesas en América y Caribe (Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica, San Bartolomé y San Martín).

De los tres idiomas que definen a América Latina, el español y el portugués son los predominantes, quedando el francés como idioma de solo un 3 % de la población de la región. Derivado de la expresión se ha extendido el gentilicio «latino» para hacer referencia a personas de cultura latinoamericana.

La región comprende más de veinte millones de kilómetros cuadrados de superficie, que corresponden aproximadamente al 13,5% de la superficie emergida del planeta. Por su extensión, América Latina presenta una gran diversidad geográfica y biológica. En ella se encuentran prácticamente todos los climas del mundo y es el hogar de numerosas especies animales y vegetales. Cuenta también con algunos de los mayores ríos del mundo e importantes recursos alimenticios, energéticos y minerales, entre los que destacan sus yacimientos de petróleo, cobre, litio y plata.

El concepto «América Latina» ha sido cuestionado como eurocéntrico por diversos estudiosos y movimientos debido a la exclusión que el mismo hace de una gran cantidad de idiomas y pertenencias étnicas, entre ellas las de los pueblos originarios y afroamericanos, mayoritarias en varios países y regiones de la llamada América Latina. Tomando en cuenta solo el idioma, el término correcto sería Hispanoamérica, si se refiriese a los países hispanohablantes, o Iberoamérica, englobando también a Brasil, ya que Latinos son los originarios de la región del Lazio, en Italia, y por extensión, aquellos países con lenguas derivadas del Latín.Pese a estos cuestionamientos también se pueden encontrar otras razones lógicas y valederas al concepto de Latinoamérica que complementan las definiciones inicialmente conocidas. [cita requerida]

El término "Latino" correctamente usado en ámbitos culturales define al individuo que pertenece a los pueblos europeos con idioma y herencia étnica-cultural en la Antigua Roma (como España, Francia, Italia y Portugal) y compuesta la palabra "Latinoamericano" haciendo referencia al continente, se encuentran otros fundamentos; las corrientes migratorias de los últimos siglos muestran que (aparte de otras corrientes menores) no sólo llegaron más españoles y portugueses a establecerse en los diferentes países de la región, sino también millones de italianos a lo largo del continente, por supuesto esto es más evidente en países como Argentina, Uruguay y Brasil. En el siglo XX, por ejemplo los inmigrantes portugueses no sólo se establecieron en territorio brasileño sino también en países como Venezuela entre otros. Obviamente aparte de la población Afrodescendiente (que forma parte vital de la cultura y población) y de los países europeos nombrados hay una importante población minoritaria con orígenes en otros países europeos, árabes, asiáticos, etc. como es normal en cualquier lugar del mundo. Con estos datos se puede determinar que la base principal étnica y cultural de América Latina está compuesta por cinco procedencias: Amerindia, Europea Latina y Africana, mundo Árabe, y Asia, nombrando así (en términos generales) a los individuos que la componen como "Latino-americano" y "Afro-latino-americano" respectivamente.

Índice

Etimología

Las dos Américas (frag.)

La raza de la América Latina,
al frente tiene la sajona raza,
enemiga mortal que ya amenaza
su libertad destruir y su pendón.

José María Torres Caicedo
 
Memorial da América Latina, São Paulo. Nótese la representación que de América Latina hace el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer: de México hacia el Sur incluyendo las Antillas.

El concepto de una América culturalmente «latina» por oposición a otra América «anglosajona» fue introducido por el político y economista francés Michel Chevalier en Cartas sobre América del Norte,[3]​ un libro que publicó en 1836 tras viajar por los Estados Unidos, México y Cuba, aunque sin usar la expresión «América Latina». Los hispanoamericanos comenzaron a utilizar el adjetivo «latino» en el mismo sentido a comienzos de la década de 1850, prefiriéndolo al más acotado adjetivo «hispano»[4]​ debido a la connotación colonialista que este término tenía para los americanos de la época. Los autores más reconocidos de la expresión «América Latina» son el filósofo chileno Francisco Bilbao, que el 22 de junio de 1856 en una conferencia en París en la que leyó su texto «Iniciativa de la América: Idea de un Congreso Federal de las Repúblicas»,[5]​ y el escritor colombiano José María Torres Caicedo, en el poema «Las dos Américas», publicado en la revista El Correo de Ultramar, de París, el 15 de febrero de 1857.[6]

Como derivación de la expresión «América Latina», se ha extendido mundialmente el uso del adjetivo «latino» para referirse personas o pertenencias de origen o ascendencia cultural hispanoamericana.

Etimológicamente, la denominación «latino» es un gentilicio que originalmente indicó pertenencia al Latium, región de la Antigua Roma. Posteriormente, aquel significado inicial fue extendido a cualquier persona hablante de una lengua derivada del latín romano, es decir lo que se conoce como lenguas romances, como el italiano, francés, español, portugués, rumano, gallego, catalán, etc.[7][8][9][10]

Definición

La expresión América Latina o Latinoamérica tiene varios usos y connotaciones divergentes:[11]

  • En su acepción más simple, «América Latina» suele referirse exclusivamente a los países de habla española y portuguesa del continente americano, incluyendo a Puerto Rico, aunque sea un Estado Libre Asociado de los Estados Unidos de América. Esta acepción sería sinónimo de Iberoamérica, pero suele considerarse incompleta al excluir territorios que sin ser específicamente de habla hispana o portuguesa, culturalmente pueden considerarse latinos.
  • En su acepción más generalmente aceptada, englobaría también a los países de habla francesa, es decir, Haití, los territorios franceses de ultramar en América y la Isla Clipperton. Según la definición de la Real Academia Española, «América Latina» es el conjunto de los países americanos que fueron colonizados por naciones latinas, es decir, España, Portugal o Francia.[12]​ De acuerdo al Diccionario Panhispánico de Dudas, para referirse exclusivamente a los países de lengua española es más propio usar el término específico Hispanoamérica o, si se incluye Brasil, país de habla portuguesa, el término Iberoamérica.[13]
  • Otra acepción menos aceptada englobaría también aquellos territorios de Norteamérica en los que las lenguas latinas tienen carácter oficial o predominante, esto es, los estados de California, Arizona, Nevada, Nuevo México, Texas y Florida en EE. UU., donde hay una presencia importante del español, y los territorios francófonos de Quebec, Nuevo Brunswick, Manitoba y Ontario en Canadá y Luisiana en EE. UU.
  • Una variante de la anterior es la de incluir aquellos territorios que pueden considerarse como culturalmente latinos o con una presencia importante de la cultura latina, pero excluyendo los territorios que culturalmente serían más próximos a la cultura angloamericana. Así, se incluirían los anteriores territorios de Norteamérica con presencia importante del español, pero se excluirían los territorios francófonos de Norteamérica por ser culturalmente más próximos a la cultura angloamericana que a la latina, a pesar del idioma. En este caso, algunos incluyen a Belice y a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, ya que aunque tienen el inglés como lengua oficial, tienen una fuerte presencia del español y de la cultura latinas.
  • En ninguna acepción se incluye a los países de lengua no latina, salvo lo indicado para Belice y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Estos países no incluidos son Surinam, Guyana y diversos países del Caribe de habla inglesa y neerlandesa. En la jerga internacional geopolítica es común usar el término compuesto América Latina y el Caribe para designar a todos los territorios del Hemisferio Occidental que se extienden al sur de los Estados Unidos, incluyendo a los países anteriores.[11]

Controversia

 
Lenguas romances en América.

Las expresiones Latinoamérica y América Latina, a pesar de ser comúnmente aceptados por la población de los países a los que se refiere, tienen sus detractores, en especial entre los grupos hispanistas, indigenistas y antirracistas: los primeros por dar prioridad a la influencia española y los dos últimos por considerar que se trata de un término eurocentrista impuesto por los colonizadores, ya que jamás podrían considerarse de origen latino ni los indígenas, ni los afroamericanos, decisivos cuantitativa y cualitativamente en la composición de la población.[14]​ Incluso en muchos casos los indígenas no hablan idiomas europeos. Como concesión ante estas críticas, en la actualidad se utilizan otras palabras como Hemisferio, Hemisferio Occidental o las Américas, en plural. También se cuestiona el uso del término «hemisferio», pues puede referirse a cualquier parte del mundo y también porque, como sucede con «hemisferio occidental», implica una disolución de la propia identidad americana.[cita requerida] Adicionalmente, las naciones y pueblos no latinos del Caribe consideran que la expresión «América Latina» no los abarca, porque no hablan una lengua romance.[cita requerida] De hecho, incluso autores brasileños como Nélida Piñón dudan de que el nombre abarque a su país, por no ser hispano.[15]

El uso mismo del nombre «América» ha sido históricamente controvertido. A principios del siglo XIX, el líder independentista Simón Bolívar quiso llamar a toda la región «Colombia», en honor a Cristóbal Colón.[16]​ Según el parecer del Libertador, Colón tenía más mérito que Américo Vespucio para dar nombre al continente («América» se hizo popular en Europa por las cartas geográficas de Mercator, primeros planos de América que salían de España hacia el resto de Europa). Antiguamente, se utilizaba el término «Indias Occidentales» para nombrar al continente. El subcontinente sur también era llamado «América Meridional» o «América del Mediodía». En cuanto al subcontinente norte, la Nueva España era también conocida como la «América Septentrional», México se declaró independiente con ese nombre durante el Congreso de Anáhuac en 1813.

El término latinoamericano también es criticado en cuanto a que, según muchos estudiosos, parece integrar de manera forzada a las colonias francesas que en poco se parecen histórica y culturalmente al resto de las regiones latinoamericanas, debido a la política de Napoleón III durante la intervención francesa en México (1862-1867), que según él justificaba el establecimiento de un "Imperio Latinoamericano" bajo la influencia francesa.[17]​ El escritor mexicano Carlos Fuentes, por su parte, acuñó la variante "Indo-Afro-Ibero América" en su libro Valiente mundo nuevo (1990). Sin embargo, apuntar contemporáneamente a la península Ibérica (España y Portugal) como único integrador de la población de estos países americanos excluye a la gran población de inmigrantes originarios de otros países y continentes, como Europa (en particular Italia y Alemania), África y Asia (Armenia, Líbano, Oriente Medio, China, India, Japón). Una vez obtenida la independencia de España y Portugal durante el siglo XIX, nuevos grupos de inmigrantes pasaron a conformar la población de muchos de estos países y se mezclaron con los grupos de población existentes en las diferentes regiones de América. Además, hoy existe un gran número de inmigrantes en la población procedentes tanto de Canadá como de los Estados Unidos u otros países de América.

Va cobrando fuerza en ámbitos internacionales una nueva postura teórica sobre la «América Latina», que se vincula más a aspectos antropológicos y sociológicos que al lingüístico, y parte del concepto «horizonte cultural».[16]​ Se entiende por este último al espacio geográfico y temporal en el que prevalecen pautas culturales comunes, las cuales pueden incluir la utilización de una lengua determinada. En este sentido, los partidarios de esta postura entienden que países del Caribe, Centro y Sudamérica como Jamaica, Surinam, Barbados o Belice son parte de América Latina, ya que las pautas culturales de la población de los mismos poseen similitudes con otros países latinoamericanos, diferenciándose de las prácticas de las naciones de América Anglosajona, a la que ven como otro horizonte cultural. Asimismo, la región francófona de Canadá (pese a que el francés es una lengua latina) la incluirían en la América Anglosajona, por los mismos motivos anteriormente expuestos. Entre los partidarios de esta postura encontramos a reconocidos estudiosos, como Miguel Rojas Mix, Ricardo Méndez, Pedro Cunill Grau, John Cole, Rodolfo Bertoncello, Diego M. Ríos y Andrea Salleras.

Unidad latinoamericana

 
Volcán Concepción, Nicaragua. Río Amazonas, Perú, Colombia y Brasil. Glaciar Perito Moreno, Argentina. Arco del Cabo San Lucas, México. Castillo del Morro, Cuba. Salto Ángel, Venezuela. Desierto de Atacama, Chile. Gran agujero azul, Belice

El término «Latinoamérica» tiene un sentido de supra-nacionalidad respecto de los estados-nación. Dicho sentido supra-nacional confluye en diferentes iniciativas comunes que tienden a la formación de organismos políticos que lo articulen, como la Comunidad Sudamericana de Naciones actualmente constituida en UNASUR/UNASUL y en pleno proceso de aprobación a nivel de tratado por los congresos respectivos. La Unidad Latinoamericana es un concepto político-cultural extendido por América Latina anterior a los tiempos de la independencia, y que debe ser distinguido claramente del panamericanismo. Partidos políticos, sectores sociales, intelectuales y artistas de las más diversas extracciones han expresado reiteradamente su adhesión a las más diversas formas de unidad latinoamericana, desde organizaciones supranacionales como la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) hasta instancias de coordinación política como la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL), culturales como la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL) o sectoriales que adoptan la forma de uniones latinoamericanas.

Las similitudes históricas y culturales de los pueblos latinoamericanos han llevado a crear la idea de América Latina como una patria grande común.[18]​ El plan de regularización de inmigrantes procedentes de países fronterizos iniciado por Argentina en 2006 lleva el nombre, precisamente, de Patria Grande.[19]

 
El Canal de Panamá y la carretera panamericana, constituyen las principales vías de comunicación e integración física de América Latina

Derivado de la idea genérica de unidad latinoamericana se han desarrollado proyectos e instancias políticas de integración de las naciones latinoamericanas. Estos proyectos han tomado cuerpo principalmente en la ALADI, pero también en diversos proyectos de integración física, logística y cultural y se han expresado en un cuerpo teórico particular acerca del proceso de integración. En el marco de la integración latinoamericana se han desarrollado también experiencias más o menos exitosas de integración subregional, como el Mercosur, la Comunidad Andina, o el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que ha llevado a la teoría de la integración latinoamericana a sostener distintos modelos de interrelación entre los procesos de integración subregional, latinoamericano y continental. En Norteamérica, México es el único miembro latinoamericano del TLCAN y es observador en las 3 principales agrupaciones latinoamericanas de Centro y Sudamérica.

Historia

La idea de «América Latina» apareció en el siglo XIX y presupone que la región debe definirse a partir de categorías europeas, en particular "lo latino". Por lo tanto, en rigor, no puede haber una historia de América Latina anterior al 12 de octubre de 1492. Adicionalmente y debido a la naturaleza étnico-geográfica de la noción, tanto las culturas indígenas como afroamericanas no están incluidas en el concepto. Finalmente, desde 1492 hasta el presente, la presencia latina en el continente ha ido cambiando geográficamente y continúa cambiando, de modo tal que territorios que hace unos siglos pertenecían a América Latina, hoy ya no pertenecen y viceversa.

Período precolombino

 
Templo de la ciudad Maya de Tikal Guatemala.

En la América precolombina se desarrollaron cientos de culturas y decenas de civilizaciones originales a lo largo de todo el continente. Las consideradas altas culturas precolombinas surgieron en Mesoamérica y los Andes. De norte a sur podemos nombrar las culturas Mexica, Tolteca, Teotihuacana, Zapoteca, Olmeca, Maya, Muisca, Cañaris, Moche, Nazca, Chimú, Inca y Tiahuanaco entre otras. Todas ellas elaboraron complejos sistemas de organización política y social y son notables por sus tradiciones artísticas y sus religiones.

En el resto del continente el desarrollo cultural no fue menos importante, desarrollándose avanzados sistemas de gestión ambiental como en el Amazonas, en Beni e incluso en una de las primeras sociedades democráticas constitucionales como Haudenosaunee.[20]

En los asentamientos humanos no alcanzaron un nivel cultural tan elevado como en las civilizaciones antes señaladas, en parte por su menor densidad de población y, sobre todo, por sus actividades seminómadas (caza de varios animales, etc.). Podemos citar entre los grupos étnicos preponderantes de Norteamérica a los yaquis, seris, apaches, mohicanos, navajos, cheyennes, iroqueses, esquimales, siuxs, chichimecas, etc.

Las civilizaciones americanas descubrieron e inventaron elementos culturales muy avanzados como calendarios, complejos sistemas de mejoramiento genético como el que generó el maíz y la papa, sistemas de construcción antisísmicos, así como un dominio en el trabajo de la piedra, sistemas de gestión ambiental de amplias zonas geográficas, sistemas de riego, nuevos sistemas de escritura, nuevos sistemas políticos y sociales, una avanzada metalurgia y producción textil.

Las civilizaciones precolombinas también descubrieron la rueda, que no resultó de utilidad productiva debido en parte a las cordilleras y selvas donde se encontraban, pero fue utilizada para la fabricación de juguetes.

Otro de los elementos comunes de las culturas precolombinas que alcanzó un alto grado de desarrollo fue la edificación de templos y monumentos religiosos, siendo claros ejemplos las zonas arqueológicas de Teotihuacan, Templo Mayor, Tajín, Palenque, Tulum, Tikal, Chichén-Itzá, Monte Albán, en Mesoamérica y Caral, Chavín, Moche, Pachacámac, Cuzco, Machu Picchu y Nazca, en los Andes Centrales.

Los chavines representaron a sus dioses en grandes monolitos. Los más conocidos son el lanzón monolítico, la Estela Raimondi, la Estela de Yauya y el Obelisco Tello. Cada uno de ellos es un wanka, que en quechua significa piedra de poder y tienen un carácter eminentemente sagrado.

La edad de oro de los mayas comenzó alrededor del año 250, con las últimas dos grandes civilizaciones, las de los mexicas y los incas, emergiendo en la prominencia posteriormente a principios del siglo XIV y mediados de los siglos XV, respectivamente.

Colonización europea

La colonización europea de América comenzó a finales del siglo XV después de que Cristóbal Colón llegara en 1492 con el mecenazgo de la Corona de Castilla. A partir de ahí, el Imperio español, el Imperio portugués, el Imperio británico, Francia y Holanda, conquistaron, saquearon y colonizaron algunos territorios y poblaciones que ya habitaban el continente.

 
Visión romántica de la llegada de Cristóbal Colón a América. Primer desembarco de Cristóbal Colón en América, obra del pintor Dióscoro Teófilo Puebla Tolín. 1862.

El Imperio español y el Imperio portugués fueron los primeros en realizar la conquista, y se asentaron principalmente en Norteamérica, Centroamérica y en el área andina de Sudamérica (imperios Azteca e Inca, respectivamente). España fue la potencia que mayor presencia colonial impuso en América. Tomó posesión por la fuerza de los dos grandes imperios existentes en América en ese momento: en América del Norte llegó a apropiarse del Imperio azteca, en el actual México, estableciéndose en sus ciudades y a partir de ahí controló una gran parte de América Central.

Mientras en América del Sur el Imperio español luego de asesinar al Inca Atahualpa en Cajamarca en 1532 llegó a apropiarse del Imperio inca, en los actuales Perú, Panamá, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile estableciéndose en sus ciudades.

Desde la capital del Imperio inca, Cusco, Perú, los españoles conquistaron y controlaron toda la zona andina y la franja costera del Pacífico de América del Sur desde la ciudad de Panamá hasta Santiago de Chile la zona central del actual Chile. En el Caribe, dominó sobre todo Cuba, La Española, Puerto Rico, Jamaica, incluyendo a la península de Florida dentro de sus posesiones caribeñas.

Portugal se apropió de la mayor parte de la franja costera atlántica de la parte norte de América del Sur, que más tarde originaría el Estado de Brasil. Inglaterra estableció trece colonias en la franja costera atlántica norteamericana, además de algunas islas caribeñas. Francia ocupó la actual Guayana Francesa en Sudamérica (aún bajo su dominio), Luisiana en el Golfo de México, algunas islas del Caribe, y la región canadiense de Quebec. Holanda estableció colonias en América del Sur (Guayana holandesa hoy Surinam) y algunos asentamientos en islas caribeñas (Antillas Neerlandesas y Aruba).

Países soberanos y territorios dependientes

Se mencionan además los territorios que harían parte de América Latina según la connotación literal del término (territorios donde se hablan lenguas romances): las provincias de Quebec y Nuevo Brunswick en Canadá; los estados de Luisiana, Florida, California, Texas, Arizona y Nuevo México en Estados Unidos más Puerto Rico una de las dependencias estadounidenses; y los territorios franceses de Guyana Francesa, Clipperton, Guadalupe, Martinica, San Bartolomé, San Martín y San Pedro y Miquelón.

Independencia

 
Retrato de Miguel Hidalgo y Costilla, el padre de la independencia de México.

La mayor parte de las poblaciones bajo dominio europeo de América Latina lograron independizarse de España, Portugal y Francia en el curso del siglo XIX, siguiendo el movimiento independentista anticolonial que se originó en los Estados Unidos en 1776. En 1805 Haití se independizó de Francia; en 1809 y 1810 comenzaron las guerras independentistas en los territorios de ultramar españoles; en tanto que Brasil obtuvo su independencia de manera relativamente pacífica creando una monarquía soberana en 1821.

Las guerras de independencia contra España

Las guerras de independencia hispanoamericanas fueron una serie de conflictos armados que se desarrollaron en las posesiones españolas en América a principios del siglo XIX, en los cuales se enfrentaron grupos independentistas contra autoridades virreinales y los fieles a la Corona española. Dependiendo el punto de vista desde el cual se aborden, estos procesos emancipatorios pueden verse como guerras de independencia o guerras civiles, o bien, una combinación de diversas formas de guerras.[22]

Los movimientos independentistas de la América Hispánica adquirieron formas variadas de acuerdo con las condiciones que imperaban en cada región. Por ello «es esencial que, al principio, no reduzcamos movimientos diferentes a un denominador común. Grupos diferentes actuaron en etapas diferentes: la élite caraqueña tomó la iniciativa de separarse de la monarquía española en 1810 mientras que la élite limeña se dividió en 1808 por un lado temiendo perder con la independencia el monopolio comercial vía el puerto del Callao, de América del Sur con Europa y por el otro acerca de la cuestión de la autonomía dentro del imperio y por estos motivos se opuso firmemente a la revolución de Independencia del Perú en 1820 y no actuó como grupo homogéneo en 1821 cuando se integró a el movimiento del libertador argentino Don José de San Martín».[23]

La crisis política en España y la ocupación de su territorio por parte de Francia en 1808 constituyen dos hechos que incentivaron el independentismo en Hispanoamérica. Como respuesta a la entronización de José Bonaparte en España, entre 1808 y 1810 se instalaron juntas de gobierno que ejercieron la soberanía ante la ocupación francesa, tanto en la península como en las posesiones de ultramar. Las diferencias entre la España europea y los territorios americanos se fueron agudizando después de esa crisis, lo que finalmente desencadenó los movimientos armados independentistas hispanoamericanos. La lucha armada entre los americanos y los ejércitos virreinales inició alrededor del 1810 en la mayoría de los dominios españoles.

 
Óleo de la batalla de Ayacucho, decisiva victoria del Ejército Unido Libertador, obra del pintor Martín Tovar y Tovar.

La independencia de América del Sur logra consolidarse luego de la derrota del Imperio español en la batalla de Ayacucho, Perú en 1824. La batalla de Ayacucho fue el último gran enfrentamiento dentro de las campañas terrestres de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826) y significó el final definitivo del dominio virreinal español en América del sur. La batalla se desarrolló en la actual Pampa de la Quinua en la Región Ayacucho,[24]Perú, el 9 de diciembre de 1824. La victoria de los independentistas supuso la desaparición del contingente militar realista más importante que seguía en pie, sellando la independencia del Perú con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú.

Luego de la Batalla de Ayacucho algunos gobiernos independientes debieron enfrentar guerrillas realistas, por ejemplo en 1823-1827 en (Venezuela); entre 1827 y 1830 en Pasto (Colombia); en el sur de Chile, apoyados por mapuches y pehuenches, hasta 1832; y la guerrilla de Iquicha en Perú, hasta la década de 1830.

Estados Unidos, el Reino Unido y Francia establecieron relaciones comerciales con los nuevos gobiernos americanos y posteriormente reconocieron la soberanía de los nuevos estados a lo largo de la década de 1820. Sin embargo, España solo abandonó los planes de reconquista después de la muerte de Fernando VII, ocurrida en 1833. Las Cortes españolas renunciaron a los dominios americanos en 1836 y autorizaron al gobierno para que pueda realizar tratados de paz y reconocimiento con todos los nuevos estados de la América española.[25][26][27][28]

Después de la batalla de Ayacucho en 1824 no hubo otra operación militar española en las Américas por espacio de 40 años hasta 1863, cuando España intentó reimplantar el dominio de ultramar en la República Dominicana por medio de la Guerra de la Restauración, que terminó con una nueva derrota del Imperio español en 1865.

Casi simultáneamente, en 1864, España ocupó militarmente las Islas Chincha en el mar peruano, de gran importancia por su riqueza en guano, desatando la llamada Guerra contra España en el Perú, Guerra hispano-sudamericana en Chile y Guerra del Pacífico en España, conflicto bélico que se desarrolló principalmente en las costas peruanas y chilenas, en el que se enfrentaron la Armada Española España, contra las repúblicas americanas de Chile y Perú, principalmente, y Bolivia y Ecuador, secundariamente — ya que estos dos últimos países no participaron militarmente de manera activa en la contienda—. Las hostilidades terminaron en 1866 y se logró un armisticio en 1871. Los tratados de paz se firmaron de forma bilateral entre cada país sudamericano y España en los años 1879 (Perú y Bolivia), 1883 (Chile) y 1885 (Ecuador).

En 1868 Cuba inició su primera guerra de independencia, que resultó derrotada en 1878. Finalmente en 1895 se produjo la Guerra de Independencia cubana o Guerra del 95, logrando instalar el primer gobierno independiente en 1898. Ya avanzado el conflicto independentista, Estados Unidos decidió intervenir a través de lo que se conoce como Guerra hispano-estadounidense, que le permitió desplazar a España de sus territorios de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, ocupándolos militarmente en 1899. En 1902 se establece la República de Cuba, pero incluyendo en la constitución la Enmienda Platt, que facultaba a Estados Unidos a intervenir militar y políticamente a Cuba. Estados Unidos mantuvo un sector de la isla de Cuba, Guantánamo, como posesión hasta el presente.

Territorios dependientes

 
Castillo del Morro en San Juan de Puerto Rico.

Cabe destacar que ciertas regiones latinoamericanas dependen de ciertos países.

Uno de ellos es Puerto Rico desde 1898, que tras una guerra entre España y Estados Unidos pasó a depender de este país norteamericano. Pues este país no logró encontrar su independencia, como lo habían logrado Cuba y Filipinas, que también pertenecieron a la soberanía española y que pasó también al dominio de los Estados Unidos. Puerto Rico es una isla hispanohablante. Jurídicamente es bilingüe, en el sentido de que tanto el español como el inglés son idiomas oficiales, siendo el español el idioma vernáculo hablado por la totalidad de la población. El inglés se enseña como segunda lengua, aunque menos de un 5% de la población es totalmente bilingüe.

El 23 de julio de 1965, los puertorriqueños acudieron a las urnas a votar por las opciones presentadas por los movimientos estadolibristas, estadistas e independentistas, solo el 0.6% de los votos fue para los independentistas. La reafirmación del Estado Libre Asociado establecido por común acuerdo bajo los términos de la Ley 600 de 1950 y la Resolución Conjunta 447 de 1952 del Congreso de Estados Unidos como comunidad autónoma permanentemente asociada a Estados Unidos de América gana por un 60.4% de los votos. Mientras que un 39% vota para solicitar del Congreso de Estados Unidos de América la admisión de Puerto Rico en la unión americana como estado federado.

Sin embargo, el Partido Independentista Puertorriqueño promueve la independencia completa de la isla. Aunque en cuanto la independencia entró en agenda de la ONU y se concluyó que solo dependerá de los ciudadanos la independencia de la isla o no del país.

La Guayana Francesa, Guadalupe y Martinica no son colonias de Francia, sino que forman parte de Francia, como departamento de ultramar (DOM, Départements d'outremer). En cambio, las áreas insulares de Saint-Pierre y Miquelon, San Bartolomé y San Martín, son una colectividad de Francia.

En el caso de la Guayana Francesa, algunos intelectuales miembros de la Unasur, conocidos como la emancipación socialismo del siglo XXI han tenido algunas ideas aspiracionistas para que este territorio pueda lograr su total y completa independencia. Según el pensamiento es completar una América del Sur, sobre una plena soberanía propia de este departamento ultramarítimo algo similar como ocurre en Nueva Caledonia en Oceanía[30]

Economía

Índice de miseria económica (2015)[31]
Peor a mejor País Índice de miseria
  Venezuela 214,9
  Brasil 67,8
  Argentina 60,0
  Uruguay 32,2
  Paraguay 32,1
  República Dominicana 31,3
  Colombia 25,1
  Perú 24,7
  Honduras 24,4
10º   Costa Rica 23,1
11º   Nicaragua 22,7
12º   Bolivia 20,2
13º   Ecuador 18,9
14º   Chile 15.0
15º   México 9,7
16º   El Salvador 9,0
17º   Panamá 6,5
Ingreso nacional bruto per cápita (2016)[32]
Puesto País Íngresos anuales en miles de dolares
  Chile 23.290
  Uruguay 21.130
  Panamá 21.020
  Argentina 19.530
  México 17.760
  Costa Rica 15.780
  Brasil 14.840
  República Dominicana 14.500
  Colombia 13.920
10º   Perú 12.510
11º   Ecuador 11.050
12º   Paraguay 9.070
13º   El Salvador 8.240
14º   Guatemala 7.760
15º   Bolivia 7.120
16º   Nicaragua 5.550
17º   Honduras 4.410

Las economías de Latinoamérica marcan una notoria diversidad en lo que se refiere a las políticas económicas existentes, siendo una región diversa en lo referente a lo político y económico, y así mismo inestable, por el continuo cambio de enfoque en lo que se refiere a políticas monetarias en los países de la región, lo cual ha generado constantes conflictos internos como externos con distintos desenlaces en la historia Latinoamericana.

En la actualidad, podemos reconocer 3 tipos de sistemas económicos en Latinoamérica, que si bien pueden mantener contenidos generales y mantener espectros de simbiosis, sus economías siguen una línea predeterminada, en esto reconocemos los netamente capitalistas, economías abiertas, los cuales se basan en el modelo del libre mercado y tratados de libre comercio.

Estos países son Perú, Chile, México y Colombia, países fundadores de la Alianza del Pacífico así como Panamá y Costa Rica, que siguen los modelos económicos de Estados Unidos y de la Unión Europea.

Mientras que por otro lado, existen los países que si bien, sostienen una estructura de apertura al mundo, son claramente proteccionistas, modelos más enfocados a la Economía social de mercado o de economías mixtas en diferentes magnitudes, el caso de Argentina, Uruguay, Brasil, Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Finalmente existen aquellos países que sostienen economías cerradas, o con muy poca relación de libre mercado, manteniendo relaciones económicas con países exclusivos de sus bloques, con clara tendencia al modelo económico marxista, el caso de Cuba y en menor medida Venezuela y Nicaragua que a pesar de sostener modelos económicos semi-cerrados, mantienen relaciones comerciales con las potencias del capitalismo Estados Unidos y Europa. [cita requerida]

Las economías de mayor tamaño en Latinoamérica basado en el PIB PPA (poder paridad adquisitivo) están encabezadas por Brasil con 2.393.954 millones de dólares, seguido por México con 1.743.474 millones, Argentina con 964 279 millones,[33]Colombia con 733.576 millones de dólares y Venezuela con 396.848 millones de dólares,[34]​ mientras que las economías más desarrolladas en términos de PIB per cápita PPA, el líder es Chile con (19.474US$), seguido por Argentina con (18.709US$) y Panamá con (16.993US$),[35]​ mientras que las cinco naciones con mejor IDH según la PNUD ONU en su último informe de índice de desarrollo humano son Chile (0,843),Argentina (0,825), Uruguay (0,804), Costa Rica (0,793) y Panamá (0,789).[36]

El 1 de julio de 2013, el Banco Mundial catalogó a las economías de Chile y Uruguay como economías de ingresos altos siendo la primera vez en la historia de América Latina donde países de la región comparten ese estatus, el Banco Mundial agrupa a los países en base al PIB per Cápita Método Athlas del 2013.[37]

Principales industrias

Lista de países por producción de vehículos (2017)[38]
Puesto País Numero de vehículos
  México 4.068.415
  Brasil 2.699.672
  Argentina 472.158
  Colombia 78.233
  Venezuela 2.684

Las características generales de la composición industrial y productiva de las economías exportadoras de Latinoamérica son, la extracción de recursos naturales, mayoritariamente las industrias mineras y petrolíferas, manufactura y agrícola.

Los países en donde la industria agrícola es la de mayor importancia son Brasil (20%)[39][40]​ siendo el mayor productor mundial de naranja y café verde,[41]Argentina (27%)[42][43]​ y Paraguay (55%),[44]​ mientras que en Uruguay es el ganadero con un (19%) seguido del agrícola con (16%),[45]​ el único país latinoamericano en donde el sector manufacturero es la principal industria, es en México con un (37%) seguido del petróleo,[46]​ con respecto a la industria petrolífera esta es la principal en Venezuela con (63%)[47]​ de sus exportaciones, Ecuador (46%),[48]Colombia (40%)[49]​ y Bolivia con sus exportación de gas de petróleo con un (37%),[50]​ los países en donde la industria minera es la principal son Chile (51%)[51]​ siendo el mayor productor mundial de cobre,[52][53]litio[54]​ y yodo,[55][56]​ y Perú (58%).[57]​ En el caso de Panamá[58]​ y Costa Rica, éstos basan sus economías netamente en el área servicios.

Según el Banco Mundial la economía de Latinoamérica a precios de mercado (Paridad de poder adquisitivo), llega a ser la 3.ª más grande y potente a nivel mundial con 6,06 billones de dólares.[6]​ Está basada mayoritariamente en una economía secundaria y/o terciaria. En los últimos años se han producido grandes avances a nivel político, económico y social, produciendo un desarrollo acelerado en prácticamente todos sus países. La región tiene acceso a créditos menor en comparación con otras regiones (30%), sin embargo, tiene un sistema financiero estable, con bancos relativamente pequeños, pero bien saneados.

La economías latinoamericanas de mayor crecimiento al 2012 fueron Panamá con un crecimiento del 10.5%, Perú, Colombia, Chile, Venezuela y Bolivia entre 6,9% a 4,0%.[59]

La crisis económica de Estados Unidos y Europa recién golpeó a Latinoamérica a finales de 2008, pues ha habido una disminución del comercio mundial y una disminución de los flujos de capital. La región se contrajo 1.9% en 2009, y registrará un alza de 4.9% en 2010, siendo una de las regiones de mayor crecimiento en el mundo. Además, varios organismos multilaterales invertirían cerca de $90 000 millones entre 2009 y 2010. Así, el Banco Mundial invertiría $35 600 millones; el BID, $29 500 millones; la Corporación Andina de Fomento, $20 000 millones, el Banco Centroamericano de Integración Económica, $4 200 millones; y el Banco de Desarrollo del Caribe, $500 millones. Los organismos multilaterales financiarán proyectos de infraestructura, programas sociales y créditos comerciales, además de apuntalar la liquidez de los bancos, entre otros usos.[60]

Integración económica

 
UNASUR 2011.

El mayor acuerdo o bloque comercial de la región es el UNASUR conformado por el Mercosur y el CAN, se intenta la integración económica a nivel continental a través del CELAC, la Aladi y el SELA. México forma parte del TLCAN con los Estados Unidos y Canadá. Por su parte, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana tienen vigente un tratado de libre comercio con los Estados Unidos (DR-CAFTA), y otros tratados con Canadá y México a través del CARICOM. También Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela tienen su propio bloque, llamado en este caso la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe. En América del Sur existe un bloque predominante, el Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, y Venezuela con Bolivia, Chile, Colombia, Perú, Guyana y Suriname como miembros asociados. En el sur del continente, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú conforman la Comunidad Andina de Naciones, de la que los países vecinos son miembros asociados y recientemente Chile, Colombia, México y Perú conformaron la Alianza del Pacífico que creara un área de integración profunda entre los países integrantes[61]​ que buscará conquistar el mercado asiático.[62]

Fuera del ámbito continental, Argentina, Brasil y México son los únicos países de la región que forman parte del Grupo de los 20 (países industrializados y emergentes); mientras que Chile, México y el Perú forman parte de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico). Finalmente, Chile y México son los únicos que forman parte de la OCDE.

Inversión en Latinoamérica

La recepción de inversión extranjera directa (IED) en América Latina marcó una tendencia al alza sobre todo a partir del año 2000. En 2012 la IED entrante según el organismo económico CEPAL fue de 173,361 Millones de dólares,[63][64]​ un verdadero récord, considerando que la inversión extranjera directa entrante entre los años 2000 y 2006 sumaron tan solo 68,183 millones de dólares.[65]

Las mayores economías receptoras y exportadoras de inversiones continúan siendo lideradas por Brasil, seguido por México y Chile, aunque la tendencia es a la desaceleración en las economías de Brasil y México, con una variación negativa de su ingreso de inversiones de hasta un -34,9%;[66]​ por el contrario, Chile muestra una acelerada y creciente captación de inversiones registrando una variación positiva de 32,2% el año 2012,[67]​ y es así la segunda economía latinoamericana en captación de inversión el año 2012, y la primera economía con más inversiones relativas como porción del PIB y per cápita.

Además, la creciente llegada de inversiones foráneas a América Latina no solo se ha capitalizado en las 3 mayores economías receptoras de inversiones Brasil, México y Chile; países como Colombia han logrado a su vez cifras históricas en lo que se refiere a captación de inversiones, mientras que Perú ha sido el país que más aumento su porcentaje de inversiones, pues registra un aumento del 49% con respecto a 2011.[68]

Inversión de países latinoamericanos al exterior

Por otro lado, en lo que se refiere a IED de salida, las mayores economías que lideran la recepción de inversión extranjera directa, Brasil, México y Chile, también lideran las inversiones hacia el exterior mediante las empresas multinacionales latinas, en este aspecto México es el líder de exportaciones de capitales en 2012 sumando 25.597 Millones de dólares, seguido por Chile con 21.090.[69]

La inversión directa de las economías de América Latina y el Caribe en el exterior creció 17 % en 2012 hasta alcanzar los 48 704 millones de dólares, lo que representa un máximo histórico. Los flujos de IED desde la región se han mantenido en niveles altos durante los tres últimos años. Estas inversiones provinieron principalmente del Brasil, Chile y México, si bien en 2012 se concentraron casi exclusivamente en México y Chile. Las empresas trans-latinoamericanas se han beneficiado durante estos tres últimos años de un buen nivel de crecimiento económico y de la confianza de los inversores en la región, lo que ha favorecido su acceso al crédito. En 2012, en un contexto de contracción de la IED mundial, las empresas trans-latinoamericanas se expandieron, en algunos casos, a partir de oportunidades de negocios generadas por el repliegue de firmas europeas. En efecto, siete de las diez mayores adquisiciones realizadas por las trans-latinas en 2012 correspondieron a compra de activos a empresas europeas. América Móvil fue la principal protagonista de este proceso al expandir sus actividades hacia Europa. Las empresas chilenas invirtieron 21 090 millones de dólares en el extranjero en 2012, lo que representó un nuevo récord, y concentraron su expansión en América del Sur, principalmente en el comercio minorista, la industria forestal y el transporte. Por su parte, las empresas brasileñas continuaron su expansión en el exterior y realizaron 7 de las 20 mayores adquisiciones efectuadas por trans-latinas en 2012.

Las marcas más valiosas de América Latina 2017

No. Marca Categoría País Marca Valor 2017 (USD$ Millones)[70]
1 Skol Cerveza   Brasil 7,782
2 Corona Cerveza   México 7,647
3 Telcel Telecomunicaciones   México 4,598
4 Falabella Ventas al Por Menor   Chile 4,257
5 Televisa Telecomunicaciones   México 4,035
6 Brahma Cerveza   Brasil 3,772
7 Bodega Aurrera Ventas al Por Menor   México 3,593
8 Águila Cerveza   Colombia 3,486
9 Modelo Cerveza   México 3,316
10 Liverpool Ventas al Por Menor   México 3,269

Marcas de países más valiosas 2017

No. País Marca Valor 2017 (USD$ Millones)[70]
1   México 44,520
2   Brasil 24,135
3   Chile 17,669
4   Colombia 7,958
5   Perú 4,419
6   Argentina 1,889
* Resto de Latinoamerica 2,806

Anexos estadísticos

Indicadores económicos

PIB (PPA)
(en US$ millones)
País PIB (PPA) 2015[71] PIB (PPA) 2016[71] % Inflación 2015[72]
  Argentina 883 130 874 315 12 660
  Bolivia 74 592 78 765 5287
  Brasil 3 216 575 3 140 511 5882
  Chile 426 004 438 323 3205
  Colombia 666 890 688 637 2600
  Costa Rica 76 356 80 678 4730
  Ecuador 185 266 184 876 2998
  El Salvador 52 734 54 671 2000
  Guatemala 126 212 131 742 4271
  Haití 18 834 19 349 6598
  Honduras 41 138 43 166 5419
  México 2 234 982 2 315 238 3611
  Nicaragua 32 130 34 070 7000
  Panamá 87 834 92 809 3400
  Paraguay 61 078 64 388 5049
  Perú 385 966 406 523 2293
  República Dominicana 149 912 161 914 4250
  Uruguay 72 467 74 458 8276
  Venezuela 514 002 434 899 62 872
PIB (PPA)
Per cápita
País PIB (PPA) 2015[71] PIB (PPA) 2016[71]
  Argentina 20 475,058 20 053 068
  Bolivia 6.955,179 7 228 608
  Brasil 15 731,279 15 237 734
  Chile 23 658,465 24 089 324
  Colombia 13 835,036 14 126 470
  Costa Rica 15 740,555 16 433 732
  Ecuador 11 380,787 11 185 152
  El Salvador 8.357,283 8 623 243
  Guatemala 7.765,742 7 944 680
  Haití 1,748.343 1 783 606
  Honduras 5.094,394 5 270 563
  México 18 470,035 18, 934,916
  Nicaragua 5.282,696 5 539 828
  Panamá 21 981,203 22 989,377
  Paraguay 9.040,833 9 393,558
  Perú 12 391,364 12 913,180
  República Dominicana 15 020,902 16 070,815
  Uruguay 20 901,548 21 394,635
  Venezuela 16 786,262 14 016,041

Datos obtenidos por estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Países por PIB nominal
2015[73]
Países por PIB(Nominal) per cápita
2017[74]
Países PIB (PPA)
2017[75]
Países por PIB(PPA) per Cápita
2017[76]
Rango País Millones de $US
1   Brasil 2 356,776
2   México 1 367,301
3   Argentina 539 944
4   Colombia 427 139
5   Venezuela 279 650
Rango País Millones de $US
1   Uruguay 17 252
2   Panamá 14 409
3   Chile 14 314
4   Argentina 14 061
5 Costa Rica  Costa Rica 11 856
Rango País Millones de $US
1   Brasil 3.219,129
2   México 2.406,087
3   Argentina 912 816
4   Colombia 720 151
5   Chile 455 941
Rango País Millones de $US
1   Chile 24 588
2   Panamá 24 262
3   Uruguay 22 445
4   Argentina 20 677
5   México 19 500

Países por Exportaciones
2017[77]
Países por Importaciones
2017[78]
Inversión extranjera directa 2015[79] Calificación Deuda Externa 2015[80]
Rango País Millones de $US
1 México  México 409 476
2   Brasil 217 739
3   Chile 65 883
4   Argentina 58 133
5   Colombia 37 770
Rango País Millones de $US
1   México 420 369
2   Brasil 150 749
3   Argentina 66 703
4   Chile 59 483
5   Colombia 46 076
Rango País Millones de $US
1   Brasil 75 075
2   México 30 285
3   Chile 20 457
4   Colombia 12 108
5   Argentina 11 665
Rango País Calif.
1   Chile Aa3; AA-; A+
1   México A3; BBB+; BBB+
3   Perú A3; BBB+; BBB+
4   Colombia Baa2; BBB; BBB
5   Panamá Baa2; BBB; BBB

Otros indicadores

Capitalización Bolsa de Valores 2016[81] Mayor Deuda pública por país
2017[82]
Competitividad económica - 2017[83] Grupo de Países
Rango País Millones de US$
1   Brasil 758 559
2   México 350 810
3   Chile 212 480
4   Colombia 103 819
5   Perú 81 890
Rango País Porcentaje
de PIB %
1   Brasil 74,0
2   El Salvador 65,5
3   Costa Rica 62,0
4   Argentina 54,2
5   Uruguay 52,7
Rango País puesto mundial
1   Chile 33
2   Costa Rica 47
3   México 50
4   Panamá 51
5   Colombia 66
  1.   México
  2.   Chile
  3.   Colombia
  1.   Brasil
  2.   México
  3.   Argentina
  1.   Brasil
  2.   México
  1.   Brasil
  1.   México
  1.   Ecuador
  2.   Venezuela
  1.   México
  1.   Colombia
  1.   México
  2.   Chile
  3.   Perú
  1.   México
  2.   Colombia
  3.   Chile
  4.   Perú
 
  Ciudad de México, la ciudad más grande y más poblada de América Latina.
 
  São Paulo, la segunda ciudad más grande y poblada de América Latina.
 
  Buenos Aires, tercera ciudad más grande y más poblada de América Latina.
 
  Río de Janeiro, cuarta ciudad más grande y más poblada de América Latina.
 
  Lima, quinta ciudad más grande y más poblada de América Latina.
Moneda
País Moneda actual Código ISO
  Argentina Peso argentino ARS
  Bolivia Boliviano BOB
  Brasil Real brasileño BRL
  Chile Peso chileno CLP
  Colombia Peso colombiano COP
  Costa Rica Colón costarricense CRC
  Cuba Peso cubano CUP
  Ecuador Dólar estadounidense USD
  El Salvador Dólar estadounidense SVC
  Guatemala Quetzal GTQ
  Haití Gourde haitiano HTG
  Honduras Lempira HNL
  México Peso mexicano MXN
  Nicaragua Córdoba nicaragüense NIO
  Panamá Balboa panameño
Dólar estadounidense
PAB
  Paraguay Guaraní paraguayo PYG
  Perú Nuevo sol PEN
  República Dominicana Peso dominicano DOP
  Uruguay Peso uruguayo UYU
  Venezuela Bolívar VE
Índice de competitividad económica (2017)[86]
País
Puesto mundial
1   Chile   33
2   Costa Rica   47
3   México   50
4   Panamá   51
5   Colombia   66
6   Perú   72
7   Uruguay   76
8   Brasil   80
9   Guatemala   84
10   Argentina   92
11   Nicaragua   93
12   Honduras   96
13   Ecuador   97
14   República Dominicana   104
15   El Salvador   109
16   Paraguay   112
17   Bolivia   127
18   Venezuela   130

Posición económica por país

Puesto País Desarrollo Puesto mundial Transición *
1   Brasil Alto 8 -2  
2   Chile Alto 15 +7  
3   México Alto 17 +3  
4   Argentina Alto 23 -5  
5   Colombia Alto 29 +1  
6   Panamá Alto 33 +9  
7   Perú Alto-medio 36 +4  
8   Puerto Rico Alto-medio 38 -4  
9   Uruguay Alto-medio 41 0  
10   República Dominicana Alto-medio 44 +2  
11   Costa Rica Alto-medio 45 +2  
12   Venezuela Medio-alto 51 -14  
13   Ecuador Medio-alto 55 -3  
14   Guatemala Medio-alto 63 +4  
15   Bolivia Medio-alto 68 +3  
16   El Salvador Medio-alto 69 +5  
17   Paraguay Medio-alto 71 +4  
18   Belice Medio-alto 73 +6  
19   Honduras Medio 80 +2  
20   Nicaragua Medio 87 +7  
21   Guyana Medio 92 +1  
22   Cuba Medio-bajo 107 0  
23   Haití Bajo 184 +3  

Ranking hecho por el Banco Mundial.

* entre 2011 y 2016.

Infraestructura

Aeropuertos con el mayor tráfico de pasajeros

No. Aeropuerto Ciudad País Número de pasajeros Año
1 Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México   Ciudad de México México  México 44,732,418 2017
2 Aeropuerto Internacional de São Paulo-Guarulhos   São Paulo Brasil  Brasil 37,816,000 2017
3 Aeropuerto Internacional El Dorado   Bogotá Colombia  Colombia 30,989,93 2017
4 Aeropuerto Internacional de Cancún   Cancún México  México 23,601,509 2017
5 Aeropuerto Internacional Comodoro A. M. Benítez   Santiago Chile  Chile 22,316,093 2017
6 Aeropuerto Internacional Jorge Chávez   Lima Perú  Perú 22,046,042 2017
7 Aeropuerto de Congonhas   São Paulo Brasil  Brasil 21,859,453 2017
8 Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek   Brasilia Brasil  Brasil 16,912,680 2017
9 Aeropuerto Internacional de Galeão   Río de Janeiro Brasil  Brasil 16,243,253 2017
10 Aeropuerto Internacional de Tocumen   Panamá Panamá  Panamá 15,616,065 2017
11 Aeroparque Jorge Newbery   Buenos Aires Argentina  Argentina 13,434,673 2017
12 Aeropuerto Internacional de Guadalajara   Guadalajara México  México 12,808,000 2017
13 Aeropuerto Internacional Tancredo Neves   Belo Horizonte Brasil  Brasil 10,164,077 2017
14 Aeropuerto Internacional de Monterrey   Monterrey México  México 9,771,630 2017
15 Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini   Buenos Aires Argentina  Argentina 9,679,689 2017

Edificios más altos de América Latina

Lista actualizada a enero de 2018.

No. Edificio Ciudad País Altura (m) Número de plantas Año de inauguración Ref.
1 Gran Torre Santiago   Santiago Chile  Chile 300 64 2013 [87][88]
2 Trump Ocean Club International Hotel & Tower   Panamá Panamá  Panamá 284 70 2011 [89]
3 Torre KOI   Monterrey México  México 280 67 2017 [90]
4 Torre Vitri   Panamá Panamá  Panamá 274 75 2012 [91]
5 Torre Mitikah   Ciudad de México México  México 267 60 2018 [92]
6 Star Bay Tower   Panamá Panamá  Panamá 267 68 2012 [93]
7 The Point   Panamá Panamá  Panamá 266 67 2010 [94]
8 Yoo & Arts Tower   Panamá Panamá  Panamá 246 78 2012 [95]
9 Torre Reforma   Ciudad de México México  México 246 57 2016 [96]
10 Ocean Two   Panamá Panamá  Panamá 245 73 2010 [97]

Población

Población (2015).
País o dependencia Población
  Brasil 204 519 000
  México 121 006 000
  Colombia 50 101 000
  Argentina 43 132 000
  Perú 31 153 000
  Venezuela 30 620 000
  Chile 18 006 000
  Ecuador 16 279 000
  Guatemala 16 176 000
10º   Cuba 11 252 000
11º   Haití 10 994 000
12º   Bolivia 10 520 000
13º   República Dominicana 9 980 000
14º   Honduras 8 950 000
15º   Paraguay 7 003 000
16º   El Salvador 6 514 000
17º   Nicaragua 6 459 000
18º   Costa Rica 4 851 000
19º   Panamá 3 764 000
20º   Puerto Rico 3 508 000
21º   Uruguay 3 310 000
22º   Guadalupe 405 000
23º Martinica  Martinica 383 000
24º Belice  Belice 369 000
25º   Guayana Francesa 262 000
26º   San Martín 36 000
27º   San Bartolomé 10 000
28º San Pedro y Miquelón  San Pedro y Miquelón 6 000
Total 617 685 000

Características de la población

La mayor parte de la población en América Latina está compuesta por jóvenes, menores de 25 años, aunque cada vez más crece la población adulta o de tercera edad, el país más envejecido de América Latina es Cuba, seguido por Puerto Rico, Uruguay, Chile, Argentina, Brasil y Costa Rica, donde hay un fuerte proceso de colapso de la población infantil y juvenil, además en Colombia, Ecuador, México, Panamá, Venezuela, Perú, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua, Paraguay, Belice, Guatemala y Bolivia la tasa de niños y jóvenes ya empieza a declinar, por otra parte en Honduras y Haití se estiman que la tasa de niños y jóvenes comenzaran a decrecer en algunos años, ya que aún son países muy jóvenes.[98]​ Las esperanzas de vida media varía entre los 70 y 80 años de edad en la mayoría de los países, como por ejemplo Costa Rica (79,7 años), Chile (79,57 años), Cuba (79,07 años), Panamá (77,37 años), México (77,14 años) y Uruguay (76,91 años), siendo los países de América Latina en los que se vive más años, según datos del Banco Mundial del 2012.[99][100]

América Latina se caracteriza por ser una de las zonas más urbanizadas del mundo, donde el 82% de la población vive en contextos urbanos, solo por detrás de América Anglosajona y Europa,[101]​ en particular en países como Venezuela, Uruguay, Argentina, Colombia y Chile, donde cerca del 90% de la población es urbana. Sin embargo, es importante considerar que los criterios para determinar lo urbano difieren de un país a otro, así por ejemplo, mientras en Venezuela y México se considera urbana a toda aglomeración de población con 2.500 o más habitantes, en países como Argentina, Colombia o Bolivia es considerada urbana una aglomeración de 2000 habitantes; en Ecuador y Costa Rica se considera urbano a los centros administrativos de provincias y cantones, y en Nicaragua, El Salvador y Guatemala con aglomeraciones de 1.000 habitantes, siempre que cuenten con características urbanas como electricidad y comercio.[102]

La población urbana latinoamericana se caracteriza por concentrarse en grandes áreas metropolitanas, como por ejemplo, la Ciudad de México, São Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Bogotá, Lima, Santiago, Guadalajara, Caracas, las cuales han experimentado grandes flujos migratorios desde las áreas rurales y desde las ciudades menores, al menos desde comienzos del siglo XX. En contra parte, en algunos países, como Honduras o Haití, más de la mitad de la población es rural.[102]

A continuación se muestra una tabla con las diez ciudades más pobladas de América Latina:

Nº. Área metropolitana País Población según
Major Agglomerations of the World (2017)[103]
Población según
último censo oficial
Fuente Imagen
1 Ciudad de México México  México 22 300 000 20 137 152 [33]  
2 São Paulo Brasil  Brasil 22 100 001 19 672 582 [34]  
3 Buenos Aires Argentina  Argentina 15 180 000 12 801 364 [35]  
4 Río de Janeiro Brasil  Brasil 12 700 000 10 977 035 Censo IBGE 2010  
5 Lima Perú  Perú 10 100 000 8 472 935 Censo 2007  
6 Bogotá Colombia  Colombia 9 500 000 7 961 254 Est DANE 30-06-2009  
7 Santiago Chile  Chile 6 620 000 5 428 590 [36]  
8 Guadalajara México  México 5 050 000 4 434 252 [37]  
9 Belo Horizonte Brasil  Brasil 4 950 000 5 031 438 [38]  
10 Monterrey México  México 4 750 000 4 520 329 [39]  

Etnografía

América Latina es una de las zonas del planeta con mayor diversidad étnica y ofrece una amalgama de pueblos cuya presencia y porcentaje varía de un país a otro dependiendo de los movimientos migratorios recibidos a lo largo de su historia. Brasil es el país más grande de América Latina, tanto en población como en extensión por lo que puede poseer mayor población de cada raza o etnia entre estos países. En esta región se pueden distinguir cuatro grupos predominantes:[104][105][106][107]amerindios, mestizos, criollos y afroamericanos (negros, mulatos y zambos), excepto en Argentina, Costa Rica y Uruguay donde predominan los blancos.[104][108]

País Mestizos
(%)
Blancos
(%)
Indígenas
(%)
Negros, Mulatos, Asiáticos y Otros
(%)
Argentina  Argentina 2 10 86 3 1
Belice  Belice 1 48,7 4,6 10,6 36,1
Bolivia  Bolivia 2 32 12 54 2
Brasil  Brasil 3 33,1 47,7 0,3 19,7
Chile  Chile 2 39,7 52,7 6,7 0,9
Colombia  Colombia 3 49 37 3,4 10,6
Costa Rica  Costa Rica 3 3,6 80,8 2,4 13,2
Cuba  Cuba 1 14,9 64,1 0 20
Ecuador  Ecuador 3 71,9 7,9 7,0 13,2
Guatemala  Guatemala 3 41,7 18,5 39,8 0,4
Haití  Haití 1 0 5 0 95
Honduras  Honduras 1 87 4 7 2
México  México 2 70 15 14 1
Nicaragua  Nicaragua 1 69 17 5 9
Panamá  Panamá 1 70 10 6 14
Paraguay  Paraguay 2 75 20 2 3
Perú  Perú 1 37 15 45 3
Puerto Rico  Puerto Rico 1 8,5 75,8 3,3 12,4
República Dominicana  República Dominicana 1 73 16 0 11
El Salvador  El Salvador 1 86,3 12,7 1 0
  Uruguay 1 8 88 0 4
Venezuela  Venezuela 3 51,6 43,2 1 3,6

Fuentes:

La siguiente tabla muestra cómo responden los latinoamericanos a la pregunta ¿A qué raza te consideras que perteneces? En la encuesta del latinobarómetro.[109]

País Mestizos Blancos Amerindios Mulatos Negros Asiaticos Otros DK/NA
  Argentina 26% 61% 1% 1% 1% 0% 3% 7%
  Bolivia 57% 4% 27% 1% 1% 0% 1% 9%
  Brasil 27% 41% 1% 13% 17% 0% 1% 0%
  Chile 30 59% 8% 1% 0% 0% 2% 0%
  Colombia 47% 26% 5% 5% 6% 0% 2% 9%
  Costa Rica 31% 40% 4% 17% 3% 1% 1% 3%
  Republica Dominicana 29% 11% 4% 24% 26% 3% 0% 3%
  Ecuador 81% 4% 7% 3% 3% 1% 0% 1%
  El Salvador 68% 10% 5% 4% 4% 2% 0% 7%
  Guatemala 32% 17% 45% 1% 1% 0% 1% 3%
  Honduras 67% 1% 13% 16% 2% 1% 1% 0%
  Mexico 52% 6% 19% 2% 0% 1% 3% 17%
  Nicaragua 67% 6% 8% 2% 3% 1% 0% 13%
  Panama 53% 16% 7% 5% 10% 1% 1% 7%
  Paraguay 81% 3% 3% 1% 1% 0% 2% 9%
  Peru 76% 6% 7% 1% 1% 1% 1% 7%
  Uruguay 7% 74% 1% 4% 3% 0% 3% 8%
  Venezuela 33% 32% 4% 21% 8% 0% 0% 2%
Total 47% 24% 9% 6% 5% 1% 1% 7%

Indígenas

Se denomina indígena u originarios a los pueblos y naciones existentes a la llegada de los europeos a América. Poblaciones provenientes de Asia entraron a través del estrecho de Bering durante la última glaciación, hace unos 25 000 años, y colonizaron los cuatro subcontinentes. El único país donde el porcentaje de indígenas es el mayor componente de la población es Bolivia, mientras en Perú y Guatemala componen entre el 40-45% aproximadamente. Existen significativas comunidades indígenas en Ecuador y México. Hay minorías entre el 5-10% en Belice, Honduras, Panamá, Chile y Nicaragua. Por último, hay minorías muy reducidas (menos del 4%) en Colombia, Venezuela, Costa Rica, El Salvador, Argentina y Brasil.[110]

Mestizos

 
Una representación de mestizos en una "Pintura de Castas" de la era colonial. "De español e india produce mestizo".

Mestizo o mestiza es un término dentro del sistema de razas y castas o cruzas utilizado por el Imperio español e Imperio portugués para clasificar a la población americana y atribuirle privilegios y deberes según la pertenencia de cada persona. Dentro de ese sistema racista la denominación de mestizo se aplicó a la persona que era resultado de la cruza entre la "raza blanca" (por europea) y la "raza india" (por indígena). La Real Academia Española recoge la palabra definiéndola como el que nace de padre y madre de razas diferentes, en especial de hombre blanco e indígena, o de hombre indígena y mujer blanca, a pesar que en el último siglo el término raza ha caído en desuso en ámbitos académicos, siendo sustituido por el concepto de etnia.[111]​ A pesar de la condena universal al racismo la categoría sigue siendo utilizada por algunas personas y algunos estudios, en muchos casos sin rigor alguno. La utilización de la categoría "mestizo" y otras categorías provenientes de clasificaciones racistas de la población como "zambo" o "mulato" ha sido cuestionada como racismo por varios estudios.[112]

En el término mestizo hay cierta imprecisión, ya que en castellano se ha aplicado en especial para los individuos resultado del mestizaje entre españoles y amerindios. Se olvida con este uso que una considerable parte del mestizaje en la América hispánica se hizo entre blancos con negros, negros con amerindios o el mestizaje secundario de mestizos con amerindios y negros. Los indomestizos, adquirían tal denominación por exhibir un fenotipo, que indicaba que eran la mezcla de un mestizo y una india, en el caso del zambo, de un negro y un amerindio, así como un blanco con negro en el caso del mulato o pardo, y de un mestizo al resultado de un blanco con amerindio, y de este resultado con otro amerindio, resulta un indomestizo. Los países con mayor predominio de población mestiza son por orden: Honduras, El Salvador, Paraguay, República Dominicana, México, Panamá, Nicaragua y Ecuador.[113][114]​ También existe cifras significativas de población mestiza aunque no mayoritaria en países como Venezuela, Colombia, Guatemala, Chile, Perú, Brasil, Bolivia, y la provincia canadiense de Quebec.

Criollos y blancos

Criollo fue en su origen un término utilizado en los virreinatos españoles en América para distinguir a las personas que habían nacido ahí pero eran descendientes de europeos, de aquellas que habían nacido en los virreinatos americanos pero eran descendientes de indígenas o africanos. Luego el término fue utilizado para diferenciar a las personas de "raza europea" cuyos antepasados ya se encontraban en América a comienzos del siglo XIX, de las personas de los nuevos inmigrantes.[115]

Debido a las presiones racistas, tanto antes como después de la época virreinal, muchas personas con antepasados indígenas o africanos, ocultaron esas raíces con el fin de ser clasificados como "blancas" o "criollas". En sentido opuesto, algunos sectores sociales de ascendencia europea, oponen "criollo" a "civilizado" o "europeo", asignándole a la condición criolla una carga desvalorizadora y despectiva.[116]

La emigración europea hacia América Latina ha albergado un número considerable de personas procedentes de diferentes países principalmente a Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Venezuela, Cuba y México donde se concentraron el mayor número de personas procedentes de los países europeos.[117][118]​Las principales diásporas europeas hacia América Latina fueron especialmente españoles en Argentina, Chile, Venezuela, Cuba, Brasil y México, portugueses a Brasil y Venezuela, italianos en Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, alemanes en Argentina, Brasil, Chile,[119]​ franceses en Argentina, Brasil, México, Uruguay,[119]​ irlandeses en Argentina, México y Chile, ingleses en Argentina, Chile,[119]​ y por último croatas en Argentina y Chile.[120]

Recientes estudios genéticos han establecido que grandes sectores de la población tradicionalmente clasificados como "europeos", "blancos" o "criollos", tienen en realidad uno o más antepasados indígenas o africanos. En Argentina por ejemplo, donde se llegó a establecer censalmente en 1947 que más del 95% de su población era blanca, recientes estudios genéticos han establecido que más de la mitad de la población tiene al menos un antepasado indígena o africano, generalmente por vía materna.[121][122]

En contra de estos estudios, otras fuentes sostienen que en países con predominio de esta ascendencia, como Uruguay, Argentina y Costa Rica superan el 80% de la población.[123][124][125][126][127][128]

En Puerto Rico (Estados Unidos) y San Pedro y Miquelón (Francia) -territorios dependientes- también hay absoluta mayoría criolla, que representan entre el 70-80% de esos países. En países como Cuba, la población blanca llega a representar el 65%, mientras que en Chile y Brasil un poco más del 50%, y por último en Venezuela y Colombia tiene porcentajes del 35-47%.[123]

Otros países que se presentan como minoría pero visibles son Paraguay, Guatemala y Nicaragua que tienen porcentajes que son entre el 17-20%, en México no existe un número determinado de cuanto exactamente es el porcentaje de la población criolla se da un número de no superior de 9%, 15% o 20%,[129]República Dominicana y Perú con más de 15%, El Salvador y Bolivia 12% aproximadamente y por último Panamá 10%.[123]​ Por otra parte en países como Ecuador, Haití, Belice y Honduras son bajas minorías de la población.

En cantidad, los países con mayor número de personas de origen criollo son Brasil (aproximadamente 91 millones), Argentina (aproximadamente 38 millones), México (20 millones),[130][131]Colombia (aproximadamente 16 millones), Venezuela (más de 13 millones) Chile (más de 12 millones), Cuba (más de 7 millones) y Perú (más de 4.6 millones). En Argentina la población clasificada como "blanca" en muchos casos no se corresponde con la clasificada como "criolla", debido a que se trata de descendientes de inmigrantes llegados entre 1850 y 1950, mayoritariamente italianos.

Las inmigraciones de España y Portugal durante la conquista y, sobre todo, durante la Colonización europea de América, se sumaron posteriormente inmigrantes de otros países europeos, principalmente de Italia, Alemania, Reino Unido, Francia, Irlanda y Croacia. Argentina, Brasil y Uruguay incrementaron notablemente su población recibiendo importantes flujos migratorios provenientes de Europa a partir de la segunda mitad del siglo XIX, principalmente de Italia, Portugal, España y Alemania. Chile recibió un gran número de inmigrantes principalmente españoles (vascos), con aportes de alemanes, italianos, croatas, franceses, suizos, árabes y británicos, quienes componen la población criolla del país, estimada en un 64%. Por su parte Cuba recibió una considerable inmigración basada, casi en su totalidad, en españoles. Costa Rica recibió un considerable número de inmigrantes europeos, además mantiene el caucasismo homogénico entre su población. Puerto Rico también recibió inmigración europea, principalmente de la misma España y también de Francia, pero a principios del siglo XIX. México durante el siglo XX y mediados del siglo XIX también recibió inmigrantes principalmente exiliados españoles,[132]​ al igual que italianos, franceses, ingleses, alemanes y muy recientemente estadounidenses y canadienses de origen británico y alemán.[133]Colombia recibió inmigración principalmente española y árabe; Paraguay recibió inmigración europea en el siglo XX al igual que Colombia, pero en un flujo mucho menor. Perú recibió inmigración en los siglos XIX y XX,[134]​ también en flujos menores. Venezuela, siendo hoy en día un país multiétnico, tuvo gran inmigración también en el siglo XX, especialmente de españoles, portugueses, italianos, y alemanes; esto gracias al crecimiento económico por el descubrimiento del petróleo lo que modifico notablemente su etnografía, actualmente la población criolla representa el 43.6% de la población total del país.[135]​ También podemos incluir acá la provincia canadiense de Quebec y el territorio francés de ultramar de San Pedro y Miquelón; ambas tienen ascendencia europea procedente de Francia desde la conquista y la época colonial. Aunque en la provincia de Quebec, se sumaron también otros inmigrantes, principalmente del Reino Unido, Italia, Grecia, España, Portugal, y de la misma Francia, además de algunos países árabes.

Estudios recientes del ADN mitocondrial, solo trasmitido a través de las madres, en la población de fenotipia blanca en estos países revelan que existe también un porcentaje de mestizaje en esta población. Lo que coincide con los datos históricos de predominio de inmigrantes masculinos.[136]

Afrodescendientes

Los países con una población de origen predominantemente africano o mulato (mestizo europeo-africano) son Haití, Guyana, Surinam y los territorios franceses de ultramar: la Guayana Francesa, las áreas insulares de Guadalupe, Martinica, San Bartolomé y San Martín. También hay importantes poblaciones en Belice, Brasil, Cuba y Puerto Rico que oscilan entre el 17-37%. En países como Panamá, República Dominicana y Colombia representan el 10%. En menor proporción de porcentaje se presenta en países como Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Uruguay, Costa Rica,[137]Perú,[138]Honduras y Bolivia. La inmigración africana se diferenció de las otras en que mayoritariamente fue forzosa fruto del tráfico de esclavos.

Cabe también mencionar a los zambos (mestizos africano-amerindios), con comunidades presentes en Brasil, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela y la costa caribeña de Centroamérica. En esta última zona son denominados garífunas y hablan una lengua propia del tronco arawak caribeño.

Asiáticos del este y del sureste

Latinoamérica también ha recibido minorías de inmigrantes del Lejano oriente, tanto de Asia del Este como del Sureste Asiático. Estos inmigrantes se han ido mezclando progresivamente con la población local dando lugar a nuevos tipos de mestizaje. Provienen principalmente de China, Taiwán, Japón, Filipinas, Corea y Laos, formando en ciertos países importantes comunidades: japoneses principalmente en Brasil (mayor comunidad étnica japonesa fuera de Japón[139][140]​), México, Perú, Colombia, Argentina, Paraguay, Chile y Bolivia;[141]​ chinos y taiwaneses en El Salvador, Panamá, Argentina, Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Puerto Rico; filipinos en Argentina, México y Puerto Rico; coreanos en Brasil, Paraguay, Argentina, Perú, y Chile;[142]​ laosianos en Argentina. Cabe destacar que la comunidad china y japonesa en el Perú —junto a la asentada en el Brasil[139]​—, es una de las más importantes y numerosas de la región.[143]

Próximo-orientales

Desde fines del siglo XIX ha llegado a América Latina una importante cantidad de inmigrantes provenientes del Oriente Próximo, principalmente de origen árabe y judío, aunque no exclusivamente. Si bien muchos de ellos arribaron directamente desde el Imperio otomano, con anterioridad a 1918, la mayor parte proviene directamente de países como Líbano, Siria, Turquía, Israel o los Territorios Palestinos. Se instalaron principalmente en países como Ecuador, El Salvador, Colombia, México, Panamá, Costa Rica, Venezuela, Argentina, Chile y Brasil. En Perú ingresaron alrededor de 10 mil inmigrantes del Próximo Oriente.[144][145]

Es significativo, por ejemplo, el flujo de palestinos que llegó a Chile desde el siglo XIX; estos inmigrantes forman actualmente la colonia palestina más importante y numerosa fuera del mundo árabe con alrededor de 450 000 - 500 000 miembros.[146][147][148]

En Ecuador se estima que actualmente más de 500.000 personas descienden directamente de las comunidades libanesas y sefardíes llegadas en el siglo XIX y XX. Varios presidentes y políticos influyentes tienen ascendencia libanesa (Julio Teodoro Salem, Abdalá Bucaram, Alberto Dahik, Jaime Nebot Saadi y Dalo Bucaram), varios escritores y artistas (Jorge Enrique Adoum, Jorge Saade) así como también otros personajes de la vida pública del país como Constanza Báez Jalil (ex-miss Ecuador), Diego Spotorno y Elsa Bucaram.[149][150][151]

Los judíos, por su parte, emigraron principalmente a Argentina, donde forman la comunidad hebrea más numerosa de Latinoamérica, así como a Brasil, Chile, México (país de discutida clasificación geográfica y regional) y Panamá desde Europa y el Oriente Próximo. Actualmente la población de judíos se estima en: Argentina 235 000, Chile 150 000, Brasil 96 700,[152]​ Uruguay con 10 000 y el Perú con 3000,[153]​ además de aglomeraciones de menor tamaño en prácticamente todos los países de la región. La mayor parte de los judíos que llegaron a Latinoamérica es de origen askenazí provenientes de Europa del Este. También son numerosos los judíos de origen sefardí, los cuales provenían de los Balcanes, Turquía y Palestina.

Gitanos

También en esta región viven gitanos de diferentes grupos sub-étnicos oriundos de Asia y Europa (España, los Balcanes, Rumania, etc.), instalados principalmente en países como Brasil, Argentina y Chile, más reducidos en México, Colombia y Ecuador.

Inmigración

 
Inmigrantes chinos trabajando en cultivos de algodón en Perú.

América Latina recibe inmigrantes desde la colonización europea, particularmente de Europa, Asia, África, Oceanía y del Mediterráneo. Posterior a esa época, la inmigración hacia esta subregión no paró, sino experimentó grandes flujos migratorios entre 1850-1950, un 55% de los inmigrantes eran europeos (sin contar a los españoles) seguido por inmigrantes del Asia Oriental; entre los principales destinos destacaron Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Cuba y Puerto Rico. Posterior a 1950 la inmigración se vio en crisis y disminuyó gradualmente por segunda vez luego de la crisis global de 1929, aunque esta ya no volvió a dar auge principalmente por algunas guerras civiles y dictaduras que ocurrieron posteriormente, además esto causó una inmigración interna en la región, es decir, la emigración de un pueblo de un país específico a otro cercano (como los paraguayos en Argentina o los bolivianos en Chile). La década de 1990 sirvió para que la región recuperara su buena imagen de inmigración. Actualmente, con excepción de Puerto Rico, Costa Rica y Venezuela, la mayor parte de los países tienen una población extranjera menor al 5 %. La inmigración árabe especialmente desde mediados del siglo XIX hasta los años 60 del siglo XX, continúa aunque menos. Como toda inmigración y mezcla, es enriquecedora cultural y genéticamente.

Población extranjera por país:[154]

País inmigrantes (cant.) inmigrantes (%) Países originarios
Argentina  Argentina 1 954 100 4,74 % Paraguay  Paraguay, Italia  Italia, España  España, Bolivia  Bolivia, Perú  Perú
Venezuela  Venezuela 1 505 787 5,45 % Colombia  Colombia, España  España, Portugal  Portugal, Italia  Italia, Perú  Perú
Chile  Chile 1 119 267[155] 6,1% Perú  Perú, Colombia  Colombia, Bolivia  Bolivia, Venezuela  Venezuela, Haití  Haití
Brasil  Brasil 938 833 0,46 % Portugal  Portugal, Japón  Japón, Italia  Italia, España  España, Bolivia  Bolivia
México  México 918 521 0,81 % Estados Unidos  Estados Unidos, España  España, Guatemala  Guatemala, Argentina  Argentina, Francia  Francia
República Dominicana  República Dominicana 524 632 5,06 % Haití  Haití, Estados Unidos  Estados Unidos, España  España, Puerto Rico  Puerto Rico, Italia  Italia
Costa Rica  Costa Rica 387 243 9,05 % Nicaragua  Nicaragua, Colombia  Colombia, Estados Unidos  Estados Unidos, China  China, Países Bajos  Países Bajos Bélgica  Bélgica
Puerto Rico  Puerto Rico 350 105 10, % República Dominicana  República Dominicana, Cuba  Cuba, Francia  Francia, España  España, Estados Unidos  Estados Unidos
Panamá  Panamá 224 000 6,7 % Estados Unidos  Estados Unidos, Colombia  Colombia, China  China, Jamaica  Jamaica, España  España
  Uruguay 194 000 2,67 % España  España, Argentina  Argentina, Brasil  Brasil, Italia  Italia, Japón  Japón
Ecuador  Ecuador 131 944 0,88 % Colombia  Colombia, Perú  Perú, Venezuela  Venezuela, Brasil  Brasil, Argentina  Argentina
Colombia  Colombia 120 347 0,25 % Venezuela  Venezuela, Estados Unidos  Estados Unidos, Ecuador  Ecuador, España  España, Perú  Perú
Guatemala  Guatemala 103 100 0,65 % El Salvador  El Salvador, México  México, Estados Unidos  Estados Unidos, Alemania  Alemania, Corea del Sur  Corea del Sur
Paraguay  Paraguay 101 174 1,35 % Brasil  Brasil, Argentina  Argentina, Bolivia  Bolivia, Estados Unidos  Estados Unidos, Chile  Chile
Perú  Perú 99 510 0,2 % Estados Unidos  Estados Unidos, China  China, Bolivia  Bolivia, Argentina  Argentina, España  España
Bolivia  Bolivia 87 338 1,06 % Argentina  Argentina, Brasil  Brasil, México  México, Perú  Perú, Chile  Chile
Cuba  Cuba 59 410 0,53 % España  España, México  México, Estados Unidos  Estados Unidos, Venezuela  Venezuela, Rusia  Rusia
El Salvador  El Salvador 51 010 0,77 % Honduras  Honduras, Guatemala  Guatemala, México  México, Nicaragua  Nicaragua, España  España
Nicaragua  Nicaragua 40 911 0,69 % Honduras  Honduras, Estados Unidos  Estados Unidos, El Salvador  El Salvador, Costa Rica  Costa Rica, España  España
Honduras  Honduras 32 815 0,4 % El Salvador  El Salvador, Nicaragua  Nicaragua, Estados Unidos  Estados Unidos, Arabia Saudita  Arabia Saudita, Belice  Belice
Belice  Belice 15 727 4,71 % Guatemala  Guatemala, Estados Unidos  Estados Unidos, Reino Unido  Reino Unido, Canadá  Canadá, Bahamas  Bahamas
Haití  Haití 9866 4,71 % República Dominicana  República Dominicana, Jamaica  Jamaica, Canadá  Canadá, Francia  Francia, Cuba  Cuba

Idiomas de América Latina

 
Lenguas romances en América latina:
español, portugués, francés.
 
Distribución de las lenguas americanas más habladas en el continente a principios del siglo XXI: quechua, guaraní, aymara, náhuatl, lenguas mayas, mapudungun.

Como el nombre indica, los idiomas oficiales y mayoritarios de los países de América Latina son lenguas romances como el español (con un 66% de hablantes), el portugués (con un 33% de hablantes) y el francés (con un 1% de hablantes). Sin embargo, dentro de estos territorios se habla una multitud de lenguas americanas, ya sea con estatus oficial reconocido o no, que enriquecen el patrimonio lingüístico. Algunas de estas lenguas americanas son:

  1. Quechua: de 9 a 14 millones de hablantes (en Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Ecuador)
  2. Guaraní: de 7 a 12 millones de hablantes (en Argentina, Paraguay y Bolivia)
  3. Aymara: 2 a 3 millones de hablantes (en Argentina, Chile, Bolivia y Perú)
  4. Náhuatl: 1,3 a 5 millones de hablantes (en México)
  5. Maya; de 0,9 a 1,2 millones de hablantes (en Guatemala, El Salvador y México)
  6. Mapundungun: 90 000 hablantes (una minoría aislada en el sur de Chile y Argentina)


Religión

 
La Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México es un importante lugar de peregrinación cristiana, con unos veinte millones de visitantes anuales.

La mayoría de la población latinoamericana profesa el cristianismo, principalmente el cristianismo católico. Aparte de éste, el cristianismo protestante se profesa de forma creciente en países como Argentina, Brasil, Chile, El Salvador, Costa Rica, México, Colombia, Honduras, Nicaragua y Perú. Puerto Rico, Guatemala y Belice son la excepción, donde los protestantes se encuentran en una mínima diferencia con los católicos. Por lo tanto en casi todos los países latinoamericanos el catolicismo es la religión predominante. También hay que mencionar las creencias indígenas que se han conservado hasta el día de hoy, y que además son practicadas mediante rituales en países como Bolivia, El Salvador, Guatemala, México y Perú. En México y Guatemala, la más conocida es la típica ofrenda de día de muertos. En Argentina, Bolivia y Perú se hace un ritual conocido como ofrenda a la Pachamama y la Challa.

 
Procesión de la Divina Pastora, en Venezuela, la tercera procesión más grande del mundo.
 
Francisco, nacido en Buenos Aires, se convirtió en el primer papa nacido en el continente americano.

En Cuba, República Dominicana, Panamá, Puerto Rico, Brasil, Haití, Venezuela y en las regiones francesas de ultramar (Guadalupe, Guayana Francesa y Martinica), algunos rituales de origen africano se entremezclan con prácticas propiamente cristianas derivando en rituales tales como: santería, umbanda, macumba, candomblé y el vudú.[16]

El judaísmo tiene fuerte presencia particularmente en Argentina, siendo la quinta comunidad judía en el mundo fuera de Israel, con una población de entre 250.000 y 300.000 personas. La ciudad de Buenos Aires alberga una población de aproximadamente 245 mil judíos, según un censo de 2005.[156]

Costa Rica tiene la religión católica como oficial, según su constitución política, aunque con libertad de culto. Con la inmigración, también han llegado otras religiones como el islam, el judaísmo, el hinduismo, el budismo, el sintoísmo y otros.

En la actualidad hay países dentro de la región, donde la iglesia católica tiene estatuto oficial y en otros no, es decir, que se declaran estados laicos. En países donde el catolicismo goza de oficialidad son: Costa Rica,[157]​ Haití.[158]​ Países declarados laicos son: Bolivia (desde 2009), Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador (desde 2008), El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

De igual manera, la secularización ha impactado en la sociedad latinoamericana (cosa que no se veía en décadas atrás), y a pesar de que América Latina es una de las regiones mundiales más religiosas, las estadísticas actuales demuestran un crecimiento de personas ateas y agnósticas o gente no religiosa que agarra fuerza en naciones como Uruguay, Cuba y recientemente Chile. En el caso de México y Brasil porcentualmente los no religiosos representan una baja minoría, aunque en cantidad se posicionan como unos de los más ateos de la región.

Religión por país (2010)
Países Cristianos Católicos Protestantes No Afiliados (agnósticos, ateos, creyentes sin afiliación religiosa)
  Argentina 88 % 77 % 11 % 11 %
  Aruba 94 % 81 % 13 % 6 %
  Brasil 87 % 65 % 22 % 8 %
  Belice 71 % 40 % 31 % 15 %
  Bolivia 96 % 74 % 22 % 4 %
  Bonaire 91 % 77 % 14 % 7 %
  Chile 70 %[159] 57 % 13 % 25 %[159]
  Colombia 92 % 80 % 12 % 7 %
  Costa Rica 87 % 67 % 20 % 9 %
  Cuba 65 % 60 % 5 % 32 %
  Curazao 91 % 73 % 18 % 6 %
  Ecuador 94 % 82 % 12 % 6 %
  El Salvador 81 % 47 % 34 % 17 %
  Guatemala 86 % 47 % 39 % 12 %
  Guyana 65 % 13 % 52 % 2 %
    Guayana Francesa 85 % 77 % 8 % 3 %
  Haití 85 % 64 % 21 % 10 %
  Honduras 90 % 48 % 42 % 8 %
Islas Malvinas 67 % 21 % 46 % 32 %
  México 91 % 82 % 9 % 7 %
  Nicaragua 83 % 58 % 25 % 15 %
  Panamá 92 % 74 % 18 % 5 %
  Paraguay 95 % 85 % 10 % 2 %
  Perú 94 % 81 % 13 % 3 %
  Puerto Rico 95 % 75 % 20 % 4 %
  República Dominicana 86 % 69 % 17 % 11 %
  Surinam 51 % 29 % 22 % 5 %
  Uruguay 58 % 47 % 11 % 41 %
  Venezuela 88 % 71 % 17 % 8 %
Total América Latina 90 % 66 % 24 % 9 %

Educación

Los niveles educativos en Latinoamérica pueden ser evaluados de distintas formas, por calidad, desarrollo, accesibilidad entre otros, los principales organismos internacionales que generan indicadores educativos para Latinoamérica son el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) los cuales aportan datos relevantes para la evaluación de los sistemas educativos más completos en la región.

Chile encabeza la lista de países latinos con mayores niveles de educación, según un informe divulgado por La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), le siguen Costa Rica, México y Uruguay, mientras los países más rezagados son Colombia, Perú, y Honduras.[160]

 
Países por niveles de alfabetización, según el Reporte de Desarrollo Humano de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) (2012). Cuba, Chile, Uruguay y Argentina poseen la población más alfabetizada de América Latina.[161]

Los niveles de alfabetización en latinoamericana son evidencia de las grandes brechas que existen entre los países de la región, desde Cuba (99,7), Uruguay (98,4), Argentina (98,1), Costa Rica (97,6), y Chile (96,6) con porcentajes de analfabetismo prácticamente inexistentes, hasta Haití (60,7), Guatemala (79,1) y Nicaragua (82,5), donde importantes secciones de la población carecen de la habilidad de leer y escribir.[162][161]

La educación primaria es obligatoria, gratuita e impartida por el estado en la mayoría de los países, aunque también existen centros de educación privados por pago, con excepción de Cuba. Debido a las condiciones económicas de varios países, existen todavía deficiencias tanto en el medio rural como en el medio suburbano, lo que produce una fuente de desigualdad social. Más de 15 millones de niños entre 3 y 6 años, el 40 % de los niños de esta edad, están sin escolarizar. De estos, alrededor del 7 % están desnutridos. Alrededor de 32 millones de personas son analfabetas en la región.[163]

La duración media de los estudios en colegios o escuelas de primaria es de 12 años, en algunos es de 11 años. La duración de las carreras en las universidades suele ser de 5 años.[164]

En materia de estudios universitarios, Argentina, Brasil y México poseen los sistemas de educación superior más avanzados y complejos de la región, al concentrar, juntos, el 55 % de los estudiantes de grado y posgrado, el 62 % de los establecimientos (5548 en total), el mayor número de doctorados (69 472), el 82 % de la producción científica y el 78 % de la solicitud de patentes.

Las principales universidades e instituciones que destacan por su buen nivel académico son: la Universidad Nacional Autónoma de México (México), la Universidad de São Paulo (Brasil), Universidad de Buenos Aires (Argentina), la Pontificia Universidad Católica de Chile (Chile), la Universidad de Santiago de Chile (Chile), Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México), la Universidad Nacional de Colombia (Colombia), Universidad Austral (Argentina), el Instituto Politécnico Nacional (México), la Universidad de Antioquia (Colombia), la Universidad de Guadalajara (México), la Universidad Tecnológica Nacional (Argentina), la Universidad de Córdoba (Colombia), la Universidad Autónoma Metropolitana (México)), la Pontificia Universidad Católica de Perú, Universidad de San Marcos (Perú), la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, la Universidad de las Américas de Puebla (México)), la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), la Pontificia Universidad Javeriana (Colombia), Universidad Autónoma de Nuevo León (México), la Universidad del Rosario (Colombia), la Universidad de Puerto Rico, la Universidad de La Habana (Cuba), la Universidad de Costa Rica, la Universidad San Francisco de Quito (Ecuador) la Universidad Federal de Río Grande do Sul (Brasil), la Escuela Politécnica Nacional (Ecuador) la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México), y la Universidad Federal de Paraná (Brasil).[165][166][167][168]

La universidad más antigua del continente y que funciona ininterrumpidamente desde su creación es la Universidad de San Marcos, fundada en Lima en el año 1551.[169]​ Le sigue en antigüedad la Universidad de México,[170]​ fundada ese mismo año y la Universidad Santo Tomas en Colombia que fue fundada en 1580.[cita requerida] Cabe mencionar que la primera universidad fundada en territorio americano fue la antigua Universidad de Santo Tomás de Aquino, fundada en Santo Domingo en 1538, la misma que desapareció en 1823.[cita requerida]

Salud

Los mejores países para retirarse (2018)[171]
Puesto País Puntuación
  Costa Rica 91,3
  México 91,2
  Panamá 91,1
  Ecuador 88,3
  Colombia 85,7
  Nicaragua 83,9
  Perú 82,8
  Honduras 82,0
  Belice 80,7
10º   Bolivia 79,8
11º   Uruguay 78,1
12º   República Dominicana 76,8

La salud en América Latina es otra de las evidencias que marca un contraste entre muchos países de la región, aunque en general, pero con diferentes magnitudes, la mayoría mantienen la misma problemática en común, sustancialmente dada por la accesibilidad, desigualdad, segmentación y la pobreza en América latina.

Si bien en las últimas décadas se ha consolidado la política de protección social, aceptando y defendiendo el derecho inalienable de una persona a tener acceso a salud de calidad,[172]​ la brecha entre muchos países de la región aún es notoria, así se confirma en la publicación de la PNUD ONU en el índice de salud, encabezado por Costa Rica (0,937), Chile y Cuba, ambos con (0,935), Uruguay (0,902) y Panamá (0,900) que alcanzan niveles similares a la de países desarrollados, en comparación con países como Bolivia (0,740) y Guatemala (0,811),[173]​ que registran el índice menor en América Latina.

Otros indicadores relevantes que ejercen influencia a la hora de evaluar algún sistema de salud, son la tasa de mortalidad de niños menores de 5 años de la PNUD ONU, destacando con bajas tasas Cuba, Argentina, Chile, Costa Rica, Uruguay y Panamá, y con las mayores tasas de mortalidad infantil Bolivia y Guatemala, y también la esperanza de vida al nacer del mismo organismo, que refleja la expectativa de vida de la población y la Tasa de mortalidad materna.

Países por esperanza de vida

No. País Esperanza de vida

(ambos sexos)
(2017)[174]

1   Chile 82.5
2   Costa Rica 80,0
3   Cuba 79,9
4   Panamá 78,1
5   Uruguay 77,7
6   México 77,4
7   Argentina 76,8
8   Ecuador 76,6
9   Nicaragua 75,8
10   Perú 75,4
11   Brasil 75,3
12   Venezuela 74,8
13   Colombia 74,6
14   República Dominicana 74,0
15   El Salvador 73,8
16   Honduras 73,7
17   Paraguay 73,2
18   Guatemala 72,5
19   Belice 70,4
20   Bolivia 69,5

Protección social en salud

La protección social en salud, como inalienable derecho ciudadano, e independiente de un Estado de Bienestar basado en la sociedad del trabajo, representa el modelo a alcanzar y el desafío para el conjunto de los países de la región, tanto los de ingresos bajos como altos.

Todos están enfrentados a los desafíos de la provisión de protección social en salud: los de ingresos altos en relación con el envejecimiento de sus poblaciones y un incremento de enfermedades relacionadas con los estilos de vida; los de ingresos bajos y medianos por el bajo gasto público, la escasa cobertura de los pobres y las dificultades en el acceso a los servicios y el elevado nivel de gasto de bolsillo; y en todos.[175]

Gasto en Salud

De acuerdo con la CEPAL,[176]​ en Ecuador y Guatemala un 30% del gasto público en salud está destinado a los sectores más ricos, mientras solo un 12% se dirige a los más pobres. Es decir, los que menos tienen deben gastar más para cuidar su salud.

En Perú el gasto público en salud se distribuye en forma pareja, lo que resulta en una desproporción, pues los grupos más pobres disponen de menos recursos y necesitan mayor apoyo estatal.

Mientras que otros países de la región Chile, Costa Rica y Uruguay destinan el 30% a la población de menores ingresos.

La distribución de los recursos en salud, y cómo ésta afecta a quienes viven en áreas con menor capacidad de atención, pero también a las personas que viven en las áreas con mejor provisión de servicios es el tema subyacente en la salud Argentina.[177]

Mejores clínicas y hospitales en América Latina según América Economía 2017
Puesto[178] Hospital o Clínica País Ciudad Tipo
1 Instituto Nacional de Cancer   Brasil Rio de Janeiro Privado
2 Hospital Israelita Albert Einstein   Brasil Sao Paulo Privado
3 Hospital Italiano de Buenos Aires   Argentina Buenos Aires Privado
4 Hospital El Cruce   Argentina Buenos Aires Privado
5 Hospital Grupo Medica Sur   México Ciudad de México Privado
6 Instituto do Coração   Brasil Sao Paulo Privado
7 Hospital de Clinicas de Porto Alegre   Brasil Porto Alegre Privado
8 Clinica Las Condes   Chile Santiago Privado
9 Hospital San Jose Tec de Monterrey   México Monterrey Privado
10 Hospital Clinico de la Universidad de Chile   Chile Santiago Privado

Problemas de la salud en América Latina

El problema de fondo en América Latina sigue siendo la falta de acceso y de equidad. El cumplimiento de los ODM requiere que América Latina y el Caribe se vuelvan más justas. En muchos de los aspectos vinculados con la salud, parece ser un horizonte aún lejano.

En la región hay menos de 2 médicos cada 1000 habitantes. Además, por cuestiones de accesibilidad muchas personas no puedan llegar hasta ellos. En algunos países la cifra de médicos es muy inferior: 0,25 cada 1.000 habitantes en Haití; 0,76 en Bolivia; 0,56 en Paraguay.

Peor es lo que sucede con las enfermeras, que deberían ser más que los médicos, puesto que son quienes funcionan de sostén -especialmente- de los pacientes internados. Hay 8,2 cada 10 000 habitantes, en toda América Latina.

Las camas hospitalarias también son insuficientes. Eso significa que no todos los pacientes que las necesitan las tienen. Hay 1,9 cada 1000 habitantes. Aunque en El Salvador son apenas 0,5 y en Guatemala 0,7.

Y si la salud y el acceso a los servicios que la cuidan y promueven son derechos y objetivos a cumplir, también son condición de posibilidad del desarrollo global de las sociedades.

Pueblos con buena salud tienen mejores condiciones para trabajar, crear y crecer.[179]

Las razones de estos problemas de atención de salud a varios conjuntos de causas: el primero de los cuales se relaciona con condiciones económicas (pobreza, desigualdad, baja calidad de vida y exclusión social).

A este respecto un grupo de países señala tendencias de carácter general: pobreza, desempleo, y malas condiciones ambientales y de saneamiento básico. Estas barreras se refieren a la carencia de medios económicos para financiar el costo de las atenciones, especialmente en poblaciones pobres que no han podido acceder a los planes de beneficios ofrecidos a través de los regímenes de aseguramiento.[180]

Un segundo conjunto de factores está asocia do a limitaciones presupuestarias para dotar de recursos humanos, tecnológicos y de infraestructura a la red institucional de servicios públicos de salud.

El déficit presupuestario aparece como la primera causa asociada a los problemas de atención en Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Nicaragua y Perú. La escasa oferta de servicios en zonas rurales y periurbanas se destaca en Bolivia, Colombia, Nicaragua, Panamá, Paraguay.[181]

Pobreza

En términos de niveles de pobreza e indigencia, según CEPAL en su último informe publicado el 2017[182]​ los países latinoamericanos con menos personas en esta situación son, Uruguay con 9,7%; Costa Rica con 20,5% y Peru con 20,7% respectivamente, mientras que los países más pobres son Honduras con 65,7 %, Mexico con 60,6 %, Argentina 30,3%. [183]

Según la CIA en su último informe The World Factbook publicado el 2013 los países latinoamericanos con menos personas en esta situación son, Chile con un (15,1 %), Uruguay (18,6 %) y Brasil (21,4 %) respectivamente.[184]

La desigualdad social y la pobreza siguen siendo los principales desafíos de toda la región: según informes de la CEPAL América Latina es la región más desigual del mundo.[185]​ En América Latina el 31 % de la población vivió bajo la línea de la pobreza durante 2011,[186]​ la cifra es el menor índice de pobreza que ha tenido la región desde hace varias décadas. Unos 170 millones de latinoamericanos vivieron debajo de la línea de la pobreza para ese año.[187]​ Durante el período 2000-2011, los tres países más igualitarios, basándose en el Coeficiente de Gini, fueron: Uruguay (0,424), Venezuela (0,435) y Argentina (0,458). Los más desiguales en igual período, basados en el mismo coeficiente, fueron Haití (0,595), Colombia (0,585) y Honduras (0,577).[188]

En la última década, de acuerdo a un informe del Banco Mundial, y como resultado del boom económico de los últimos años y la creación de empleos, la clase media creció a niveles históricos en América Latina, aproximadamente un 50%, llegando a totalizar un 30% de la población total de la región. Casi un tercio de las familias latinoamericanas se consideran ahora clase media, hecho que ha reducido la proporción de pobres a un porcentaje similar, un 30 % de la población, habiendo abandonado unos 73 millones de personas la situación de pobreza.[189]​ A pesar de esto, la situación en América Latina continúa siendo muy dispar en los distintos países: la Argentina logró entre 2003 y 2009 el mayor de crecimiento de clase media en toda Latinoamérica, duplicando la cantidad de personas en ese segmento poblacional.[190]​ Otros países como Brasil y Colombia han conseguido éxitos en integrar grandes porciones de población a este segmento. Otros continúan sin poder trasladar el crecimiento económico en mejoras sociales.

Indicadores de pobreza

Pobreza en Latinoamérica[191]
Alrededor de 2014[192] Alrededor de 2013
Países Pobreza indigencia Pobreza indigencia
1.ª   Argentina 32,2 2,5 28.5 3,4
2.ª   Bolivia 38,6 18,8 43,4 21,8
3.ª   Brasil 7,0 2,5 7,8 3,1
4.ª   Chile 14,4 4,5 22,2 8,1
5.ª   Colombia 28,5 8,1 30,6 9,1
6.ª   Costa Rica 22,4 6,7 20,7 6,4
7.ª   Ecuador 25,6 7,7 25,6 8,6
8.ª El Salvador  El Salvador 34,9 7,6 29,6 7,1
9.ª   Guatemala 59,3 23,4 53,7 13,3
10.ª   Honduras 62,8 39,7 64,5 42,6
11.ª   México[193] 41,2 9,5 45,8 9,7
12.ª   Nicaragua 29,6 8,3 42,5 14,6
13.ª   Panamá 25,8 11,0 26,2 11,1
14.ª   Paraguay 22,6 10,5 23,8 10,1
15.ª   Perú 22,7 4,3 23,9 4,7
16.ª   República Dominicana 35,5 7,2 41,8 9,8
17.ª   Uruguay 9,7 0,3 11,5 0,5
18.ª   Venezuela 32,1 9,8 25,4 7,1

(*) México utiliza un método multidimensional que es mucho más exigente para medir la pobreza a comparación con otros países de Latinoamérica que solo utilizan ingresos para medir sus tazas de pobreza. Además de utilizar ingresos el país utiliza otros factores como el derecho a la educación, a servicios de salud, seguridad social, acceso a la alimentación, calidad y espacios a la vivienda como pisos firmes, material de techos y muros, acceso a servicios básicos como drenaje, electricidad, gas, o agua entubada.[194]


No. País Porcentajes de Pobreza Extrema
multidimensional[195]
1   México 1,2
2   Ecuador 3,5
3   Belice 4,6
4   Brasil 5,3
5   Colombia 5,4
6   El Salvador 6,3
7   República Dominicana 8,8
8   Perú 10,5
9   Honduras 15,8
10   Nicaragua 16,1
11   Bolivia 20,5
12   Guatemala 24,8
13   Haití 49,4
14   Argentina *
15   Chile *
16   Costa Rica *
17   Cuba *
18   Panamá *
19   Paraguay *
20   Uruguay *
21   Venezuela *

(*) Lista de países que no proporcionaron datos fiables de factorización multidimensional para medir la pobreza extrema.[196]


A continuación una tabla con indicadores de pobreza, calidad de vida, educación y medio ambiente

     Índice favorable      Índice desfavorable

País Desigualdad
de ingreso[188]
Coef. Gini
(2001-2013)
Desarrollo
Humano[197]
IDH
(2016)
Desempeño
Ambiental[198]
EPI
(2014)
Educación[199]
Índice
(2014)
Salud[200]
HDI Índice
(2014)
Calidad
de vida[201]
índice
(2005)
Expectativa
de vida[202]
Años
(2013)
Índice de
pobreza extrema[203]
% población con menos de 1,25 dólares diarios
(2000-2009)
  Argentina 42.3 0,827 (MA) 49,55 0,816 0,866 6,469 76,3 1,1
  Bolivia 46,6 0,674 (M) 50,48 0,733 0,727 5,492 67,3 19,6
  Brasil 52,7 0,754 (A) 52,97 0,844 0,83 6,47 73.9 4,8
  Chile 50,8 0.847 (MA) 69,93 0,839 0,922 6,789 80 0,3
  Colombia 53,5 0,727 (A) 50,77 0,733 0,831 6,176 74 4
  Costa Rica 48,6 0,776 (A) 58,53 0,75 0,922 6,624 79,9 0,7
  Cuba s/d 0,775 (A) 55,07 0.876 0,912 s/d 79,3 s/d
  Ecuador 46,6 0,739 (A) 58,54 0,682 0,869 6,272 76,5 5,1
  El Salvador 41,8 0,666 (M) 43,79 0,672 0,809 6,164 72,6 5,1
  Guatemala 52,4 0,640 (M) 48,06 0,594 0,802 5,321 72,1 16,9
  Haití 59,2 0,483 (B) 19,01 0,422 0,663 4,090 63,1 54,9
  Honduras 57.4 0,625 (M) 48,87 0,644 0,828 5,250 73,8 23,3
  México 48,1 0,762 (A) 55,03 0,726 0,885 6,766 77,5 3,4
  Nicaragua 40,5 0,640 (M) 50,32 0,583 0,844 5,663 74,8 15,8
  Panamá 51,9 0,788 (A) 56,84 0,689 0,885 6,361 77,6 9,5
  Paraguay 48 0,693 (M) 39,25 0,661 0.8.4 5,756 72,3 5,1
  Perú 45.3 0.740 (A) 45,05 0.728 0.843 6.216 74.8 5,9
  República Dominicana 45,7 0,722 (A) 53,24 0,683 0.822 5,630 73.4 4,3
  Uruguay 41.3 0,795 (A) 53,61 0,861 0,88 6,368 77,2 0
  Venezuela 44,8 0,767 (A) 57,8 0,789 0,841 6,089 74,6 3,5

Crimen y violencia

No. País Tasas de asesinato por cada
100,000 habitantes (2014)[204]
1   Honduras 74,6
2   El Salvador 64,2
3   Venezuela 62,0
4   Belice 34,4
5   Guatemala 31,2
6   Colombia 27,9
7   Brasil 24,6
8   Puerto Rico 18,5
9   República Dominicana 17,4
10   Panamá 17,4
11   México 15,7
12   Bolivia 12,4
13   Nicaragua 11,5
14   Costa Rica 10,0
15   Haití 10,0
16   Paraguay 8,8
17   Ecuador 8,2
18   Uruguay 7,8
19   Argentina 7,6
20   Perú 6,7
21   Cuba 4,7
22   Chile 3,6

Homosexualidad

 
Situación legal de los derechos LGBT en América Latina y el Caribe.      Matrimonio igualitario      Uniones civiles      Reconocimiento de matrimonios homosexuales realizados en otros países
     Sin reconocimiento legal
     Penalidad de jure, pero no aplicada de facto      Pena de cárcel

La Homosexualidad en América Latina también incluye a las lesbianas, bisexuales y transexuales englobados en el mismo termino (LGTB). A pesar de que todavía en la actualidad la gran mayoría de los latinoamericanos profesan el cristianismo (principalmente católicos y protestantes), se han hecho intentos por la lucha de la igualdad y contra las actitudes homofóbicas que han dado éxito y la aceptación por la orientación sexual ha crecido gradualmente desde finales de la década de 1990.

Argentina fue el primer país en hacer vigente el matrimonio entre las personas del mismo sexo,[205]​ y en pocos años esto se logró hacer vigente en Brasil,[206]Uruguay[207]​ y Colombia.[208]

Aunque en Chile solo se da el reconocimiento de la unión civil entre parejas igualitarias, entre 6 y 7 de cada 10 chilenos está a favor del matrimonio homosexual,[209]​ lo que lo coloca junto con Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay entre los países menos homofóbicos de la región.

A estos cinco países les sigue muy de cerca Costa Rica, siendo este último uno de los más democráticos de la región, con una política muy favorable para la comunidad LGTB, también se da unión de hecho, y una cifra muy similar a Chile en cuanto a aceptación de matrimonio gay.

México ha tenido un paulatino proceso por la igualdad sexual a pesar de la fuerte oposición por parte de los miembros y seguidores del catolicismo, de hecho según una encuesta del Pew Research Center, alrededor del 61 % de mexicanos tienen una opinión positiva acerca de los matrimonios del mismo sexo,[210]​ esto contrasta con otras fuentes que dicen que más de la mitad de la población se opone a dicho matrimonio,[211]​ sin embargo en 9 estados del país es vigente el matrimonio igualitario los cuales son Chihuahua, Coahuila, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Campeche y Quintana Roo. En Puerto Rico sí hay leyes que facilitan el casamiento entre parejas del mismo género, teniendo también a uno de los artistas LGTB más destacados de la región, Ricky Martin, y los matrimonios sí se pueden llevar a cabo en las iglesias sin alguna controversia.

Por su parte, en países como Ecuador y Venezuela, ya existen leyes que avalan las uniones civiles entre personas gays y lesbianas, aumentando así las vías hacia una sociedad con mayor igualdad social y las posibilidades de la vigencia del matrimonio gay.

En Perú, Panamá, Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, Paraguay, Bolivia, Honduras y El Salvador todavía hay discriminación en contra de las personas LGTB, aunque la homosexualidad es legal pero todavía no hay unión civil.

Por último, en Cuba, Haití, Belice, Jamaica y Surinam sí hay fuerte sanción en contra de las personas LGTB, en el caso de Cuba sólo se trata de una discriminación aguda, pero no hay penalización.

Turismo

 
Países más visitados por turistas internacionales en 2015

Durante varios años México ha sido el país más visitado por el turismo internacional en América Latina, y el único dentro los primeros diez a nivel mundial.[212][213]​ Según el BID, los ingresos provenientes del turismo internacional son una importante fuente de divisas para varios de los países de América Latina, y representa un porcentaje importante del PIB y de las exportaciones de bienes y servicios, así como una importante fuente de empleo.[214]

Según la evaluación realizada por el Foro Económico Mundial (FEM) varios de los países de América Latina todavía presentan deficiencias en las áreas de infraestructura y el marco jurídico, pero son muy competitivas en los aspectos relativos a recursos culturales y naturales, factores por los que resulta atractivo realizar inversiones o desarrollar negocios en el sector de viajes y turismo de los países de la región.[215]

 
Vista aérea de Cancún. México es el país más visitado de América Latina y el octavo en el mundo.

La mayoría de las naciones latinoamericanas utilizan sus recursos naturales y la buena hospitalidad para atraer a los turistas. También cuentan con políticas de visas internacionales muy abiertas. Los países de la región conocen de la importancia de el turismo en la creación de empleo (10 % del PIB mundial) y muchos apoyan activamente al sector turistico. Al mismo tiempo, la región comparte algunas áreas de desarrollo, como la infraestructura terrestre y la oportunidad de valorar mejor los recursos culturales. Los siguientes son los 10 países latinoamericanos más competitivos para el turismo internacional: México es el país mejor clasificado de la región, seguido de Brasil, Panamá, Costa Rica, Chile, Argentina, Perú, Ecuador, Barbados y Colombia.[216]

Índices de desempeño de la actividad turística

A continuación se resumen las principales estadísticas sobre el turismo internacional de los 20 países de América Latina, incluyendo los indicadores que reflejan la importancia que esta actividad tiene para sus economías y el índice de competitividad turística de cada país.

País de
América Latina
Llegadas
turistas
internl.
2016[213]
(miles)
Ingresos
turismo
internl.
2016[213]
(en millones
USD)
Ingreso
medio
por
llegada
2010
(USD/tur)
Llegadas
por
1000 hab
(estimado)
2007[217][218]
Ingresos
per
cápita[194]
2005
USD
Ingresos
%
exportación
bienes y
servicios[214]
2003
Ingresos
turismo
%
PIB[214]
2003
% Empleos
directos
e
indirectos
en turismo[214]
2005
Classif.
Mundial
Competitiv.
Turística[219]
TTCI
2011
Valor del
Índice
TTCI[219]
2011
Argentina  Argentina 5559 4930 932 115 57 7,4 1,8 9,1 60 4,2
Bolivia  Bolivia* 671 279 416 58 22 9,4 2,2 7,6 117 3,35
Brasil  Brasil 6578 5919 1147 26 18 3,2 0,5 7 52 4,36
Chile  Chile 5641 1636 591 151 73 5,3 1,9 6,8 57 4,27
Colombia  Colombia 3317 4083 913 126 49 7,1 1,4 9,1 77 4,18
Costa Rica  Costa Rica 2925 2111 1005 442 343 17,5 8,1 13,3 44 4,43
Cuba  Cuba 3968 188 169
Ecuador  Ecuador 1434 781 746 71 35 6,3 1,5 7,4 87 3,79
El Salvador  El Salvador 1535 390 339 195 67 12,9 3,4 6,8 96 3,68
Guatemala  Guatemala 1219 1378 1130 108 66 16 2,6 6 86 3,82
Haití  Haití* 685* n/d 12* 19,4 3,2 4,7 n/d
Honduras  Honduras 896 650 725 117 61 13,5 5,0 8,5 88 3,79
México  México 35.013 19.571 530 201 103 5,7 1,6 14,2 43 4,43
Nicaragua  Nicaragua 1504 309 306 443 316 16,5 7,9 13,1 100 3,56
Panamá  Panamá 2007 1676 1273 330 211 10,6 6,3 12,9 56 4,3
Paraguay  Paraguay 1206 217 467 68 11 4,2 1,3 6,4 123 3,26
Perú  Perú 3744 2274 989 65 41 9 1,6 7,6 69 4,04
República Dominicana  República Dominicana 5959 4240 1028 408 353 36,2 18,8 19,8 72 3,99
  Uruguay 3037 1496 636 525 145 14,2 3,6 10,7 58 4,24
Venezuela  Venezuela* 615 788 1281 28 19 1,3 0,4 8,1 106 3,46
  • Nota (1): Los tres países marcados con un asterisco (*) no tienen todas sus estadísticas disponibles para 2010, entonces se incluyeron solo como referencia los datos de 2003 para Haití[220]​ y de 2009 para Bolivia y Venezuela.[213]
  • Nota (2): El color sombreado verde denota el país con el mejor indicador y el color sombreado amarillo corresponde al país con el valor más bajo, ambos para países con datos de 2010.

Cultura

La cultura de América Latina tiene como principal característica el sincretismo de culturas muy diferentes, siendo las principales fuentes:

Literatura

La Literatura latinoamericana principalmente en las lenguas española y portuguesa, ha obtenido los siguientes premios Nobel: Gabriela Mistral (1945), Saint-John Perse (1960), Miguel Ángel Asturias (1967), Pablo Neruda (1971), Gabriel García Márquez (1982), Octavio Paz (1990) y Mario Vargas Llosa (2010). Los argentinos Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato, Adolfo Bioy Casares y Juan Gelman, los mexicanos Octavio Paz, Carlos Fuentes y José Emilio Pacheco, los chilenos Gonzalo Rojas, Jorge Edwards y Nicanor Parra, como el paraguayo Augusto Roa Bastos y el uruguayo Juan Carlos Onetti, fueron premiados con el premio Cervantes.

Gabriel García Márquez es uno de los escritores latinoamericanos más importantes y reconocidos, al igual que su novela Cien años de soledad es considerada una obra maestra de la literatura hispanoamericana. Es una de las obras más traducidas y leídas en español[cita requerida]. Fue catalogada durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española como la segunda obra más importante del español después de Don Quijote de la Mancha del escritor español Miguel de Cervantes Saavedra y por lo tanto la principal obra a nivel latinoamericano.[cita requerida]

Durante el primer cuarto del siglo XX un conjunto de poetas lograron a través de sus obras renovar la escena literaria latinoamericana, trayendo consigo el inicio del vanguardismo en Chile. Destacadas obras como Desolación de Gabriela Mistral, Residencia en la tierra de Pablo Neruda o Altazor de Vicente Huidobro, se transformaron en verdaderas propuestas artísticas universales. Por su parte, Vicente Huidobro desarrolló una nueva idea poética denominada creacionismo que dejaría huella en el ultraísmo español y en el pensamiento dimensionalismo,[221]​ que reunía a pesadores tan dispersos como Kandinsky, Picasso, Stravinski o Modigliani. Posteriormente aparecería en la escena la obra de otro trascendental poeta chileno como fue Nicanor Parra, padre de la antipoesía y cuya influencia sigue siendo destacada hasta nuestros días.

Jorge Luis Borges fue uno de los autores destacados de la literatura del siglo XX a nivel latinoamericano. Recibió el primer Prix International de la historia en 1961, y el Premio Jerusalem en 1971. Ciego a los 55 años, fue muy polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura[222][223]​ al que fue candidato durante casi treinta años. El escritor y ensayista J. M. Coetzee dijo de él: "Él, más que cualquier otro, renovó el lenguaje de ficción y así abrió el camino para toda una generación de destacados novelistas hispanoamericanos."[224]​ Otro escritor argentino destacado fue Julio Cortázar.

Música

La música latinoamericana es quizá la manifestación cultural más conocida y la que más ha influido en otras culturas a nivel mundial. Curiosamente es donde el sincretismo cultural es más patente. Su importancia es debida no solo a la calidad de la propia música, sino a la influencia que ha ejercido ésta, principalmente de los ritmos caribeños, sobre otras músicas como el jazz, rock o pop rock.

Mención aparte merecen el surgimiento en los años 60s y 70s del Neofolklore y la tonada latinoamericana que buscó rescatar las raíces de la identidad latinoamericana y se comprometía decididamente en la política. Destacaron intérpretes geniales y universales de la talla de los chilenos Víctor Jara y Violeta Parra, el argentino Atahualpa Yupanqui y también la cantante argentina Mercedes Sosa, el venezolano Alí Primera o el cubano Silvio Rodríguez. Himnos y canciones como Plegaria a un labrador, Gracias a la vida, El aparecido, Ojalá o El pueblo unido jamás será vencido son canciones cuya figuración ha trascendido al ámbito latinoamericano y se han vuelto populares a nivel mundial. En el caso específico de Chile, destacaron grupos como Inti-Illimani, Quilapayún o Los Cuatro Cuartos, obras e instrumentales como la Cantata de Santa María de Iquique, la cantata A Joaquín Murieta del conjunto Cuncumén y Víctor Jara o los minstrumentales Charagua y La Partida.

 
Grupo de mariachis tocando en la celebración del décimo aniversario de Wikipedia en Guadalajara, México.

El mariachi de México es uno de los ritmos más representativos de la música latina en el mundo, así como la música ranchera (que incluye el estilo de banda en sus derivadas versiones). La música norteña se deriva de la polka europea, fue traída a México a finales del siglo XIX, por la tendencia migratoria de europeos, provenientes de la italiana que se fueron estableciendo en la zona minera del norte de México, También cuenta con música nativa como los sones del huapango, siendo la letra más reconocida La bamba. La música de trío es un estilo romántico típico del país. En noviembre de 2011 la UNESCO inscribió a El Mariachi, música de cuerdas, canto y trompeta como integrante de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.[225]

 
Baile Danzón Cumbia del Festival Nacional de La Pollera Panamá.

De Cuba provienen el son, la guaracha, el chachachá, el bolero, el mambo y el danzón, entre otros. Por su parte, el merengue y la bachata tienen sus orígenes en República Dominicana, país de donde son originarios la gran mayoría de sus exponentes y compositores. Por el lado centroamericano, en El Salvador el género tradicional es por excelencia el xuc, género creado por el maestro salvadoreño Francisco Palaviccini, dando gran importancia a la cultura musical de El Salvador con canciones como "El Carbonero", "Adentro Cojutepeque", "Carnaval de San Miguel" entre otras. La punta, de origen hondureño, es un baile muy peculiar por sus movimientos rápidos y coordinados de caderas, con un cierto parecido a la samba brasileña. De Panamá, el tamborito, la Cumbia y la tamborera son sus aires musicales autóctonos de mayor proyección.

 
Bailadores de cumbia en Colombia.

La cumbia, uno de los géneros autóctonos de Colombia, ha sido popularizado, fusionado y adaptado a la cultura e idiosincrasia de casi todos los países latinoamericanos a partir de los años 1940. También han alcanzado notoriedad continental el vallenato (fines del siglo XX, principios del XXI), el bambuco (principios del siglo XX), y el porro (mediados del siglo XX). El pasillo, género musical de origen andino, es autóctono de Colombia pero también muy popular en Ecuador. En Venezuela la música nacional es el joropo con sus variantes llanera, central y oriental. También son populares la gaita zuliana, la parranda central y zuliana, el polo coriano, el merengue venezolano y el vals venezolano.

 
El Tango de Argentina y Uruguay.

En Argentina el mayor exponente musical es el tango; dicho ritmo y baile encuentra sus raíces en la inmigración masiva, mayoritariamente europea, que reconstituyó la sociedad rioplatense. Interpretaciones en Broadway, musicales y otras producciones se han basado en este estilo musical. En 2009 la Unesco lo declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La música folclórica tiene mucha importancia en el norte del país, con raíces en los pueblos indígenas originarios, tiene exponentes muy conocidos como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa y Soledad Pastorutti. También son populares en Argentina la milonga, la zamba, chamamé en el litoral y la zona norte del país, cuarteto icono de la provincia de Córdoba y el rock con exponentes reconocidos internacionalmente como la banda Soda Stereo.

En Perú es típico el huayno, importante género musical y baile andino de origen inca. La marinera, en su variante de marinera norteña tiene también una influencia del tondero, que es anterior a la zamacueca, es un baile exclusivamente peruano. Además es común en los andes peruanos, desde épocas prehipánicas, el uso de instrumentos de viento como la zampoña. Un instrumento de percusión usado en el género festejo es el cajón, este instrumento es usado desde el siglo XIX por los afroamericanos criollos del Perú. Actualmente, ritmos extranjeros como la salsa, la cumbia, el merengue, el vallenato, el reggaetón y el rock y el pop son muy populares en Perú.

En Bolivia, uno de los países con mayor diversidad geográfica, existen ritmos igualmente diversos como el taquirari, la chovena y el carnavalito, fruto del mestizaje español y guaraní. En la zona andina se destacan la saya, el huayño y la cueca también de origen mestizo, la existencia del charango es fundamental en estos ritmos. En los últimos años se ha observado un auge importante de nuevos ritmos como el Brincao, de carácter alegre y movido.

En Paraguay es muy tradicional la polca paraguaya, la polca-canción, la guarania y la galopa. Por el lado uruguayo es típico el candombe, originado en Montevideo, ritmo autóctono proveniente de los esclavos africanos. En Chile la cueca es su ritmo y baile más famoso, pero destaca por sobre todo en el nacimiento y desarrollo de la tonada y la nueva canción latinoamericana.

La samba, el choro y la bossa nova son conocidas mundialmente como músicas propias de Brasil.

El reguetón surge como resultado de la fusión de diferentes ritmos como el hip hop y el reggae. Tiene sus orígenes en Panamá y en Puerto Rico,[226]​ y su escena musical se extiende por todo el continente. También en Puerto Rico, la infusión de ritmos africanos, indígenas y propios de la región, le dieron paso a la bomba y la plena.

La música latinoamericana también ha aportado cantantes que han alcanzado fama mundial tales como los colombianos Shakira y Juanes, los cubanos Celia Cruz, Gloria Estefan y Jon Secada (siendo ellos tres estadounidenses naturalizados), los puertoriqueños Ricky Martin y Chayanne, y los mexicanos Vicente Fernández, Thalía, Juan Gabriel, Lila Downs, Julieta Venegas, Luis Miguel y el guitarrista Carlos Santana (nacionalizado estadounidense).

El rock latino ha tenido difusión en el continente y más allá de sus fronteras desde la década de 1980. Importantes grupos han sido: Arena Hash, Caifanes, Café Tacuba, Enanitos Verdes,