Abrir menú principal

En la doctrina católica, los últimos acontecimientos que afectaron cada individuo en el fin de su jornada terrestre son llamados "Novíssimos". Ellos son cuatro: muerte, juicio particular, infierno y paraíso. El estudio de los Novíssimos también es conocido como Escatología individual, pues trata exclusivamente del estudio individual del destino de las almas después de la muerte, diferenciándose así de la Escatología colectiva, que tiene como objetivo estudiar los últimos acontecimientos relativos a toda la humanidad, según la misma óptica cristiana.

El término "Novíssimos" es de origen bíblico, y puede ser encontrado en el libro de Eclesiastés (también conocido como Sirac), presente en los días de hoy solo en las ediciones católicas de la Biblia: "En todas tus obras, acuérdate de tus novíssimos, y jamás pecarás". (Eclo 7,40). Desde los primeros siglos de tradición cristiana, es costumbre en los monasterios y abadías el ejercicio mental de recordar la muerte y sus consecuencias, como forma de disciplinar el corazón y cultivar sus virtudes.