Abrir menú principal

El Operativo Escudo Norte fue un plan del gobierno argentino para combatir el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en el norte de Argentina.[1]​ Con el propósito de controlar los espacios aéreos, terrestres y fluviales de las provincias del norte argentino, las fuerzas de seguridad y armadas desplegaban sus aviones, helicópteros y radares. Fue creado en 2011 por el entonces gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, coordinándose con el Operativo Fortín iniciado en 2007.

La Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval, el Ejército y la Fuerza Aérea Argentina aportaban efectivos, equipos, radares, vehículos y aeronaves a la operación.

Si bien las Fuerzas Armadas podían informar cualquier ilícito que vieran, por la Ley de defensa interior no podían detener sospechosos ni derribar aviones.[2]​ En enero de 2016 el presidente Mauricio Macri habilitó a la Fuerza Aérea Argentina a intimidar, advertir y derribar aviones narco de ser necesario.[3]

El gobierno kirchnerista dejó una deuda de 140 millones de pesos con 1700 oficiales del Ejército que trabajaron en el operativo.[4]

El operativo habría continuado hasta diciembre de 2017.[5]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Comenzó el Operativo Escudo Norte». Ministerio de Seguridad. 25 de julio de 2011. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  2. «Operativo Escudo Norte: el Ejército no puede detener sospechosos ni derribar aviones». Infobae.com. 4 de septiembre de 2013. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  3. «Autorización para derribar aviones y otras medidas de la emergencia en seguridad». Infobae.com. 19 de enero de 2016. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  4. «El Gobierno busca reforzar el plan antidrogas Escudo Norte». La Nación. 4 de enero de 2016. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  5. «Macri prorroga un año más el plan antidrogas Escudo Norte». La Nación. 14 de enero de 2016. Consultado el 6 de agosto de 2017.