Oveja lojeña

La oveja lojeña es una raza ovina española que recibe su nombre del municipio de Loja, en la provincia de Granada (comunidad de Andalucía), aunque se distribuye tanto por la comarca de Loja como por la comarca de Alhama, siendo la Sierra de Loja su principal albergue.

Oveja lojeña
Ovejas18.jpg
Rebaño en Fuente Baja (Loja).
Nomenclatura biológica Ovis orientalis aries
Otros nombres Rabuda de la Sierra de Loja
Región de origen Comarca de Loja, Granada
Características
Tipo ovino
Peso 60-65 kg
Pelaje Lana
Cuernos De gran desarrollo y en espiral abierta (sólo en los machos)
Otros datos
Utilización Carne

Esta raza actualmente posee libro genealógico y desde el año 2007 cuenta con asociación de ganaderos, es una raza en peligro de extinción y por todo ello se inició su recuperación con un programa dirigido por la Universidad de Córdoba. La Raza Ovina Lojeña fue incluida en el año 2007 en el Catálogo Oficial de Ganado de España y se cría en régimen Extensivo y Ecológico.

La vida de este animal transcurre al aire libre en continuo diálogo con la Sierra. No se sabría a ciencia cierta quién es más generoso si la Oveja con la Sierra o la Sierra con la Oveja. La Sierra le aporta albergue, alimento y agua a la Oveja y la Oveja le aporta vida, sostenibilidad, futuro, protección, conservación y sobre todo constituye el eslabón más importante del ciclo de la vida para la Sierra de Loja. Todo esto es sabido por técnicos y personalidades, y es por ello por lo que en muchas comarcas españolas, se está apostando por apoyar al ganado extensivo ovino, eliminando trabas que en otros tiempos han obstaculizado el desarrollo sostenible de la ganadería.

No es casualidad que se tenga en Loja una oveja inscrita como Raza Autóctona, son sus peculiaridades físicas las que la han llevado de la mano a obtener esta distinción: oveja de tamaño pequeño-medio, posee rabo, etc. Sin embargo, lo que no es sabido por muchos es que lo que la hace distinta es la calidad de su carne. Se trata de una de las carnes más exquisitas del mundo debido a las circunstancias medio ambientales en las que sobrevive, siempre al aire libre, debido a los alimentos que consume, entre los que se encuentran muchas especias como el tomillo, y debido al agua que consume, agua que muchos de nosotros pagamos por beber; el agua de la Sierra de Loja es un agua mineral y de gran calidad. Por otro lado, hay que hablar de un mal que inunda a la ciudadanía, y es el estrés. La vida en régimen extensivo y la libertad del animal, elimina cualquier posibilidad de estrés o afección psicológica, y eso es algo que se nota en el sabor de la carne.

Todo ello hace de la oveja lojeña un ser vivo muy feliz que forma parte del patrimonio genético y cultural del territorio y está perfectamente adaptada al medio físico donde se desenvuelve, por lo que se considera, que debe propiciarse su adecuada conservación para las generaciones futuras.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar