Paisaje cultural de Aranjuez

El conjunto monumental del Paisaje Cultural de Aranjuez se encuentra en la localidad homónima, en la Comunidad de Madrid (España) y está formado por el Palacio Real de Aranjuez y el Jardín de la Isla, el casco urbano -ordenado mediante trazos geométricos- y el Jardín del Príncipe. El Conjunto Natural está formado por las huertas históricas, los paseos arbolados, los paisajes agrícolas y la Reserva del Regajal o Mar de Ontígola, que cuenta con una reserva de mariposas. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.[1]

Paisaje cultural de Aranjuez
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

Aranjuez IglesiaSanAntonio.jpg
Vista de la Iglesia de San Antonio.

EspañaLoc.svg
Aranjuez

Coordenadas 40°02′11″N 3°36′34″O / 40.0364, -3.60934Coordenadas: 40°02′11″N 3°36′34″O / 40.0364, -3.60934
País Flag of Spain.svg España
Tipo Cultural
Criterios ii, iv
N.° identificación 1044
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 2001 (XXV sesión)
[editar datos en Wikidata]

Índice

DescripciónEditar

 
Vista general de la fachada del Palacio de Aranjuez.

El complejo paisaje cultural de Aranjuez, derivado de una variedad de fuentes, marca una etapa seminal en el desarrollo del diseño del paisaje. Representa la unión de diversas influencias culturales para crear un paisaje cultural que tuvo una influencia formativa sobre la evolución en este campo.

Aranjuez ha sido testigo de varios intercambios culturales en un lapso de tiempo, en un área cultural específica, que ha tenido una enorme influencia en el desarrollo de sus monumentos y la creación de su paisaje.

Aranjuez representa un modelo para el uso de una determinada cultura de su territorio. Sin embargo, la ciudad se ha hecho cada vez más vulnerable desde la desaparición a comienzos del siglo de la Real Audiencia que tenía tanta influencia en su desarrollo.

Esta área ha disfrutado de una larga historia de asentamientos humanos antes de convertirse en una fortaleza estratégica en la época romana, con su posición en un cruce de ríos (el Tajo y Jarama) y cruzar las carreteras, al sur de Madrid y al norte-oeste de Toledo. Hacia el final del siglo XIV, los caballeros construyeron un palacio en medio del bosque, a continuación, repleta de juego. Pero fue Felipe II en el siglo XVI que creó el primer periodo de esplendor. Construyó un nuevo palacio y grandes jardines ornamentales y hortalizas establecidos de acuerdo a los principios geométricos y también era un refugio privado y personal. Durante el siglo XVII Aranjuez prosperó como la morada anual de la realeza, un lugar de boato y la caza, y una fuente de inspiración para el patrocinio de algunos de los más grandes poetas españoles del Siglo de Oro.

HistoriaEditar

 
Felipe II construyó un nuevo palacio en el siglo XVI.

La zona de Aranjuez disfruta de una larga historia de asentamientos humanos antes de convertirse en una fortaleza estratégica en la época romana. A continuación, su posición en un cruce de ríos y cruce de caminos (un factor a tener en cuenta que dio su influencia en varias ocasiones) le dio un significado en la geografía política de la época. Se encontraba en una región escasamente poblada a partir de entonces le fue concedida finalmente por la Corona a la orden militar de Santiago en la época medieval. Hacia el final del siglo XIV, los caballeros construyeron un palacio en medio del bosque.[2]

Aranjuez se convirtió en un sitio real en el siglo XV, pero fue Felipe II en el siglo XVI quien creó el primer periodo de esplendor. También fue un refugio privado y personal.

El esplendor continuó con el siglo XVIII y culminó con la construcción de una nueva ciudad cerca al palacio. Durante el reinado de Carlos III, la ciudad y sus alrededores se convirtieron en un campo de experimentación de ideas fisiócratas, agrícolas, científicas y sociales que yacen en el corazón de la Ilustración. Carlos IV trató de proporcionar ejemplares tanto para la práctica de la horticultura y en el diseño de granjas modelo. Tal grandeza cultural efectivamente murió cuando, bajo la presión externa de las ideas revolucionarias francesas y las ambiciones de Napoleón, la revuelta de Aranjuez a finales del siglo marcó el final del Antiguo Régimen en España.[3]

 
Interior del Palacio Real.

Después de un breve resurgimiento que arregló un nuevo elemento de la modernidad y el eclecticismo con el Real Sitio durante la primera mitad del siglo XIX, el fin del reinado de Isabel II marcó el final de la función exclusiva de la Corona en la historia de este complejo de ribera y de la comunidad. El Ayuntamiento se estableció independiente de mando Real (1836) y el uso de la familia real de Aranjuez disminuyó. En la Revolución de 1868, todos los bienes de la Corona pasaron al Estado y, aunque gran parte de Aranjuez se exceptúa al principio, todo lo que quedó en manos de Real de la década de 1870 eran fragmentos de su antigua propiedad. Mientras tanto, el aumento de la población y una línea de ferrocarril (1851) estimularon la actividad económica vigorosa en el precio de corte oriental vistas del Palacio y que divide el jardín Picotajo. Durante el siglo XX Aranjuez se convirtió en una ciudad satélite de gran densidad de población de Madrid, un centro industrial y cultural en el que la memoria y el mantenimiento del Real Sitio se deterioró. Sin embargo, el sitio en general mantiene su integridad, y al final de que las evaluaciones del nuevo siglo, las políticas y programas de obras reflejan nuevas actitudes de respeto para el Real Sitio.[4]

Estructuras del conjuntoEditar

 
Fuente de Apolo en los jardines de Aranjuez.
  • Palacio Real de Aranjuez: Es la edificación más relevante de la ciudad y fue levantado en el mismo sitio en donde los Maestres de Santiago tuvieron su casa-palacio. Construido entre los siglos XVI y XVIII por orden de Felipe II y terminado por Carlos III. Allí numerosos reyes de España han pasado sus días. Su interior alberga muebles de diferentes estilos, importantes pinturas y colecciones de objetos decorativos. Destacan la gran Plaza de Armas, la Escalinata rococó, la Capilla Real, la sorprendente Sala de Porcelana, el Salón del Trono, y el Museo de Trajes Reales. El Palacio es de estilo herreriano y su fachada, blanca y rija, está adornada con las estatuas de los tres reyes que intervinieron en su construcción.
  • Jardín del Parterre: Se encuentra en la fachada del Palacio y es un jardín inglesado bajo. Se aprecian en su interior la fuente de Hércules y la de las Nereidas. También esta el pequeño jardín de las estatuas con catorce bustos de emperadores romanos y personajes de la Antigüedad.
  • Jardín del Príncipe: Construido por Carlos IV, tiene una extensión de 150 hectáreas que se extienden entre la Calle la Reina y el río Tajo, La verja y los chinescos son obra de Villanueva, del resto se encargó el maestro jardinero Boutelou. Destacan la magnífica fuente de Narciso y la de Apolo, hecha en mármol de Carrara.
  • Casa del Labrador: En un rincón del Jardín del Príncipe, entre magnolias, arces y tilos se levantó esta Casa por orden de Carlos IV cuando aún era Príncipe de Asturias. Su estilo es neoclásico y fue concebida y edificada para el recreo. En ella hay pinturas de Bateu, González Velásquez y Lapelli y una importante colección de objetos santuarios. Destaca el Gabinete Platino, de excepcional lujo y suntuosidad.
  • Casa de los Infantes: Carlos III encarga su edificación a Juan de Villanueva para alojar a la familia de sus hijos, los infantes Gabriel y Antonio. Es un edificio muy funcional y se halla integrado a la Plaza, es el punto de conexión entre casco histórico y Palacio.
  • Casa de Caballeros y Oficios: La de Oficios data del siglo XVII y la de Caballeros del siglo XVIII. Son dos hermosos edificios que se encuentran unidos al Palacio por una terraza. Su función era albergar la administración del Real Sitio y alojar al sequío en época de jornadas reales.
  • Casa de Marinos: Construida para guardar en ella las embarcaciones utilizadas por los reyes en sus navegaciones primaverales, hoy en día se pueden apreciar en su interior diferentes falúas reales e interesantes objetos náuticos de la época de Carlos III.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar