Palacio de San Telmo

Palacio de San Telmo
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Palacio de San Telmo, Sevilla, España, 2015-12-06, DD 74.JPG
Declaración 6 de abril de 1968
Figura de protección Monumento
Coordenadas 37°22′49″N 5°59′37″O / 37.38015, -5.99373333Coordenadas: 37°22′49″N 5°59′37″O / 37.38015, -5.99373333
Ubicación Flag of Sevilla, Spain.svg Sevilla
Flag of Andalucía.svg Andalucía
Bandera de España España
Construcción 1682-1796
Estilos predominantes Barroco
[editar datos en Wikidata]

El palacio de San Telmo es la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Se trata de un edificio barroco construido entre los siglos XVII y XVIII para ser la sede de un colegio de marineros.[1]

Índice

HistoriaEditar

Siglos XVII y XVIIIEditar

A comienzos del siglo XVII la Universidad de Mareantes estaba establecida en unas casas del barrio de Triana. En 1607 comenzaron a realizarse gestiones para construir un colegio-seminario para enseñar a los niños huérfanos a ser pilotos y emplearlos así en los barcos que iban a las Indias. Este proyecto no se concretó hasta la Real Cédula de Carlos II del 17 de junio de 1681.[2]

Según la Real Cédula, esta institución estaría a cargo de la Universidad de Mareantes. En un primer momento se quiso construir donde se encontraban las casas que esta institución tenía en Triana desde 1573.[3] El colegio estaría situado al lado de la desaparecida capilla de Nuestra Señora del Buen Aire, en la calle Larga (actual calle Pureza),[4] que serviría de capilla del centro. Se trataría de un gran edificio para 150 alumnos, sus maestros y la servidumbre.[2]

El Consejo de Indias nombró como "juez conservador" de la nueva institución al presidente de la Casa de Contratación de Indias.[2] No obstante, el edificio proyectado no cabía entre las calles de Triana donde se encontraban las casas. El presidente de la Casa de Contratación, Juan Jiménez Montalvo, propuso que se construyese frente a la Puerta de Jerez, en un terreno conocido como haza de San Telmo, que pertenecía al Tribunal de la Inquisición.[5] Esta descisión fue suscrita por otras personas que habían inspeccionado la ubicación trianera, que fueron; Acisclo Burgueño, maestro mayor de la ciudad; Francisco Escobar, arquitecto del Alcázar; y Francisco Moreno, maestro mayor de obras de fábricas.[5] El presidente de la Casa de Contratación y el de la Universidad de Mareantes escogieron, entre varias, una planta para el nuevo colegio-seminario y la enviaron al Consejo de Indias, en Madrid, para su aprobación.[5] Las obras comenzaron en 1682.[6] El edificio siguió con la misma planta durante todo el proceso de construcción, que se prolongó durante el siglo XVIII.[5] El colegio ya tenía algunos alumnos a finales del siglo XVII.[7]

 
Fachada delantera del palacio de San Telmo. Dibujo realizado por Pedro Tortolero, 1738.

En 1691 consta que era director de las obras el albañil Antonio Rodríguez, que seguía trabajando en las estancias del edificio en 1696.[8] En la década de 1690 realizaron labores de cantería los maestros Francisco Gómez Septier y Antonio Gil Gataón.[7] En 1699 las obras se paralizaron por falta de fondos y no se reanudaron hasta 1722.[9] En 1722 el arquitecto encargado de continuar el edificio fue Leonardo de Figueroa.[9] Tras la muerte este en 1730 su hijo Matías se encargó de finalizar los proyectos de su padre.[10] Las obras se suspendieron de nuevo en 1736 y no fueron reanudadas hasta 1775[11] y prolongaron un par de años más.[12]

En 1787 las obras fueron retomadas por Lucas Cintora, que se encargó de terminar la fachada norte y de hacer la escalera principal del palacio. Las obras en la escalera fueron de 1787 a 1791.[13] El edificio original se dio por terminado en 1796.[6]

En 1704 la Universidad de Mareantes dejó de tener su sede en Triana para trasladarse a este palacio.[3] Esta institución vendió su sede de Triana en 1778.[3] Permaneció teniendo el palacio como sede hasta que en 1793 se suprime la Universidad de Mareantes.[3] Por Real Cédula del 6 de noviembre de 1786 el colegio dejó de depender de la Universidad de Mareantes para pasar a depender de la Secretaría de Estado y Despacho Universal de la Marina.[3]

Siglo XIXEditar

 
El duque de Sesto, acompañado del marqués de la Frontera, pide la mano de María de las Mercedes en nombre de Alfonso XII, en el salón principal del palacio.

En 1841 el colegio del palacio de San Telmo se trasladó a Málaga.[3] En 1841 el palacio pasó a ser el Colegio Naval Militar. El 1 de marzo de 1846 entró como estudiante Gustavo Adolfo Bécquer[14] con diez años de edad.[15] Bécquer mostró interés por la literatura y conoció ahí al escritor Narciso Campillo, con el que colaboró.[14] El 7 de julio de 1847 se suprimieron las enseñanzas náuticas en el palacio.[3]

Entre julio y octubre de 1847 pasó a ser sede de la oficina de la Sociedad del Ferrocarril.[3]

En octubre de 1847 pasó a ser la sede del Colegio Real de Humanidades, conocido como Universidad Literaria. Esta institución tuvo su sede en el palacio hasta julio de 1849.[3]

Antonio de Orleans, duque de Montpensier e hijo del rey francés Luis Felipe I, y su esposa María Luisa Fernanda de Borbón, hermana de Isabel II, abandonaron Francia tras la Revolución de 1848. Se dirigieron a Inglaterra y, posteriormente, a España. No fueron bien recibidos en la Corte porque duque reclamaba para su esposa parte de la herencia de Fernando VII. El matrimonio se dirigó a Sevilla y, tras residir un breve tiempo en el Alcázar, compró el palacio de San Telmo para usarlo como residencia.[16]

En 1849 el edificio había pasado a depender del Ministerio de Instrucción pública. Esto hizo que los encargados de tasarlo fuesen el arquitecto Juan Manuel Caballero (enviado por el rector de la Universidad de Sevilla) y Balbino Marrón (enviado por el duque).[17] El edificio fue valorado en 1.504.800 reales. A esto hubo que añadir una tasación de las obras de arte del palacio, realizada por Joaquín Domínguez Bécquer.[17]

Balbino Marrón llevó a cabo reformas arquitectónicas en el palacio hasta su muerte, en 1867. En torno a 1852 diseñó las fachadas sur y este, así como el torreón que hace ángulo entre ambas.[17] En 1855 diseñó la fachada norte, con una puerta que da acceso a un apeadero.[17] También en la década de 1850 realizó la torre noreste.[17]

El jardinero mayor del palacio fue el francés Lecolant. Los jardines eran un espacio que abarcaba las huertas de la Isabela y del antiguo convento de San Diego.[17] Lecolant también se encargó de los jardines del duque en su palacio de San Lúcar de Barrameda.[18]

El duque encargó muchas obras de arte a pintores y escultores de Sevilla y recibía en su palacio a la aristocracia local.[16] En 1861 recibió a la emperatriz de Austria (conocida como Sissi), que regresaba de un viaje a Madeira.[16]

El duque aspiraba a obtener el trono español y en 1868 financió el derrocamiento de Isabel II con un préstamo de 5.750.000 pesetas del banco Coutts de Londres, para el cual tuvo que hipotecar el palacio de San Telmo.[19] Este derrocamiento derivó en una revolución liberal, conocida como Revolución Gloriosa, tras la cual fue condenado al exilio en Portugal. Aunque regresó, fue condenado de nuevo 1871 a estar en una fortaleza en Menorca por no jurar lealtad al nuevo monarca, Amadeo I de Saboya.[17]

En 1875 comenzó su reinado Alfonso XII, que tenía diecisiete años. En 1876 el duque quedó en libertad y regresó al palacio de San Telmo. En los años siguientes realizaría reformas de poca importancia el arquitecto Juan Talavera de la Vega.[17]

Alfonso XII quiso casarse con la hija del duque, María de las Mercedes de Orleans. Aunque ni el presidente Cánovas del Castillo, ni las Cortes, ni Isabel II consideraban apropiado dicho matrimonio, por ser su padre el duque de Montpensier.[20]

El salón principal del palacio fue escenario el 12 de diciembre de 1877 de la pedida de mano de su hija María de las Mercedes de Orleans por parte del duque de Sesto, José Osorio y Silva, y el senador Francisco Marín de San Martín, marqués de la Frontera, en nombre de Alfonso XII de España, mediante una carta manuscrita del rey.

María de las Mercedes se casó en enero de 1878 y falleció en junio del mismo año.[20] Esta relación amorosa de Alfonso XII con María de las Mercedes ha sido motivo de varios escritos, coplas populares[20] y la película ¿Dónde vas Alfonso XII? (1958).

El duque de Montpensier falleció en 1890 en su palacio de San Lúcar de Barrameda. En 1893 la viuda, María Luisa Fernanda, donó al Ayuntamiento de Sevilla 18,5 hectáreas de los jardines para que fuesen un parque público. En la actualidad este es el parque de María Luisa. En 1893 Juan Talavera de la Vega realizó un pabellón mudéjar, conocido como Costurero de la Reina, para que fuese empleado por los guardas del recinto.[17]

En 1895 se terminó la construcción de la fachada norte del palacio.[17] La parte superior se decoró con doce estatuas del escultor Antonio Susillo que representan a personajes sevillanos o ligados a la historia de la ciudad.

María Luisa Fernanda falleció en 1897. El palacio fue donado al Arzobispado de Sevilla.

Siglo XXEditar

Desde 1848 el Seminario Metropolitano se situó en el Colegio de Maese Rodrigo, cerca de la catedral.[21] En 1901, siendo arzobispo el cardenal Marcelo Spínola, el seminario se trasladó al palacio de San Telmo.[21] En 1926, siendo arzobispo el cardenal Eustaquio Ilundain, el seminario vendió parte de los jardines para financiar obras en el interior del palacio, realizadas con un proyecto de los arquitectos bilbaínos José María de Basterra, que ya había trabajado para Ilundain en Orense, y Emiliano Amánn.[21]

En el proyecto de 1926 se llevó a cabo la reforma de las estancias interiores del edificio.[21] En los años 20 el arquitecto Aníbal González intervino para delimitar el espacio de los jardines del palacio trazando la calle La Rábida y la curva de la calle Palos de la Frontera.[21] La altura del muro de separación de los jardines fue aumentada en 1946 con un proyecto de Aurelio Gómez Millán.[21]

Tras un aparatoso incendio en 1952, en el que se dañó la estructura y el patrimonio del archivo, el palacio fue restaurado por el arquitecto Antonio Illanes del Río. Esta fue la primera restauración que sufrió el inmueble.[21] En 1962 el interior de la zona norte del edificio fue reformado en estilo moderno para crear nuevas estancias. Este proyecto fue realizado por el arquitecto José Galnares Sagastizábal.[21]

En 1967 el cardenal Bueno Monreal propuso la conversión del edificio en Parador de Turismo, aunque el proyecto no se llevó a cabo. En abril de 1968 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. En 1969 José Galnares realizó un proyecto de restauración de las cubiertas que no se llevó a cabo. Galnares restauró las fachadas con un segundo proyecto, entre 1973 y 1974.[21] En 1974 Antonio Delgado Roig creó varias estancias a base de parcelaciones en el entorno del patio de las Columnas.[21]

La Diputación Provincial de Sevilla intentó adquirir el edificio, sin éxito, en 1980.[21] El 19 de septiembre de 1989 se firmó un convenio entre la Junta de Andalucía y el Arzobispado de Sevilla por el que se cedía el edificio para que fuese sede de la Presidencia. A cambio, la Junta de Andalucía construyó un nuevo seminario en la avenida de la Palmera.[22] Durante tres años el inmueble fue restaurado por Guillermo Vázquez Consuegra.[23] El palacio comenzó a ser sede del Gobierno andaluz en 1992.[22]

Siglo XXIEditar

Entre 2005 y 2010 el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra realizó una segunda reforma del edificio.[24] En esta se centró en restaurar las partes de los siglos XVIII y XIX y en reformar elementos de poco valor arquitectónico y escasa calidad de materiales realizados en el siglo XX por Basterra y Sagastizábal.[23]

DescripciónEditar

 
El salón de los Espejos del palacio, en una reunión de 2014.

Los principales elementos del palacio original que se conservan en la actualidad son la fachada principal, el patio principal y la capilla.[25]

La portada principal fue terminada en 1734, aunque la parte superior fue reformada entre 1775 y 1776.[11] En el primer cuerpo se encuentra la entrada y, a ambos lados, columnas con diversos relieves. En el segundo cuerpo hay un balcón sostenido por figuras de atlantes y, a ambos lados del mismo, columnas jónicas junto a doce figuras alegóricas de la navegación. En el tercer cuerpo hay columnas de orden corintio y figuras de los monarcas san Fernando y san Hermenegildo y, en un arco en el centro, una figura de san Telmo. En el cuerpo superior hay dos estatuas sentadas con cornucopias.[26] En el intercolumnio del tercer cuerpo hay una inscripción que dice:[26]

Reinando en España el señor don Felipe V, el animoso, siendo juez conservador de este real colegio y seminario del señor San Telmo don Manuel de Torres, del Consejo de S.M. en el Real de Castilla y alcaide de los Reales Alcázares, y siendo mayordomo y diputado de la Universidad de Mercaderes [sic] y dicho colegio y seminario don Gregorio de los Ríos, del Orden de Calatrava, don Juan Sánchez y don Pedro Hernández Colarte, del Orden de Santiago, se edificó esta portada y torres del claustro. Año de 1734

Pasada la portada se accede a un zaguán y, tras este, está el patio principal,[10] realizado por Leonardo de Figueroa.[27] En el otro lado de este patio está la entrada a la capilla.[10]

 
Galería de sevillanos ilustres, en la fachada norte del palacio.

El patio está rodeado por una galería con pilares cuadrados que, en su parte exterior, tienen adosados capiteles jónicos.[27] Estos pilares sostienen arcos de medio punto. Los lados este y oeste tienen siete arcos y los lados norte y sur tienen cinco. Arriba hay un segundo cuerpo de ladrillo rojizo, que tiene balcones que coinciden con las pilastras, divididos por pilastras con capiteles corintios.[27] Las pilastras, los frisos, las jambas y otros elementos del patio están decorados con relieves.[27] Sobre el zaguán de acceso al patio hay una pequeña torre con un reloj y sobre la parte de acceso a la capilla hay otra semejante con unas campanas.[10]

La capilla cuenta con cinco retablos del siglo XVIII. En el centro del altar mayor está la Virgen del Buen Aire. A sus lados están san Pedro y san Andrés. En la parte superior del retablo están representados san Fernando y san Telmo. Este retablo se realizó entre 1723 y 1726 y sus autores principales autores fueron Domingo Martínez y José Maestre.[3]

Antonio Cabral Bejarano realizó algunas pinturas para la capilla entre 1850 y 1851. La bóbeda de la capilla tiene tres óvalos pintados por este autor; uno con san Luis, otro con san Fernando y otro con la Virgen con el Niño.[28] En cada uno de los laterales hay seis lunetos del mismo autor y del mismo año. En el muro izquierdo están sana Elena, san Juan de Dios, santa Cristina, san Felipe, san José con el Niño y santa Isabel de Portugal. En el muro derecho son san Francisco de Asís, san Clemente, san Carlomagno, santa Amelia, san Carlos Borromeo y santa Isabel de Hungría.[28] Los frescos de la bóbeda y la pared del coro también son obra de Antonio Cabral Bejarano. En la pared hay dos lunetos con dos momentos de la vida de san Antonio de Padua; uno con la aparición del Niño Jesús y otro predicando a los peces.[28] En el centro de la pared hay un cáliz, simbolizando la Eucaristía.[28] En la base de la bóbeda del coro hay ángeles adultos con instrumentos musicales y sobre los mismos hay pintados querubines.[28] Antonio Cabral Bejarano también realizó un frontal para el altar mayor.[3]

En 1895 se finalizó la fachada norte. En su parte superior hay una serie de doce esculturas de sevillanos ilustres (por nacimiento o por residir en la ciudad) realizadas por el escultor Antonio Susillo. Los personajes representados en esta galería son: Juan Martínez Montañés (Alcalá la Real, Jaén), Rodrigo Ponce de León y Núñez (nacido en Cádiz), Diego Velázquez, Miguel Mañara, Lope de Rueda, Diego Ortiz de Zúñiga, Fernando de Herrera, Luis Daoíz, Benito Arias Montano (nacido en Fregenal de la Sierra, Badajoz), Bartolomé Esteban Murillo, Fernando Afán de Ribera y Téllez-Girón y Bartolomé de las Casas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Antonio Sancho Corbacho (1952). Arquitectura barroca sevillana del siglo XVIII. Madrid: Instituto Diego Velázquez. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. p. 68. 
  2. a b c Sancho Corbacho, 1952, p. 69.
  3. a b c d e f g h i j k Memoria final de intervención. Retablo mayor. Capilla del Palacio de San Telmo. Domingo Martínez - José Maestre. Siglo XVIII. Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Junta de Andalucía. 2009. 
  4. José María Medianero Hernández (1992). Un ejemplo de "capilla abierta" en la Universidad de Mareantes de Triana (5). Laboratorio de Arte. Revista del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla. pp. 223-239. 
  5. a b c d Sancho Corbacho, 1952, p. 70.
  6. a b Elisa María Jiménez Jiménez (1998). «Desarrollo económico del Real Colegio de San Telmo de Sevilla en sus primeros años de funcionamiento (1681-1697)». Temas Americanistas (14): 42-60.  ISSN 1988-7868
  7. a b Sancho Corbacho, 1952, p. 73.
  8. Sancho Corbacho, 1952, p. 72.
  9. a b Sancho Corbacho, 1952, p. 75.
  10. a b c d Sancho Corbacho, 1952, p. 80.
  11. a b Sancho Corbacho, 1952, p. 76.
  12. Sancho Corbacho, 1952, p. 82.
  13. «Lucas Cintora. Arquitecto español del siglo XVIII». Universidad de Sevilla. Consultado el 21 de diciembre de 2016. 
  14. a b Jesús Rubio Jiménez. «Cronología de Gustavo Adolfo Bécquer». Cervantes Virtual. Consultado el 21 de diciembre de 2016. 
  15. José Joya Ruiz (1998). «Recordando a Bécquer y su intimismo poético». Eúphoros (2): 145-164.  ISSN 1575-0205
  16. a b c María José Carrasco (29 de noviembre de 2000). «El duque que quería ser rey». El País. 
  17. a b c d e f g h i j Vicente Lleó Cañal (2004). El palacio de San Telmo en el siglo XIX 12 (51). PH Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. pp. 72-76. 
  18. Adrian von Buttlar y María Victoria Soto Caba (1993). Jardines del clasicismo y el romanticismo. El jardín paisajista. Nerea. p. 319. ISBN 84-86763-76-2. 
  19. José Luis Terrón Ponce (12 de agosto de 2010). «El penito egregio». Menorca.info. 
  20. a b c Eusebio Ferrer Hortet, María Teresa Puga García (2015) [1998]. «8». 24 infantas de España. Sus vidas, entre las ilusiones y el destino. Autor editor. ISBN 978-84-261-3084-6. 
  21. a b c d e f g h i j k Eduardo Mosquera Adell (2004). San Telmo, siglo XX: el palacio como Seminario Metropolitano 12 (51). PH Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. pp. 78-87. 
  22. a b «Acuerdo para la cesión del palacio de San Telmo». Documento del mes (Archivo General de Andalucía). Julio de 2010. 
  23. a b Margot Molina (4 de marzo de 2007). «San Telmo, un palacio en busca de su dignidad». El País. 
  24. «Vázquez Consuegra gana el Premio NAN por su proyecto de San Telmo». Diario de Sevilla. 2 de diciembre de 2011. 
  25. Margot Molina (20 de enero de 2002). «La azarosa vida del palacio de San Telmo». El País. 
  26. a b José Amador de los Ríos (1844). Sevilla pintoresca o Descripción de sus más célebres monumentos artísticos. Sevilla: Francisco Álvarez y Compañía. pp. 271-272. 
  27. a b c d Sancho Corbacho, 1952, p. 79.
  28. a b c d e Gonzalo José Martínez del Valle y Enrique Valdivieso González (2013). «Presupuestos e informes de Antonio Cabral Bejarano para la decoración pictórica de la capilla del palacio de San Telmo». Laboratorio de Arte. Revista del Departamento de Historia del Arte (25): 915-928.  ISSN 1130-5762

Enlaces externosEditar