Abrir menú principal
Aspecto de un pan de Calatrava.
Detalle de la decoración.

El pan de Calatrava es una especie de pudín típico de la cocina de Castilla la Mancha. Se sirve generalmente como postre frío. Se elabora con un fondo de pan (en algunos casos bizcocho de soletilla)[1]​ que se remoja con huevos y leche que se cuaja en un molde introducido en un horno. La denominación «pan» proviene de su forma y de ser horneado.

Índice

CaracterísticasEditar

La elaboración se compone de huevos batidos y rebajados con leche hasta formar un líquido espeso. Este líquido se suele aromatizar a veces con canela, raspaduras de limón, anís, etc. Se endulza a gusto. Sobre el líquido suele ponerse en remojo, dependiendo de los gustos, bien sea miga de pan o bizcochos diversos, magdalenas e incluso pan de centeno,[2]​ etc. Todo junto se hornea en un molde hasta que queda «cuajado» el huevo. El resultado final dependerá de la forma del molde. Se suele decorar con trazas de nata o frutas en almíbar diversas. Es costumbre que se sirva como postre frío.

Otros lugaresEditar

Este postre también es muy típico en Castilla - La Mancha donde se hace parecido, aunque no igual.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Esperanza Fernández Padilla et al., (2008), Hiendelaencina en dulce, Editorial Visión Libros, Colección Tradiciones populares, Barcelona, págs. 121-122
  2. Alfredo Villaverde Gil, (2002), Viaje por La Mancha de Don Quijote y Sancho, AACHE Ediciones de Guadalajara, pág. 153