Abrir menú principal

Parábola del vino nuevo en odres viejos

Hombre con odre, Niko Pirosmani.

La parábola del vino nuevo en odres viejos es una de las parábolas de Jesús, encontrada en Mateo 9:14-17, Marcos 2:21-22 y Lucas 5:33-39.

PasajeEditar

La parábola se encuentra luego de la elección de Mateo como nuevo discípulo. Jesús la dijo en un banquete al ser cuestionado sobre el ayuno de sus discípulos:

Le dijeron a Jesús:

–Los seguidores de Juan y los de los fariseos ayunan mucho y hacen muchas oraciones, pero tus discípulos no dejan de comer y beber.
Jesús les contestó:
–¿Acaso podéis hacer que ayunen los invitados a una boda mientras el novio está con ellos? Ya llegará el momento en que se lleven al novio; cuando llegue ese día, ayunarán.
También les contó esta parábola:

–Nadie corta un trozo de un vestido nuevo para arreglar un vestido viejo. De hacerlo así, echará a perder el vestido nuevo; además el trozo nuevo no quedará bien en el vestido viejo. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo hace que los odres revienten, y tanto el vino como los odres se pierden. Por eso hay que echar el vino nuevo en odres nuevos. Y nadie que beba vino añejo querrá después beber el nuevo, porque dirá que el añejo es mejor.
Lucas 5:33-39, Dios Habla Hoy

InterpretaciónEditar

La parábola habla de la relación entre las enseñanzas de Jesús y el judaísmo tradicional.[1]​ Según algunas interpretaciones, Jesús les muestra su nuevo sendero, en contra de las viejas costumbres de los fariseos y sus escribas[2]​ A principios del siglo II, Marción, fundador del Marcionismo, usó este pasaje para defender “una total separación entre la religión que Jesús y Pablo apoyaron, y la de las escrituras hebreas.”[3]

Otras interpretaciones dicen que es un mensaje de que Jesús ha traído algo nuevo, y que los rituales y las tradiciones del judaísmo oficial no pueden ser parte eso. [4]

Juan Calvino dijo en sus comentarios sobre Mateo, Marcos y Lucas[5]​ que los odres viejos y el vestido viejo representaban a todos los discípulos de Jesús, mientras que el vino nuevo y el trozo de tela nuevo representan la práctica de ayunar dos veces a la semana, y mencionó que ayunar de esta manera sería pesado para los nuevo discípulos, y más de lo que pudieran soportar.[6]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Edwards, James R (2002). The Gospel According to Mark. Eerdmans. pp. 91-92. ISBN 0-85111-778-3. 
  2. Green, Joel B. (1997). The Gospel of Luke. Eerdmans. pp. 248-250. ISBN 0-8028-2315-7. 
  3. Tyson, Joseph B. (2006). Marcion and Luke-Acts: A defining struggle. University of South Carolina Press. p. 32. ISBN 1-57003-650-0. 
  4. France, R. T. (1985). The Gospel According to Matthew: An introduction and commentary. Eerdmans. p. 169. ISBN 0-8028-0063-7. 
  5. Calvin's Commentaries, Vol. 31: Matthew, Mark and Luke, Part I
  6. «Baker: Grand Rapids». Calvin's Commentary XVI. 1981. p. 408.