Pasaje de Drake

tramo de mar entre Sudamérica y la Antártida

El pasaje de Drake, paso de Drake o en menor medida mar de Hoces,[1]​ es el tramo de mar que separa América del Sur de la Antártida, entre el cabo de Hornos (Chile) y las islas Shetland del Sur (Antártida). Este paso marítimo, a veces denominado impropiamente estrecho, es la más meridional de las rutas de comunicación entre los océanos Pacífico y Atlántico. Por el sur forma parte del océano Antártico y al este limita con el mar del Scotia. Su anchura mínima es de ochocientos a novecientos cincuenta kilómetros y sus aguas son tradicionalmente consideradas por los navegantes como las más tormentosas del planeta.

Pasaje de Drake
Mar de Hoces

Mapa del pasaje de Drake mostrando los puntos fronterizos A, B, C, D, E y F según lo acordado en el Tratado de Paz y Amistad entre Argentina y Chile en 1984
Ubicación geográfica
Continente América del Sur
Antártida
Océano Pacífico
Atlántico
(Antártico)
Archipiélago Islas Shetland del Sur
Coordenadas 58°34′49″S 62°54′34″O / -58.580277777778, -62.909444444444
Ubicación administrativa
País Bandera de Argentina Argentina
ChileBandera de Chile Chile
además de aguas internacionales, y aguas en la zona del Tratado Antártico reclamadas por Argentina, Chile y el Reino Unido
División Bandera de la Provincia de Tierra del Fuego Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (ARG)
Bandera de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena Magallanes y la Antártica Chilena (CHL)
Cuerpo de agua
Mares próximos Mar del Scotia
Islas interiores Islas Diego Ramírez, ChileBandera de Chile Chile
Separación mínima 808 km
Descubridor Francisco de Hoces (1526)
Segundo navegante Willem Schouten (1616)

Denominación editar

El nombre de «pasaje de Drake» o «mar de Drake» que se utiliza en la cartografía internacional e hispanoamericana tiene su origen en el corsario inglés Francis Drake quien, sesenta años después, en 1578, cruzó el estrecho de Magallanes con su barco The Golden Hind, viajó hacia el sur y demostró a su rey que Tierra de Fuego no era un continente, como se creía hasta entonces en Inglaterra, sino una isla de regular tamaño.[2]​ La cartografía oficial chilena lo denomina paso Drake y en Argentina se llama pasaje de Drake (aunque existe un proyecto para renombrarlo mar de Piedrabuena).[3]

El nombre «mar de Hoces» también se utiliza en España,[4][5]​ y en menor medida en otros países hispanohablantes[6]​ por ser el navegante español Francisco de Hoces quien según la historiografía española lo habría descubierto y habría sido el primero en atravesarlo en 1526 durante la expedición a las Molucas de García Jofre de Loaísa.[1][7][8]

Geografía editar

 
Desde el pasaje de Drake se observa su extremo norte: el cabo de Hornos, en Chile.
 
Salinidad, temperatura y profundidad a lo largo del pasaje de Drake.

El pasaje, localizado entre los 56° y (aproximadamente) los 60° de latitud sur, es el cruce más corto existente entre la Antártida y el resto de las tierras emergidas del planeta. El límite entre el Atlántico y el Pacífico es considerado, en ocasiones, como una línea entre el cabo de Hornos, Chile y las islas Shetland del Sur. También se señala como límite natural entre ambos océanos la curva formada por las Antillas del Sur, o Arco de Scotia, que penetra hacia el este. Aunque el límite convencional más recurrido es el meridiano del cabo de Hornos, hasta tocar el paralelo 60° Sur, donde para muchos países comienza el océano Antártico.

El paso es mar abierto, excepto por las pequeñas islas Diego Ramírez, de Chile, a unos cien kilómetros al suroeste del cabo de Hornos. No hay ninguna masa de tierra significativa alrededor del mundo en las latitudes del paso de Drake, lo que permite el libre desplazamiento de la corriente circumpolar antártica que lleva un enorme volumen de agua —alrededor de seiscientos veces el flujo del río Amazonas— a través del pasaje y alrededor de la Antártida.

Las aguas del paso son famosas por lo tormentosas, con olas de más de diez metros, no poco frecuentes.

Los barcos durante el paso suelen ser buenas plataformas para el avistaje de ballenas, delfines y aves marinas, como el petrel gigante, otros petreles, albatros y pingüinos.

De acuerdo a estudios químicos de dientes de peces hallados en rocas sedimentarias oceánicas, el paso Drake estaba cerrado hasta hace unos 41 millones de años.[9]​ Antes de que el paso se abriera, el Atlántico y el Pacífico estaban completamente separados y la Antártida carecía de capa de hielo. Al unirse los océanos la corriente circumpolar antártica comenzó a fluir, enfriando significativamente la Antártida.

A pesar de ser el principal nexo de unión entre el Pacífico y el Atlántico, debido el deshielo producido en los últimos años en el polo norte, se especula que aparecerá una vía mucho más segura y en muchos casos más rápida, el paso del Noroeste.[10]

Importancia en la oceanografía física editar

 
El paso de Drake (centro de la imagen) en relación con la circulación termohalina global.

La presencia del paso de Drake permite conectar las tres principales cuencas oceánicas (Atlántico, Pacífico e Índico) a través de la corriente Circumpolar Antártica, la corriente oceánica más fuerte, con un transporte estimado de 100-150 Sv (Sverdrups, millones de m3/s). Esta corriente es el único intercambio a gran escala que se produce entre los océanos mundiales, y el paso de Drake es el más estrecho en su flujo alrededor de la Antártida. Se han realizado numerosas investigaciones para comprender cómo la forma del paso de Drake (batimetría y anchura) afecta al clima mundial.

Interacciones oceánicas y climáticas editar

Según los autores Toggweiler y Bjornsson "las principales características de los campos de temperatura y salinidad del océano moderno, incluida la asimetría térmica general entre los hemisferios, la salinidad relativa del agua profunda formada en el hemisferio norte y la existencia de una circulación transportadora transecuatorial, se desarrollan tras la apertura del paso de Drake."[11].

 
El gráfico muestra una media anual (2020) de la fuerza de la corriente superficial (de GODAS dataset), junto con líneas de flujo. Siguiendo las líneas de corriente, es fácil ver que la corriente no está cerrada en sí misma, sino que interactúa con las otras cuencas oceánicas, conectándolas. El pasaje de Drake desempeña un papel fundamental en este mecanismo.

La importancia de un pasaje de Drake abierto va mucho más allá de las latitudes del océano Antártico. Los Rugientes Cuarentas y los Furiosos Cincuenta soplan alrededor de la Antártida e impulsan la Corriente Circumpolar Antártica. Como resultado del Transporte de Ekman, el agua es transportada hacia el norte desde la Corriente Circumpolar Antártica (en el lado izquierdo mientras se mira en la dirección de la corriente). Utilizando una enfoque lagrangiano, se pueden seguir los paquetes de agua que pasan por el pasaje de Drake en su viaje por los océanos. Alrededor de 23 Sv de agua son transportados desde el pasaje de Drake hasta el ecuador, principalmente en los océanos Atlántico y Pacífico.[12]​ Para hacer una comparación directa, este valor no está lejos del transporte de la Corriente del Golfo en el Estrecho de Florida (33 Sv[13]​), pero es un orden de magnitud inferior al transporte de la Corriente Circumpolar Antártica (100-150 Sv). El agua transportada desde el océano Antártico al hemisferio norte contribuye al balance de masas global y permite la circulación meridional a través de los océanos.

Varios estudios relacionan la forma actual del pasaje de Drake con una Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (AMOC) efectiva. Se han utilizado modelos con diferentes anchuras y profundidades del pasaje de Drake, y se han analizado los consiguientes cambios en la circulación oceánica global y en la distribución de la temperatura.[11][2]​ Parece que la "cinta transportadora" de la Circulación Termohalina global aparece sólo en presencia de un pasaje de Drake abierto, sujeto al forzamiento del viento.[11]​ En particular, con un pasaje de Drake cerrado, no hay Célula de Aguas Profundas del Atlántico Norte, ni Corriente Circumpolar Antártica (obviamente, ya que la Antártida no está completamente rodeada de agua). Con un pasaje de Drake menos profundo, aparece una débil Corriente Circumpolar Antártica, pero sigue sin haber una célula de Aguas Profundas del Atlántico Norte.[2]

 
El Pasaje de Drake influye en la temperatura global de la superficie y en la circulación atlántica. Con el Paso de Drake cerrado, no hay Corriente Circumpolar Antártica (ya que el océano Pacífico y el océano Atlántico no están conectados), no hay Célula de Aguas Profundas del Atlántico Norte, el Hemisferio Sur es más cálido y el Hemisferio Norte es más frío. Profundizando gradualmente el pasaje de Drake, aparece una Corriente Circumpolar Antártica más ligera, pero con una profundidad de 690 m sigue sin haber Aguas Profundas del Atlántico Norte, y el Hemisferio Norte sigue siendo más frío. Sólo con la forma actual (anchura y profundidad) del pasaje de Drake el Hemisferio Sur es lo suficientemente frío como para que aparezca la capa de hielo antártica, y la Circulación Atlántica es lo suficientemente fuerte como para que el Hemisferio Norte se caliente. (Adaptado de [Sijp and England, 2003][2]​)

También se ha demostrado que la distribución actual del carbono inorgánico disuelto en el océano sólo puede obtenerse con un pasaje de Drake abierto.[14]

En resumen, no sólo el pasaje de Drake debe estar abierto para permitir que la Corriente Circumpolar Antártica fluya alrededor de la Antártida, sino que además la topografía de la corriente es la única que permite suficiente transporte desde el Océano Austral para sostener una Masa de agua profunda del Atlántico Norte, permitiendo así una circulación termohalina suficientemente fuerte.

Para establecer una conexión con la temperatura global de la superficie, un pasaje de Drake abierto (y suficientemente profundo) enfría el océano Antártico y calienta las altas latitudes del hemisferio norte. De hecho, muchos investigadores atribuyen al aislamiento de la Antártida por la Corriente Circumpolar Antártica (que sólo puede fluir con un pasaje de Drake abierto) la causa de la glaciación del continente y del enfriamiento global en la época del Eoceno.

Turbulencia y mezcla editar

La mezcla diapical es el proceso por el cual se mezclan diferentes capas de un fluido estratificado. Afecta directamente a los gradientes verticales, por lo que es de gran importancia en todo tipo de transporte y circulación impulsados por gradientes (como la circulación termohalina). De forma simplificada, la mezcla impulsa la circulación termohalina global: sin mezcla interna, el agua más fría nunca estaría por encima del agua más caliente, y no habría circulación impulsada por la densidad (flotabilidad). Sin embargo, se cree que la mezcla en el interior de la mayor parte del océano es diez veces más débil de lo necesario para mantener la circulación global.[15][16][17]​ Se ha planteado la hipótesis de que la mezcla adicional puede atribuirse a la rotura de Ondas internas (Onda de Lees).[18]​ Cuando un fluido estratificado alcanza un obstáculo interno, se crea una ola que puede llegar a romperse, mezclando las capas del fluido. Se ha estimado que la difusividad diapical en el pasaje de Drake es ~20 veces el valor inmediatamente al oeste en el sector del Pacífico de la Corriente Circumpolar Antártica.[16]​ Gran parte de la energía que se disipa a través de la rotura de las olas internas (alrededor del 20% de la energía eólica puesta en el océano) se disipa en el océano del sur.[19]

En resumen, sin la topografía gruesa en las profundidades del pasaje de Drake, la mezcla interna oceánica sería más débil, y la circulación global se vería afectada.

 
La densidad (flotabilidad) impulsa una circulación interna sólo si la masa de agua más densa (más fría o más salada) se encuentra por encima de la menos densa (más caliente o menos salada). En ausencia de perturbaciones, el fluido adopta una forma estratificada. Si no se tienen en cuenta las diferencias de salinidad, la única causa posible de esta circulación son las diferencias verticales de temperatura. Sin embargo, el agua se calienta y se enfría al mismo nivel, es decir, en la superficie en el ecuador y en la superficie en los polos. La fuerza que empuja el agua más fría por encima del agua más caliente es la mezcla interna, que es más intensa en presencia de topografía accidentada, como en el pasaje de Drake.

Importancia histórica en las observaciones oceanográficas editar

Desde la década de 1980 se dispone de mediciones por satélite de las propiedades oceánicas en todo el mundo. Antes de esa fecha, los datos sólo podían recopilarse a través de buques oceánicos que realizaban mediciones directas. La Corriente Circumpolar Antártica ha sido (y es) estudiada realizando repetidos transectos. Sudamérica y la Península Antártica limitan la Corriente Circumpolar Antártica en el Paso de Drake: la conveniencia de medir la Corriente Circumpolar Antártica a través del paso radica en los claros límites de la corriente en esa franja. Incluso tras la llegada de los datos de altimetría por satélite, las observaciones directas en el pasaje de Drake no han perdido su excepcionalidad. La relativa poca profundidad y estrechez del paso lo hacen especialmente adecuado para evaluar la validez de las magnitudes que cambian horizontalmente y verticalmente (como la velocidad en la teoría clásica de Ekman[20]​).

Además, la fuerza de la Corriente Circumpolar Antártica hace que los meandros y los pellizcos anillos ciclónicos de núcleo frío sean más fáciles de observar.[21]

Extensión editar

 
Mapa batimétrico del pasaje de Drake o mar de Hoces.

Generalmente se considera el pasaje de Drake como el triángulo marítimo con un vértice en el cabo de Hornos y los otros dos en las islas extremas del archipiélago de las Shetland del Sur, cerca de la costa septentrional de la Península Antártica. La Organización Hidrográfica Internacional ha previsto en el proyecto de la 4° edición de su publicación Limits of Oceans and Seas, comunicado por la circular C55 del 7 de noviembre de 2001, trasladar desde el cabo de Hornos a la isla Waterman, en el archipiélago de Tierra del Fuego, el punto extremo noroccidental del mar de Hoces. La propuesta fue hecha por el Reino Unido y aceptada por Chile y Rusia. Este país había propuesto incluir al estrecho de Bransfield como parte del pasaje de Drake, pero luego aceptó retirar su propuesta. El proyecto no ha sido ratificado y a septiembre de 2012 se encontraba aún en proceso de revisión.[22]

4. South Atlantic Ocean
(...)
Location of the northwest corner of Drake Passage has been changed from Cabo de Hornos further west to Isla Waterman (55°25'S – 70°00'W), as proposed by the UK and agreed by Russia and Chile.
(...)
10.13 Drake Passage
In the original proposal by Russia to define the limits, Bransfield Strait was included. Subsequent comments by the UK proposed it be excluded. In addition, a change to the location of the northwest corner from Cabo de Hornos further west to Isla Waterman (55°25'S – 70°00'W), proposed by the UK and agreed by Russia and Chile, has been included in the present description.
Comentarios del proyecto de la 4° edición de Limits of Oceans and Seas
 
El pasaje de Drake o mar de Hoces.

De acuerdo a esta definición, el mar de Hoces tiene los siguientes límites: desde la isla Waterman una línea recta hasta el cabo de Hornos, luego en línea recta hasta el cabo San Bartolomé en la isla de los Estados, recorriendo la costa austral de esta isla hasta el cabo San Juan. Desde este punto una línea recta hasta el cabo Lloyd de la isla Clarence, recorriendo la costa meridional de esta isla hasta la punta Craggy del cabo Bowles, desde donde sigue en línea recta hasta el promontorio Norte de la isla Rey Jorge. Continuando por la costa norte de esta isla y luego por la de las islas Nelson, Robert, Greenwich, Livingston, Rugged y Nevada, hasta alcanzar el cabo Smith en la isla Smith. Recorre la costa septentrional de esta isla hasta el cabo James, desde donde una línea recta alcanza la isla Waterman.[23]

El ancho mínimo del mar de Hoces o pasaje de Drake, es decir, la longitud total de la línea imaginaria que une la punta más austral de la isla Hornos (el cabo de Hornos) con el sector terrestre más próximo de las islas Shetland del Sur es de 808,17 km.[24]

Partiendo desde este cabo chileno, los primeros 47,6 km discurren sobre aguas jurisdiccionales de Chile (el 5,88 %). Continuando hacia la Antártida, la línea recorre durante 240,54 km por aguas jurisdiccionales de Argentina (29,76 %), hasta alcanzar aguas internacionales, las que recorre en los siguientes 209,16 km (25,88 %), para cruzar el paralelo 60° S, es decir, penetrar en aguas comprendidas en la zona bajo el Tratado Antártico, por las que transita los últimos 310,9 km (38,47 %) para, finalmente, tocar las primeras costas antárticas.

Historia editar

El pasaje de Drake fue descubierto en 1526 por los tripulantes de la carabela San Lesmes que formaba parte de la expedición española de García Jofre de Loaísa que se dirigía a las Molucas. El navío alcanzó la latitud de 55° Sur a finales de enero de 1526 al mando de Francisco de Hoces, luego de que una tormenta los apartara de la boca oriental del estrecho de Magallanes. Lograron reunirse de nuevo con la expedición y cruzar el estrecho.

Medio siglo después, Francis Drake se adentró en este mar desde el océano Pacífico, tras cruzar el estrecho de Magallanes a bordo del Golden Hind, desembarcando y tomando posesión en una isla no identificada que denominó Elizabeth Island en septiembre de 1578.[25]

Varias décadas más tarde, la expedición neerlandesa de Willem Schouten y Jacob Le Maire atravesó el mar de Hoces el 29 de febrero de 1616 a bordo del barco Eendracht.[26]

Aunque el paso fue muy utilizado durante los dos siglos siguientes, su extremo austral —las islas Shetland del Sur— no fueron oficialmente descubiertas hasta el 19 de febrero de 1819 por el marino británico William Smith.

La jurisdicción sobre las aguas del norte del pasaje de Drake fue objeto de disputa entre Argentina y Chile hasta la firma del Tratado de paz y amistad de 1984, que adjudicó zonas económicas exclusivas para los dos países y fijó parte del límite en el meridiano del cabo de Hornos.

El día 9 de diciembre de 2019 se produjo el accidente del Lockheed C-130 de la Fuerza Aérea de Chile, en el cual fallecieron 38 personas pertenecientes a la Fuerza Aérea de Chile, el ejército de Chile, la Universidad de Magallanes y una empresa privada.

 
Proyección ortográfica hemisférica centrada en el mar de Hoces o pasaje de Drake.

Imágenes editar

Teorías del limite natural entre los océanos Atlántico y Pacífico editar

 
Mapa que muestra la propuesta presentada por la tesis denominada «Delimitación natural entre los océanos Pacífico y Atlántico Sur por la zona de Fractura Shackleton».

Los investigadores Juan Ignacio Ipinza Mayor y Cedomir Marangunic Damianovic plantean la teoría científica en que la separación de los océanos Pacífico y Atlántico "se podría confirmar a partir de la denominada Zona de Fractura Shackleton (...) el límite se encuentra entonces al este del llamado Meridiano del cabo de Hornos".[27]

Además anteriormente se postuló la teoría de delimitación natural entre los océanos Pacífico y Atlántico Sur por el arco de las Antillas Australes.[28][29][30]

Véase también editar

Referencias editar

  1. a b Á. Van den Brule A. (30 de mayo de 2022). «La Antártida de Gabriel de Castilla, otro gran español olvidado». El Confidencial. Consultado el 4 de octubre de 2022. 
  2. a b c d Sijp, Willem P.; England, Matthew H. (1 de mayo de 2004). xml «Efecto del flujo pasante del Paso de Drake en el clima global». Journal of Physical Oceanography (en inglés) 34 (5): 1254-1266. Bibcode:1254S 2004JPO....34. 1254S. ISSN 0022-3670. doi:10.1175/1520-0485(2004)034<1254:EOTDPT>2.0.CO;2. 
  3. En 2006, en el Congreso argentino, patrocinado por la Legislatura de la provincia de Santa Cruz, fue presentado un proyecto para renombrar el estrecho como mar de Piedra Buena, fundamentado en la intención de honrar a Luis Piedra Buena y retirar de la cartografía oficial argentina el nombre del corsario británico Francis Drake.[1] Archivado el 27 de septiembre de 2007 en Wayback Machine. [2] Archivado el 14 de marzo de 2007 en Wayback Machine.
  4. Ministerio de Ciencia e Innovación, Gobierno de España (13 de enero de 2023). «La XXXVI Campaña de Investigación Antártica Española acoge 26 proyectos científicos». «Durante la campaña, el buque llevará a cabo una serie de movimientos entre la isla Rey Jorge, las islas Livingston y Decepción y el continente Sudamericano para el traslado de personal y abastecimiento de víveres y equipamientos. En total, el buque realizará seis cruces del Mar de Hoces. La campaña terminará a finales de marzo cuando se cierren las dos bases y el buque regrese a Ushuaia. » 
  5. «Sobrevivir al peor mar del mundo». RTVE. 14 de abril de 2023. 
  6. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Argentina. «Sobre La Antártida». 
  7. Ignacio de Hoces Íñiguez (2019). «Hasta el fin del mundo. El descubrimiento del Mar de Hoces». Revista Colombiana de Estudios Hispánicos. 
  8. Romero, Sarah (30 de julio de 2022). «¿Cuál es el lugar más peligroso del océano?». Muy interesante. 
  9. news.bbc.co.uk
  10. el paso del noroeste, en el Ártico, abierto por primera vez
  11. a b c Toggweiler, J. R.; Bjornsson, H. (2000). CO%3B2-C «Drake Passage and palaeoclimate». Journal of Quaternary Science (en inglés) 15 (4): 319-328. Bibcode:2000JQS....15..319T. ISSN 1099-1417. doi:10.1002/1099-1417(200005)15:4<319::AID-JQS545>3.0.CO;2-C. 
  12. Friocourt, Yann; Drijfhout, Sybren; Blanke, Bruno; Speich, Sabrina (1 de julio de 2005). «Exportación de masa de agua desde el paso de Drake a los océanos Atlántico, Índico y Pacífico: A Lagrangian Model Analysis». Journal of Physical Oceanography (7 edición) 35: 1206-1222. Bibcode:1206F 2005JPO....35. 1206F. ISSN 1520-0485. doi:10.1175/JPO2748.1. 
  13. Heiderich, Joleen; Todd, Robert E. (1 de agosto de 2020). «Evolución a lo largo de la corriente del Golfo del transporte de volumen». Journal of Physical Oceanography 50 (8): 2251-2270. Bibcode:2020JPO....50.2251H. ISSN 0022-3670. S2CID 219927256. doi:10.1175/JPO-D-19-0303.1. hdl:1912/26689. 
  14. Fyke, Jeremy G.; D'Orgeville, Marc; Weaver, Andrew J. (Mayo 2015). «Los controles del pasaje de Drake y del Canal de América Central sobre la distribución del depósito de carbono oceánico». Global and Planetary Change (en inglés) 128: 72-82. Bibcode:2015GPC...128...72F. OSTI 1193435. doi:10.1016/j.gloplacha.2015.02.011. 
  15. Munk, Walter H. (August 1966). com/retrieve/pii/0011747166906024 «Recetas abisales». Deep Sea Research and Oceanographic Abstracts (en inglés) 13 (4): 707-730. Bibcode:1966DSRA...13..707M. doi:10.1016/0011-7471(66)90602-4. 
  16. a b Watson, Andrew J.; Ledwell, James R.; Messias, Marie-José; King, Brian A.; Mackay, Neill; Meredith, Michael P.; Mills, Benjamin; Naveira Garabato, Alberto C. (19 de septiembre de 2013). «Mezcla oceánica de densidad cruzada rápida a profundidades medias en el Pasaje de Drake medida por liberación de trazador». Nature (en inglés) 501 (7467): 408-411. Bibcode:..408W 2013Natur.501 ..408W. ISSN 0028-0836. PMID 24048070. S2CID 1624477. doi:10.1038/nature12432. 
  17. Ledwell, James R.; Watson, Andrew J.; Law, Clifford S. (Agosto 1993). «Evidencia de mezcla lenta a través de la picnoclina a partir de un experimento de liberación de trazador en océano abierto». Nature (en inglés) 364 (6439): 701-703. Bibcode:..701L 1993Natur.364 ..701L. ISSN 0028-0836. S2CID 4235009. doi:10.1038/364701a0. 
  18. Nikurashin, Maxim; Ferrari, Raffaele (1 de septiembre de 2010). «Radiación y disipación de ondas internas generadas por movimientos geostróficos que inciden en la topografía a pequeña escala: Application to the Southern Ocean». Journal of Physical Oceanography (en inglés) 40 (9): 2025-2042. Bibcode:2010JPO....40.2025N. ISSN 1520-0485. S2CID 1681960. doi:10.1175/2010JPO4315.1. 
  19. Nikurashin, Maxim; Ferrari, Raffaele (junio de 2013). «Circulación inversa impulsada por la rotura de las olas internas en el océano profundo». MIT Web Domain (en inglés estadounidense) 40 (12): 3133. Bibcode:2013GeoRL..40.3133N. S2CID 16754887. doi:10.1002/grl.50542. hdl:1721.1/85568. 
  20. Polton, Jeff A.; Lenn, Yueng-Djern; Elipot, Shane; Chereskin, Teresa K.; Sprintall, Janet (1 de agosto de 2013). 1 «¿Las observaciones del paso de Drake coinciden con la teoría clásica de Ekman?». Journal of Physical Oceanography (en inglés) 43 (8): 1733-1740. Bibcode:2013JPO....43.1733P. ISSN 0022-3670. S2CID 129749697. doi:10.1175/JPO-D-13-034.1. 
  21. Joyce, T.M.; Patterson, S.L.; Millard, R.C. (Noviembre 1981). «Anatomía de un anillo ciclónico en el paso Drake». Deep Sea Research Part A. Oceanographic Research Papers 28 (11): 1265-1287. Bibcode:1981DSRA...28.1265J. doi:10.1016/0198-0149(81)90034-0. 
  22. Circular C55 del 7 de noviembre de 2001
  23. Mapa con los límites propuestos para el pasaje de Drake
  24. «Google Earth». Consultado el 13 de octubre de 2010. 
  25. Wagner, Henry R., Sir Francis Drake's Voyage Around the World: Its Aims and Achievements, Kessinger Publishing, LLC, 2006, ISBN 1-4286-2255-1.
  26. Kelsey, Harry, Sir Francis Drake; The Queen's Pirate, Yale University Press, New Haven, 1998, ISBN 0-300-07182-5.
  27. Juan Ignacio Ipinza Mayor; Cedomir Marangunic Damianovic. ALGUNAS CONSECUENCIAS JURÍDICAS DE LA INVOCACIÓN POR PARTE DE CHILE DE LA “TEORÍA DE LA DELIMITACIÓN NATURAL DE LOS OCÉANOS” EN EL DIFERENDO SOBRE LA PLATAFORMA CONTINENTAL AUSTRAL. 
  28. Santibañez, Rafael (1969). x8TvAhVPk1kKHYMLBDcQuwUwAHoECAIQBg#v=onepage&q=Los%20derechos%20de%20Chile%20en%20el%20Beagle&f=false «El Canal Beagle y la delimitación de los océanos». Los derechos de Chile en el Beagle. Santiago: Editorial Andrés Bello. pp. 95-109. OCLC 1611130. Consultado el 22 de marzo de 2021. 
  29. Passarelli, Bruno (1998). El delirio armado. Argentina-Chile. La guerra que evitó el Papa. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 950-07-1469-8. «48 ». 
  30. Barros González, Guillermo (1987). «El Arco de Scotia, separación natural de los océanos Pacífico y Atlantico». Revista Marina. Consultado el 22 de marzo de 2021. 

Enlaces externos editar