Abrir menú principal

La psicosis cannábica es un conjunto de síntomas psicóticos con diverso grado de severidad que pueden ser desencadenados, por el consumo problemático de cannabis, conocida como marihuana.[1][2][3]​ Algunos estudios indican que el consumo de cannabis puede producir enfermedades mentales graves como psicosis tóxicas en las que aparecen síntomas como alucinaciones y delirios graves,[4]​ mientras que otros indican que puede acelerar la aparición de enfermedades psicóticas.[5][6][7]​ La mayoría de los casos de psicosis relacionados con el cannabis son agudos y pasajeros. El potencial de causar estos síntomas, es menos común con el consumo de marihuana que con otras drogas, especialmente los alucinógenos.

Las personas con enfermedades psicóticas, o tendencia a ellas deben evitar el uso de cannabis. Las consecuencias pueden ser muy serias para la salud de la persona por lo que se recomienda evitar por completo el uso de cannabis.[2]

Índice

HistoriaEditar

En la década de 1980 se estudiaron las consecuencias del consumo de cannabis entre la población psiquiátrica, lo que se conoce como «fenómeno de comorbilidad, (estudio ECA). [8]
En la década de 1990 se plantea que existen pocos casos claros y que en la historia clínica existe coincidencia escasa, por lo que se consideraba que no existía una auténtica psicosis cannábica. [9][10]
Durante la década del 2000 se observa que mientras los estudios con pacientes confirman que la psicosis cannábica existe, sin embargo algunos estudios de revisión sistemática plantean dudas sobre su existencia. [11]​ Finalmente, hay que recordar que durante las últimas décadas, se han observado altos índices de consumo de cannabis y uso problemático entre personas con esquizofrenia y otras psicosis, confirman que el consumo de cannabis puede estar relacionado causalmente con trastornos psicóticos. Por los efectos imitadores de la psicosis (psicotomiméticos) del cannabis, es creíble que las dosis altas de cannabis puedan producir síntomas psicóticos.[12]

La terminología y los criterios sostenidos con anterioridad, cambiaron en la década de 1990.
En la clasificación CIE-10 (1993), aparece el trastorno psicótico por uso de cannabis y contempla la aparición de una amplia sintomatología.
En el manual DSM-IV (1996): ya aparece el término trastorno psicótico por uso de cannabis, incluidos en la sección «Esquizofrenia y trastornos afines».[8]

Signos y síntomasEditar

Algunas personas que usan marihuana pueden experimentar síntomas de psicosis, que incluyen paranoia, delirios, pensamientos desorganizados o incluso alucinaciones.[13][14]​ No es muy común, pero la psicosis inducida por cannabis necesita tratamiento.[15]

La mayoría de los casos de psicosis relacionados con el cannabis son agudos y pasajeros, pero existen algunas asociaciones preocupantes entre el consumo de marihuana y el desarrollo o empeoramiento de condiciones psicóticas crónicas previas como la esquizofrenia.[16]
La probabilidad de que la marihuana y la psicosis ocurran juntas es más alta en personas que tienen una predisposición genética a la paranoia y ciertos síntomas relacionados con la psicosis. Por ejemplo, las personas que han experimentado síntomas psicóticos leves antes del uso de la sustancia pueden estar en mayor riesgo de desarrollar psicosis cuando usan marihuana.[17]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. A. Shrivastava, M. Johnston, K. Terpstra, and Y. Bureau. Indian J Psychiatry. 2014 Jan-Mar; 56(1): 8–16.
  2. a b Sane Australia. 2012. Cannabis and psychotic illness. http://www.sane.org/images/stories/information/factsheets/1211_info_fs4cannabis.pdf (accessed Feb 2013.)
  3. Linzen DH, Dingemans PM, Lenior ME. Cannabis abuse and the course of recent onset schizophrenic disorders. Arch Gen Psychiatry. 1994;51:273–9.
  4. Mikkel Arendt, Raben Rosenberg, Leslie Foldager, Gurli Perto (2005). «Cannabis-induced psychosis and subsequent schizophrenia-spectrum disorders: follow-up study of 535 incident cases». British Journal of Psychiatry (Bjp.rcpsych.org) 187: 510-515. PMID 16319402. Consultado el 22 de mayo de 2011. 
  5. Large, Matthew; Sharma, Swapnil; Compton, Michael T.; Slade, Tim; Nielssen, Olav (2011). «Cannabis Use and Earlier Onset of Psychosis: A Systematic Meta-analysis». Archives of General Psychiatry (en inglés) 68 (6): 555-561. ISSN 0003-990X. 
  6. González-Pinto, A.; Vega, P.; Ibáñez, B.; Mosquera, F.; Barbeito, S.; Gutiérrez, M.; Ruiz de Azúa, S.; Ruiz, I. et al. (2008). «Impact of cannabis and other drugs on age at onset of psychosis». The Journal of clinical Psychiatry (en inglés) 69 (8): 1210-1216. ISSN 0160-6689. 
  7. Le Bec, P.Y.; Fatséas, M.; Denis, C.; Lavie, E.; Auriacombe, M. (2009). «Cannabis and psychosis: search of a causal link through a critical and systematic review». L'Encephale (en inglés) 35 (4): 377-385. ISSN 0013-7006. PMID 19748375. 
  8. a b Núñez Domínguez L A. (2002). «Situación actual de la psicosis cannábica». Trastornos adictivos 4 (3): 131-200. 
  9. Thomas (1993). «Psychiatric symptoms in cannabis users.». Br J Psychiatry 163: 141-149. 
  10. Thornicroft G. (1990). «Cannabis and psychosis. Is there a epidemiological evidence for an association?». Br J Psychiatry 157: 25-33. 
  11. Poole R, Brabbins C. (1996). «Drug induced psychosis.». Br J Psychiatry. 168 (2): 135-138. 
  12. Degenhardt Louisa (2003). «The link between cannabis use and psychosis: furthering the debate». Psychol Med. 33 (1): 3-6. doi:10.1017/S0033291702007080. 
  13. Rottanburg D, Robins AH, BenArie O, Teggin A, Elk R. Cannabis associated psychosis with hypomanic features. Lancet. 1982;182:1364–6.
  14. Andreasson S, Allebeck P, Rydberg U. Schizophrenia in users and nonusers of cannabis. Acta Psychiatr Scand. 1989;79:505–10
  15. Thomas H. Psychiatric symptoms in cannabis users. Br J Psychiatry. 1993;163:141–9.
  16. «Cannabis-Induced Psychosis - BrightQuest Treatment Centers». BrightQuest Treatment Centers (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de septiembre de 2018. 
  17. Crawford, Chris. «Can Marijuana Cause Psychosis?». The Recovery Village (en inglés estadounidense). Consultado el 26 de septiembre de 2018.