Puertas rápidas

Las puertas rápidas son mayormente instaladas en los sectores comerciales e industriales. Son el resultado del desarrollo renovado de los ya conocidos portones seccionales y cortinas de enrollar. Se diferencian fundamentalmente en su construcción que permite una mayor velocidad y resistencia, un elevado número de ciclos de apertura y cierre. Son perfectamente adaptables al proyecto, con sentido de movimiento vertical u horizontal según el tipo de construcción.

Las puertas rápidas son puertas flexibles y ligeras para uso industrial intensivo.

AplicaciónEditar

En el sector comercial se instalan puertas rápidas en zonas de alta circulación de mercadería entre sectores de diferentes temperaturas y/o presiones. Por ejemplo en la industria alimentaria donde en depósitos de congelado es importante mantener las condiciones de temperatura específicas. Se requiere de tiempos cortos de apertura y cierre reduciendo perdida de frío, impidiendo corrientes de aire y permitiendo un desarrollo ordenado del trabajo. Se obtiene como resultado un alto valor de ahorro energético. Existen desarrollos especiales para el uso en transportadores automáticos de carga, vehículos de rescate o en sectores con riesgos de explosión. Se pueden complementar con un lector de tarjetas para así mejorar la seguridad de los edificios industriales.

ExigenciaEditar

 
Puerta rápida Ferroflex para líneas de producción industrializada

Las altas velocidades de operación (que en parte superan los 3 m/s[1]​) y el alto número de ciclos durante la operativa, provocan grandes cargas, que deben ser contempladas en su construcción. De igual manera las condiciones particulares como tamaño y lugar de instalación requieren de un cuidado especial en cuanto a seguridad y control, que cumplan con las disposiciones exigidas por las autoridades pertinentes.

ReferenciasEditar

  1. «Productos / STR Puerta turbo de accionamiento rápido de enrollar». Archivado desde el original el 5 de enero de 2009. Consultado el 2009.