Abrir menú principal

El racismo ambiental o racismo medioambiental es un término utilizado para describir la injusticia medioambiental en un contexto racializado. Se refiere a cómo ciertas comunidades pertenecientes a minorías étnicas están sometidas a una exposición a contaminantes desproporcionada o a cómo se les deniega el acceso a ciertos recursos naturales, como aire limpio, agua potable y otros beneficios ecológicos.[1][2][3]

En el contexto internacional, la marginación medioambiental describe las relaciones ecológicas desfavorecidas entre las naciones industrializadas y el Sur Global, asociándose al colonialismo, el neoliberalismo y la globalización. El racismo ambiental incluye la exposición a residuos tóxicos, inundaciones, contaminación por la extracción de recursos naturales e industriales, carencia de bienes esenciales o la exclusión de la administración y toma de decisiones sobre las tierras y los recursos naturales locales.[4]

Algunos casos de Racismo AmbientalEditar

  • Desplazamiento de poblaciones negras en la zonas de São Paulo, Roraima y parte de la región Centro-Oeste de Brasil, por parte de  otras comunidades blancas y acaudaladas apoyados por el gobierno Central[5]​.
  • Afectaciones por pasivos ambientales generados por el monocultivo de la caña de azúcar a poblaciones indígenas y negras en el departamento del Cauca y Valle del Cauca en Colombia[6]​.
  • Conflictos ecológicos distributivos entre las petroleras y el pueblo originario Mapuche en Argentina[7]​.


Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar