Revolución de las Rosas

La Revolución de las Rosas fue un cambio de poder pacífico y prooccidental que ocurrió en Georgia en noviembre de 2003. La revolución comenzó con protestas masivas por las controvertidas elecciones parlamentarias del país y terminó con la renuncia del presidente de aquel entonces, Eduard Shevardnadze, que marcó el final del liderazgo soviético en el país. La revolución tiene su nombre por el evento culminante en el que los manifestantes, liderados por Mijeíl Saakashvili, irrumpieron en una sesión del parlamento con rosas en la mano.

Revolución de las rosas
Parte de Revoluciones de colores
OP13.JPG
Revolución Rosa, 2003
Fecha Noviembre del 2003
Lugar Bandera de Georgia Georgia
Casus belli Mala gestión económica del gobierno, fraude electoral, corrupción, pobreza
Conflicto Manifestaciones
Resultado Victoria del pueblo georgiano
Consecuencias Dimisión de Eduard Shevardnadze, Mijeíl Saakashvili se declara nuevo presidente
Beligerantes
Bandera de Georgia Movimiento Nacional Unido Bandera de Georgia Gobierno de Georgia
  • Policía georgiana
Figuras políticas
Bandera de Georgia Mijeíl Saakashvili Bandera de Georgia Nino Burjanadze Bandera de Georgia Eduard Shevardnadze

Las protestas duraron 20 días, del 3 al 23 de noviembre de 2003, y trajo como consecuencia nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias que convirtieron al Movimiento Nacional Unido en el principal partido de gobierno.[1]​ Después de la Revolución de las Rosas, Georgia siguió una política exterior prooccidental y puso la integración europea y euro-atlántica como su máxima prioridad. Este cambio de trayectoria contribuyó a la tensión del gobierno georgiano con Rusia, que continúan hasta hoy

AntecedentesEditar

Georgia había sido gobernada por Eduard Shevardnadze desde 1992 (como Presidente de Georgia desde 1995). Su gobierno —y su propia familia— se veían cada más asociados con la rampante corrupción que limitaba el crecimiento de la economía de Georgia. El país seguía siendo muy pobre para los estándares europeos. Dos regiones separatistas apoyadas por los rusos (Abjasia y Osetia del Sur) se mantenían fuera del control central de Tiflis, y la república autónoma de Ayaria estaba gobernada por el líder semiseparatista Aslan Abashidze.

La crisis política y económica estaba cerca de alcanzar su cúspide momentos antes de las elecciones parlamentarias fechadas para el 2 de noviembre de 2003. La alianza política de Shevardnadze «Para una Nueva Georgia» y de Abashidze «Unión por el Renacimiento Democrático» vieron desplazadas por los populares partidos de la oposición: el Movimiento Unidad Nacional de Mijeíl Saakashvili y "Demócratas-Buryanadze" liderados por la Portavoz del Parlamento Nino Buryanadze y por el (ahora fallecido) portavoz Zurab Zhvania.

El nuevo presidente, Mijeíl Saakashvili (2004), decidió librarse de la hegemonía rusa, por lo que adoptó una política de acercamiento a Occidente, sobre todo a los Estados Unidos, intentando así entrar a formar parte de la OTAN. Intenta también recuperar el control de las dos regiones secesionistas de Osetia del Sur y de Abjasia. El gobierno ruso se ve forzado a cerrar sus bases militares en Georgia y tras una negativa de la OTAN al ingreso de Georgia, Saakashvili invade por la fuerza las dos regiones secesionistas, provocando la inmediata intervención militar rusa en la región en agosto de 2008. Tras cuatro días de conflicto, los vencedores rusos reconocen la independencia de las regiones. Por la mediación del por entonces presidente de la UE, Nicolas Sarkozy, se firmó el acuerdo de paz.

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar