Abrir menú principal

Salida del Reino Unido de la Unión Europea

Proceso de Acuerdos y Negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea.
El Reino Unido (en naranja) con respecto al resto de la Unión Europea (en azul).

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, también conocida popularmente como «brexit»[1]​ ([ˈbreksit], acrónimo de las palabras inglesas Britain y exit, ‘Gran Bretaña[nota 1]​ y ‘salida’), es un proceso político en curso que persigue el abandono por parte del Reino Unido de su condición de estado miembro de la Unión Europea. Tras un referéndum celebrado el 23 de junio de 2016 en el que el 51,9 por ciento de los votantes apoyó abandonar la Unión Europea, el Gobierno invocó el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, iniciando un proceso de dos años que debía concluir con la salida del Reino Unido el 29 de marzo de 2019. Ese plazo fue prorrogado en primer término hasta el 12 de abril de 2019. En la actualidad, está vigente una segunda prórroga, que vencerá el próximo 31 de octubre de 2019.[2][3]​ Pasada esa fecha, y salvo acuerdo en contrario, Reino unido abandonará automáticamente la Unión Europea sin acuerdo.

La retirada de la Unión Europea ha sido defendida por los euroescépticos de izquierda y de derecha, mientras que los proeuropeos, que también abarcan todo el espectro político, han abogado por la membresía continua y el mantenimiento de la unión aduanera y el mercado común. Ya en 1975 se había celebrado un primer referéndum sobre la permanencia del país en la Comunidad Económica Europea, precursora de la UE, con resultado favorable a la permanencia. En los años setenta y ochenta, la salida de la Comunidad Europea fue abogada principalmente por la izquierda política, y el manifiesto electoral de 1983 del Partido Laborista abogó por la retirada total. En 1987, el Acta Única Europea, la primera revisión importante de los Tratados de Roma de 1957, estableció formalmente el mercado único europeo y la Cooperación Política Europea.

Desde la década de 1990, la oposición a una mayor integración europea vino principalmente de la derecha. Cuando en 1992 el Tratado de Maastricht, que creó la UE y el mercado único y garantizó las cuatro libertades básicas (la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas en toda la UE) fue presentado ante el Parlamento, hubo divisiones dentro del Partido Conservador, lo que llevó a una rebelión sobre el Tratado.

El Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés), formado en 1993, creció fuertemente a principios de la década de 2010 y la influencia de la campaña People's Pledge («Compromiso del Pueblo») entre partidos también se ha descrito como influyente para lograr un referéndum. El primer ministro conservador, David Cameron, prometió durante la campaña para las elecciones generales de 2015 celebrar un nuevo referéndum, una promesa que cumplió en 2016 tras la presión del ala euroescéptica de su partido. Cameron, que había hecho campaña para permanecer, renunció después del resultado y fue sucedido por Theresa May, su ex-Ministra del Interior. Llamó a elecciones generales anticipadas menos de un año después, pero perdió su mayoría general. Su gobierno minoritario fue apoyado en votos clave por el Partido Unionista Democrático.

May anunció la intención del gobierno de no buscar ser miembro permanente del mercado interior europeo o de la unión aduanera de la UE después de abandonar la UE y prometió derogar la Ley de Comunidades Europeas de 1972 e incorporar la legislación vigente de la Unión Europea en la legislación nacional del Reino Unido. Las negociaciones con la UE comenzaron oficialmente en junio de 2017. En noviembre de 2018, se publicó el Proyecto de Acuerdo de Retirada, negociado entre el Gobierno del Reino Unido y la UE. La Cámara de los Comunes votó en contra del acuerdo por un margen de 432 a 202 (la mayor derrota parlamentaria en la historia para un gobierno del Reino Unido en funciones) el 15 de enero de 2019, y nuevamente el 12 de marzo con un margen de 391 a 242 en contra del acuerdo.

El 14 de marzo de 2019, la Cámara de los Comunes votó para que May le solicite a la UE una extensión del período permitido para la negociación. Miembros de toda la Cámara de los Comunes rechazaron el acuerdo. Los líderes sindicales exigieron que cualquier acuerdo debe mantener una unión aduanera y un mercado único.

El amplio consenso entre los economistas es que el brexit tiene la posibilidad de reducir la renta per cápita real del Reino Unido a mediano y largo plazo, y que el referéndum sobre el brexit en sí mismo dañó la economía.[4][5][6][7][8][9][10][11][12]​ Existe la posibilidad que el brexit reduzca la inmigración desde países del Espacio Económico Europeo (EEE) al Reino Unido, y plantea desafíos para la educación superior y la investigación académica del Reino Unido. A partir de julio de 2019, el tamaño de la "ley de divorcio" —la parte del Reino Unido de las obligaciones financieras de la UE— y las relaciones con Irlanda y otros estados miembros de la UE siguen siendo inciertas. El impacto en el Reino Unido depende de si el proceso será un brexit «duro» o «blando», o si hay un brexit sin acuerdo, por el cual el Reino Unido abandonaría la UE sin un acuerdo de retirada.

HistoriaEditar

El Reino Unido se adhirió a la Comunidad Económica Europea, comúnmente denominada por los británicos como el «Mercado Común», el 1 de enero de 1973, bajo el gobierno conservador de Edward Heath. El Partido Laborista, liderado en la oposición por Harold Wilson, concurrió a las elecciones generales de octubre de 1974 con el objetivo de renegociar los términos de pertenencia del Reino Unido a la CEE y, posteriormente, celebrar un referéndum sobre la permanencia en la misma en función de los nuevos términos.[13]

Referéndum de 1975Editar

En 1975 se celebró un referéndum en el que el electorado decidió sobre la permanencia británica en la CEE. Todos los principales partidos políticos y la prensa apoyaron la continuidad en el mercado común. Sin embargo, hubo fracturas internas significativas entre los laboristas (en aquel momento el partido gobernante), dado que sus militantes habían votado a favor de la salida en una conferencia celebrada el 26 de abril de 1975, cuya duración había sido de un día. Puesto que el gobierno estaba dividido entre acérrimos proeuropeos y antieuropeos, Harold Wilson autorizó que sus ministros hicieran campaña pública en favor de cualquiera de las dos opciones. En total, siete de los treinta y dos miembros del gobierno se opusieron a la pertenencia a la CEE.

El 5 de junio de 1975, los electores tuvieron que decidir si votaban sí o no a la pregunta: «¿Piensa que el Reino Unido debe permanecer en la Comunidad Europea (Mercado Común)?». Todos los condados administrativos del Reino Unido registraron una mayoría de votos afirmativos, con la excepción de las islas Shetland y las islas Hébridas Exteriores. Como resultado, el Reino Unido permaneció en la CEE.[14]

Votos del sí Sí (%) Votos del no No (%) Participación (%)
17 378 581 67,2 8 470 073 32,8 64,5

Periodo entre referéndumsEditar

El Partido Laborista, en la oposición, hizo campaña en las elecciones generales de 1983 para que el Reino Unido saliera de la Comunidad Económica Europea.[15]​ La propuesta no tuvo mayor calado por la aplastante victoria de Margaret Thatcher, que fue reelegida en las elecciones.[15]​ A partir de ese momento, el Partido Laborista cambió su política hacia Europa.[15]

Como resultado del Tratado de Maastricht, la CEE se convirtió en la Unión Europea. En 1994 se formó el antiguo Referendum Party de la mano de James Goldsmith para concurrir a las elecciones generales de 1997 con el objetivo de celebrar un referéndum sobre la permanencia en la UE.[16]​ Presentó candidatos en 547 circunscripciones en aquellas elecciones y consiguió 810 860 votos.[17]​ No logró ningún escaño en el parlamento por la dispersión de su voto, de manera que perdieron sus depósitos (aportados por Goldsmith) en 505 circunscripciones.[17]

A comienzos de la década de 1990 también se formó el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP). Es un partido euroescéptico en contra de la participación del Reino Unido en la Unión Europea. Consiguió el tercer lugar en el Reino Unido en las elecciones europeas de 2004, el segundo en las de 2009 y el primero en las de 2014. Los comicios de 2014 fueron los primeros desde 1906 en los que el partido más votado no era el Partido Conservador ni el Partido Laborista.

El debate lo volvió a retomar en 2013 el primer ministro, David Cameron, al proponer un referéndum sobre el mantenimiento del Reino Unido en la Unión Europea, proyectado en 2014, pero marcado para 2017.[18]​ A partir de la victoria en las elecciones generales de 2015 del Partido Conservador y por las presiones del nuevo partido UKIP, que tiene un importante respaldo de la población por la crisis económica y las presiones que genera el aumento de la llegada de más migrantes de Europa, el proyecto de buscar la salida de Inglaterra de la Unión Europea se consolidó, dado que era uno de los puntos clave de la campaña.[19]

Durante 2016 el primer ministro Cameron llevó a cabo una serie de negociaciones con la UE sobre concesiones que la Unión Europea podría realizar al Reino Unido a cambio de un gobierno británico favorable a la UE.[20]

Referéndum de 2016Editar

El 23 de junio de 2016 se realizó el Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, también conocido como brexit, el resultado indica que el 51,9 % de los votantes era partidario de abandonar la UE, frente a un 48,1 % partidario de permanecer. Sin embargo, en Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar, además de la mayoría de Londres, predominó la opción de la permanencia.[21]​ Tras los resultados del referéndum, el primer ministro David Cameron anunció su dimisión del cargo en octubre del mismo año, argumentando que un liderazgo fresco debe llevar al país a la opción elegida en la votación.[22]​ Una iniciativa popular de recogida de firmas en la web de peticiones del parlamento de Westminster para que el parlamento se planteara la realización de un segundo referéndum recabó más de cuatro millones de apoyos en los días siguientes a la consulta.[23]​ Debido al gran apoyo popular recibido por esta petición, el comité de peticiones de la Cámara de los Comunes ha programado un debate en Westminster Hall, la segunda cámara de debate de los Comunes, para el día 5 de septiembre de 2016. Pese a que esta cámara no tiene la capacidad de aprobar proyectos de ley ni decisiones que vinculen al gobierno, es incierto el resultado que este debate podría tener en la opinión pública.[24]

El proceso de retirada del Reino Unido de la Unión Europea se inició una vez que el Reino Unido invocó el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, lo que sucedió el miércoles 29 de marzo de 2017. Se estima que el proceso durará entre 18 y 24 meses, habiendo abandonado el Reino Unido totalmente el club comunitario antes del 29 de marzo de 2019. No obstante, si debiera ser prorrogado el plazo, necesitaría la autorización expresa de los Veintisiete, por unanimidad, además de la conformidad del Reino Unido.[25]​ La fecha de retirada de Reino Unido se acabó retrasando en dos ocasiones. La última, tan solo un día antes de la salida efectiva de país británico, cuando, tras una larga reunión, los 27 acordaron retrasar esta fecha hasta el 31 de octubre de 2019.

Votos del Si Si (%) Votos del No No (%) Participación (%)
16 141 241 48,1 17 410 742 51,9 72,2

ConsecuenciasEditar

Entre las consecuencias económicas que produjo el resultado del referéndum se encuentra la caída del rendimiento de los bonos británicos hasta el mínimo desde 1703.[26]​ La divisa británica se hundió al nivel de 1985 en la mañana posterior al referéndum.[27]

Algunos medios[28][29]​ informaron de una oleada de hostilidad xenófoba poniéndola en relación con la consulta y su resultado,[28][30]​ alertando de un aumento de entre un 54 % y un 57 % en los incidentes de racismo,[29][31]​ estando los ataques dirigidos principalmente contra musulmanes e inmigrantes polacos,[31][32]​ aunque también se registraron actos contra la comunidad española.[33][34]​ Un informe del Gobierno británico publicado en octubre del mismo año confirmó que los crímenes de odio subieron un 41 % tras el referéndum.[35]

Otro problema que se avivó fue la integridad territorial británica, dado el triunfo en Escocia e Irlanda del Norte de la permanencia en la Unión Europea. En Escocia un par de años antes se celebró un referéndum de autodeterminación en el que se aprobó la permanencia en el Reino Unido por miedo a que una eventual independencia supusiese la salida de la Unión, mientras que en Irlanda del Norte ha vuelto a abrirse el debate acerca de la unión con el territorio republicano con el fin de permanecer en la Unión Europea, unión que después del referéndum ganó bastantes adeptos, aunque no hay planes de plantear en una consulta popular la reunificación de toda la isla.[36]

A nivel europeo, la necesidad de abordar los problemas internos derivados del referéndum restaron tiempo al tratamiento de temas relacionados con la seguridad y la política exterior europea con la Guerra Civil Siria y la consecuente crisis migratoria.[37]​ Sin embargo Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea ha presentado el Libro Blanco sobre el futuro de Europa en el que expone cinco escenarios posibles para la evolución de la organización,[38]​ buscando dar impulso a una refundación de la Unión Europea tras el Brexit.[39]

Por otra parte, Theresa May realizó una convocatoria de elecciones generales anticipadas en el Reino Unido para el 8 de junio de 2017, con la intención de contar con “Un liderazgo seguro, fuerte y estable para afrontar el Brexit e ir más allá”.[40]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Es común el uso en el Reino Unido del término «Britain» para referirse al conjunto al país, pese a que Gran Bretaña como isla no incluye a Irlanda del Norte, país integrante del Reino Unido.

ReferenciasEditar

  1. «brexit, en cursiva y con minúscula». Fundéu. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  2. Tusk, Donald (10 de abril de 2019). «EU27/UK have agreed a flexible extension until 31 October. This means additional six months for the UK to find the best possible solution.» (en inglés). Twitter. Consultado el 11 de abril de 2019. 
  3. «Brexit timeline: key dates in the UK’s divorce from the EU». Financial Times (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2019. 
  4. Goodman, Peter S. (20 de mayo de 2016). «'Brexit,' a Feel-Good Vote That Could Sink Britain's Economy». The New York Times (en inglés). ISSN 0362-4331. Consultado el 28 de noviembre e 2017. «[...] finding economists who say they believe that a Brexit will spur the British economy is like looking for a doctor who thinks forswearing vegetables is the key to a long life. [ [...] Encontrar economistas que digan que creen que un brexit estimulará la economía británica es como buscar un médico que piense que abandonar las verduras es la clave para una larga vida.]». 
  5. Baldwin, Richard (31 de julio de 2016). «Brexit Beckons: Thinking ahead by leading economists». VoxEU.org (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2017. «On 23 June 2016, 52% of British voters decided that being the first country ever to leave the EU was a price worth paying for 'taking back control', despite advice from economists clearly showing that Brexit would make the UK 'permanently poorer' (HM Treasury 2016). The extent of agreement among economists on the costs of Brexit was extraordinary: forecast after forecast supported similar conclusions (which have so far proved accurate in the aftermath of the Brexit vote). [El 23 de junio de 2016, el 52% de los votantes británicos decidieron que ser el primer país en abandonar la UE era un precio que valía la pena pagar por 'recuperar el control', a pesar de los consejos de los economistas que muestran claramente que el brexit hará que el Reino Unido sea 'permanentemente más pobre' (Tesoro de Su Majestad, 2016). El grado de acuerdo entre los economistas sobre los costos del brexit fue extraordinario: pronóstico tras pronóstico respaldaba conclusiones similares (que hasta ahora han demostrado ser precisas después de la votación del Brexit).]». 
  6. «Most economists still pessimistic about effects of Brexit». Financial Times (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2017. 
  7. «Subscribe to read». Financial Times (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2017. «Unlike the short-term effects of Brexit, which have been better than most had predicted, most economists say the ultimate impact of leaving the EU still appears likely to be more negative than positive. But the one thing almost all agree upon is that no one will know how big the effects are for some time. [A diferencia de los efectos a corto plazo del brexit, que han sido mejores de lo que la mayoría había predicho, la mayoría de los economistas dicen que el impacto final de abandonar la UE todavía parece ser más negativo que positivo. Pero lo único en lo que casi todos están de acuerdo es que nadie sabrá qué tan grandes son los efectos durante algún tiempo.]». 
  8. Wren-Lewis, Simon. «Why is the academic consensus on the cost of Brexit being ignored?». The Conversation (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2017. 
  9. «Brexit to Hit Jobs, Wealth and Output for Years to Come, Economists Say». Bloomberg (en inglés). 22 de febrero de 2017. Consultado el 22 de noviembre de 2017. «The U.K. economy may be paying for Brexit for a long time to come... It won't mean Armageddon, but the broad consensus among economists—whose predictions about the initial fallout were largely too pessimistic—is for a prolonged effect that will ultimately diminish output, jobs and wealth to some degree. [La economía del Reino Unido puede estar pagando por el brexit durante mucho tiempo ... No significará Armagedón, pero el amplio consenso entre los economistas, cuyas predicciones sobre las consecuencias iniciales fueron en gran medida demasiado pesimistas, es para un efecto prolongado que finalmente disminuirá la producción, el empleo y la riqueza hasta cierto punto.]». 
  10. Johnson, Paul; Mitchell, Ian (1 de marzo de 2017). «The Brexit vote, economics, and economic policy». Oxford Review of Economic Policy (en inglés) 33 (suppl_1): S12-S21. ISSN 0266-903X. doi:10.1093/oxrep/grx017. 
  11. «Most economists say Brexit will hurt the economy». The Economist (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2017. 
  12. «This is the real reason the UK's economic forecasts look so bad». The Independent (en inglés). 23 de noviembre de 2017. Consultado el 28 de noviembre de 2017. «One thing economists do generally agree on is that leaving the European Union and putting new trade barriers between Britain and our largest and closest trading partners is extremely unlikely to boost UK productivity growth—and is far more likely to slow it. [Una cosa en la que los economistas generalmente están de acuerdo es que abandonar la Unión Europea y poner nuevas barreras comerciales entre Gran Bretaña y nuestros socios comerciales más grandes y cercanos es extremadamente improbable que impulse el crecimiento de la productividad del Reino Unido, y es mucho más probable que lo frene.]». 
  13. «Así fue el otro referendo en Reino Unido: el día que los británicos decidieron quedarse en Europa». BBC. 18 de junio de 2016. Consultado el 17 de junio de 2017. 
  14. Sahuquillo, María (18 de junio de 2016). «Reino Unido de norte a sur en 14 horas a bordo del tren del ‘Brexit’». El País. Consultado el 17 de junio de 2017. 
  15. a b c Vaidyanathan, Rajini (4 de marzo de 2010). «Michael Foot: What did the 'longest suicide note' say?». BBC News Magazine. BBC. Consultado el 21 de octubre de 2015. 
  16. Wood, Nicholas (28 de noviembre de 1994). «EU Referendum Party founded by Sir James Goldsmith». The Times. p. 1. 
  17. a b «UK Election 1997: parties, party candidates, total vote, percentage vote, lost deposits [Archive]». Politicsresources.net. Archivado desde el original el 21 de septiembre de 2011. Consultado el 16 de julio de 2015. 
  18. [1] www.ccma.cat.
  19. [2] www.elpuntavui.cat.
  20. [3] www.lemonde.fr.
  21. «El Brexit gana el referendo: Reino Unido elige salir de la Unión Europea. ¿Qué pasa ahora?». 
  22. «David Cameron dimitirá como primer ministro británico tras la victoria del Brexit». 
  23. «Petition for second EU referendum reaches 4 million as hundreds attend anti-Brexit protest in London.» 28 de junio de 2016. The Telegraph.
  24. «Petition: EU Referendum Rules triggering a 2nd EU Referendum» (en inglés británico). Consultado el 3 de septiembre de 2016. 
  25. Guimón, Pablo (29 de marzo de 2017). «Los pasos para llegar hasta el ‘Brexit’». El País. Consultado el 17 de junio de 2017. 
  26. Bonos gubernamentales del Reino Unido
  27. www.elperiodico.com
  28. a b de junio de 2016. El País.
  29. a b «Los episodios de xenofobia se disparan tras la victoria del Brexit.» 28 de junio de 2016. El Mundo.
  30. «Una campaña marcada por la intolerancia hace que sea aceptable ser racista en Reino Unido.» www.eldiario.es, 28 de junio de 2016.
  31. a b «Los líderes religiosos británicos condenan los brotes de xenofobia tras el Brexit.» 29 de junio de 2016. El Mundo.
  32. «La xenofobia del 'Brexit' se ceba con los europeos del Este.» 20 de septiembre de 2016. El Mundo.
  33. «Inquietud por una pintada racista en la escuela española de Londres.» 1 de julio de 2016. El País.
  34. «He dejado de hablar español por la calle después de que me gritasen en un autobús tras el Brexit.» eldiario.es, 6 de julio de 2016.
  35. «Los delitos xenófobos se disparan tras el ‘Brexit’.» 16 de octubre de 2016. El País.
  36. Martin Bialecki, Llegados para quedarse: el auge de los populismos en 2016 Servicio Internacional en Español (dpa), 21 dicembre 2016, 13:08
  37. Mangas Martín, 2016.
  38. «Libro Blanco sobre el futuro de Europa: reflexiones y escenarios para la Europa de los Veintisiete». Comisión Europea. 17 de junio de 2017. Consultado el 13 de junio de 2017. 
  39. Rero, Raquel (1 de marzo de 2017). «Cinco escenarios para refundar la Unión Europea». Capital Radio. Consultado el 17 de junio de 2017. 
  40. Fresneda, Carlos (18 de abril de 2017). «Theresa May anuncia elecciones anticipadas el 8 de junio». El Mundo. Consultado el 17 de junio de 2017. 

BibliografíaEditar