Señorío de Tiro

Vasallo del Reino de Jerusalén

Flag of Kingdom of Jerusalem.svg

1246-1291

Mameluke Flag.svg

Escudo de

Capital Tiro (Líbano)
Gobierno Soberanía hereditaria
Historia
 • Feudo dado a Felipe de Montfort 1246 de 1246
 • Caída ante el Sultanato Mameluco de Egipto 1291 de 1291

El Señorío de Tiro fue uno de los señoríos cruzados en el Reino de Jerusalén.

HistoriaEditar

La ciudad de Tiro era uno de los puertos más importantes del reino de Jerusalén desde el momento de su captura por los francos (1124) hasta su pérdida definitiva ante los mamelucos en 1291.

Tiro era un puerto importante para el intercambio de mercancías entre el Cercano Oriente y Europa, gracias a su posición al final de los caminos de Damasco y Alepo. Su ubicación física hizo de la ciudad casi inexpugnable: estaba situada en una lengua de tierra que era defendida en el lado marino por una doble muralla, y en el lado terrestre por una triple muralla. Los musulmanes de Tiro debían lealtad al Califato fatimí en el momento de la conquista cruzada de Palestina en 1099, y se resistió a los francos hasta 1124, cuando se vio obligada a rendirse después de un sitio concertado por tierra y mar llevado a cabo por el ejército del reino de Jerusalén y una flota veneciana, con una duración de casi cuatro meses.

Por su ayuda en la conquista de Tiro, la República de Venecia recibió por tratado (el Pactum Warmundi de 1123) un tercio de la ciudad y sus alrededores como territorio soberano, junto con altos privilegios legales y una anualidad de 300 besantes del producto de mercado real de la ciudad. Las propiedades en los alrededores fueron concedidas a los nobles venecianos como feudos. La sección no veneciana de la ciudad y su territorio circundante se convirtieron en parte de los dominios reales, y este era donde llegó a concentrarse la actividad mercantil de los otros comerciantes occidentales. En el período comprendido hasta 1187, únicamente los pisanos mantenían una dependencia comercial en la parte real de la ciudad; desde la Tercera Cruzada (1189-1192) en adelante, intentaron asegurar privilegios adicionales. Los genoveses y provenzales obtuvieron un punto de apoyo privilegiado en Tiro después de 1187.

La población nativa no desempeñó ningún papel en el comercio exterior, que estaba dominado por los italianos. La ciudad misma tenía industrias importantes, sobre todo de seda, producidas por los tejedores sirios altamente especializados (sobre todo en el barrio veneciano), así como la fabricación de vidrio. La llanura costera era fértil, y la agricultura era muy productiva, gracias a un sistema de riego bien desarrollado (al menos en el siglo XIII) y hasta cierto punto estaba orientado hacia la exportación de productos como la caña de azúcar, vino y aceite.

En la jerarquía de la iglesia del patriarcado latino de Jerusalén, el arzobispo de Tiro era segundo lugar después del patriarca. Sin embargo, solamente sus obispos sufragáneos dentro del reino de Jerusalén (Acre, Beirut y Sidón) estuvieron bajo la autoridad del patriarca de Jerusalén; los demás pertenecían al patriarcado latino de Antioquía. La catedral fue el lugar de enterramiento de Federico I Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1190) y de otras personalidades prominentes. Los documentos hacen referencia a varias parroquias, así como a iglesias dentro de los barrios comerciales italianos (cuyo estatus legal era frecuentemente impugnado entre las comunas italianas y el arzobispo), y los que pertenecen a otros obispos, órdenes militares y monásticas, y canónigos.

Después de la derrota del ejército de Jerusalén por Saladino en los Cuernos de Hattin (4 de julio de 1187), Tiro se convirtió en la ciudad más importante para las operaciones militares de los francos de Outremer y los cruzados de Occidente. Gracias a la ayuda de los italianos, especialmente de las flotas pisana y genovesa, fue capaz de repeler dos sitios musulmanes. Entre julio de 1187 la defensa de la ciudad estaba comandada por Conrado de Montferrato, quien procedió a convertirla en su propia base de poder en oposición a Guido de Lusignan, rey de Jerusalén. En 1188 Conrado negó a Guido la entrada a Tiro después de su liberación por Saladino, y en 1190 el rey le cedió la ciudad. A la muerte de la esposa de Guido, la reina Sibila (3 de noviembre de 1190), Conrado se casó con su media hermana Isabel, que era la heredera del reino, y reclamó al gobierno por sí mismo. En la primavera de 1192 Conrado fue reconocido como futuro gobernante del reino, pero poco antes de su coronación fue asesinado por la secta de los asesinos (28 de abril de 1192); fue enterrado en la catedral de Tiro.

A partir de este momento Tiro reemplazó a Jerusalén como el lugar de coronación de los reyes de Jerusalén. Su importancia económica para la Corona comenzó a superar a la de Acre, donde, a pesar de que era la metrópolis más importante, muchas de las prerrogativas reales ya no podían ser explotados o habían sido entregadas a las ciudades italianas y provenzales. Por lo tanto, desde el reinado de Enrique II de Champaña (1192-1197) en adelante, la monarquía revocó muchos de los privilegios que habían sido concedidos en Tiro a las ciudades italianas.

Cuando el emperador Federico II llego a la Tierra Santa en 1228-1229 como regente de su hijo Conrado (rey de Jerusalén después de la muerte de su madre Isabel de Brienne), fue capaz de hacer valer sus pretensiones en Tiro, y asegurar el dominio franco a través del tratado con el sultán ayyubí al-Kamil. Después de la partida de Federico (mayo de 1229), Tiro se convirtió en un bastión del partido pro Hohenstaufen en el reino y la residencia del bailío imperial (regente) Ricardo Filangieri hasta su expulsión en 1243. A partir de entonces fue gobernada por Balián de Ibelín y desde 1246 por Felipe de Montfort (fallecido en 1270), a quien el rey Enrique I de Chipre asignó la tutela de la ciudad. Felipe invirtió una gran cantidad de dinero en la mejora de las defensas de la ciudad, que había sufrido un daño considerable por un terremoto en 1203/1204.

Durante la Guerra de San Sabas (1257-1270), Felipe se alió con Génova contra Venecia. La expulsión de los genoveses de Acre por los venecianos le llevó a confiscar todas las posesiones venecianas en Tiro y expulsarlos de la ciudad. Los genoveses que habían sido expulsados de Acre se instalaron en Tiro, que se convirtió en la sede de la administración colonial genovesa por toda Siria y Palestina. El tratado de Felipe con los genoveses en 1264 y su descripción precisa de su posición, derechos y responsabilidades mostraron su esperanza de una reactivación del comercio internacional de su presencia en Tiro y con ello un aumento de su propio ingreso. Su hijo y sucesor Juan restableció la paz con Venecia en 1277, restaurando los derechos y propiedades de los venecianos que habían ocupado anteriormente en Tiro, y concediendo reparaciones por la pérdida de ingresos y fondos para reconstruir edificios en el barrio veneciano.

En 1269 Juan de Montfort se casó con Margarita de Lusignan, hermana del rey Hugo III de Chipre (Hugo I de Jerusalén), asegurando así la posición de su familia en Tiro. La ciudad ahora se convertía en la base más importante de Hugo en el continente, aunque esto no salvó a Tiro de la expansión de los mamelucos. Después que la ciudad estaba amenazada por las incursiones de los mamelucos en 1266 y 1269, Juan de Montfort se vio obligado a hacer un tratado con el sultán Baibars I en 1270-1271 sobre la división, la administración y el uso económico del territorio de Tiro. En 1285 la viuda de Juan, Margarita, acordó una tregua de diez años con el sultán Qalawun, por lo que renunció a la mitad de sus ingresos y prometió no volver a reconstruir las defensas de la ciudad. Este armisticio aseguro al sultán las tierras más lucrativas en el señorío. Después de la caída de Acre (1291), la nobleza y los habitantes más ricos huyeron a Chipre, y cuando las tropas mamelucas ocuparon Tiro el 19 de mayo, los habitantes restantes fueron muertos o vendidos como esclavos. La ciudad fue completamente destruida por orden del sultán.

GeografíaEditar

Señorío litoral, sitiado entre Scandelion y el condado de Sidón.

Señores de TiroEditar

1124-1188: dominio real

1188-1192: Conrado de Montferrato

1192-1246: dominio real

1246-1270 : Felipe de Montfort

se casó con María de Antioquía, señora de Torón

1270-1283 : Juan de Montfort, hijo del anterior, señor de Torón y de Tiro

se casó con Margarita de Lusignan, hermana de Hugo III de Chipre

1283-1284 : Hunfredo de Montfort, hermano del anterior

se casó con Eschiva de Ibelín

A su muerte, el rey Enrique II de Chipre retomó Tiro y le dio a su hermano Amalarico

1284-1291 : Amalarico de Lusignan († 1310)

se casó con Isabel de Armenia

ReferenciasEditar

  • Nielen, M.-A. (ed.) (2003) Lignages d'Outremer (Paris)