Abrir menú principal

El Shinano (信濃? nombrado como una antigua provincia japonesa, en la actualidad Prefectura de Nagano) fue el mayor portaaviones de la Armada Imperial Japonesa. Era una reconversión de un acorazado clase Yamato, pero no llegó siquiera a entrar en acción porque fue hundido por un submarino estadounidense el 29 de noviembre de 1944, sólo diez días después de entrar en servicio, cuando se trasladaba desde Yokosuka al puerto de Kure. Es el mayor buque de guerra hundido por un submarino.

Shinano
Japanese aircraft carrier Shinano.jpg
El portaaviones en la Bahía de Tokio durante sus pruebas de mar.
Banderas
Insignia naval del Imperio japonés
Historial
Astillero Yokosuka
Clase Conversión de acorazado de clase Yamato.
Operador Armada de los Estados Unidos y Armada Imperial Japonesa
Iniciado 4 de mayo de 1940
Botado 8 de octubre de 1944
Asignado 19 de noviembre de 1944 (al 85%)
Destino Hundido por ataque submarino el 29 de noviembre de 1944
Características generales
Desplazamiento • 68 059 toneladas
• 71 890 t a plena carga
Eslora 266 m en total
Manga 38.9 m
Calado 10 m máximo
Blindaje • Cinturón: 205 mm
• Cubierta: 190 mm (hangar)
• Cubierta de vuelo: 80 mm
Armamento • 12 lanzacohetes múltiples con 28 cohetes de 120 mm
• 12 cañones de 127 mm
• 22 ametralladoras Tipo 93 de 13 mm
• 145 cañones antiaéreos de 25 mm
Propulsión • 12 calderas Kanpon
• 4 turbinas de vapor
• 4 hélices de 3 palas, Ø6 m
Potencia 150 000 cv (110 MW)
Velocidad 27 nudos (50 km/h)
Autonomía 7200 mn a 16 nudos (13 000 km a 30 km/h)
Tripulación 2400
Aeronaves • 47
• 120 de capacidad máxima
Equipamiento aeronaves • 2 ascensores de pozo
• cubierta de vuelo de 252 x 40 m

Diseño y construcciónEditar

Debía ser el tercer miembro de los acorazados de la clase Yamato, pero tras la batalla de Midway en 1942 y la consiguiente pérdida japonesa de cuatro portaaviones, sus planos fueron alterados para ser reconvertido en portaaviones y fue terminado como tal. La reconversión fue hecha en el más absoluto secreto, confinando a los obreros dentro del astillero y levantando grandes parapetos.

Después de los resultados de la Batalla del Golfo de Leyte, los militares ejercieron presión para la pronta terminación del Shinano. El buque fue botado aún incompleto, el 19 de noviembre de 1944 y en su puente se colocó el retrato del emperador Hirohito en una solemne ceremonia. Tan eficaz resultó el esfuerzo por mantener el secreto de su construcción que los estadounidenses no lo tenían considerado en su Manual de Reconocimiento de la Armada de Estados Unidos. Su existencia se conoció accidentalmente en un vuelo de reconocimiento soviético a gran altura sobre Yokosuka cuando ya estaba botado, pero no fue identificado como tal.

El Shinano tenía una pista de 260 m de longitud, realizada completamente de acero para darle más resistencia a los impactos de bomba, y recubierta por una capa amortiguadora compuesta de una mezcla de caucho y serrín de cedro rojo (sugi) y pino rojo (akamatsu), que le daba un distintivo tono rosado. Su puente tenía la característica chimenea en ángulo de 26° respecto a la vertical vista en otras clases de portaaviones japoneses, como el Taihō y los clase Junyo, y contaba con dos ascensores octogonales que permitían la operación de aviones con distintos tamaño de diedros. Tanto el sector de cubierta de vuelo a zona de popa como de proa estaba suspendida y abierta de modo similar a la clase Shokaku. Adicionalmente, se le instalaron sistemas antitorpedo denominados cofferdams, los cuales eran unos compartimentos estancos que hacían las veces de coraza reactiva frente al impacto de torpedo. De hecho, por desplazamiento no fue superado por portaaviones alguno hasta 11 años después de su botadura, cuando le superó el USS Forrestal (CVA-59), con sus 81 101 toneladas de desplazamiento, por apenas unas 9000 toneladas.

El objetivo del Shinano debía ser dotar de aviones y combustible a otros portaaviones y bases aéreas, contando con un pequeño grupo aéreo de unos 47 aviones como protección, siendo su capacidad máxima de unos 120 aparatos. También se le consideró para el transporte de bombas volantes kamikaze Yokosuka MXY-7.

Salida y hundimientoEditar

Debido a que los EE.UU. habían masificado los bombardeos sobre Japón, el Alto Mando de la Armada decidió el traslado del Shinano a un puerto más seguro, el de Kure. Al mando de la nave se designó al capitán Toshio Abe, oficial sobreviviente del Hiryū. El Alto Mando no ignoraba que en las afueras de Yokosuka merodeaban submarinos enemigos, pero de todos modos se decidió correr el riesgo. Las instrucciones eran ir a la máxima velocidad posible y en zig-zag como defensa antisubmarina.

El 28 de noviembre de 1944, nueve días después de su botadura, zarpo, aún incompleto, a las 18:30 de Yokosuka junto a una escolta de tres destructores de la 17ª División de Destructores, el Isokaze, el Yukikaze y el Hamakaze. Transportaba además vehículos suicidas de ataque, como seis lanchas Shinyo y 50 aviones-cohete Ohka. Cuando zarpó sobre sus cubiertas trabajaban aún más de mil obreros del arsenal de Yokosuka montando los equipos internos de la nave. El prematuro zarpe se hizo con solo ocho calderas operativas de las doce que poseía, además muchos de sus sistemas de contrainundación y gran parte de los 1147 compartimientos estancos estaban todavía incompletos. Su tripulación era bisoña en términos de entrenamiento en emergencias y no estaban en condiciones de comisionamiento.

Su velocidad máxima en ese momento era tan solo de 20 de los 27 nudos para lo que estaba concebido. Se consideró que esta velocidad era suficiente para desanimar a cualquier submarino enemigo. Pero la suerte no iba a estar de parte de los japoneses. El submarino estadounidense de clase Balao USS Archerfish (SS-311), que estaba de patrulla en superficie, lo sorprendió justo por casualidad mientras terminaba de reparar su radar a eso de las 19:15 a la salida de la bahía de Kure, frente a la isla Inamba. Las señales de radar fueron detectadas por el Shinano e informadas al capitán Abe quien pensó que el submarino podía ser un señuelo para destacar (alejar) a su escolta. Se empezó a realizar rumbo antisubmarino en zig-zag. Abe ordenó a sus escoltas no alejarse de su posición bajo ningún motivo.

Joseph F. Enright, el capitán del submarino estadounidense, pensó inicialmente que se trataba de un buque tanque al comparar su silueta, el Shinano no estaba en los Manuales de Reconocimiento, sin embargo a las 21:30, uno de sus observadores, el marino Irwin Stewart, lo identificó acertadamente como silueta de un gran portaaviones y Enright pensó acertadamente que se trataba de un portaaviones importante debido a la escolta que llevaba, pero ignoraba de que portaaviones se trataba. Su velocidad era de 19 nudos en superficie; el Shinano navegaba a 20 nudos, pero determinada la dirección de la trayectoria zigzagueante hacía posible alcanzar un punto de intercepción muy al límite. Hechos los cálculos, Enright determinó que el curso general era de 210°.

A las 22:45 los vigías japoneses detectaron un objeto en superficie e inmediatamente el destructor Isokaze se destacó para identificar el contacto. Enright ordenó no sumergirse pensando que el destructor que se les venía encima lo confundiese con un pesquero. A menos de 5 millas, el Isokaze dio vuelta a babor y se reincorporó a la formación por instrucciones expresas de Abe.

La persecución se extendió por más de 8 h, hasta eso de las 2:15 en que el Shinano y su formación terminaron su zig zag y cambiaron rumbo hacia la posición del submarino estadounidense. Enright permaneció en superficie hasta que el alcance llegó a 11 km y ordenó inmersión a las 3:05 y maniobró para colocarse en posición de lanzamiento. El Archerfish logró alcanzar una posición de disparo a 19 m de profundidad y reguló sus torpedos para 3 m de profundidad, la distancia de disparo alcanzó los 1800 m y Enright ordenó lanzar una salva de torpedos con intervalos de 8 segundos. A las 3:17, cuando el Shinano se encontraba a 1,3 km de distancia, 4 torpedos de los 6 lanzados hicieron blanco. Inmediatamente la escolta se puso a la caza del submarino enemigo.

El capitán Toshio Abe consideró que los impactos habían sido amortiguados por los bulgues antitorpedo y ordenó no bajar la velocidad, pero la escora creciente del Shinano le indicó que los sistemas habían fallado. La velocidad del Shinano hizo que el agua penetrara en gran cantidad y a gran presión en los combados mamparos dañados. Los daños iniciales no fueron catastróficos, y podrían haberse controlado de haber estado terminados los sistemas de control de inundación y emergencias, y la tripulación bien entrenada, pero debido a lo incompleto de los sistemas antiinundación, bombas que no habían sido instaladas y válvulas aún no operativas la inundación hizo escorar fuertemente al malogrado portaaviones. La situación poco a poco se tornó caótica y la escora alcanzó a las 5:00 AM los casi 19°. El capitán Abe intentó acercar el navío a la costa para encallarlo, pero no hizo más que agravar la inundación. A las 7:00, cuando amanecía, el Shinano ya sin impulso tenía una escora de 20° y Abe ordenó retirar el retrato del emperador y transferirlo a uno de sus escoltas. A las 10:18 Abe ordenó el abandono del buque.

El gigantesco navío poco a poco se fue escorando e inundando, y hacia las 11:00 del 29 de noviembre de 1944 el Shinano zozobró de popa y se hundió, llevándose a más de 1435 marinos y trabajadores civiles con él. El capitán Abe y un oficial alférez llamado Yazuda se encerraron en la timonera contándose entre las víctimas. El Shinano se hundió a 4000 m de profundidad en la posición 32°16′N 137°0′E / 32.267, 137.000 a unos 175 km de la costa japonesa. Los destructores rescataron 1080 náufragos. El USS Archerfish logró escapar a las cargas de profundidad de los destructores.

ReferenciasEditar

  • El día que hundieron al Shinano, por Joseph Enright & James Ryan.

Enlaces externosEditar