Simón de Camargo

Simón de Camargo (Burgos, Ca. 1415 - Burgos, 13 de marzo de 1477) fue religioso de la Orden de la Santísima Trinidad, en la que ocupó los oficios de ministro provincial de Castilla, vicario general vitalicio en Castilla, Aragón y Portugal, redentor general, capellán de Juan II de Castilla, Enrique IV de Castilla y los Reyes Católicos. En quince años realizó más de veinte redenciones.

Simón de Camargo
Información personal
Nacimiento Ca. 1415
Burgos, (España)
Fallecimiento 13 de marzo de 1477
Burgos, (España)
Nacionalidad EspañaEspaña
Información profesional
Título Religioso y redentor general de la Orden de la Santísima Trinidad
Orden religiosa Orden Trinitaria Ver y modificar los datos en Wikidata

Notas biográficasEditar

Nació en Burgos, aproximadamente el año 1415. De sus primeros años y procedencia solo tenemos datos imprecisos, el primero conocido es su ingreso como novicio trinitario en el convento de Burgos, su ciudad natal. Todos los datos que tenemos de él se deben a referencias en documentos, más de 43, que van desde 1440 a 1476 y que se conservan en el Archivo Histórico Nacional de Madrid.[1]​ A principios de 1439 aparece como Ministro de la Casa de Valladolid, y se refiere que anteriormente lo había sido de la Casa de Salamanca. En 1440 aparece en varios documentos con el oficio de trolero en Burgos, y entre 1444 y 1448 como mayordomo de la misma Casa de Burgos. En un documento de 22 de octubre de 1448 se le da ya el título de doctor, y en otro documento fechado el 24 de agosto de 1451 se llama a sí mismo capellán del rey nuestro señor, a la sazón Juan II de Castilla y Prior de la Casa de Burgos. Como tal Prior y actuando en nombre de la comunidad, en 24 de febrero de 1452 toma posesión de un censo juntamente con la cofradía de San Sebastián y la Veracruz, era Ministro y también Provincial de Castilla Juan Bonifaz, que seguramente se encontraba realizando una redención de cautivos en Granada.[2]​ Juan Bonifaz renunció al ministerio de Burgos en 1459, y el 18 de abril es elegido Simón de Camargo como Ministro de la Casa. En 21 de junio de 1460 y en fechas posteriores sigue llamándose capellán del rey, en esta ocasión de Enrique IV de Castilla, y también lo fue de los Reyes Católicos, pues el 8 de noviembre de 1475 se le llama provinçial de la Horden de la Santa Trinidad e capellán e del concejo del dicho señor rey, que lo era Fernando V de Castilla.[3]​ Debió ser elegido ministro provincial de Castilla los últimos meses de 1463 o a principios de 1464, y lo fue hasta su muerte. El 17 de mayo de 1473 el ministro general Roberto Gaguin lo nombra provincial y vicario general vitalicio en Castilla con amplias facultades, entre las que destaca la de hacer e instituir doctores en la Orden, y el 23 de mayo del mismo año lo nombra también ministro provincial para Aragón y Portugal. Murió en Burgos el 13 de marzo de 1477. Su sepulcro fue labrado en piedra y de gran suntuosidad. Francisco Vega[4]​ lo describe con el busto de fr. Simón en la parte superior, con un birrete negro que solía llevar en vida, un báculo y una bolsa con monedas. Delante aparecía, en el centro, un ángel con dos cautivos, a un lado Camargo con su barrenillo y al otro un rey moro. Al pie del ángel se podían leer estos versos:

Angelus tenet in manus - binos viros: Christianus,

Sarracenus sunt nomina; - dant signare quod Paganus

Et hic Ordo Trinitanus - contractabunt mercamina

Redentor de CautivosEditar

 
Redención de Cautivos en Argel

El 23 de noviembre de 1462, siendo Ministro de Burgos, obtuvo de Enrique IV de Castilla la ratificación de un privilegio para demandar limosnas en favor de la redención de cautivos que había obtenido de Juan II:

E agora el deuoto fray Ximón de Camargo, ministro del monesterio de Burgos de Sancta Trinidad, en nombre del provincial y ministros e conventos de la dicha Orden, me fizo relación que él viene de tierra de moros de facer redempción de los christianos que están captivos en tierra de moros; e que sacó ciento e diez captivos, e los trazo a presentar ante mí. E se recela que, como quier que él e los otros frayles de la dicha Orden vos presentan la dicha mi carta, suso incorporada, ge la non queredes guardar, nin les consentides andar a demandar las limosnas para la dicha redempción con pendón e trompetas, segund siempre lo acostumbraron e en la dicha mi carta suso incorporada se contiene. En lo qual, si assi passase, diz que seria deservicio de Dios y mio, e cessaria la dicha redención de los christianos captivos. Y me podio por merced que mandasse dar mi carta para que dicha mi carta, sudo incorporada, fuesse guardada, y cumplida agora y de aquí adelante en todo y por todo. [5]

Siendo Ministro Provincial, obtuvo el 22 de noviembre de 1476 un privilegio real de protección para hacer la visita a las casas trinitarias para favorecer la redención de cautivos y la santa limosna para la misma. En una escritura auténtica de 1588 se habla de un libro conservado en el Archivo de la Casa de la Santísima Trinidad de Burgos, encuadernado en cuero blanco y comenzado a escribir el 18 de junio de 1461, donde se asentaban gastos efectuados por fr. Simón de Camargo, Ministro Provincial de la Orden, capellán del rey y ministro del dicho monasterio de la Santíssima Trinidad de Burgos, afirmando haber realizado ya doce redenciones.[6]​ El propio Roberto Gaguin, en una sentencia que dio a su favor para ser Ministro Provincial de Castilla, recuerda entre sus méritos las muchas redenciones de cautivos que ha hecho, con las que dejó muy honrada la Orden entera[7]​ Son las únicas referencias contemporáneas que se conocen sobre su labor redentora, que dejó una huella muy marcada en las generaciones inmediatas. En el pleito entre trinitarios y mercenario sobre las limosnas y legados celebrado en 1524 en Valladolid, la undécima pregunta dice así:

Yten, si saben que, puede aver setenta años e más tiempo, que fray Ximón de Camargo, menistro de Burgos, e otros menistros e frayres de la dicha Horden de la Santíssima Trenidad, hizo en quinze años que fue provincial más de veynte redempciones. Digan lo que saben, vieron e oyeron dezir.[8]

Fuentes bibliográficasEditar

  • Francisco Vega y Toraya, Crónica de la Provincia de Castilla, León y Navarra del Orden de la SS. Trinidad. Madrid 1720-29
  • Bonifacio Porres, Libertad a los cautivos, Córdoba 1997.

Notas y referenciasEditar

  1. Madrid, AHN, cód 154B; Clero, perg 206/14; 207/16, 17; 208/4,5,6,10,12,13,15,17; 209//2,5,7,10,11,15,17,18; 210/1,2,3,5,6,7,9,10,11,12,13,14,15,16; 211/1; legs. 1018, 1022, 1026, 1030, 1031.
  2. Madrid, AHN, cód 154B, 37r
  3. Madrid, AHN, Clero, perg 210/14
  4. Francisco Vega y Toraya, Crónica de la Provincia de Castilla, León y Navarra del Orden de la SS. Trinidad. Madrid 1720-29, II, 278
  5. Madrid, AHN, cód 778B, 31r-32r; Cod 295B, 29v-30r
  6. López de Altuna, Cónica de la Orden de la Santísima Trinidad, 320a
  7. Madrid, AHN, Clero, perg 210/2.
  8. Madrid, AHN, Clero, leg 7993.