Simonía

compra o venta de lo espiritual por medio de bienes materiales

La simonía es, en el cristianismo, la pretensión de la compra o venta de lo espiritual por medio de bienes materiales. Incluye cargos eclesiásticos, sacramentos, reliquias, promesas de oración, la gracia, la jurisdicción eclesiástica, la excomunión, etc.[1][2]

Dante hablando con Nicolás III, enviado al Inferior por simonía; xilografía de Gustave Doré para la Divina Comedia, 1861.

Se desarrolló principalmente en la Edad Media y principios del Renacimiento, en violación del Concilio de Calcedonia. Este tráfico afecta principalmente a los clérigos, muy raramente a los sacerdotes, pero sobre todo a los cargos superiores de las prelaturas, los oficios de obispo o, dentro de los monasterios, el oficio de padre abad, que a veces podía combinarse con un cargo temporal de señorío local. La tentación del poder, como la de las grandes familias, de influir, de presionar, de ordenar, de exigir, de imponer, de nombrarse en un puesto preciso es eterna. Si ha dado, por ejemplo, el galicanismo o el anglicanismo, sigue teniendo muchas formas de intervencionismo o de lobby que siguen prosperando. La transferencia de bienes eclesiásticos indebidamente por bienes temporales es también una simonía. La no monetización de la simonía, a través de los intercambios de servicios, hace a veces más delicada su caracterización.

La simonía debe su nombre a un personaje de los Hechos de los Apóstoles, Simón el Mago, que quiso comprar el poder de San Pedro para realizar milagros (Hechos, VIII.9-21), por lo que fue condenado por el apóstol: "¡Que tu dinero perezca contigo, ya que creíste que el don de Dios se podía comprar por dinero!"

La simonía fue combatida muy a menudo, pero la permanente connivencia con el poder temporal hizo que las tentaciones de soborno fueran muy acuciantes e incluso casi irresistibles. Hubo lugares y épocas en las que estas prácticas estuvieron muy desarrolladas, sobre todo en la Italia del Renacimiento, o en la Francia de la misma época, después de que el Concordato de Bolonia diera al rey de Francia la posibilidad de nombrarse a sí mismo para los cargos eclesiásticos de su reino.[3]​.

Un ejemplo emblemático de las dificultades planteadas por las presiones del poder temporal para obtener asentimientos eclesiásticos fue la resistencia al poder de Tomás Moro, quien negó a Enrique VIII la anulación religiosa de su matrimonio, lo que le valió ser encarcelado y decapitado. Su tardía canonización, en 1935, planteó naturalmente complejos problemas diplomáticos.

El papa Gregorio VII (1020-1085), antes monje cluniacense Hildebrando de Soana, acabó con la venta de cargos eclesiásticos durante la llamada Querella de las Investiduras.[4]

EtimologíaEditar

La palabra simonía deriva de un personaje de los Hechos de los Apóstoles llamado Simón el Mago, quien quiso comprarle al apóstol Simón Pedro[5]​ su poder para hacer milagros y conferir, como ellos, el poder del Espíritu Santo, lo que le supuso la reprobación del Apóstol: «¡Que tu dinero desaparezca contigo, dado que has creído que el don de Dios se adquiere a precio de oro!»

La simonía en la Edad MediaEditar

Aunque se consideraba una ofensa grave contra el derecho canónico, se cree que la simonía se generalizó en la Iglesia católica durante los siglos IX y X.[6]​ En el siglo XI, fue el centro de un gran debate. [7]​ Desde el siglo IX gran número de abades y obispos se integraron en el sistema feudo-vasallático. Los señores consideraban que las iglesias y sus bienes pertenecían a su propio patrimonio. Los príncipes otorgaban la investidura episcopal y decidían a qué señores pertenecían las parroquias rurales. Así se hizo práctica común el hecho de otorgar las parroquias a los curas por ellos elegidos que se atribuyeron una parte (cada vez más importante) del dinero y donativos agrícolas dados por los feligreses para mantener al clero.

El sistema fue confirmado en 962, después de que el emperador Otón I de Alemania obtuviera del joven Papa Juan XII la prerrogativa de designar a los Papas. El emperador Enrique IV fue el protector y el gran beneficiario de este abuso: La investidura de laicos incompetentes como prelados, simonía y nicolaísmo.

Los reyes y los príncipes territoriales (condes y duques) exigieron también el servicio armado de los prelados. Así, algunos prelados se convirtieron ellos mismos en señores, obteniendo beneficio de la acuñación de monedas y ejerciendo el derecho de bando (poder señorial en la Edad Media).

Explotaron todos los medios posibles para acrecentar su poder: jugaron con el miedo al infierno, arrebataron los dones y vendieron los sacramentos. Los cargos episcopales y eclesiásticos vendidos fueron objeto de un verdadero tráfico. Así se establecieron muchas de las dinastías de obispos

En el centro de este debate estaba la validez de las órdenes simoníacas: es decir, si un clérigo que había obtenido su cargo a través de la simonía era válidamente ordenado. [8]

En el Corpus Juris Canonici, el Decretum[9]​ y las Decretales de Gregorio IX[10]​ tratan el tema, así como las Siete Partidas, que dedican el título XVIII de la Primera Partida al asunto: «De la simonía en que caen los clérigos por razón de los beneficios». El delincuente, ya sea simoniacus (el autor de una transacción simoníaca) o simoniace promotus (el beneficiario de una transacción simoníaca), se exponía a la privación de su beneficio y a la deposición de las órdenes si era un sacerdote secular, o a la reclusión en un monasterio más estricto si era un regular. No parece haberse establecido ninguna distinción entre la venta de un interés inmediato y de un interés reversible. El inocente simoniace promotus estaba, aparte de la dispensa, sujeto a las mismas penas que si fuera culpable.[11][aclaración requerida]

En 1494, un miembro de la orden de los Carmelitas, Adán de Génova, apareció asesinado en su cama con veinte heridas tras predicar contra la práctica de la simonía. [12]

En la literaturaEditar

En el siglo XIV, Dante Alighieri representó el castigo de muchos "clérigos, y papas y cardenales" en el infierno por ser avariciosos o avaros.[13]​'

También criticó a ciertos papas y otros simoníacos:[14]​.

Los rapaces, que toman las cosas de Dios
que deberían ser las novias de la Justicia,
y las hacen fornicar por oro y plata.
Ha llegado el momento de hacer sonar la trompeta
para ti; ...

Iglesia de InglaterraEditar

La Iglesia de Inglaterra luchó contra esta práctica tras su separación de Roma. A efectos del Derecho de Inglaterra, la simonía es definida por William Blackstone como "obtener órdenes, o una licencia para predicar mediante dinero o prácticas corruptas"[15]​ o, más estrictamente, "la presentación corrupta de cualquiera a un beneficio eclesiástico por regalo o recompensa". [16]​ Aunque la ley inglesa reconocía la simonía como un delito,[17]​ la trataba como un asunto meramente eclesiástico, más que como un delito, cuyo castigo era la pérdida del cargo o de cualquier ventaja derivada del delito y la ruptura de cualquier relación de patronazgo con la persona que otorgaba el cargo. Tanto Eduardo VI como Isabel I promulgaron estatutos contra la simonía, en este último caso a través de la Ley de Simonía de 1588. Los casos del Obispo de San David Thomas Watson en 1699[18]​ y del Decano de York William Cockburn en 1841 fueron especialmente notables.[19]

Por la Ley de Beneficencia de 1892, una persona culpable de simonía es culpable de un delito por el que puede ser procesado bajo la Ley de Disciplina del Clero de 1892. Un clérigo inocente no está inhabilitado, como podría estarlo por el derecho canónico. La simonía puede cometerse de tres maneras: en la promoción a las órdenes, en la presentación a un beneficio y en la renuncia a un beneficio. El derecho común (al que se incorpora el derecho canónico, en la medida en que no sea contrario al derecho común o estatutario o a la prerrogativa de la Corona) ha sido considerablemente modificado por los estatutos. Cuando no se aplica ningún estatuto al caso, las doctrinas del derecho canónico pueden seguir siendo de autoridad.[11]

A comienzos del siglo XXI la simonía sigue siendo un delito.[20]​ Un cargo otorgado ilegalmente puede ser declarado nulo por la Corona, y el infractor puede ser inhabilitado para hacer futuros nombramientos y multado con hasta 1000 libras.[21]​ Los clérigos ya no están obligados a hacer una declaración sobre la simonía en la ordenación, pero es probable que los delitos se traten ahora bajo la Medida de Disciplina del Clero 2003,[22]​ r.8.Halsbury, 2002, 1359

Condena de la simoníaEditar

La simonía fue, realmente, un hecho deshonroso, contrario a la palabra de Jesucristo según el Evangelio de Mateo: Vosotros habéis recibido gratuitamente, dad también gratuitamente.[23]

Este será uno de los muchos reproches dirigidos por la Reforma Protestante a la Iglesia católica, que intentó, en varias ocasiones, condenar esta práctica de manera formal:

Entre 1008 y 1048, tuvieron lugar ocho concilios regionales en Francia, Italia y España. John Wycliffe capellán deI rey de Inglaterra, nombrado rector Lutterworth y heraldo del movimiento protestante, expuso ante el concilio la oposición al pago de tributos al papado.

Fue llamado a defender los derechos de la corona de Inglaterra con el fin de preconizar las reformas precisas para acabar con el abuso y la disfunción del sistema.

Esta práctica fue combatida por distintos reformadores. El papa Nicolás II (1058-1061) prohibió a los clérigos que aceptaran la entrega de una iglesia por parte de un laico y la obtención de cargos eclesiásticos a cambio de dinero. El principal perseguidor de los herejes protestantes Gregorio XI muere poco después de haberles decretado muerte, provocando que se dispersaran los eclesiásticos que se había reunido para el juicio de Wycliffe, hombre ilustrado en el estudio de las escrituras.

Enlaces externosEditar

El delito de simonía en Iuscanonicum

ReferenciasEditar

  1. ASALE, RAE-. «simonía | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 12 de diciembre de 2019. 
  2. Joël Chandelier (2021). L'Occident médiéval - D'Alaric à Léonard (400 - 1450) - 6-La révolution de l'Église (1050-1300). Éditions Belin. p. 700. ISBN 978-2-7011-8329-9. .
  3. Lucien Bély (dir.) (1996). Dictionnaire de l'Ancien Régime- Royaume de France, XVIe-XVIIIe siècle. Presses universitaires de France. p. 1384. ISBN 978-2-13-058422-3. 
  4. «Gregorio VII | La guía de Historia». www.laguia2000.com. Consultado el 12 de diciembre de 2019. 
  5. Hechos
  6. Enciclopedia Merriam-Webster de las religiones del mundo, editada por Wendy Doniger, 1999
  7. Reuter, Timothy (1 de enero de 2001). «Regalos y Simonía». Transformaciones Medievales: Textos, poder y dones en contexto: 157-168. doi:10.1163/9789004476400_011. 
  8. West, Charles (2022). «La crisis de la simonía del siglo XI y la 'Carta de Guido'». The Journal of Ecclesiastical History (en inglés) 73 (2): 229-253. ISSN 0022-0469. doi:10.1017/S0022046921000063. 
  9. Chisholm, 1911, p. 133 cita la Pt. ii. causa i. quest. 3
  10. Chisholm, 1911, p. 133 cita el Bk. v. tit. 3.
  11. a b Chisholm, 1911, p. 133.
  12. Burckhardt, Jacob (1878). La civilización del Renacimiento en Italia. Universidad de Toronto - Biblioteca Robarts: Viena Phaidon Press. p. 60. Consultado el 28 de febrero de 2019. 
  13. Inferno, Canto VII, línea 47, traducción de Mandelbaum.
  14. Inferno, Canto XIX, líneas 2-6, traducción de Mandelbaum
  15. Blackstone, William (1765). Commentaries on the Laws of England vol I. Oxford: Clarendon Press. pp. 376-7. 
  16. Blackstone, William (1769). Commentaries on the Laws of England vol IV. Oxford: Clarendon Press. p. 62. 
  17. 3 Coke's Institutes 153-156
  18. Handley, 2004.
  19. The Times, 10 de abril de 1841, p. 6 col.b, reimpreso del Cambridge Advertiser
  20. Halsbury, 2002, 832 & 1359
  21. Ley de Simonía de 1588, s.4
  22. 2003 No.3
  23. Mateo

BibliografíaEditar

  • Clashfern, Lord Mackay of, ed. (2002), Halsbury's Laws of England 14 (4th edición) . "Ecclesiastical Law", 832 'Penalties and disability on simony'; 1359 'Simony' (see also current updates)
  • Smith, W. (1880). «Simony». A Dictionary of Christian Antiquities: Being a Continuation of the 'Dictionary of the Bible'. J.B. Burr Pub. Co. 
  • (it) Arduini, Maria Ludovica, « Interventu precii. Gregorio VII e il problema della simonia come eresia : per una interpretazione metodologica », Studia gregoriana, XIII, Rome : Libreria Ateneo Salesiano, 1989, p. 103-119.
  • De Vooght, Paul, « La simoniaca haeresis selon les auteurs ecclésiastiques.” Ephemerides theologicae Lovanienses, 30/1, 1954, p. 64-80.
  • (en) Gilchrist, John, « Simoniaca Haeresis and the Problems of Orders from Leo IX to Gratian », Proceedings of the Second International Congress of Medieval Canon Law, éd. Stefan Kuttner, J. J. Ryan, Cité du Vatican : Biblioteca apostolica Vaticana, 1965, p. 209-235.
  • Leclercq, Jean, « Simoniaca heresis », dans Studi Gregoriani per la storia di Gregorio VII e della riforma ecclesiastica, I, Rome : Abbazia di San Paolo, Libreria Ateneo Salesiano, 1947, p. 523-530.
  • (en) Lynch, Joseph H., « Simoniacal Entry into Religious Life from 1000 to 1260. A Social, Economical and Legal History », Columbus : Ohio State University Press, 1976.
  • (it) Recchia, Alessandro, « La riforma ecclesiastica e il problema della simonia come eresia : Pier Damiani e Umberto da Silvacandida a confronto », dans Pier Damiani († 1072). Figura, aspetti dottrinali e memoria nella diocesi di Velletri, Venafro : Edizioni EVA, 2003, p. 37-73.
  • (en) Reuter, Timothy, « Gifts and Simony », dans Medieval Transformations : Texts, Power, and Gifts in Context, éd. Esther Cohen, Mayke B. De Jong, Leyde, Boston, Cologne : Brill, 2001, p. 157-168.
  • Isabelle Rosé, « Simon le Magicien, hérésiarque? L’invention de la Simoniaca heresis par Grégoire le Grand », dans Isabelle Rosé, Franck Mercier, Aux marges de l’hérésie. Inventions, formes et usages polémiques de l’accusation d’hérésie au Moyen Âge, Rennes, PUR, 2018, p. 201‑238, en ligne [archive].
  • Théry, Julien, « "Excès" des prélats et gouvernement de l'Église au temps de la monarchie pontificale (vers 1150-vers 1350) : "dilapidation", "simonie", "incontinence", "dissolution" », Dans Annuaire de l'École des hautes études en sciences sociales. Comptes-rendus des cours et conférences 2010-2011, Paris : EHESS, 2012, p. 621-623, en ligne [archive].
  • Théry, Julien , « Luxure cléricale, gouvernement de l’Église et royauté capétienne au temps de la "Bible de saint Louis" », Revue Mabillon, 25, 2014, p. 165-194, en ligne [archive].
  • Julien Théry, « 'Excès' et 'affaires d’enquête'. Les procédures criminelles de la papauté contre les prélats, de la mi-XIIe à la mi-XIVe siècle. Première approche », dans « La pathologie du pouvoir : vices, crimes et délits des gouvernants », dir. P. Gilli, Leyde : Brill, 2016, p. 164-236, en ligne [archive], en particulier aux p. 189-190.