Abrir menú principal

Snuppy es el primer perro clonado. El clon de afgano fue realizado por Woo Suk Hwang y su equipo de científicos en la Universidad Nacional de Seúl (SNU) en Corea del Sur. El nombre "Snuppy" es una combinación de "SNU" y de "puppy" (perrito). Nació por cesárea y pesó 530 gramos al nacer.

Los investigadores transfirieron 1.095 embriones del perro en 123 hembras, logrando tres embarazos. Un feto se malogró, y un clon, llamado NT-2, murió de pulmonía a los 22 días de vida. Un labrador retriever portó el tercer embrión.

Nació el 24 de abril de 2005 a partir de células adultas (extraídas de la piel de la oreja de un perro de caza de raza afgana) con el método de transferencia de núcleo, una técnica similar a la empleada para engendrar a la oveja Dolly, el primer mamífero clon. Hasta el momento esa metodología —que había sido probada con éxito en ovejas, ratones, vacas, cerdos, gatos, cabras, mulas y ratas— había fracasado en perros. Cada uno de los pasos que funciona bien en otros mamíferos, en perros falla porque su biología reproductiva es diferente.[1]​ Más tarde, en diciembre de 2005, se descubrió que Hwang Woo-Suk había falseado los resultados de su investigación sobre células madre en otros proyectos. Esto causó que se cuestionara la veracidad de sus otros experimentos, incluido Snuppy.[2]​ Sin embargo, el 10 de enero de 2006, el comité investigador señaló que la clonación de Snuppy fue legítima.[3]

NotasEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar