Diafragma pélvico

(Redirigido desde «Suelo pélvico»)

El diafragma pélvico (también conocido como piso pélvico o suelo pélvico) está compuesto por fibras musculares del levator ani, el músculo coxígeo y el tejido conectivo asociado que se extiende por la zona debajo de la pelvis. El diafragma pélvico es una partición muscular formada por los levatores ani y los coxígeos, con los que se puede incluir la fascia pélvica parietal en sus aspectos superior e inferior. El suelo pélvico separa la cavidad pélvica por encima de la región perineal (incluido el perineo) por debajo. Debido a que, para acomodar el canal de nacimiento, la cavidad pélvica de una mujer es más grande que la de un hombre, el suelo pélvico tiende a considerarse parte de la anatomía femenina, pero los hombres tienen un suelo pélvico equivalente.

Diafragma pélvico
Pelvic Muscles (Female Side).png
Los músculos del piso pélvico sostienen el contenido de la pelvis.
1115 Muscles of the Pelvic Floor.jpg
El piso pélvico visto desde arriba
Latín diaphragma pelvis
TA A04.5.04.001
Nervio Nervio espinal 3-4[1]
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

EstructuraEditar

Los levator ani derecho e izquierdo se encuentran casi horizontalmente en el suelo de la pelvis, separados por un estrecho espacio que transmite la uretra, la vagina y el canal anal. El levator ani suele considerarse en tres partes: pubococcígeo, puborrectal e iliococcígeo. El pubocoxígeo, la parte principal del elevator, corre hacia atrás desde el cuerpo del pubis hacia el coxis y puede dañarse durante el nacimiento. Algunas fibras se insertan en la próstata, la uretra y la vagina. El puborrectal derecho e izquierdo se unen detrás de la unión anorrectal para formar un cabestrillo muscular. Algunos los consideran como una parte del esfínter anal externo. El iliococcígeo, la parte más posterior del levator ani, a menudo está poco desarrollado.

El coccígeo, situado detrás del levator ani y con frecuencia tendinoso tanto como muscular, se extiende desde la espina isquiática hasta el margen lateral del sacro y el cóccix.

La cavidad pélvica de la pelvis verdadera tiene el piso pélvico como su borde inferior (y el borde pélvico como su borde superior). El perineo tiene el piso pélvico como su borde superior.

Algunas fuentes no consideran que el "piso pélvico" y el "diafragma pélvico" sean idénticos, con el "diafragma" compuesto únicamente por el levator ani y el coccígeo, mientras que el "piso" también incluye la membrana perineal y la bolsa perineal profunda. [2]​ Sin embargo, otras fuentes incluyen la fascia como parte del diafragma. [cita requerida] En la práctica, los dos términos a menudo se usan indistintamente.

Posteriormente, el piso pélvico se extiende hacia el triángulo anal.

El piso pélvico tiene dos hiatos (huecos): hiato urogenital anterior a través del cual pasan la uretra y la vagina y el hiato rectal posterior a través del cual pasa el canal anal.[3]

FunciónEditar

Es importante para proporcionar apoyo a las vísceras pélvicas (órganos), por ejemplo, la vejiga, los intestinos, el útero (en las mujeres), y para mantener la continencia como parte de los esfínteres urinarios y anales. Facilita el nacimiento al resistir el descenso de la parte que se presenta, haciendo que el feto rote hacia adelante para discurrir a través de la faja pélvica. Ayuda a mantener una presión intraabdominal óptima [3]

Importancia clínicaEditar

El piso pélvico está sujeto a cambios clínicamente relevantes que pueden resultar en:

  • Prolapso de la pared vaginal anterior
    • Cistocele (vejiga dentro de la vagina) [4]
    • Uretrocele (uretra dentro la vagina)
    • Cistouretrocele (vejiga y uretra)
  • Prolapso de la pared vaginal posterior
  • Prolapso vaginal apical

Después del tratamiento de los cánceres ginecológicos puede presentarse una disfunción del suelo pélvico.[5]

Los daños en el suelo pélvico no sólo contribuyen a la incontinencia urinaria, sino que pueden provocar un prolapso de los órganos pélvicos. El prolapso de órganos pélvicos se produce en las mujeres cuando los órganos pélvicos (por ejemplo, la vagina, la vejiga, el recto o el útero) sobresalen dentro o fuera de la vagina. Las causas del prolapso de órganos pélvicos no son diferentes de las que también contribuyen a la incontinencia urinaria. Entre ellas figuran el tono muscular inapropiado (asimétrico, excesivo o insuficiente) y las asimetrías causadas por un traumatismo en la pelvis. La edad, el embarazo, los antecedentes familiares y el estado hormonal contribuyen al desarrollo del prolapso de órganos pélvicos. La vagina está suspendida por medio de uniones al perineo, la pared lateral de la pelvis y el sacro a través de uniones que incluyen colágeno, elastina y músculo liso. Se puede realizar una cirugía para reparar los músculos del suelo pélvico. Los músculos del suelo pélvico pueden fortalecerse con los ejercicios de Kegel. [6]

Los trastornos del piso pélvico posterior incluyen prolapso rectal, rectocele, hernia perineal y una serie de trastornos funcionales, incluido el anismo. El estreñimiento debido a cualquiera de estos trastornos se denomina "estreñimiento funcional" y es identificable por criterios de diagnóstico clínico. [7]

El ejercicio del piso pélvico (PFE por sus siglas en inglés Pelvic floor exercise), también conocido como ejercicios de Kegel, puede mejorar el tono y la función de los músculos del piso pélvico, lo cual es de particular beneficio para las mujeres (y con menos frecuencia los hombres) que experimentan incontinencia urinaria de esfuerzo. [8][6]​ Sin embargo, el cumplimiento de los programas de PFE a menudo es deficiente, el programa PFE generalmente no es efectivo para la incontinencia urinaria a menos que se realice con biorretroalimentación y supervisión capacitada, y en casos severos puede no tener ningún beneficio. El tono muscular del piso pélvico se puede estimar usando un perineómetro, que mide la presión dentro de la vagina.[9]​ La medicación también puede usarse para mejorar la continencia. [cita requerida] En casos severos, se puede utilizar la cirugía para reparar o incluso para reconstruir el piso pélvico [cita requerida] La perineología o pelviperineología es una especialidad que se ocupa de los problemas funcionales de los tres ejes (urológico, ginecológico y coloproctológico) del piso pélvico. [10]

Imágenes adicionalesEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Este artículo incorpora texto de dominio público de la página 420 de la 20ª edición de Gray's Anatomy (1918)

  1. «Chapter 37: The pelvic diaphragm and fascia». www.dartmouth.edu. Consultado el 4 de junio de 2020. 
  2. Drake, Richard L.; Vogl, Wayne; Mitchell, Adam W. M. (2005). Gray's Anatomy For Students. p. 391. ISBN 978-0-443-06612-2. 
  3. a b Daftary, Shirish; Chakravarti, Sudip (2011). Manual of Obstetrics (3rd edición). Elsevier. pp. 1-16. ISBN 978-81-312-2556-1. 
  4. «Cystocele (Prolapsed Bladder) | NIDDK» (en inglés estadounidense). Consultado el 2 de diciembre de 2017. 
  5. Ramaseshan, Aparna S.; Felton, Jessica; Roque, Dana; Rao, Gautam; Shipper, Andrea G.; Sanses, Tatiana V. D. (19 de septiembre de 2017). «Pelvic floor disorders in women with gynecologic malignancies: a systematic review». International Urogynecology Journal (en inglés) 29 (4): 459-476. ISSN 0937-3462. PMID 28929201. doi:10.1007/s00192-017-3467-4. 
  6. a b Harvey, M. A. (2003). «Pelvic floor exercises during and after pregnancy: A systematic review of their role in preventing pelvic floor dysfunction». Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada 25 (6): 487-98. PMID 12806450. doi:10.1016/s1701-2163(16)30310-3. 
  7. Berman, L; Aversa, J; Abir, F; Longo, W. E. (2005). «Management of disorders of the posterior pelvic floor». The Yale Journal of Biology and Medicine 78 (4): 211-21. PMC 2259151. PMID 16720016. 
  8. Kielb, S. J. (2005). «Stress incontinence: Alternatives to surgery». International Journal of Fertility and Women's Medicine 50 (1): 24-9. PMID 15971718. 
  9. Barbosa, Patrícia Brentegani; Franco, Maíra Menezes; Souza, Flaviane de Oliveira; Antônio, Flávia Ignácio; Montezuma, Thaís; Ferreira, Cristine Homsi Jorge (June 2009). «Comparison between measurements obtained with three different perineometers». Clinics 64 (6): 527-533. ISSN 1807-5932. PMC 2705146. PMID 19578656. doi:10.1590/s1807-59322009000600007. 
  10. Beco, J.; Mouchel, J. (1 de octubre de 2002). «Understanding the Concept of Perineology». International Urogynecology Journal (en inglés) 13 (5): 275-277. ISSN 0937-3462. PMID 12355284. doi:10.1007/s001920200060. 

Enlaces externosEditar