Abrir menú principal

El Tercio Viejo de Lombardía o de Milán, junto a los tercios viejos de Nápoles y Sicilia, fue uno de los primeros tercios instituidos por las ordenanzas de Carlos I de España de 1534 y 1536, siendo conocido como "el Osado".

Su principal misión era defender el ducado de Milán o reino de Lombardía (con este nombre fue bautizado) tras las guerras italianas de finales del siglo XV y comienzos del XVI.

En un principio se le nombró Tercio Ordinario del Estado de Milán, pero en 1560 pasaría a llamarse Tercio Viejo de Lombardía hasta 1589.

Su heredero actual en la infantería española es el Regimiento Príncipe n.º 3 acuartelado en Asturias perteneciente a la BRILAT.[1]

AcantonamientoEditar

Este Tercio Viejo se desplegaba por el Milanesado con guarniciones en:

  1. Milán
  2. Cremona
  3. Mantua
  4. Sondrio
  5. Varese
  6. Pavía
  7. Brescia
  8. Bérgamo
  9. Como

Sus plazas fuertes, además del castillo de Milán, eran Castiglione, Mantua y San Germano (Piamonte).

Sin embargo y debido a las continuas guerras del rey con otras naciones y potencias europeas, tuvo que trasladarse a zonas tan lejanas como Flandes.

DisoluciónEditar

El Tercio Viejo de Lombardía era hacia 1589 la flor y nata de los veteranos españoles. Según un capitán, era el "padre de todos los tercios". El tercio estaba mandado por Sancho Martínez de Leyva y se encontraba en Flandes, pero estaba gobernado por el Conde de Mansfeld, cosa que no se veía bien entre la tropa, pues querían ser gobernados por un español antes que por un alemán. Además, se rumoreaba que el Conde de Mansfeld parlamentaba a veces con rebeldes y que se había pasado al otro bando. Cuando en el invierno de 1589, el Conde de Mansfeld ordena llevar al tercio a pasar el invierno en una isla del río Mosa, el tercio desobedeció la orden. En 1585 los españoles habían caído en una encerrona de los holandeses allí (ver Milagro de Empel) y pensaban que Mansfeld los llevaba a la muerte.

Este ambiente tan hostil se sumaba a las bajas y al agotamiento y el frío que el tercio llevaba arrastrando desde hacía tiempo. Los soldados, tras un tiempo, deciden dejar el motín, pero las noticias llegan a Alejandro Farnesio que decidió, como castigo para ellos y posibles tercios que se pudieran amotinar, deshacer el Tercio Viejo de Lombardía, llevando a todos los soldados del tercio a otras compañías. Leyva y otros capitanes no supieron si acatar la orden y al final cedieron. El alférez del tercio plegó la bandera y rompió el asta, luego los alféreces de las compañías siguieron el ejemplo.

BibliografíaEditar

  • Fernando Martínez Laínez; José María Sánchez de Toca (2006). Tercios de España. La infantería legendaria. Madrid: EDAF. ISBN 84-414-1847-0. 

http://www.ejercito.mde.es/unidades/Huesca/rczm_galicia64/index.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Regimiento_de_Cazadores_de_Monta%C3%B1a_%22Galicia%22_n.%C2%BA_64

ReferenciasEditar