Thelephora terrestris

Thelephora terrestris, comúnmente conocida com teléfora terrestre, es una especie incomestible de hongo de la división Basidiomycota.[1]

Symbol question.svg
 
Thelephora terrestris
Thelephora.terrestris.-.lindsey.jpg
Taxonomía
Reino: Fungi
División: Basidiomycota
Clase: Agaricomycetes
Orden: Thelephorales
Familia: Thelephoraceae
Género: Thelephora
Especie: T. terrestris
Ehrh. (1787)

Historia y taxonomíaEditar

Esta especie de hongo fue descrita por primera vez por Jakob Friedrich Ehrhart.[2]

Hábitat y ecologíaEditar

Se puede encontrar en todas las regiones de América del Norte y Europa.[2]​ Aunque se puede encontrar sobre el suelo, generalmente se encuentra en tierras arenosas bajo pinos, en raíces y en ramas.[3]

Cuando este hongo ectomicorrizo forma una relación simbiótica con pinos se crea micorriza.[4]​ Se encuentra normalmente en bosques de pino[5]​ así como en tierras de vivero de todo el mundo.[6]​ Una de las características de este hongo es que consigue agua y nutrientes a gran distancia[7]​, adaptándose muy bien a tierras fértiles o muy fértiles.

Después de un suceso como un incendio es una especie que se reestablece muy rápido y tolera el estrés.[8]​ Además, es un hongo micorrizo dominador.[6]

Además de con especies de pino, es también capaz de formar micorriza con otros árboles como alisos, abedules, robles, helechos o chopos.[9]

El micovirus Thelephora terrestris virus 1 (TtV1) puede infectar a este hongo.[9]

Crecimiento y morfologíaEditar

Thelephora terrestris está presente durante todo el año, si bien se le ve de forma más frecuente entre julio y diciembre. Cuando se forma el esporocarpo, su color es más claro para tornar a un marrón más oscuro cuando envejece. Puede tener o no un tallo, y de tenerlo es muy corto. A veces el hongo crece en colonias de gran tamaño.[3]​ Tiene forma de abanico y puede crecer hasta 6 cm de ancho.[3]​ Su olor recuerda a tierra mohosa.

La hifa de la micorriza forma muros que engrosan cuando envejece.[10]​ Cuándo se reproduce, la hifa forma fíbulas. Las esporas son de color morado-marrón y de forma elipsoidal o angular.

FisiologíaEditar

El ciclo de vida completo se puede observar en el laboratorio, tanto en forma de ectomicorriza como de hongo.[11]

Debido a las micotoxinas que produce el hongo, protege a pinos del patógeno de raíz Phytophthora cinnamomi.[6]

Galería de imágenesEditar

ReferenciasEditar

  1. Agerer, R.; Weiss, M. (29 August 2018). «Studies on Ectomycorrhizae. XX. Mycorrhizae Formed by on Norway Spruce». Mycologia 81 (3): 444-453. doi:10.1080/00275514.1989.12025766. 
  2. a b Burt, Edward Angus (May 1914). «The Thelephoraceae of North America. I». Annals of the Missouri Botanical Garden 1 (2): 185-227. JSTOR 2989992. doi:10.2307/2989992. 
  3. a b c Ellis, Martin B.; Ellis, J. Pamela (1990). Fungi without gills (hymenomycetes and gasteromycetes) : an identification handbook (1st edición). Britain: Chapman and Hall. ISBN 0-412-36970-2. 
  4. Hilszczańska, Dorota; Małecka, Monika; Sierota, Zbigniew (January 2008). «Changes in nitrogen level and mycorrhizal structure of Scots pine seedlings inoculated with Thelephora terrestris». Annals of Forest Science 65 (4): 409. doi:10.1051/forest:2008020. 
  5. López-Gutiérrez, Araceli; Perez-Moreno, Jesus; Hernández-Santiago, Faustino; Uscanga-Mortera, Ebandro; García-Esteva, Antonio; Cetina-Alcalá, Victor Manuel; Cardoso-Villanueva, María del Rosario; Xoconostle-Cázares, Beatriz (19 June 2018). «Nutrient mobilization, growth and field survival of Pinus pringlei inoculated with three ectomycorrhizal mushrooms». Botanical Sciences 96 (2): 286. doi:10.17129/botsci.1239. 
  6. a b c Moeller, Holly V.; Peay, Kabir G. (27 July 2016). «Competition-function tradeoffs in ectomycorrhizal fungi». PeerJ 4: e2270. PMC 4974999. PMID 27547573. doi:10.7717/peerj.2270. 
  7. Petrzik, Karel; Sarkisova, Tatiana; Starý, Josef; Koloniuk, Igor; Hrabáková, Lenka; Kubešová, Olga (February 2016). «Molecular characterization of a new monopartite dsRNA mycovirus from mycorrhizal Thelephora terrestris (Ehrh.) and its detection in soil oribatid mites (Acari: Oribatida)». Virology 489: 12-19. PMID 26700067. doi:10.1016/j.virol.2015.11.009. 
  8. Radulović, Niko; Quang, Dang Ngoc; Hashimoto, Toshihiro; Nukada, Makiko; Tanaka, Masami; Asakawa, Yoshinori (2005). «Pregnane-Type Steroids from the Inedible Mushroom Thelephora terrestris». Chemical & Pharmaceutical Bulletin 53 (3): 309-312. doi:10.1248/cpb.53.309. 
  9. a b Birraux, D.; Fries, N. (November 1981). «Germination of basidiospores». Canadian Journal of Botany 59 (11): 2062-2064. doi:10.1139/b81-267. 
  10. Smith, Sally E; Read, David J (2002). «Mycorrhizal Symbiosis». Academic Press (2): 470–489. doi:10.1016/B978-012652840-4/50018-8. 
  11. Veselá, Petra; Vašutová, Martina; Edwards-Jonášová, Magda; Cudlín, Pavel (29 January 2019). «Soil Fungal Community in Norway Spruce Forests under Bark Beetle Attack». Forests 10 (2): 109. doi:10.3390/f10020109.