Abrir menú principal

Puerta de Europa

dos rascacielos gemelos inclinados en Madrid
(Redirigido desde «Torres Kio»)

Puerta de Europa son dos rascacielos inclinados de oficinas con una altura de 114 metros y 26 plantas ubicados en la plaza de Castilla de Madrid (España). También son conocidas popularmente como Torres KIO debido a que fueron promovidas en gran medida por la empresa kuwaití KIO, acrónimo de Kuwait Investment Office. Son las segundas torres gemelas más altas de España, tras las Torres de Santa Cruz en Santa Cruz de Tenerife. Están inclinadas la una hacia la otra 14,3 grados con respecto a la vertical y fueron los primeros rascacielos inclinados del mundo.[2]​ Las torres fueron construidas entre 1989 y 1996 y diseñadas por los arquitectos estadounidenses Philip Johnson y John Burgee. La ingeniería del proyecto corrió a cargo de Leslie E. Robertson Associates y la construcción por Fomento de Construcciones y Contratas.

Puerta de Europa
Puerta de Europa.002 - Madrid.JPG
Información general
Uso(s) Oficinas
Estilo arquitectura postmoderna
Dirección paseo de la Castellana (189 y 216)
Localización Madrid
Coordenadas 40°27′59″N 3°41′16″O / 40.466388888889, -3.6877777777778Coordenadas: 40°27′59″N 3°41′16″O / 40.466388888889, -3.6877777777778
Inicio 1989
Finalización 1996
Fecha de construcción 1996
Propietario Realia (torre este) y Bankia (torre oeste)
Altura
Altura arquitectónica 113,8 m
Plantas 26
Ascensores 8
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Philip Johnson y John Burgee
Promotor Kuwait Investments Office
Constructor Fomento de Construcciones y Contratas
Ingeniero estructural Leslie E. Robertson Associates, RLLP, Nueva York
Contratista Fomento de Construcciones y Contratas
Referencias
[1]

Vistas desde el sur, la torre de la izquierda pertenece a Bankia (anteriormente Caja Madrid) mientras que la torre de la derecha pertenece a la inmobiliaria Realia. Entre las torres discurre el paseo de la Castellana y se encuentra el intercambiador de transportes de Plaza de Castilla.

Índice

Diseño y arquitecturaEditar

 
Esquema de estructura en fachadas y funcionamiento del postesado.
 
Fachada inclinada con elementos triangulares perimetrales.

Las torres tienen forma de paralelepípedo y una inclinación de 14,3 grados que genera un vuelo de treinta metros y un solapamiento de base a cubierta de tan solo cinco metros, suficiente para la disposición de los últimos ascensores y para la vertical remarcada de la fachada.[3]

Para hacer frente a este reto arquitectónico se diseñó una estructura conformada por un núcleo de hormigón armado vertical capaz de soportar 35 000 toneladas y que alberga los ascensores, las escaleras y los sistemas de ventilación. Por otro lado, se emplean elementos triangulares perimetrales que dan rigidez a la estructura y evitan deformaciones; de ahí las cruces en las fachadas laterales y la vertical remarcada que divide las fachadas principales.[4]

Como el peso final tiende a volcar el edificio hacia el paseo de la Castellana, unos cables unen la parte alta del edificio con un contrapeso subterráneo por el lado opuesto. El contrapeso es un dado de hormigón de 60 x 10 x 10 metros y de 14 400 toneladas.[4]​ La firma Leslie E. Robertson fue la encargada de realizar los cálculos estructurales necesarios para garantizar su estabilidad. Entre su currículum se encuentran el World Trade Center de Nueva York, la Torre del Banco de China de Hong Kong o la Torre Picasso de Madrid.[5]​ El núcleo central de hormigón contribuye a soportar el 80% de las cargas mientras que la estructura metálica perimetral el 20% restante.[5]​ El contrapeso de hormigón y los cables que recorren la fachada trasera contribuyen a soportar las cargas horizontales, que producen un efecto opuesto al de la inclinación, reduciendo los esfuerzos y deformaciones provocadas por ésta, «devolviendo» el edificio a su posición «vertical».[5]

Es por ello que todas las plantas son distintas porque va cambiando la posición del núcleo vertical respecto al rectángulo de base. El primer grupo de cuatro ascensores llega hasta la planta 13 (si bien la ocupación por salas de máquinas llega hasta la planta dieciséis); los otros cuatro, desde la planta baja dan servicio a la planta 13 hasta a la 24. Los ascensores de la batería alta, en el recorrido directo hasta esa planta, disponen solamente de salidas de emergencia a los vestíbulos de servicio.[3]​ Los ascensores son de doble cabina, es decir, debajo del ascensor destinado para transporte de personas se sitúa un montacargas conmutable desde la sala de control del edificio.[6]

Cada una de las plantas tiene una superficie de 1170 m² construidos, lo cual supone más de 63 000 m² de oficinas en total sobre rasante. La superficie total construida de ambas torres es de 125 000 m².[7]​ La entreplanta de acceso tiene 7 m de altura. La última planta va destinada a planta técnica y alberga una buena parte de los equipos principales de las instalaciones del edificio.[8]

 
Vista desde la Torre PwC.

Para la limpieza de los cristales se emplea una góndola diseñada especialmente para las torres y que costó 150 millones de pesetas.[9]​ La góndola no cuelga desde arriba sino que se desliza por una gran barra metálica de 35 metros. Esta barra, que cuelga mediante cables de la cubierta, va fijada mediante un sistema de rodillos a unas guías —fijadas en la parte de acero inoxidable brillante de la fachada— que recorren las esquinas de las fachadas, de forma que queda obligada a seguir la inclinación del plano.[10]

Por encima de este nivel de cubierta está el helipuerto que corona cada una de las torres. Estos helipuertos, de 20 x 20 m, están previstos para aparatos de hasta 4000 kg de peso y, catalogados como de uso privado, pueden ser usados para la evacuación de personas en casos de emergencia o seguridad.[10]

La fachada de las torres es un diseño que mezcla el vidrio, el aluminio y el acero inoxidable que conforma las grandes bandas brillantes. La propuesta original contemplaba el uso de vidrio y granito rosa de Porriño —material que enamoró a John Burgee en su visita a España—, pero se desechó por razones constructivas de exceso de peso.[10]

HistoriaEditar

 
Vista desde el norte, que muestra en primer plano el túnel que pasa por debajo del intercambiador de transportes de Plaza de Castilla.

Las obras comenzaron en 1990. Debido a la crisis estuvo paralizada desde 1992 durante dos años, finalizándose las obras a finales de 1995 y comienzos de 1996. Unos de sus primeros inquilinos iba a ser la compañía de telecomunicaciones Airtel —creada en 1994—, que había firmado en marzo de 1995 un precontrato de alquiler por un 40% de la torre oeste,[11]​ pero finalmente rompieron el contrato, aparentemente por la negativa de la propiedad a instalar su logo corporativo en lo alto de la torre.[12]

La primera sociedad gestora de las torres, Produsa, tenía como principales accionistas a Fomento de Construcciones y Contratas, Caja Madrid, Banco Central Hispano y Sainco. Eran los mayores acreedores de su dueño anterior, Kuwait Investment Office (KIO). Adquirieron los bloques en la tercera subasta judicial, por 16 500 millones de pesetas. Las torres costaron más de 25 000 millones de pesetas (150 millones de euros).[12]

 
Detalle de la fachada.

Su construcción dio lugar al caso de estafa de Urbanor que implicó a los Albertos y al Banco Central de España cuando los querellantes (el arquitecto Pedro Sentieri y el constructor Julio San Martín) denunciaron a sus exsocios Alberto Alcocer y Alberto Cortina alegando que obtuvieron más dinero en la operación a pesar de que estos eran los socios mayoritarios, y que cobraron el pago de KIO en acciones del Banco Central, debido a que la operación había sido instrumentada para lograr el control de dicha entidad.[13]​ Después de la construcción se produjo un juicio llamado el «caso KIO», en el que se condenó al empresario español Javier de la Rosa por el desvío de más de 375 millones de euros del grupo KIO y de su filial española Grupo Torras.[14][15]

Tras inversiones de más de 4000 millones de dólares en apenas un lustro, a KIO le sobrevino la primera gran crisis económica de la democracia de España. Unido al fraude protagonizado por De la Rosa, que terminó en la cárcel, y la invasión de Kuwait por Iraq, el imperio KIO se derrumbó en España hasta protagonizar lo que en su momento fue una histórica suspensión de pagos de 300 000 millones de las antiguas pesetas.[16]

En abril de 1997 Caja Madrid adquirió la torre oeste por 16 354 millones de pesetas (98 millones de euros) para alojar sus servicios centrales, esparcidos en diecinueve locales.[17]​ La vendedora Produsa estaba participada por la antigua caja de ahorros en un 29,64% y la operación se articuló mediante una escisión societaria.[17]

En 2007 Caja Madrid decidió comprar la Torre Cepsa, a la cual iba a trasladar su sede una vez esta fuera acabada en 2009,[18]​ pero finalmente con el advenimiento de la crisis no terminó de cuajar.[19]

Amenazas de atentadosEditar

 
Vista nocturna

En 2007, uno de los acusados del 11-M declaró antes del atentado su intención de no descansar hasta que hubiese derribado las Torres KIO.[20]​ Ya en 2010 ETA planeó volar las torres,[21]​ además de asesinar también a Patxi López.[22]​ El 2 de septiembre de 2017 Estado Islámico planeó nuevos atentados contra Europa mostrando unas imágenes con las Torres Kio.[23]

En la cultura popularEditar

En El día de la bestia de Álex de la Iglesia las torres aparecen todavía en construcción,[24]​ y tienen un papel relevante en la trama.[25]​ En Torrente 3: el protector son destruidas por un el choque de un avión en una de las primeras escenas.[26]​ También aparecen en escenas de Carne trémula, Éxtasis y Abre los ojos.[27]

Un cuadro de 1992 de José Manuel Ballester titulado Torres Kio, Puerta de Europa muestra a las torres en construcción. Se encuentra en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid.[28]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Puerta de Europa Complex» (en inglés). Base de datos de rascacielos del CTBUH. Consultado el 5 de mayo de 2016. 
  2. Quimbiulco, Cristian (5 de junio de 2015). «¿Sabías que las Torres Kio de Madrid fueron los primeros rascacielos inclinados del mundo?». ABC. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  3. a b Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 7.
  4. a b Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 24.
  5. a b c Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 23.
  6. Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 16.
  7. «1986-1990 - FCC». www.fcc.es. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  8. Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 14 y 16.
  9. Gosálvez, Patricia (30 de noviembre de 2009). «El 'gondolero' que limpia cristales». El País. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  10. a b c Domínguez del Castillo et al., 1996, p. 21.
  11. Fernández-Santos, Elsa (24 de marzo de 1995). «Los primeros inquilinos de las Torres KIO anuncian su llegada para septiembre». El País. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  12. a b Otero, Lara (2 de febrero de 1996). «Las 54 plantas de las torres de KIO siguen vacías cinco meses después». El País. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  13. Arancibia, Salvador (27 de noviembre de 1987). «Construciones y Contratas y KIO forman una sociedad para controlar el 12,25% del Banco Central». El País. Consultado el 19 de enero de 2018. 
  14. Miguel González (28 de mayo de 2008). «Kuwait da por cerrado el 'caso KIO' y promete invertir en España». El País. 
  15. Europa Press (18 de junio de 2007). «El Supremo revisará la condena del 'caso kio'». Noticias de Guipúzcoa. Archivado desde el original el 11 de diciembre de 2008. 
  16. expansion.com. «El regreso a España del grupo KIO». Expansión. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  17. a b Rivera, Jorge (23 de abril de 1997). «Caja de Madrid compra una de las torres KIO por 16.354 millones». El País. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  18. Aníbal González (30 de julio de 2007). «Adiós a las Torres KIO: Caja Madrid compra el rascacielos de Repsol por 815 millones». Cotizalia. 
  19. Brualla, Albra (27 de noviembre de 2017). «Bankia deja la Torre Cepsa: trasladará 500 empleados a su sede central». elEconomista.es. Consultado el 10 de enero de 2018. 
  20. elpais.com/agencias (12 de marzo de 2007). «'No descansaré hasta que las torres KIO se vengan abajo'». El País. 
  21. Vasco Press (8 de marzo de 2011). «ETA planeó volar las torres KIO en 2010 con explosivos fabricados en Portugal». El Mundo (Bilbao). Consultado el 2 de septiembre de 2017. 
  22. EP (9 de marzo de 2011). «ETA planeó matar a Patxi López y volar las torres KIO». La Opinión de Zamora (Madrid). Consultado el 2 de septiembre de 2017. 
  23. Requeijo, Alejandro; Montero, Daniel (2 de septiembre de 2017). «Estado Islámico pide nuevos atentados en España con una imagen de las Torres Kio». El Español. Consultado el 2 de septiembre de 2017. 
  24. Cecilia Vera; Silvia Badariotti (2002). Cómo hacer cine. Editorial Fundamentos. p. 66. ISBN 978-84-245-0922-4. 
  25. García, Yago (20 de octubre de 2015). «'El día de la Bestia': 20 años con el Anticristo - CINEMANÍA». CINEMANÍA. Consultado el 5 de febrero de 2017. 
  26. «'Torrente 3' consigue más de siete millones de euros». El País. EFE. 4 de octubre de 2005. Consultado el 5 de mayo de 2016. «El filme arranca con un avión estrellándose en las Torres Kio.» 
  27. Burkhard Pohl; Jörg Türschmann (2007). Miradas glocales: cine español en el cambio de milenio. Iberoamericana Editorial. pp. 46-47. ISBN 978-84-8489-302-8. 
  28. Dolz, Patricia Ortega (21 de septiembre de 2012). «CentroCentro: el gran museo de la ciudad». El País. Consultado el 10 de enero de 2018. 

FuentesEditar

  • Domínguez del Castillo, Tomás; Martín Baranda, Juan Carlos; Lizarbe Teres, Jesús; Mateos Hernádez-Briz, Jesús J. (1996). «Las Torres Puerta de Europa, Madrid-España». Informes de la Construcción 48 (444). Consultado el 10 de enero de 2018. 

Enlaces externosEditar