Abrir menú principal

Tribuno

En la antigua Roma, persona elegida como cabeza de una tribu

En la antigua Roma, el tribuno era una persona era elegida como cabeza de cada una de las tribus y poseía atribuciones de diverso carácter:

  • Administrativo
  • Económico (percepción del tributo)
  • Militar (levas del contingente que cada tribu debía aportar)
  • Civil.

Además, podía poner veto a las resoluciones del Senado y proponer plebiscitos.

Esta organización administrativa era común a todos los ciudadanos romanos, patricios y plebeyos, puesto que unos y otros convivían en las mismas tribus. En el 495 a. C., según Tito Livio, el número de tribus romanas era de treinta y cinco: cuatro urbanas y treinta y una rústicas.

Véase tambiénEditar