Ursula K. Le Guin

escritora estadounidense de ficción especulativa (1929-2018)

Ursula Kroeber Le Guin ['ɜrsələ ˈkroʊbər ləˈgwɪn][1]​ (Berkeley, California; 21 de octubre de 1929-Portland, Oregón; 22 de enero de 2018) fue una autora estadounidense conocida sobre todo por sus obras de ficción especulativa y en especial por las obras de ciencia ficción ambientadas en el mundo ficticio de Terramar y la serie de fantasía de la federación Ekumen. Su primer trabajo publicado fue en 1959 y su carrera literaria duró casi sesenta años, con más de veinte novelas y más de cien relatos cortos publicados, además de poesía, ensayo, crítica literaria, traducciones y libros para niños.

Ursula K. Le Guin
Ursula K Le Guin.JPG
Ursula K. Le Guin en 2008.
Información personal
Nombre de nacimiento Ursula Kroeber Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 21 de octubre de 1929 Ver y modificar los datos en Wikidata
Berkeley (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 22 de enero de 2018 Ver y modificar los datos en Wikidata (88 años)
Portland (Oregón, Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Infarto de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Berkeley y Portland Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Alfred Kroeber Ver y modificar los datos en Wikidata
Theodora Kroeber Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Charles Le Guin Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos 3 Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educada en
Información profesional
Ocupación Escritora, guionista, traductora, novelista, poeta, autora, crítica literaria, escritora de ciencia ficción, feminista, escritora de literatura infantil, periodista, prosista y prosa Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activa desde años 1960
Empleador
Género Ciencia ficción y fantasía Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Miembro de
Firma Ursula K. Le Guin signature.svg
Web
Sitio web

Era hija de la escritora Theodora Kroeber y el antropólogo Alfred Kroeber. Tras obtener una maestría en francés, inició sus estudios de doctorado, pero los abandonó tras su matrimonio en 1953 con el historiador Charles Le Guin. Comenzó a escribir a tiempo completo a finales de los años 1950 y alcanzó un gran éxito comercial y de crítica con Un mago de Terramar (A Wizard of Earthsea, 1968) y La mano izquierda de la oscuridad (The Left Hand of Darkness, 1969), descritas por el crítico estadounidense Harold Bloom como sus obras maestras.[2]​ Con La mano izquierda de la oscuridad obtuvo el premio Hugo y el premio Nébula a la mejor novela, la primera mujer en conseguir ambos premios por una novela.

La antropología cultural, el taoísmo, el feminismo y los escritos de Carl Jung tuvieron una fuerte influencia en su obra. Muchas de sus historias utilizaron como protagonistas a antropólogos u observadores culturales y se han identificado las ideas taoístas sobre el equilibrio y la armonía en algunas de sus obras. A menudo subvirtió algunos clichés típicos de la ficción especulativa, como la utilización de protagonistas de piel oscura en Terramar, y también usó recursos estilísticos o estructurales poco habituales en algunos de sus libros, como la obra experimental El eterno regreso a casa (Always Coming Home, 1985). Los temas sociales y políticos, como el género, la sexualidad y la mayoría de edad ocuparon un lugar destacado en su obra y exploró estructuras políticas alternativas en muchos relatos, como en la parábola Los que se alejan de Omelas (The Ones Who Walk Away from Omelas, 1973) y la novela utópica Los desposeídos (The Dispossessed, 1974).

Su obra tuvo una enorme influencia en el campo de la ficción especulativa y ha sido objeto de una gran atención por parte de la crítica literaria. Recibió numerosos premios y reconocimientos. Entre sus premios se encuentran ocho premios Hugo, seis Nébula y veintidós Locus. En 2003 se convirtió en la segunda mujer honrada como Gran Maestra por la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos. La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la nombró «Leyenda viva» en el año 2000 y en 2014 recibió la Medal for Distinguished Contribution to American Letters. Influyó en muchos autores, como Salman Rushdie, David Mitchell, Neil Gaiman o Iain Banks. Tras su muerte en 2018, el escritor y crítico John Clute escribió que Le Guin había «presidido la ciencia ficción estadounidense durante casi medio siglo», y el escritor Michael Chabon se refirió a ella como «la más grande escritora estadounidense de su generación».

BiografíaEditar

Ursula Kroeber nació en Berkeley (California), el 21 de octubre de 1929. Su padre, Alfred Louis Kroeber, era antropólogo en la Universidad de California en Berkeley,[3][4]​ y su madre, Theodora Kroeber (de soltera Theodora Covel Kracaw), tenía una licenciatura en psicología, pero se dedicó a escribir a los sesenta años, desarrollando una exitosa carrera como autora de Ishi in Two Worlds (1961), una obra biográfica sobre Ishi, un amerindio que se convirtió en el último miembro conocido de la tribu yahi cuando el resto de sus miembros fueron asesinados por los colonos blancos.[3][5][6]

 
Su padre, Alfred Kroeber, con Ishi, último miembro de los yahi (1911).

Ursula tenía tres hermanos mayores: Karl, que se convirtió en un especialista en literatura, Theodore, y Clifton.[7][8]​ La familia tenía una gran colección de libros y todos los hermanos se interesaron en la lectura desde pequeños.[7]​ La familia Kroeber recibía numerosas visitas, incluidos conocidos académicos como Robert Oppenheimer; Ursula utilizaría más tarde a Oppenheimer como modelo para Shevek, el físico protagonista de Los desposeídos.[5][7]​ La familia repartía su tiempo entre una residencia de verano en el valle de Napa y una casa en Berkeley durante el año académico.[5]

Entre sus lecturas estaban la ciencia ficción y fantasía; tanto ella como sus hermanos leían con frecuencia números de Thrilling Wonder Stories y Astounding Science Fiction. Le gustaban los mitos y las leyendas, en particular la mitología nórdica, y las leyendas de los nativos americanos que narraba su padre. Entre los autores que le gustaban estaban Lord Dunsany y Lewis Padgett.[7]​ También desarrolló un temprano interés en la escritura; escribió un cuento cuando tenía nueve años y presentó su primer relato corto a Astounding Science Fiction con once. El relato fue rechazado y no presentó nada más en los diez años siguientes.[2][9][10]

Cursó estudios de secundaria en la Berkeley High School.[11]​ De niña se interesó por la poesía y la biología, pero se vio limitada en su elección de carrera por sus dificultades con las matemáticas;[12]​ se licenció en literatura francesa e italiana del Renacimiento en el Radcliffe College de Cambridge (Massachusetts) en 1951, y se graduó como miembro de la sociedad de honor académica Phi Beta Kappa.[12]​ Cursó estudios de postgrado en la Universidad de Columbia y obtuvo un máster en francés en 1952;[13]​ poco después inició sus estudios de doctorado para los que obtuvo una beca Fulbright para continuar sus estudios en Francia de 1953 a 1954.[5][13]

En 1953, mientras se dirigía a Francia a bordo del Queen Mary, Ursula conoció al historiador Charles Le Guin;[13]​ se casaron en París en diciembre de 1953.[14]​ Según la propia escritora, el matrimonio supuso para ella el «punto final del doctorado».[13]​ Mientras su marido completaba su doctorado en la Universidad Emory en Georgia y posteriormente en la Universidad de Idaho, ella se dedicó a dar clases de francés y trabajó como secretaria hasta el nacimiento de su hija Elisabeth en 1957.[14]​ Su segunda hija, Caroline, nació en 1959.[15]​ Ese mismo año Charles consiguió un puesto de instructor de historia en la Universidad Estatal de Portland y la pareja se mudó a Portland, Oregón, donde nació su hijo Theodore en 1964.[13]​ El matrimonio vivió en esta ciudad por el resto de sus vidas,[16]​ aunque ella obtuvo nuevas becas Fulbright para viajar a Londres en 1968 y 1975.[5]

Su carrera como escritora comenzó a finales de los años 1950, aunque el cuidado de sus hijos limitaba el tiempo que podía dedicar a escribir.[13]​ Se dedicó casi 60 años a escribir y publicar,[16]​ además de trabajar como editora y dar clases a estudiantes universitarios. Fue miembro de los consejos editoriales de las revistas Paradoxa y Science Fiction Studies, además de encargarse de la crítica literaria.[17]​ Impartió clases en la Universidad Tulane, el Bennington College y la Universidad Stanford, entre otras.[16][18]

Murió el 22 de enero de 2018 en su casa de Portland, a la edad de 88 años. Su hijo dijo que su estado de salud se había resentido durante varios meses y que era probable que hubiera tenido un ataque al corazón. Su familia celebró un servicio fúnebre privado en Portland.[4][19]​ Un servicio público en su memoria, que incluyó discursos de las escritoras Margaret Atwood, Molly Gloss y Walidah Imarisha, se celebró en Portland en junio de 2018.[20][21]

BibliografíaEditar

 
Le Guin firmando un libro en 2013.

La carrera de Le Guin como escritora profesional abarcó casi sesenta años, desde 1959 hasta 2018. Su obra incluye ficción especulativa, ficción realista, no ficción, guiones, libretos, ensayo, poesía, discursos, traducciones, crítica literaria, chapbook y literatura infantil. Escribió más de veinte novelas, más de cien cuentos, más de una docena de volúmenes de poesía, cinco traducciones y trece libros para niños.[4][22]

Su primera obra publicada fue el poema «Folksong from the Montayna Province» en 1959, mientras que su primer relato corto fue «An die Musik», en 1961, ambos ambientados en su país imaginario de Orsinia.[23][24]​ Entre 1951 y 1961 escribió cinco novelas ambientadas en Orsinia, pero fueron rechazadas por los editores al considerarlas poco comprensibles. Parte de su poesía de este período fue publicada en 1975 en el volumen Wild Angels.[25]​ Dirigió su atención hacia la ciencia ficción después de recibir durante mucho tiempo el rechazo de las editoriales y al considerar que existía un mercado para sus escritos que podía clasificarse fácilmente como tal.[26]​ Su primera publicación profesional fue el relato corto «Abril en París» (April in Paris, 1962) en Fantastic Science Fiction,[27]​ al que siguieron otros siete relatos en los años siguientes que publicó en Fantastic o en Amazing Stories.[28]​ Entre estos relatos se encontraban «La dote de los Angyar» (The Dowry of the Angyar), que introdujo el universo ficticio de la federación Ekumen,[29]​ y «El poder de los nombres» (The Rule of Names) y «La palabra de libera» (The Word of Unbinding), que introducían el mundo de Terramar.[30]​ Estas historias no llamaron la atención de la crítica.[26]

Su primera novela publicada fue El mundo de Rocannon (Rocannon’s World) en 1966, editada por Ace Books.[23][24][27][31]​ Otras dos novelas de Ekumen, Planeta de exilio (Planet of Exile) y La ciudad de las ilusiones (City of Illusions), se publicaron en 1966 y 1967, respectivamente; estos libros llegarían a conocerse como la trilogía de Hainish.[32]​ Las dos primeras se editaron formando parte de un «Ace Double», un formato que consistía en la publicación de dos novelas en un solo volumen de bajo coste.[32]La ciudad de las ilusiones ya se publicó como un volumen independiente, lo que suponía un mayor reconocimiento de la escritora. Estas novelas recibieron más atención de la crítica que sus relatos cortos y se publicaron reseñas sobre ellas en varias revistas de ciencia ficción, pero la respuesta de la crítica era todavía discreta.[32]​ Estos libros ya incluían muchos temas e ideas que estarían presentes en obras posteriores más conocidas de la autora, como el «viaje arquetípico» de un protagonista que emprende un viaje tanto físico como de autodescubrimiento, de contacto y comunicación cultural, de búsqueda de identidad y de reconciliación de fuerzas enfrentadas.[33]

Para publicar su novela corta «Nueve vidas» (Nine Lives) en 1968, la revista Playboy le preguntó si podían publicar la historia sin su nombre completo, a lo que Le Guin accedió: se publicó bajo el nombre de «U. K. Le Guin». La escritora dijo más tarde que fuera la primera y única vez que experimentaba prejuicios contra ella como mujer escritora de un editor o una editorial, indicando que «me pareció tan tonto, tan grotesco, que no me di cuenta de que también era importante». En ediciones posteriores la historia se publicó con su nombre completo.[34]

Sus dos siguientes libros le supusieron un repentino y generalizado reconocimiento por parte de la crítica. Un mago de Terramar (A Wizard of Earthsea) publicado en 1968, era una novela del género fantástico escrita inicialmente para adolescentes.[2]​ La autora no tenía previsto escribir para adultos jóvenes, pero el editor de Parnassus Press le pidió que escribiera una novela dirigida a este grupo de edad, ya que consideraba que se trataba de un mercado con un gran potencial.[35][36]​ El libro, una historia de aprendizaje en el archipiélago ficticio de Terramar, recibió una positiva acogida tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña.[35][37]

Su siguiente novela, La mano izquierda de la oscuridad (The Left Hand of Darkness, 1969), era una historia del ciclo de Hainish que exploraba temas de género y sexualidad en un planeta ficticio donde los habitantes alternan su sexualidad de forma periódica.[38]​ El libro fue el primero de la autora en abordar temas feministas,[39]​ y, según la especialista Donna White, «dejó estupefactos a los críticos de ciencia ficción»; ganó los prestigiosos premios Hugo y Nébula a la mejor novela, la primera mujer en ganar estos premios, además de otros reconocimientos.[40][41]​ El crítico y teórico literario estadounidense Harold Bloom considera Un mago de Terramar y La mano izquierda de la oscuridad como las obras maestras de Le Guin.[2]​ En 1973 volvió a ganar el premio Hugo, esta vez en la categoría de novela corta, con «El nombre del mundo es Bosque» (The Word for World Is Forest),[42]​ obra influenciada por el rechazo de la autora a la guerra de Vietnam, que exploraba temas de colonialismo y militarismo;[43][44]​ Le Guin la describió más tarde como la «declaración política más clara» que había reflejado en una obra de ficción.[42]

Continuó profundizando en los temas del equilibrio y la madurez en las dos siguientes entregas de la serie Terramar, Las tumbas de Atuan (The Tombs of Atuan) y La costa más lejana (The Farthest Shore), publicadas en 1971 y 1972 respectivamente;[45]​ ambos libros recibieron elogios por su calidad literaria y La costa más lejana por la exploración de la muerte como temática.[46]​ Su novela Los desposeídos (The Dispossessed, 1974) volvió a ganar los premios Hugo y Nébula a la mejor novela, convirtiéndose en la primera persona en ganar ambos premios por dos de sus libros;[47]​ también ambientada en el universo Hainish, la historia estudiaba el anarquismo y la utopía. La profesora Charlotte Spivack la describió como un cambio en la ciencia ficción de la autora hacia la confrontación de ideas políticas.[48][49]​ Varios de sus relatos cortos de ficción especulativa de la época, incluido su primer relato publicado, fueron posteriormente recogidos en la antología de 1975 Las doce moradas del viento (The Wind's Twelve Quarters).[50][51]​ Las obras de ficción de entre 1966 y 1974, que incluyen entre otras la novela La rueda celeste (The Lathe of Heaven, 1971), el relato ganador del premio Hugo «Los que se alejan de Omelas» (The Ones Who Walk Away from Omelas, 1973) y el ganador del Nébula «El día antes de la revolución» (The Day Before the Revolution, 1974),[52]​ constituyen la obra más conocida de la autora.[53]

En la segunda mitad de la década de 1970 publicó trabajos de diferente índole, además de obras de ficción especulativa como la novela El ojo de la garza (The Eye of the Heron, 1978) que, según la propia autora, puede formar parte del universo Hainish.[24][54][55]​ En 1976 publicó Very Far Away from Anywhere Else, una novela realista para adolescentes,[56]​ así como la colección Países imaginarios (Orsinial Tales) y la novela Malafrena en 1976 y 1979, respectivamente; aunque estas dos obras estaban ambientadas en el país ficticio de Orsinia, los cuentos eran ficción realista más que fantasía o ciencia ficción.[57]​ En 1975 publicó un volumen de poesía, Wild Angels,[58]​ y en 1979 una colección de ensayos, The Language of the Night.[59]​ En mayo de 1983 pronunció un discurso de graduación en el Mills College de Oakland (California) titulado «Un discurso de graduación para zurdos»,[60]​ que está incluido entre los 100 mejores discursos del siglo XX del American Rhetoric,[61]​ y que posteriormente se incluyó en su colección de no ficción Dancing at the Edge of the World.[62]

 
Le Guin junto a Harlan Ellison en la convención de ciencia ficción y fantasía «Westercon» de 1984.

Entre 1979, año en el que publicó Malafrena, y 1994, cuando se publicó la colección Un pescador del mar interior (A Fisherman of the Inland Sea), escribió sobre todo para lectores jóvenes.[63]​ En 1985 publicó la obra experimental El eterno regreso a casa (Always Coming Home).[64]​ Entre 1979 y 1994 escribió 11 libros ilustrados para niños, entre ellos la serie Los alagatos (Catwings) y El lugar del comienzo (The Beginning Place), una novela fantástica para adolescentes, publicada en 1980.[65][63][66]​ Durante ese período también se publicaron cuatro colecciones más de poesía, todas ellas con una acogida muy positiva.[58][63]​ En 1992 publicó Tehanu, lo que supuso su vuelta a Terramar dieciocho años después de La costa más lejana, período en el que las ideas de Le Guin se habían desarrollado considerablemente y esta novela mostró un tono más sombrío que las obras anteriores de la serie y cuestionaba algunas ideas presentadas en ella; recibió elogios de la crítica y propició el reconocimiento de la serie entre la literatura para adultos.[67][68]

Tras un largo paréntesis retomó el ciclo de Hainish en los años 1990 publicando una serie de relatos cortos, que inició con «La historia de los shobis» (The Shobies' Story) en 1990[69]​ y que incluía relatos como «Mayoría de edad en Karhide» (Coming of Age in Karhide, 1995), que abordaba el tema del paso a la edad adulta y estaba ambientado en el mismo planeta que La mano izquierda de la oscuridad,[70]​ calificado por la experta y poetisa Sandra Lindow como «tan transgresivamente sexual y tan moralmente valiente» que Le Guin «no podría haberlo escrito en los años 1960».[69]​ Ese mismo año publicó el conjunto de relatos «Cuatro caminos hacia el perdón» (Four Ways to Forgiveness), seguido de «Música antigua y las mujeres esclavas» (Old Music and the Slave Women), un quinto relato relacionado con los anteriores en 1999; los cinco trataban sobre la libertad y la rebelión en una sociedad esclavizada.[71]​ En el año 2000 publicó la novela El relato (The Telling), su última novela del ciclo de Hainish, y al año siguiente En el otro viento (The Other Wind) y Cuentos de Terramar (Tales from Earthsea), los dos últimos libros de la serie Terramar.[24][72]

A partir de 2002 se publicaron varias colecciones y antologías de su obra. Una serie de sus relatos del período 1994-2002 se publicó en la colección El cumpleaños del mundo y otros relatos (The Birthday of the World and Other Stories, 2002), que incluye la novela corta Paraísos perdidos (Paradises Lost);[73]​ este volumen recopilatorio aborda ideas poco convencionales sobre el género, así como temas sobre la anarquía.[74][75][76]​ Otras colecciones de este período incluyen Planos paralelos (Changing Planes), también publicada en 2002 y ganadora del premio Locus por la mejor colección de relatos en 2004, y entre las antologías están The Unreal and the Real: The Selected Stories of Ursula Le Guin (2012)[24]​ y The Hainish Novels and Stories, un conjunto de dos volúmenes de obras del universo Hainish publicado por Library of America.[77]

En 2008 publicó la novela Lavinia, basada en un personaje de la Eneida de Virgilio,[78]​ y la trilogía de novelas de la serie «Anales de la Costa Oeste» compuesta por Los dones (Gifts, 2004), Voces (Voices, 2006) y Poderes (Powers, 2007).[79]​ Aunque esta serie de novelas estaba dirigida a un público adolescente, el tercer volumen, Poderes, recibió el premio Nébula a la mejor novela en 2009.[79][80]

En sus últimos años se centró más en la no ficción y publicó varios ensayos, poemas y algunas traducciones.[81]​ Entre sus últimas publicaciones se encuentran trabajos como las colecciones de ensayos Dreams Must Explain Themselves y Ursula K Le Guin: Conversations on Writing y el volumen de poesía So Far So Good: Final Poems 2014-2018, todas publicadas después de su muerte.[24][82]​ Entre sus obras más conocidas se encuentran los seis volúmenes de la serie Terramar y las numerosas novelas del Ciclo de Hainish.[24][83]

Ideas, estilo e influenciasEditar

«Creo que se avecinan tiempos difíciles en los que desearemos contar con las voces de escritores que puedan ver alternativas a la forma en que vivimos en la actualidad y que puedan ver a través de nuestra sociedad asediada por el miedo y sus tecnologías obsesivas. Necesitaremos escritores que puedan rememorar la libertad. Poetas, visionarios —los protagonistas de una realidad más amplia—.»
—Ursula K. Le Guin[84]

Rechazó su nominación al premio Nébula al mejor relato por «El diario de la rosa» (The Diary of the Rose) en 1975,[85]​ como protesta por la revocación de la membresía honoraria de Stanisław Lem de la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos (SFWA). Le Guin consideró que la revocación se debía a las críticas de Lem a la ciencia ficción estadounidense y a su voluntad de vivir en la Unión Soviética y dijo que se sentía reacia a recibir un premio «por un relato sobre la intolerancia política de un grupo que acababa de mostrar intolerancia política»[86][87]​ (según la escritora, la SFWA le dijo que la obra iba a ser la ganadora si no se retiraba).[88]

Afirmaba que había sido «educada tan poco religiosa como una liebre».[89][90]​ Expresó un profundo interés en el taoísmo y el budismo y dijo que el taoísmo le proporcionó una «manera sobre cómo contemplar la vida» durante sus años de adolescencia.[91]​ En 1997 publicó una traducción del Dàodé jīng de Lao-Tse, motivada por su simpatía por el pensamiento taoísta.[91][65]

En diciembre de 2009 abandonó la Authors Guild, la principal organización profesional de defensa de escritores de Estados Unidos, en protesta por su apoyo al proyecto de digitalización de libros de Google. En su carta de renuncia indicaba «Han decidido pactar con el diablo», o «Hay principios implicados, sobre todo el tema de derechos de autor; principios que ustedes han considerado oportuno entregar a una corporación, bajo sus condiciones, sin luchar».[92][93]

En un discurso pronunciado durante el Premio Nacional del Libro de 2014, Le Guin criticó a Amazon por el control que ejercía sobre la industria editorial, refiriéndose específicamente al tratamiento que esta empresa dio a la editorial Hachette Book Group durante un conflicto sobre la publicación de libros electrónicos; su discurso recibió una gran atención por parte de los medios de comunicación dentro y fuera de los Estados Unidos y fue transmitido dos veces por la cadena de radio pública estadounidense NPR.[84][94][95]

En su juventud leía con frecuencia ficción clásica y especulativa. Más adelante afirmó que la ciencia ficción no tuvo mucho impacto en ella hasta que leyó las obras de Theodore Sturgeon y Cordwainer Smith, y que incluso se había burlado del género cuando era niña.[91][96]​ Entre los autores que la propia autora consideró que la habían influido se encuentran Victor Hugo, William Wordsworth, Charles Dickens, Borís Pasternak y Philip K. Dick. Le Guin y Dick asistieron a la misma escuela secundaria, pero no se conocieron; la autora describió su novela La rueda celeste como un homenaje a Dick.[9][91][97][98]​ También consideraba que J. R. R. Tolkien y León Tolstói fueron influencias en el ámbito estilístico y que prefería leer a Virginia Woolf y a Jorge Luis Borges más que a reconocidos autores de ciencia ficción como Robert Heinlein, cuyas obras describió como de la tradicional «el hombre blanco conquista el universo».[99]​ Algunos estudiosos de su obra afirman que la mitología, sobre la que la autora afirmaba leer cuando era niña, también se aprecia en buena parte de su obra, como en el caso del relato «La dote de los Angyar», descrita como una recreación de un mito nórdico.[9][100]

Once I learned to read, I read everything. I read all the famous fantasies - Alice in Wonderland, and Wind in the Willows, and Kipling. I adored Kipling's Jungle Book. And then when I got older I found Lord Dunsany. He opened up a whole new world - the world of pure fantasy. And ... Worm Ouroboros. Again, pure fantasy. Very, very fattening. And then my brother and I blundered into science fiction when I was 11 or 12. Early Asimov, things like that. But that didn't have too much effect on me. It wasn't until I came back to science fiction and discovered Sturgeon - but particularly Cordwainer Smith. ... I read the story "Alpha Ralpha Boulevard", and it just made me go, "Wow! This stuff is so beautiful, and so strange, and I want to do something like that.
Una vez que aprendí a leer, leí de todo. Leí todas las grandes historias de fantasía: Alicia en el país de las maravillas, El viento en los sauces y Kipling. Adoraba El libro de la selva de Kipling. Y cuando crecí, descubrí a Lord Dunsany. Me abrió un mundo completamente nuevo, el mundo de la auténtica fantasía. Y... La Serpiente Uróboros. De nuevo, fantasía pura. Muy, muy grande. Después mi hermano y yo nos tropezamos con la ciencia ficción cuando yo tenía 11 o 12 años. Los comienzos de Asimov, cosas así. Sin embargo, no causó mucho efecto en mí. No fue hasta que retomé la ciencia ficción y descubrí a Sturgeon —aunque sobre todo a Cordwainer Smith—. ... Leí el relato «Alpha Ralpha Boulevard», y me hizo decir, «¡Guau! Es tan hermoso, y tan extraño, yo quiero hacer algo así.»
Ursula K. Le Guin[96]

La antropología cultural tuvo una enorme influencia en la obra de Le Guin.[101]​ Su padre, Alfred Kroeber, está considerado un pionero en este campo y fue director del Museo de Antropología de la Universidad de California en Berkeley; a raíz de las investigaciones de su padre, la escritora vivió de niña la antropología y la exploración cultural. Además de mitos y leyendas, leyó obras como The Leaves of the Golden Bough de Elizabeth Grove Frazer, un libro infantil adaptado de La rama dorada, un estudio sobre mitos y religión de su marido James George Frazer.[42][101][102][103][104]​ Describió la convivencia con los amigos y conocidos de su padre como algo que le proporcionaba una experiencia del otro.[91]​ Le influyeron especialmente las experiencias de Ishi y se han identificado elementos de su historia en obras como Planeta de exilio, La ciudad de las ilusiones, El nombre del mundo es Bosque y Los desposeídos.[42]

Algunos especialistas han señalado que la producción de Le Guin tenía la influencia de Carl Jung y, en particular, de la idea de los arquetipos jungianos.[105][106]​ En concreto, la sombra de Un mago de Terramar se considera el arquetipo de la sombra de la psicología de Jung, que representa el orgullo, el miedo y el deseo de poder de Ged.[107][108][109]​ La autora analizó su interpretación de este arquetipo y su interés por las partes oscuras y reprimidas de la psique en una conferencia de 1974,[108]​ aunque declaró que nunca había leído a Jung antes de escribir los primeros libros de Terramar.[107][108]​ Se han identificado otros arquetipos en su obra, como la madre el ánimus y el ánima.[105]

La filosofía taoísta ocupaba un lugar importante en su visión del mundo,[110]​ y la influencia del pensamiento taoísta se puede apreciar en muchas de sus obras.[111][112]​ Muchos protagonistas de sus novelas y relatos, con en el caso de La rueda celeste, encarnan el ideal taoísta de dejar las cosas en paz. Los antropólogos del universo Hainish tratan de no inmiscuirse en las culturas con las que se encuentran y una de las primeras lecciones que Ged aprende en Un mago de Terramar es la de no usar la magia a menos que sea absolutamente necesario.[112]​ Esta influencia también es evidente en la representación que hace la autora del equilibrio existente en el mundo de Terramar, donde representa el archipiélago como basado en un delicado equilibrio, que se ve perturbado por alguien en cada una de las tres primeras novelas; un equilibrio entre la tierra y el mar, implícito en el propio nombre del mundo («Terramar», Earthsea en inglés), entre las personas y su entorno natural,[113]​ y un equilibrio cósmico superior, que los magos tienen la responsabilidad de mantener.[114]​ Otro ideal de la filosofía taoísta es la reconciliación de los opuestos, como la luz y la oscuridad o el bien y el mal. Varias novelas del ciclo de Hainish, entre las que destaca Los desposeídos, trataban sobre este proceso de reconciliación.[115]​ En Terramar no son los poderes oscuros sino la falta de comprensión de los personajes sobre el equilibrio de la vida, lo que se describe como el mal,[116]​ algo que contrasta con las historias occidentales convencionales en las que el bien y el mal están en constante conflicto.[117][118]

Aunque se le conoce sobre todo por sus obras de ficción especulativa, también escribió ficción realista, no ficción, poesía y otras formas literarias, por lo que su obra es difícil de clasificar.[119]​ Sus trabajos han sido objeto de analísis por parte de la crítica general, de la crítica de la literatura infantil y de la crítica de la ficción especulativa.[119]​ La propia Le Guin dijo que preferiría ser conocida simplemente como una «novelista estadounidense».[120]​ Su transgresión de los límites convencionales del género llevó a que parte de la crítica literaria se «balcanizara», sobre todo entre los estudiosos de la literatura infantil y la ficción especulativa.[119]​ Algunos comentaristas opinan que las novelas de Terramar recibieron menos atención crítica porque se consideraron libros para niños. Le Guin se mostró crítica con la literatura infantil, que ella calificó como «pocilga de adultos chauvinistas».[119][121]​ En 1976 el especialista en literatura, profesor y escritor estadounidense George Slusser criticó la «ridícula clasificación de publicaciones que calificaron la serie original como 'literatura infantil'»,[122]​ mientras que, en opinión de Barbara Bucknall, Le Guin «puede ser leída, al igual que Tolkien, por niños de diez años y por adultos. Estos relatos no tienen edad porque tratan de problemas que se nos presentan a cualquier edad.»[122]

Algunas de sus obras tienen como premisa la sociología, la psicología o la filosofía.[123][124]​ Por ello su trabajo se describe a menudo como ciencia ficción «blanda» y Le Guin ha sido calificada como la «patrona» de este subgénero.[125][126]​ Varios autores de ciencia ficción se han opuesto a la utilización del calificativo «ciencia ficción blanda», describiéndolo como un término potencialmente peyorativo utilizado para descartar historias no basadas en problemas de física, astronomía o ingeniería, y también como objetivo de la escritura de mujeres u otros grupos poco representados en el género.[127]​ Le Guin propuso la expresión «ciencia ficción social» para algunas de sus obras, aunque señaló que muchas de sus historias no eran en absoluto ciencia ficción. Argumentó que el término «ciencia ficción blanda» era divisionista, e implicaba una interpretación estrecha de lo que constituye una ciencia ficción legítima.[10]

Se puede apreciar la influencia de la antropología en el entorno que eligió para varias de sus obras. Muchos de sus protagonistas son antropólogos o etnólogos que exploran un mundo que les es ajeno.[128]​ Esta caracteristica se puede ver especialmente en las historias ambientadas en el universo Hainish, una realidad alternativa en la que los humanos no evolucionaron en la Tierra, sino en Hain. Los hainitas colonizaron muchos planetas, para luego perder el contacto con ellos, dando lugar a una variada, aunque relacionada, biología y estructura social.[42][128]​ Ejemplos de este tipo son personajes como Gaverel Rocannon en El mundo de Rocannon y Genly Ai en La mano izquierda de la oscuridad; otros personajes, como Shevek en Los desposeídos, se convierten en observadores culturales en el curso de sus viajes por otros planetas.[101][129]​ Sus obras estudian a menudo las culturas alienígenas, particularmente las culturas humanas de otros planetas distintos de la Tierra en el universo Hainish.[128]​ Al descubrir estos mundos alienígenas, los personajes de Le Guin y, por extensión, los lectores, también realizan un viaje interior y cuestionan la naturaleza de lo que consideran «alienígena» y de lo que consideran «nativo».[130]

Algunas de sus obras incorporan rasgos estilísticos o estructurales inusuales o incluso subversivos. La estructura heterogénea de La mano izquierda de la oscuridad, descrita como «claramente postmoderna», era poco común en el momento de su publicación.[38]​ Esto contrastaba notablemente con la estructura de la ciencia ficción tradicional (escrita mayoritariamente por hombres), que era directa y lineal.[131]​ La novela fue estructurada como parte de un informe enviado al Ekumen por el protagonista, Genly Ai, tras su estancia en el planeta Gueden, dando a entender que Ai estaba seleccionando y ordenando el material, consistente en narraciones personales, extractos de diarios, mitos guedenianos e informes etnológicos.[132]​ En Terramar también empleó una forma narrativa no convencional descrita por el académico Mike Cadden como «discurso libre indirecto», en el que los sentimientos del protagonista no se separan directamente de la narración, lo que hace que el narrador parezca empático con los personajes y elimina el escepticismo hacia los pensamientos y las emociones de un personaje que son característicos de una narración más directa.[133]​ Cadden considera que este enfoque hace que los lectores más jóvenes se identifiquen directamente con los personajes, una técnica eficaz para la literatura orientada a adultos jóvenes.[134]

Algunas de sus historias, incluida la serie Terramar, desafiaron los convencionalismos de las fantasías épicas y los mitos. Muchos de los protagonistas de Terramar eran individuos de piel oscura, a diferencia de los héroes blancos preferidos tradicionalmente; por el contrario algunos de los antagonistas eran de piel blanca, un cambio de roles raciales que ha sido remarcado por muchos críticos literarios.[135][136]​ En una entrevista de 2001 Le Guin atribuyó la frecuente ausencia de imágenes de personas en las portadas de sus libros a su elección de protagonistas no blancos. Explicó su elección diciendo: «la mayoría de la gente en el mundo no es blanca. ¿Por qué íbamos a asumir que lo son en el futuro?»[42]​ En su novela El eterno regreso a casa (Always Coming Home, 1985), descrito por algunos críticos como «su gran experimento», incluía una historia contada desde la perspectiva de una joven protagonista, e incluía también poemas, bosquejos de plantas y animales, mitos e informes antropológicos de la sociedad matriarcal de los kesh, un pueblo ficticio que vive en el valle de Napa tras una catastrófica inundación global.[24][64]

TemáticaEditar

Género y sexualidadEditar

ReferenciasEditar

  1. Le Guin, Ursula K. (2007). «How to pronounce me». Archivado desde el original el 1 de junio de 2013. Consultado el 23 de enero de 2018. 
  2. a b c d White, 1999, p. 2.
  3. a b Spivack, 1984a, p. 1.
  4. a b c Jonas, Gerald (23 de enero de 2018). «Ursula K. Le Guin, Acclaimed for Her Fantasy Fiction, Is Dead at 88». The New York Times. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  5. a b c d e Cummins, 1990, p. 2.
  6. Hallowell, A. Irving (1962). «Anthropology and Sociology: Theodora Kroeber. Ishi in Two Worlds: A Biography of the Last Wild Indian in North America». The Annals of the American Academy of Political and Social Science 340 (1): 164-165. doi:10.1177/000271626234000162. 
  7. a b c d Spivack, 1984a, p. 2.
  8. Kroeber, Theodora (1970). Alfred Kroeber; a Personal Configuration. University of California Press. p. 287. ISBN 978-0-520-01598-2. 
  9. a b c Spivack, 1984a, pp. 2-3.
  10. a b Lafreniere, Steve (2 de diciembre de 2008). «Ursula K. Le Guin». Vice. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  11. Cummins, 1990, p. 3.
  12. a b Reid, 1997, p. 5.
  13. a b c d e f Spivack, 1984a, p. 3.
  14. a b Reid, 1997, pp. 5-7.
  15. Brown, Jeremy K. (2013). «Timeline». Ursula K. Le Guin. Infobase Learning. ISBN 978-1-4381-4937-0. 
  16. a b c «Ursula K. Le Guin (1929-2018)». Locus Magazine. 23 de enero de 2018. Consultado el 21 de diciembre de 2019. 
  17. White, 1999, pp. 1-3.
  18. Walsh, William; Le Guin, Ursula K. (verano de 1995). «I Am a Woman Writer; I Am a Western Writer: An Interview with Ursula Le Guin». The Kenyon Review 17 (3): 192-205. 
  19. Woodall, Bernie (24 de enero de 2018). «U.S. author Ursula K. Le Guin dies at 88: family». Reuters. Consultado el 21 de diciembre de 2019. 
  20. «Ursula K. Le Guin Tribute». Locus Magazine. 20 de abril de 2018. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  21. Baer, April (9 de junio de 2018). «Remembering Ursula K. Le Guin». Oregon Public Broadcasting. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  22. Blumberg, Antonia. «Beloved Fantasy Author Ursula Le Guin Dead at 88». Huffington Post. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  23. a b Attebery, Brian. «Ursula K. Le Guin: The Complete Orsinia». Library of America. Consultado el 24 de diciembre de 2019. 
  24. a b c d e f g h Nicholls y Clute, 2019.
  25. Reid, 1997, p. 6.
  26. a b White, 1999, p. 45.
  27. a b Erlich, 2009, p. 25.
  28. White, 1999, pp. 45, 123.
  29. Cummins, 1990, p. 68.
  30. Cadden, 2005, pp. 80-81.
  31. White, 1999, pp. 9, 123.
  32. a b c White, 1999, pp. 44-45.
  33. Spivack, 1984a, p. 9.
  34. Le Guin, 1978, p. 128.
  35. a b White, 1999, p. 10.
  36. Cadden, 2005, p. xi.
  37. Cummins, 1990, pp. 8, 22.
  38. a b White, 1999, pp. 45-50.
  39. Reid, 1997, pp. 51-56.
  40. Walton, Jo (24 de enero de 2018). «Bright the Hawk's Flight on the Empty Sky: Ursula K. Le Guin». Tor.com. Consultado el 24 de diciembre de 2019. 
  41. White, 1999, pp. 45-50, 54.
  42. a b c d e f Justice, Faith L. (24 de enero de 2001). «Ursula K. Le Guin». Salon. Consultado el 19 de diciembre de 2019. 
  43. Spivack, 1984a, pp. 70-71.
  44. Cummins, 1990, pp. 87-90.
  45. Spivack, 1984a, pp. 26-27.
  46. White, 1999, pp. 14-15.
  47. Freedman, Carl, ed. (2008). Conversations with Ursula K. Le Guin. University Press of Mississippi. p. xxiii. 
  48. Spivack, 1984a, pp. 74-75.
  49. White, 1999, pp. 46-47.
  50. Spivack, 1984a, p. 94.
  51. Le Guin, 1978, p. 31.
  52. White, 1999, pp. 50, 54.
  53. Cummins, 1990, p. 4.
  54. Spivack, 1984a, pp. 109-116.
  55. White, 1999, p. 124.
  56. Spivack, 1984a, p. 106.
  57. Spivack, 1984a, pp. 100, 114.
  58. a b White, 1999, p. 111.
  59. Spivack, 1984a, p. 125.
  60. Le Guin, Ursula K. (22 de mayo de 1983). «A Left-Handed Commencement Address». American Rhetoric. Consultado el 21 de diciembre de 2019. 
  61. Eidenmuller, Michael E. «Top 100 Speeches of the 20th Century by Rank». American Rhetoric. Consultado el 21 de diciembre de 2019. 
  62. Le Guin, Ursula K. (1989). Dancing at the Edge of the World. Grove Press. p. v. ISBN 978-0-8021-3529-2. 
  63. a b c Cadden, 2005, pp. 114-115.
  64. a b Cadden, 2005, pp. 115-116.
  65. a b Bernardo y Murphy, 2006, p. 170.
  66. Spivack, 1984a, pp. 116-117.
  67. White, 1999, pp. 107-111.
  68. Cadden, 2005, pp. 80-81, 97.
  69. a b Lindow, Sandra J. (enero de 2018). «The Dance of Nonviolent Subversion in Le Guin's Hainish Cycle». The New York Review of Science Fiction (345). 
  70. Thomas, P. L. (2013). Science Fiction and Speculative Fiction: Challenging Genres. Springer Science & Business Media. p. 89. ISBN 978-94-6209-380-5. 
  71. Cadden, 2005, pp. 37-38.
  72. Sacks, Sam (17 de noviembre de 2017). «Review: The Works of Ursula K. Le Guin, Sublime World Builder». The Wall Street Journal. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  73. Feeley, Gregory (7 de abril de 2002). «Past Forward». The Washington Post. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  74. Atwood, Margaret (26 de septiembre de 2002). «The Queen of Quinkdom». The New York Review of Books. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  75. Haiven, Max (2015). «'One Who, Choosing, Accepts the Responsibility of Choice': Ursula K. Le Guin, Anarchism, and Authority». Shantz, Jeff, ed. Specters of Anarchy: Literature and the Anarchist Imagination. Algora Publishing. pp. 169-200. ISBN 978-1-62894-141-8. 
  76. Lindow, 2012, p. 205.
  77. Nordling, Em (18 de septiembre de 2017). «A Definitive Collection that Defies Definition: Le Guin's Hainish Novels & Stories». Tor.com. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  78. Higgins, Charlotte (23 de mayo de 2009). «The princess with flaming hair». The Guardian. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  79. a b Walton, Jo (29 de abril de 2009). «A new island of stability: Ursula Le Guin's Annals of the Western Shore». Tor.com. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  80. «Nebula Awards 2009». Science Fiction Awards Database. Locus Magazine. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  81. Clute, John (24 de enero de 2018). «Ursula K Le Guin obituary». The Guardian. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  82. Scurr, Ruth (14 de marzo de 2018). «Dreams Must Explain Themselves by Ursula K Le Guin review - writing and the feminist fellowship». The Guardian. Consultado el 24 de diciembre de 2019. 
  83. White, 1999, p. 1.
  84. a b DeNies, Ramona (20 de noviembre de 2014). «Ursula K. Le Guin Burns Down the National Book Awards». Portland Monthly. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  85. «The Diary of the Rose». Science Fiction and Fantasy Writers of America. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  86. Le Guin, Ursula (6 de diciembre de 2017). «The Literary Prize for the Refusal of Literary Prizes». The Paris Review. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  87. Dugdale, John (21 de mayo de 2016). «How to turn down a prestigious literary prize - a winner's guide to etiquette». The Guardian. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  88. Le Guin, Ursula K. (2017). No Time to Spare. Houghton Mifflin Harcourt. pp. 60-61. ISBN 978-1-328-66159-3. 
  89. Le Guin, Ursula K. (2004). The Wave in the Mind: Talks and Essays on the Writer, the Reader, and the Imagination. Shambhala Publications. p. 55. ISBN 1590300068. 
  90. Jaggi, Maya (17 de diciembre de 2005). «The magician». The Guardian. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  91. a b c d e Wray, John (otoño de 2013). «Interviews: Ursula K. Le Guin, The Art of Fiction». The Paris Review (206). 
  92. Flood, Alison (24 de diciembre de 2009). «Le Guin accuses Authors Guild of 'deal with the devil'». The Guardian. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  93. Le Guin, Ursula K. (18 de diciembre de 2009). «My letter of resignation from the Authors Guild». Ursula K. Le Guin original site archive. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  94. Bausells, Marta (3 de junio de 2015). «Ursula K Le Guin launches broadside on Amazon's 'sell it fast, sell it cheap' policy». The Guardian. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  95. Brown, Mark (25 de julio de 2014). «Writers unite in campaign against 'thuggish' Amazon». The Guardian. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  96. a b Wilson, Mark. «Interview: Ursula K. Le Guin». About.com Sci-Fi / Fantasy. Archivado desde el original el 18 de noviembre de 2012. 
  97. «A Wizard of Earthsea: Reader's Guide - About the Author». The Big Read. National Endowment for the Arts. 25 de mayo de 2017. Consultado el 6 de enero de 2020. 
  98. «Ursula K. Le Guin: Still Battling the Powers That Be». Wired. 25 de julio de 2014. Consultado el 6 de enero de 2020. 
  99. Timberg, Scott (10 de mayo de 2009). «Ursula K. Le Guin's work still resonates with readers». Los Angeles Times. Consultado el 6 de enero de 2020. 
  100. White, 1999, p. 71.
  101. a b c Spivack, 1984a, pp. 4-5.
  102. «Leaves from the Golden Bough». Nature 114 (2876): 854-855. 1924. Bibcode:1924Natur.114R.854.. doi:10.1038/114854b0. 
  103. «Chronicles of Earthsea: Edited Transcript of Le Guin's Online Q&A». The Guardian. 9 de febrero de 2004. Consultado el 6 de enero de 2020. 
  104. Ackerman, Robert (1987). J G Frazer: His Life and Work. Cambridge University Press. p. 124. ISBN 978-0-521-34093-9. 
  105. a b Spivack, 1984a, pp. 5-6.
  106. White, 1999, pp. 12, 17.
  107. a b Cummins, 1990, pp. 28-29.
  108. a b c White, 1999, p. 17.
  109. Bernardo y Murphy, 2006, pp. 100-103.
  110. White, 1999, p. 24.
  111. White, 1999, pp. 88-89.
  112. a b Spivack, 1984a, pp. 6-8.
  113. Cummins, 1990, pp. 9-10.
  114. Cummins, 1990, pp. 25-26.
  115. White, 1999, pp. 51-55.
  116. Slusser, 1976, pp. 31-36.
  117. Cummins, 1990, pp. 33-34.
  118. White, 1999, p. 18.
  119. a b c d White, 1999, pp. 1-2.
  120. Phillips, Julie (diciembre de 2012). «The Real and Unreal: Ursula K. Le Guin, American Novelist». Bookslut. Consultado el 20 de enero de 2020. 
  121. Esmonde, Margaret P. (1981). «The Good Witch of the West». Children's Literature (The Johns Hopkins University Press) 9: 185-190. doi:10.1353/chl.0.0112. 
  122. a b Cadden, 2005, p. 96.
  123. Cadden, 2005, pp. 1-2.
  124. Spivack, 1984b.
  125. Landon, Brooks (2014). Science Fiction After 1900: From the Steam Man to the Stars. Taylor & Francis. p. 177. ISBN 978-1-136-76118-8. 
  126. McGuirk, Carol (1994). «NoWhere Man: Towards a Poetics of Post-Utopian Characterization». Science Fiction Studies 21 (2): 141-154. JSTOR 4240329. 
  127. Wilde, Fran (20 de febrero de 2017). «Ten Authors on the 'Hard' vs. 'Soft' Science Fiction Debate». Tor.com. Consultado el 20 de enero de 2020. 
  128. a b c Cummins, 1990, pp. 5, 66-67.
  129. Cummins, 1990, pp. 12-13.
  130. Cummins, 1990, p. 5.
  131. Reid, 1997, pp. 20-25.
  132. Cummins, 1990, pp. 76-81.
  133. Cadden, 2005, p. 92.
  134. Cadden, 2005, pp. 92-93.
  135. Kuznets, 1985.
  136. Bernardo y Murphy, 2006, p. 92.

Bibliografía utilizadaEditar

Bibliografía adicionalEditar

Enlaces externosEditar