Abrir menú principal

Mi voz no sale de mi garganta y mientras dicto los sollozos me impiden hablar. La ciudad que había conquistado el mundo entero era conquistada.

Jerónimo de Estridón luego del saqueo de Roma por las tropas de Alarico