Abrir menú principal

Vere Papa mortuus est

Frase pronunciada por el cardenal camarlengo cuando el papa ésta muerto durante su papado

Vere Papa mortuus est (en latín: ‘Verdaderamente, el Papa está muerto’) es la frase pronunciada por el cardenal camarlengo, cuando, después de llamar tres veces con el nombre de pila de Papa al posible muerto, él no responde. En el pasado, esta frase era la aprobación oficial de la muerte del pontífice. Hoy en día, sin embargo, el médico realiza más tarde los controles necesarios para comprobar el deceso.

Hasta 1878 (año de la muerte de Pío IX), el camarlengo acompañaba cada pregunta al papa con el suave golpe de un martillo de plata con mango de marfil. Esta parte de la ceremonia cayó en desuso al ser omitida por los cardenales Oreglia (1903), Gasparri (1922), Pacelli (1939) y Tisserant (1958), siendo definitivamente abolida por San Juan XXIII.[1]

ReferenciasEditar

  1. Padre Apeles, El papa ha muerto: ¡viva el papa! (1997), p. 59.

Véase tambiénEditar