Abrir menú principal

Zaqueo

personaje del Nuevo Testamento
No confundir con saqueo o pillaje.

Zaqueo (griego Ζακχαῖος, hebreo זכי, que significa 'puro, inocente')[1]​ fue un publicano rico que aparece en el Nuevo Testamento, en Lucas, 19, 1–10, cuando Jesucristo entra en Jericó, donde la producción y la exportación de bálsamo eran muy importantes. Al no poder ver a Jesús debido a su corta estatura, se sube a un árbol. Cuando Jesús lo ve, le dice que baje y que necesita quedarse en su casa, sorprendiendo a la muchedumbre.

Zaqueo
Niels Larsen Stevns- Zakæus.jpg
Cristo y Zaqueo, por Niels Larsen Stevns. 1913. Museo de Arte Danés, Randers.
Origen Griego
Género Masculino
Santoral 23 de agosto
Significado puro, inocente
Artículos en Wikipedia Todas las páginas que comienzan por «Zaqueo»

Índice

HistoriaEditar

Zaqueo aparece en el Nuevo Testamento, en el Evangelio de Lucas, 19, 1–10, cuando Jesucristo entra en Jericó. Era un publicano, jefe de recaudadores y muy rico. Los recaudadores trabajaban para los romanos y además pedían más dinero del que los romanos exigían haciéndose de esta manera ricos fácilmente, por lo que eran doblemente odiados. Zaqueo era bajo de estatura y por ese motivo, cuando Jesús entró en la ciudad de Jericó, todo el mundo se agolpó para verlo y él se quedó atrás y no llegaba a verlo. Entonces se adelantó y subió a una higuera (ficus sicomoro), ya que iba a pasar delante de ella. Cuando Jesús llegó a aquel sitio, le dijo:

Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.[2]

 
Higuera de Zaqueo en Jericó.

Ante esto el pueblo murmuró que se iba a hospedar en casa de un pecador. Zaqueo replica que dará a los pobres la mitad de lo que tiene, y si defraudó a alguien anteriormente le dará el cuádruple. Jesús responde que la salvación ha llegado a su casa porque él también es hijo de Abraham.

El Hijo del hombre ha venido a buscar lo que el estaba perdido.[3]

Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

ReferenciasEditar

  1. Lexicon Results for Zakkay (Strong's H2140)] (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., blueletterbible.org, consultado el 29 de septiembre de 2008
  2. Conversión de Zaqueo, catholic.net, consultado el 24 de abril de 2014
  3. ZAQUEO, archimadrid.es, consultado el 28 de septiembre de 2008

BibliografíaEditar

  • Varios autores (2004). Sagrada Biblia. Nuevo Testamento (T. 5). EUNSA. Ediciones Universidad de Navarra, S.A. ISBN 978-84-313-2181-9. 

Enlaces externosEditar