Abrir menú principal

Adamanto, u otras palabras similares son usadas para referirse a cualquier substancia especialmente dura, ya sea una composición de diamante, alguna otra piedra preciosa o algún tipo de metal. Tanto el adamanto como el diamante derivan de la palabra griega ἀδάμας, ἀδάμαντος (adamas, adamantos), que significa "indomable". Adamantita y adamantium (un nombre metálico derivado de la terminación -ium del Neo-Latin) también son variantes comunes.

El adamantino ha sido, durante la historia antigua, referido a cualquier cosa que fuera hecha de un material muy duro. Virgilio describe que el Tártaro poseía una puerta protegida por dos columnas de adamantino sólido (Eneida libro VI). Más tarde, en la edad media, este término acabó refiriéndose al diamante, y era el material más duro conocido entonces.

Fue también en la edad media, que la dureza del adamantino y las propiedades magnéticas de la magnetita provocaron una confusión y se combinaron, llevando a una definición alternativa en la que "adamanto" significaba imán, erróneamente derivado del latín "adamare", que significa estar enamorado o atraído hacia algo.[1]​ Otra conexión fue la creencia de que el adamanto (la definición de diamante) podría bloquear los efectos de un imán. Esto fue tratado en el capítulo III del Pseudodoxia Epidemica, por ejemplo.

Ya que la palabra diamante es ahora usada para la gema más dura, el cada véz más arcáico término "adamanto" tiene un uso más poético o figurativo. Bajo ese concepto, el nombre es frecuentemente usado en los medios populares y en la ficción para referirse a una substancia especialmente dura.

Índice

En la mitologíaEditar

  • En la mitología griega, Crono castró a su padre Urano usando una hoz de adamanto, un regalo de su madre Gea.[2]​ También se describe a una hoz o una espada de adamantino como el arma usado por el héroe Perseo para decapitar a la gorgona Medusa mientras dormía.
  • En la tragedia griega Prometeo Encadenado, Hefesto encadena a Prometeo a las "rocas dentadas con eslabones inquebrantables de adamantino".
  • En el poema épico de John Milton, Paraíso Perdido, el adamanto o adamantino es mencionado ocho veces. Primero en el Libro 1, Satanás es arrojado hacia la "perdición sin fondo, para morar en fuego punitivo y cadenas de adamantino" (íneas 47-48). En el Libro 2, las puertas del infierno son descriptas tres veces como hechas de adamantino (líneas 436, 646 y 853). En el Libro 6, Satanás "arremetió armado en adamanto y oro" (línea 110), su escudo se describe como "un décuplo de Adamanto" (línea 255), y la armadura vestida por los ángeles caídos es descripta como "de adamantino" (línea 542). Finalmente en el Libro 10, las "clavijas y cadenas de adamanto" metafóricas, enlazan el mundo a Satanás, y por lo tanto también al pecado y a la muerte[3]
  • En algunas versiones del Romance de Alejandro, Alejandro Magno construye las paredes de Adamantino, las Puertas Caspias, para impedir a los gigantes Gog y Magog saquear las pacíficas tierras sureñas.

En la ficciónEditar

Ver tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Webster's dictionary definition of adamant Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., 1828 and 1913 editions
  2. Hesiod; Richard S. Calwell (1987). Hesiod's Theogony. Cambridge, Ma: Focus Information Group. pp. 37-38 at lines 161-181. ISBN 9780941051002. «Quick she [Gaia] made the element of grey adamant, made a great sickle...» 
  3. John Milton, Paradise Lost, Book one, two, six, and ten (1667). (see text from Project Gutenberg)
  4. https://runescape.wiki/w/Adamantite_ore
  5. «Adamantite Bar». Terraria Wiki (en inglés). Consultado el 5 de marzo de 2018.