Antonio de Ulloa

naturalista, militar y escritor español

Antonio de Ulloa y de la Torre-Giralt (Sevilla, 12 de enero de 1716-Isla de León, 5 de julio de 1795) fue un naturalista, militar y escritor español. Se le considera como el descubridor del platino.[1]

Antonio de Ulloa
Almirante Antonio de Ulloa.jpg
Retrato de Antonio de Ulloa (c.1856), por Andrés Cortés y Aguilar, Casa consistorial de Sevilla.
Información personal
Nacimiento 12 de enero de 1716 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 5 de julio de 1795 Ver y modificar los datos en Wikidata (79 años)
Isla de León (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Familia
Padre Bernardo de Ulloa Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Naturalista, escritor, militar y astrónomo Ver y modificar los datos en Wikidata
Conocido por descubrimiento del platino
Cargos ocupados Gobernador de Luisiana (1766-1768) Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango Almirante Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de

BiografíaEditar

Hijo del economista mercantilista Bernardo de Ulloa, su hermano Fernando fue ingeniero jefe de las obras del Canal de Castilla. Con trece años se embarcó en el galeón San Luis, navío que zarpó de Cádiz rumbo a Cartagena de Indias, y con el cual regresó a Cádiz en septiembre de 1732. Ingresó en la Real Academia de Guardiamarinas de Cádiz de la marina española en 1733. En 1735 fue destinado, con el grado de teniente de fragata junto con su colega Jorge Juan y Santacilia, como miembros de la Misión geodésica francesa, expedición científica dirigida por Pierre Bouguer, y patrocinada por la Academia de Ciencias de Francia para medir el arco de un meridiano en las proximidades de Quito (Ecuador). El viaje se inició el 26 de mayo de 1735, reuniéndose en la ciudad de Cartagena de Indias con los académicos franceses. Los problemas con el presidente de la Audiencia de Quito, que incluso encarceló a Ulloa, retrasaron el comienzo de los trabajos científicos hasta 1737.[2]

En el viaje de vuelta a Europa, su navío, la fragata Deliverance, se separó del resto de las naves debido al mal tiempo y las averías, siendo apresada por corsarios británicos. En Londres fue presentado a Martin Folkes, presidente de la Royal Society, quien le propuso como miembro del cuerpo, siendo elegido el 11 de diciembre de 1746; finalmente fue liberado y regresó definitivamente a Madrid el 25 de julio de 1746; acababa de morir Felipe V y ahora reinaba Fernando VI siendo ministro el marqués de la Ensenada. Tras su viaje de 11 años fue nombrado capitán de navío y recibió el encargo de recorrer el continente europeo para tomar conocimiento de los últimos avances científicos. En 1748 se publicó su libro Relación Histórica del Viage a la América Meridional, en el que describe la existencia en los lavaderos de oro del Chocó de un metal que no se puede fundir, al que dio el nombre de platina. Este metal era el platino, y por esto se considera a Antonio de Ulloa su descubridor.[3]

Fue el fundador, en 1752, del Estudio y Gabinete de Historia Natural, antecesor del Real Gabinete de Historia Natural, actual Museo Nacional de Ciencias Naturales, del Observatorio Astronómico de Cádiz y el primer laboratorio de metalurgia del país, así como miembro de la Real Academia de las Ciencias de Suecia, la Academia Prusiana de las Ciencias conocida como Academia de Berlín y correspondiente de la Real Academia de Ciencias de París.

 
Busto de Antonio de Ulloa en el emplazamiento turístico ecuatoriano Ciudad Mitad del Mundo.

Etapa americanaEditar

Fue comendador de Ocaña en la Orden de Santiago, volviendo a América como gobernador de Huancavelica (Virreinato del Perú) y superintendente de las minas de mercurio de la región (17581764), tratando de recuperar la productividad de la mina y enfrentándose con el atraso tecnológico y la corrupción del gremio de mineros y los funcionarios del virreinato.[2]​ Fue nombrado contraalmirante en 1760. A petición propia fue relevado de su cargo a finales de 1764 y se estableció en La Habana a la espera de un nuevo destino. Ulloa aprovechó su estancia en la isla de Cuba para elaborar un informe sobre el funcionamiento de las comunicaciones postales entre España y el Perú a raíz de la creación de la empresa estatal de los Correos Marítimos. En su Modo de facilitar los Correos de España con el Reyno del Perú escrito en 1765, no sólo se ponía de manifiesto la inviabilidad de la ruta existente, sino que también ofrecía una posible alternativa al respecto. Por aquel entonces, la correspondencia para América se enviaba desde La Coruña a La Habana, para su posterior reparto por todo el continente. Este trabajo nos describe a la perfección las dificultades por las que atravesaba la distribución del correo por la América meridional, problemas que se solventaron cuando en 1767 una nueva línea postal quedase inaugurada entre La Coruña y Buenos Aires.

La estancia de Ulloa en Cuba no duraría mucho tiempo y muy pronto tendría la oportunidad de desempeñar nuevamente responsabilidades de gobierno. Tras la Guerra de los Siete Años, y como compensación a las pérdidas sufridas por sus compromisos en el Pacto de Familia en la lucha contra Inglaterra, España recibió de Francia el territorio de la Luisiana. Antonio de Ulloa fue nombrado gobernador de la misma, tomando posesión del cargo el 5 de marzo de 1766, pero fue expulsado por los colonos franceses en 1768, que no aceptaron el dominio español y mucho menos la restricción del comercio a seis puertos peninsulares. Durante su mandato prohibió el comercio y la entrega de armas a los indios, pero no tuvo éxito en su reclamación de ayuda económica a la metrópoli.

Entre 1776 y 1778 participó en la organización de la flota del virreinato de la Nueva España (actual México) y la creación de un astillero en Veracruz. Estuvo al mando de la última gran flota de Cádiz al nuevo continente.

 
Estatua de Antonio de Ulloa en Madrid, esculpida por José Alcoverro en 1899.

Guerra contra Gran BretañaEditar

Alcanzó el grado de teniente general en 1779, pero su servicio activo no fue tan brillante como su carrera científica. Participó en el Gran Sitio a Gibraltar (1779) y en 1779, siendo parte de la flota de Córdova, que iba a unirse a la francesa en al puerto de La Coruña para acometer la invasión de Inglaterra, fue puesto al mando de los navíos Real Fénix, Gallardo, Diligente y San Julián y las fragatas Santa Magdalena y Santa Mónica para hacer el corso en el entorno de las Azores en el marco del conflicto con Gran Bretaña por la Independencia de las trece colonias americanas. La misión que se le encomendó fue poner rumbo a las islas del Cuervo y Flores por cuyas aguas debía patrullar para proteger la recalada de buques provenientes de la Carrera de Indias así como de atacar y batir cuantas embarcaciones enemigas descubriese. Llegado al puerto de Cádiz el 1 de octubre de 1779 con un resultado poco brillante fueron reunidos los supervivientes de la escuadra de Ulloa, y se ordenó por Real Orden de 1º de diciembre de 1780 formar consejo de guerra, ya que la Armada no había quedado conforme con el progreso de la misión y deseaba que se esclareciera lo sucedido. Además de Ulloa también fueron encausados los capitanes Don Pedro de Leyba y Don Manuel Núñez Gaona, ambos comandantes de las dos fragatas que le acompañaban, la Santa Magdalena y Santa Mónica, por haberse separado del grueso de su escuadra y no haberse reintegrado a la misma. A los demás mandos no se les halló causa alguna.

Se quería saber por qué no se buscó y batió a la escuadra inglesa que se sabía que andaba por la zona,por qué no se proporcionó protección a las embarcaciones de comercio de Indias y la recalada de estas, ya que una urca mercante proveniente de Manila, la Santa Ygnes, con rico cargamento, que fue reconocida anteriormente por las fragatas batidoras españolas y a la que no se le dio escolta fue apresada por una fragata corsaria inglesa. También se quería investigar la actuación de las fragatas y sus movimientos y por qué terminaron separándose de la escuadra cuando la labor en misión de corso de las fragatas era vital.

Para los mandos de la Armada era muy sospechoso que una escuadra al mando del Brigadier don Juan de Lángara y Huarte, que había ido en busca de Ulloa a mediados de agosto, reconociendo las Islas del Cuervo y Flores, no hubiera podido divisar en ningún momento a la escuadra del Teniente General Ulloa y eso que la escuadra de Lángara reconoció con las dos Fragatas que llevaba el Fayal y su surgidero, costeó la isla del Pico y al no encontrarlo hizo rumbo a las islas de San Miguel y Santa María.

Examinada su causa en un proceso que se dilató por muchos años dada la continua recomposición de los miembros del tribunal que le juzgaba, fue declarado inocente, pero fue apartado de sus responsabilidades de mando. Años más tarde fue designado director general de la Armada española, cargo que ocuparía hasta su muerte, en 1795.

Matrimonio y descendenciaEditar

Contrajo nupcias en 1767 en la Luisiana Española, con la dama limeña Francisca Melchora Rosa Ramírez de Laredo y Encalada, hija del conde de San Javier y Casa Laredo, quien viajó desde Lima con el fin de contraer matrimonio. En 1768 se trasladaron a Cádiz, España. Tuvieron seis hijos:

  1. Antonio de Ulloa y Remírez de Laredo.
  2. Francisco Javier de Ulloa, también se dedicó a las armas, tomando parte en la batalla de Trafalgar y llegando a ser ministro de Marina, director general de la Armada y capitán general.
  3. Buenaventura de Ulloa y Remírez de Laredo, teniente de fragata y comendador de Ocaña.
  4. Josefa María de Ulloa, casada con Luis de Guzmán y Castilla, II Marqués de San Bartolomé del Monte, sin sucesión.

ObrasEditar

  • Tratado físico e historia de la aurora boreal (1752)
  • Modo de facilitar los correos de España con el reyno del Perú (1765, publicada en Sevilla en 2001)
  • Noticias americanas: entretenimientos físico-históricos sobre la América meridional, y la septentrional oriental: comparación general de los territorios, climas y producciones en las tres especies vegetal, animal y mineral (1772)
  • La marina: Fuerzas navales de la Europa y costas de Berbería (c.1773, obra inédita, censurada por el gobierno, el manuscrito original se encuentra en el Archivo General de Simancas, publicada por la Universidad de Cádiz en 1996)
  • Observación en el mar de un eclipse de sol (1778)
  • Conversaciones de Ulloa con sus tres hijos en servicio de la Marina (1795).

En colaboración con Jorge JuanEditar

  • Plan del camino de Quito al río Esmeraldas, según las observaciones astronómicas de Jorge Juan y Antonio de Ulloa (17361742)
  • Observaciones astronómicas y físicas hechas en los Reinos del Perú (Madrid, 1748)
  • Relación histórica del viaje hecho de orden de su Majestad a la América Meridional (Madrid, 1748)
  • Disertación Histórica y Geográfica sobre el Meridiano de Demarcación entre los dominios de España y Portugal (1749)

En la ficciónEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Francisco de Solano (1990). «Don Antonio de Ulloa, Paradigma del Marino Cientifico de la Ilustracion Española». UC Biblioteca Geral 1. p. 13. Consultado el 31 de mayo de 2020. 
  2. a b Cervera Pery, José (1995). «La proyección americana de Don Antonio de Ulloa». Cuadernos Monográficos del Instituto de Historia Naval, 25, 23-32. 
  3. Calvo Rebollar, Miguel (2019). Construyendo la Tabla Periódica. Prames, Zaragoza. p. 110-114. ISBN 978-84-8321-908-9. 

BibliografíaEditar

  • Cid-Rodríguez, R. (2018). Antonio de Ulloa: un científico ilustrado en el tercer centenario de su nacimiento. Andalucía en la historia, n. 53, pp. 44-47.
  • Guillén Tato, Julio F. (1973). Los tenientes de navío Jorge Juan y Santacilia y Antonio de Ulloa y de la Torre-Guiral y la medición del Meridiano. Madrid: Caja de Ahorros de Novelda.
  • Losada, M. y Varela, C. (ed. lit.). (1995) Actas del II Centenario de Don Antonio de Ulloa. Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, CSIC: Archivo General de Indias. ISBN 84-00-07523-4.
  • Peña Blanco, Joaquín Guillermo (2020). La Real armada contra la Royal Navy. Editorial EAS. 292 p.

Enlaces externosEditar