Abrir menú principal

Corsario

navegante que saqueaba el tráfico mercante de las naciones enemigas de su gobierno
Francis Drake fue uno de los corsarios ingleses más famosos de su época.
El español Amaro Pargo fue uno de los corsarios más célebres de la Edad de oro de la piratería.

Corsario (del latín cursus, «carrera») era el nombre que se atribuía al que practicaba la guerra de corso, y el término podía referirse tanto a los marinos como a los buques, ya sean de las armadas o de particulares, quienes adquirían la condición militar en virtud del permiso concedido por un gobierno en una carta de marca o patente de corso.[1]​ Los corsarios saboteaban el tráfico marítimo de las naciones enemigas de ese gobierno, generalmente hundiendo sus naves y, en algunas ocasiones, saqueando o secuestrando en sus puertos.

Índice

Diferencias entre piratas y corsariosEditar

La diferencia teórica entre un pirata y un corsario radica en la legalidad de sus actos.[2]​ Ambos grupos se dedicaban a saquear barcos, pero los piratas lo hacían violando las leyes por beneficio propio, en paz o guerra, contra cualquier enemigo, mientras que los corsarios lo hacían sólo en tiempos de guerra y bajo el permiso de un gobierno incorporado a su pabellón naval, que se lo otorgaba para acabar con el tráfico marítimo y así debilitar a la nación enemiga.

Sin embargo, a lo largo de la historia muchas veces el límite se vuelve difuso por la propia naturaleza de la cuestión, ya que los gobiernos en guerra daban autorizaciones, muchas veces indiscriminadamente, permitiendo que los particulares realizaran actos de piratería bajo un marco de aparente legalidad.

Entre los corsarios que actuaron bajo autorización de su país destacan:

Véase tambiénEditar

Biografías de corsarios en la era de la navegación a velaEditar

Categoría principal: Piratas y corsarios
Inglaterra
Otros países de Europa
América

Buques corsariosEditar

Temas relacionadosEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar