Se llama baratería al delito del juez que no hace justicia sino por precio.

Es preciso no confundir la baratería con el cohecho. Aquella consiste en admitir dádivas ó regalos no precisamente por cometer una injusticia sino por hacer lo que sin las dádivas debía hacerse, v. gr. por abreviar la decisión de un pleito, o por sentenciar con arreglo a derecho y éste consiste en admitir regalos o dádivas, no por hacer lo que sin ellas debía hacerse, sino por hacer lo que no puede hacerse con ellos ni sin ellos, por dar un fallo injusto, por atribuir a uno la cosa que pertenece a otro.

La baratería es la venta de la justicia y el cohecho por el contrario es la venta de la injusticia: por la baratería compra el litigante la declaración de un derecho que le pertenece y, tal vez, redime una vejación y por el cohecho compra la adjudicación de un derecho que no le corresponde, la absolución de un culpable o la condena de un inocente. Es claro, pues, que el cohecho es un delito mucho más grave que la baratería.

ReferenciasEditar

Diccionario razonado de legislación y jurisprudencia, Joaquín Escriche, 1847