Abrir menú principal

Cantimplora

recipiente portable para beber
Cantimplora militar y recipiente para el rancho, que se acopla a su exterior,

Cantimplora es la vasija o recipiente que se utiliza para llevar bebida, habitual en viajes, excursionismo, vida militar y trabajadores del campo.[a][1][2][3]​ Puede disponer de asas u otro medio de sujeción para llevarla suspendida del hombro o de la cintura, así como un material aislante para mantener la temperatura fría de la bebida en tiempo caluroso, ya sea recubriendo el recipiente o con una cámara de aire. Algunos tipos de cantimploras llevan acoplada una taza en la base o la tapa.[b][4]

Índice

HistoriaEditar

Entre las primeras cantimploras están las que se hacían con una calabaza a la que se practicaba un orificio de salida y se secaba al fuego. Igualmente primitivos han sido los recipientes de barro:botijones, botijas pastoras, botijas chatas, botija de campo, barriletes,[5]​ habituales en la iconografía de las peregrinaciones.

Asimismo, en la Antigüedad ya eran conocidas las botas de cuero y los recipientes metálicos. Las primeras tienen el inconveniente de que se van "picando" e incluso llegan a inutilizarse si no se usan, además de que suelen dar al líquido que contiene el gusto de la pez que reviste interiormente el cuero.[6]

Más tarde, surgieron las cantimploras de vidrio, que preservaban mejor las propiedades de la bebida. Dada su fragilidad, se llevaban en cestos de mimbre o cubiertas con tela y se cerraban con tapones de corcho.

Entre los diseños de mediados del siglo XIX proliferaron las cantimploras metálicas (hojalata, acero inoxidable o aluminio), con tapón de rosca que con frecuencia estaba sujeto al recipiente con una cadenita, y disponían de un correaje para facilitar el transporte y evitar su extravío.

Entre los diseños actuales es frecuente el uso de plásticos, especialmente polietileno o policarbonato. Por lo general son tan ligeros o más que las metálicas, y más resistentes.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Al parecer el origen del término catalán es canta i plora, "canta y llora", que alude al sonido del agua cuando sale.
  2. El DLE da entrada al término "caramañola", con una etimología distinta de cantimplora (del francés «carmagnole», y este de Carmagnola, ciudad del Piamonte), referido a un tipo de recipiente de aluminio y de uso militar, como impedimenta o equipo de la soldadesca en algunos países del Cono Sur (Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay).

ReferenciasEditar

  1. DCVB: cantimplora
  2. Etimología de cantimplora (Consultado 1 de diciembre de 2016)
  3. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «Cantimplora». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  4. «caramañola». DLE. Consultado el 19 de julio de 2017. 
  5. VV. AA. Cerámica pupular de Andalucía. Editora Nacional, 1984. ISBN 84-276-0648-6.
  6. «Cantimplora», en Enciclopedia ilustrada Seguí. Barcelona: Seguí (1910).

Enlaces externosEditar