Colores litúrgicos

Los colores litúrgicos son los colores específicos que se utilizan para la liturgia cristiana. Los colores sirven para subrayar las características de un tiempo determinado del año litúrgico, destacar una fiesta o feria dada del calendario o una ocasión especializada.

Casulla de color blanco.
Casulla (o planeta) de color morado, réplica de una de Pablo V.

Liturgia del rito romanoEditar

Las rúbricas generales del misal romano, recordadas por el motu proprio Rubricarum instructum de Juan XXIII, indican los colores utilizados en los ornamentos propios de la liturgia del rito latino.[1]

Los ornamentos del altar, del celebrante y de los ministros deben ser del color propio del Oficio y de la Misa del día o de otra Misa que haya de celebrarse, según el uso de la Iglesia romana, la cual acostumbró usar cinco colores: blanco, rojo, verde, morado y negro. Conservan, sin embargo, todo su valor, los indultos y las costumbres legítimas acerca del uso de otros colores. Si, en alguna parte, en las regiones de misiones, por una tradición probada, la significación de uno u otro color litúrgico de la Iglesia Romana choca con la significación congénita de esos pueblos, se otorga la facultad al Congreso episcopal de la misma región o de la mayor parte del territorio, si así conviene, de cambiar dicho color por otro más apto; sin embargo, no se lleve a efecto sin antes consultar a la S. Congregación de Ritos.[2]

Los coloresEditar

 
casulla moderna de color rojo


  • Morado: este color simboliza preparación espiritual y penitencia.[cita requerida] Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. También se usa en la administración del sacramento de la penitencia y en general en todo tipo de actos penitenciales. Desde la reforma litúrgica se dispone su uso para los sufragios por los difuntos. Según el calendario litúrgico tradicional también se usa en las temporadas de petición. Cabe mencionar que tanto el Lunes, Martes y Miércoles Santo se usa el morado porque sigue siendo tiempo de Cuaresma.
  • Rojo: este color simboliza la sangre y la fuerza del Espíritu Santo.[cita requerida] Se refiere a la virtud del amor de Dios. Es usado principalmente en las fiestas de la Pasión del Señor como el Domingo de Ramos y el Viernes Santo. También en fiestas del Espíritu Santo como el Domingo de Pentecostés, y en las fiestas de Apóstoles y Evangelistas y en las celebraciones de los santos mártires. También en la administración del sacramento de la Confirmación y en las liturgias dedicadas a los instrumentos de la Pasión. En la Santa Sede se usa para las exequias de los cardenales o del sumo pontífice.

ReferenciasEditar

  1. Pastoureau, Righetti y colaboradores (2006). Los colores litúrgicos, p. 3 y siguientes..
  2. «Rúbricas del breviario y del misal romanos». parte I, capítulo 18, número 117.  El documento también se encuentra en este sitio web. El documento parte de: Juan XXIII (5 de julio de 1960). «Motu proprio Rubricarum instructum. Libreria Editrice Vaticana. Consultado el 4 de enero de 2016. 
  3. D. José Ripoll (6 de diciembre de 2015). «Azul inmaculada». Delegación diocesana de Liturgia. Archidiócesis de Santiago de Compostela. Consultado el 4 de enero de 2016. 
  4. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (25 de marzo de 2004). Instrucción Redemptionis Sacramentum (127). Consultado el 4 de enero de 2016. «Cuando sea un día festivo, los ornamentos sagrados de color dorado o plateado pueden sustituir a los de otros colores, pero no a los de color morado o negro.» 

BibliografíaEditar