Domingo de Ramos

festividad cristiana

El Domingo de Ramos es una celebración religiosa en la que la mayoría de las confesiones del cristianismo conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén, dando inicio a la Semana Santa. Es una fiesta cristiana movible que cae el domingo antes de Pascua, es decir, el sexto domingo de Cuaresma.[1]

Domingo de Ramos o Sexto Domingo de Cuaresma
Giotto di Bondone - No. 26 Scenes from the Life of Christ - 10. Entry into Jerusalem - WGA09206.jpg
Entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén, pintada por Giotto
Otros nombres Domingo de Ramos de la Pasión del Señor
Tipo Celebración religiosa
Celebrada por las Iglesias cristianas históricas:
Iglesia católica, incluyendo las Iglesias católicas orientales;
Iglesia ortodoxa en todas sus ramas (es una de las 12 grandes fiestas de la Iglesia ortodoxa);
Comunión anglicana;
Iglesias protestantes. e Iglesias restauracionistas
Fecha fecha variable, entre el 15 de marzo y el 18 de abril
Motivo Entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén.
Costumbres Procesiones religiosas y celebraciones eucarísticas
Semana Santa
Judica Domingo de Ramos o Sexto Domingo de Cuaresma Lunes Santo

La fiesta conmemora la Entrada triunfal en Jerusalén, un evento mencionado en cada uno de los cuatro evangelios canónicos.[2]​ El Domingo de Ramos marca el primer día de la Semana Santa. Para los seguidores del cristianismo de Nicea, es la última semana de la temporada solemne cristiana de Cuaresma que precede a la llegada de la Pascua.[3][4]

En la mayoría de las iglesias litúrgicas, el Domingo de Ramos se celebra con la bendición y distribución de ramas de palma o las ramas de otros árboles nativos, que representan las ramas de palma que la multitud esparció frente a Cristo mientras él entraba en Jerusalén. La dificultad de conseguir palmas en climas desfavorables llevó a su sustitución por ramas de árboles nativos, incluidos boj, olivo, sauce y tejo. El domingo a menudo se llamaba por estos árboles sustitutos, como en el Domingo de tejo, o por el término general Domingo de ramos.

Muchas iglesias de las principales denominaciones cristianas, incluidas las tradiciones ortodoxa, católica, luterana, metodista, anglicana, morava y reformada, distribuyen ramas de palma a sus congregaciones durante sus liturgias del Domingo de Ramos. Los cristianos se llevan estas palmas, a menudo bendecidas por el clero, a sus casas, donde las cuelgan junto al arte cristiano, especialmente cruces y crucifijos, o las guardan en sus Biblias o devocionarios.[5]​ En el periodo que precede a la Cuaresma del año siguiente, conocido como carnestolendas, las iglesias suelen colocar una cesta en su nártex para recoger estas palmas, que luego se queman ritualmente el martes de Carnaval para hacer las cenizas que se utilizarán al día siguiente, el miércoles de ceniza, que es el primer día de la Cuaresma.[6][7]

NarraciónEditar

De acuerdo a los evangelios de Mateo (capítulo 21) y Marcos (capítulo 11) del Nuevo Testamento, Jesús de Nazaret entraba triunfalmente en Jerusalén en medio de una multitud que lo aclamaba.

Antes de hacerlo, Jesús se había detenido en Betania y Betfagé. El evangelio de Juan añade que cenó con Lázaro y sus hermanas María y Marta. Ahí, se narra que Jesús envió a dos discípulos a la aldea cercana, con órdenes de recuperar un burrito que había sido atado, pero nunca montado y dijo: "Si os preguntan, decid que el Señor necesita el burrito, y que les será devuelto luego".[8]

Texto bíblicoEditar

Al acercarse a Jerusalén y llegar a Betfagé, junto al Monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos, 2diciéndoles: —Id a la aldea que tenéis enfrente y encontraréis enseguida un asna atada, con un borrico al lado; desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, le responderéis que el Señor los necesita y que enseguida los devolverá. Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por medio del Profeta: Decid a la hija de Sión: «Mira, tu Rey viene hacia ti, manso, sentado sobre un asna, sobre un borrico, hijo de animal de carga». Los discípulos marcharon e hicieron como Jesús les había ordenado. Trajeron el asna y el borrico, pusieron sobre ellos los mantos y él se montó encima. 8Una gran multitud extendió sus propios mantos por el camino; otros cortaban ramas de árboles y las echaban por el camino. Las multitudes que iban delante de él y las que seguían detrás gritaban diciendo: —¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10Al entrar en Jerusalén, se conmovió toda la ciudad y se preguntaban: —¿Quién es éste? —Éste es el profeta Jesús, el de Nazaret de Galilea —decía la multitud. [9]

Interpretación y simbolismoEditar

 
Entrada triunfal en Jerusalén , icono ruso, Catedral de la Anunciación (Moscú)

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, la Ciudad Santa expresa la manifestación como Rey y como Mesías. Mateo observa en la presencia del asna atada con su borrico al lado(v. 2) el cumplimiento de la profecía de Zacarías (v. 5). El asno, que fue una antigua montura de príncipes,[10]​ fue sustituido más adelante, en la época de la monarquía israelita, por el caballo, que representa mejor una manifestación de poder (cfr 1 R 5,6; 10,26-30; etc.). Por eso, la profecía de Zacarías, con el asno, daba el significado de que Jesús venía como un rey de paz que triunfa no con armas ni violencia, sino con humildad y mansedumbre.

Los Santos Padres han visto en este episodio un simbolismo: el asna madre representaría al judaísmo, sometido al yugo de la Ley, mientras que el borriquillo sería la gentilidad. Jesús introduce a unos y otros en la Iglesia, la nueva Jerusalén. Como a los personajes importantes de hoy se les extiende una alfombra a la entrada de un edificio, los discípulos y la multitud alfombran la entrada de Jesús en su ciudad (vv. 7-8). Y le aclaman como el Salvador: la palabra hebrea Hosanna tuvo en un principio ese sentido, una súplica dirigida a Dios: «¡Sálvanos!». Luego, fue empleada como grito de alegría para aclamar a alguien y es similar a la exclamación másactual de «¡Viva!». La muchedumbre manifiesta su entusiasmo gritando: «¡Viva el Hijo de David!». Se entiende así que la Iglesia haya recogido estas aclamaciones en el prefacio de la Santa Misa, pues con ellas se pregona la realeza de Cristo: «Ha sido costumbre muy general y antigua llamar Rey a Jesucristo, en sentido metafórico, a causa del supremo grado de excelencia que posee y que le encumbra entre todas las cosas creadas.[11]

Así se dice que reina en las inteligencias de los hombres, no tanto por el altísimo y sublime grado de su ciencia, cuanto porque «Él es la Verdad» y porque los hombres necesitan beber de Él, de sus palabras y de sus hechos y recibir obedientemente la verdad. Se dice también que reina en las voluntades de los hombres, no sólo porque en Él la voluntad humana está entera y perfectamente sometida a la santa voluntad divina, sino también porque con sus mociones e inspiraciones influye en nuestra «libre voluntad» y la enciende en nobilísimos propósitos. Finalmente, se dice con verdad que Cristo reina en los corazones de los hombres, porque con su supereminente caridad y con su mansedumbre y benignidad, se hace amar por las almas de manera que jamás nadie —entre todos los nacidos— ha sido ni será nunca tan amado como Cristo Jesús». [12][13]

Los sinópticos y Juan establecen que Jesús supo que había gente en el área, como Simón el Leproso, así que pudo haber argumentado que la presencia del borrico había sido organizada por los discípulos de Jesús. El evangelio de Juan, no obstante, simplemente dice que Jesús encontró el borrico. Juan y los Sinópticos establecen que Jesús entonces montó al borrico (o en Mateo al borrico y a la burra, madre de este), dentro de Jerusalén. Los sinópticos añaden que los discípulos pudieron poner sus capas en el animal, haciéndolo así más confortable. Los Evangelios describen cómo Jesús entró a Jerusalén y cómo la gente alfombraba su camino y también cómo dejaba a un lado pequeñas ramas de árbol.[14]

La gente también cantaba una parte del Libro de los Salmos, específicamente los versículos 25-26 del capítulo 118. ...Bendito es el que viene en el nombre del Señor. Bendito es el enviado del Reino de Nuestro Padre [David]... El lugar de esta entrada no está especificado, pero se supone que tuvo lugar en la Puerta Dorada, desde donde se creía que el Mesías entraría a Jerusalén, otros estudiosos piensan que el lugar fue hacia el sur, pues tenía entrada directa hacia él.

Observancia en la liturgiaEditar

Cristianismo del este de Europa y orientalEditar

El Domingo de Ramos, o la "Entrada del Señor en Jerusalén", como se denomina en la Iglesia Ortodoxa, es una de las doce grandes fiestas del año litúrgico. La víspera del Domingo de Ramos, el Sábado de Lázaro, los creyentes suelen preparar las palmas anudándolas en forma de cruz para preparar la procesión del domingo. La colgaduras y las vestimentas de la iglesia se cambian a un color festivo, más comúnmente el verde.

El Troparion de la fiesta (un breve himno) indica que la resurrección de Lázaro es una prefiguración de la propia resurrección de Jesús:

O Cristo nuestro Dios

Cuando resucitaste a Lázaro de entre los muertos antes de tu Pasión,
confirmaste la resurrección del universo.
Por eso, nosotros, como niños,
llevamos el estandarte del triunfo y la victoria,
y te gritamos, oh Conquistador del amor,
¡Hosanna en las alturas!
Bendito es el que viene

en el Nombre del Señor.

En algunas zonas de Europa del Este, tanto en la Iglesia católica como en la Iglesia ortodoxa, se desarrolló la costumbre de utilizar ramas de sauce y otras ramas, como el boj, en lugar de hojas de palmera, ya que estas últimas no están disponibles en el norte. No existe ningún requisito canónico sobre el tipo de ramas que deben utilizarse, por lo que algunos creyentes ortodoxos utilizan ramas de olivo. Sea cual sea el tipo, estos ramos son bendecidos y se distribuyen junto con velas durante la Vigilia de toda la noche en la víspera de la fiesta (sábado por la noche), o antes de la Divina Liturgia en la mañana del domingo. La Gran Entrada de la Divina Liturgia conmemora la "Entrada del Señor en Jerusalén", por lo que el significado de este momento se acentúa el Domingo de Ramos cuando todos se ponen de pie, sosteniendo sus ramos y velas encendidas. Los fieles se llevan estos ramos y velas a casa después de la liturgia, y los guardan en su «rincón de los iconos» como una evloghia o bendición.

En Rusia, las procesiones de «paseo en burro» tenían lugar en diferentes ciudades, pero sobre todo en Nóvgorod y, desde 1558 hasta 1693, en Moscú. Estas aparecían de forma destacada en los testimonios de los testigos extranjeros y se mencionaban en los mapas occidentales contemporáneos de la ciudad. El Patriarca de Moscú, que representaba a Cristo, iba montado en un "burro" (en realidad un caballo envuelto en tela blanca); el Zar de Rusia encabezaba humildemente la procesión a pie. Originalmente, las procesiones de Moscú comenzaban en el interior del Kremlin y terminaban en la Iglesia de la Trinidad, hoy conocida como Catedral de San Basilio, pero en 1658 el Patriarca Nikon invirtió el orden de la procesión. En la década de 1720, Pedro I, en el marco de la nacionalización de la iglesia, puso fin a esta costumbre; en el siglo XXI se ha recreado ocasionalmente.

En las iglesias ortodoxas orientales se distribuyen hojas de palmera en la parte delantera de la iglesia, en la escalinata del santuario. En la India, el propio santuario está sembrado de caléndulas, y la congregación procede a través y fuera de la iglesia.

Cristianismo occidentalEditar

 
Palm Sunday in East Timor

En la antigüedad, las ramas de palmera simbolizaban la bondad y la victoria. A menudo se representaban en las monedas y en los edificios importantes. Salomón hizo tallar ramas de palma en las paredes y puertas del templo (6:29). También al final de la Biblia, personas de todas las naciones levantan ramas de palma para honrar a Jesús (7:9).

El Domingo de Ramos conmemora la entrada de Cristo en Jerusalén (21:1-9), cuando se colocaron ramas de palma en su camino, antes de su arresto el Jueves Santo y su crucifixión el Viernes Santo. Marca así el comienzo de la Semana Santa, la última semana de la Cuaresma.

En las iglesias de muchas denominaciones cristianas, los miembros de la congregación, a menudo niños, reciben palmas que llevan en procesión por el interior de la iglesia.[15][16]​ En la Iglesia de Pakistán, la «Iglesia protestante unida», los fieles del Domingo de Ramos llevan ramas de palma a la iglesia mientras cantan 24.

En la Iglesia católica, así como entre muchas congregaciones anglicanas y luteranas, las hojas de las palmas (o en climas más fríos algún tipo de sustituto) son bendecidas con agua bendita fuera del edificio de la iglesia, o en climas fríos en el nártex cuando la Pascua cae temprano en el año, en un evento llamado la «Bendición de las Palmas». Inmediatamente después de la bendición de las palmas tiene lugar una procesión solemne de toda la congregación, llamada «procesión de las palmas».

En la liturgia de la Iglesia católica para este día, que recibe el nombre de Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, el centro es la Misa que sigue a la procesión. La Iglesia católica considera que las palmas bendecidas son sacramentales. Las vestimentas para este día son de color rojo escarlata intenso, el color de la sangre, lo que indica el supremo sacrificio redentor de Cristo al entrar en la ciudad para cumplir con su pasión y resurrección en Jerusalén.

Procesiones destacadasEditar

EspañaEditar

 
Paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén de San Cristóbal de La Laguna (Tenerife)

PerúEditar

  • En el departamento de Lima, en el norte chico específicamente en la ciudad de Huacho, desde épocas inmemorables recorre las calles el Señor del Triunfo montado en su burrita acompañado de San Juan Evangelista y Zaqueo. Esta procesión enmarca el inicio de la semana santa en la "Capital de la Hospitalidad", además de ser el primer encuentro de la semana mayor con la Virgen de los Dolores.[cita requerida]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Catecismo de la Iglesia católica». www.vatican.va. 1992. Consultado el 24 de marzo de 2018. «560 CIC: "La entrada de Jesús en Jerusalén manifiesta la venida del Reino que el Rey-Mesías llevará a cabo mediante la Pascua de su Muerte y de su Resurrección. Con su celebración, el domingo de Ramos, la liturgia de la Iglesia abre la gran Semana Santa".» 
  2. 11:1–11, 21:1–11, 19:28–44, and 12:12–19.
  3. Cooper, J.C. (23 October 2013). Dictionary of Christianity. Routledge. p. 124. ISBN 9781134265466. Archivado desde el original el 5 July 2014. Consultado el 25 April 2014. «Holy Week. The last week in LENT. It begins on PALM SUNDAY; the fourth day is called SPY WEDNESDAY; the fifth is MAUNDY THURSDAY; the sixth is GOOD FRIDAY; and the last 'Holy Saturday', or the 'Great Sabbath'.» 
  4. Brewer, Ebenezer Cobham (1896). The Historic Notebook: With an Appendix of Battles. J. B. Lippincott. p. 669. Archivado desde el original el 5 July 2014. Consultado el 25 April 2014. «The last seven days of this period constitute Holy Week. The first day of Holy Week is Palm Sunday, the fourth day is Spy Wednesday, the fifth Maundy Thursday, the sixth Good Friday, and the last Holy Saturday or the Great Sabbath.» 
  5. Kirk, Lisa (25 March 2018). «Ideas for Displaying Palm Sunday Palms Around Your Home» (en inglés). Blessed Is She. Consultado el 4 April 2020. 
  6. «This Sunday at Grace: February 4, 2018» (en inglés). Grace Episcopal Church. 3 February 2018. Consultado el 4 April 2020. 
  7. «Shrove Tuesday» (en inglés). The Times-Reporter. 18 February 2020. Consultado el 4 April 2020. 
  8. «Mc 11,3». 
  9. Facultad de Teología. Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 2181). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra. Edición de Kindle.
  10. (cfr Gn 22,3; 49,11; Ex 4,20; Nm 22,21; Jc 5,10)
  11. Facultad de Teología (1990). Sagrada Biblia. Navarra: Eunsa. p. 7244. ISBN 84-313-0434-0. 
  12. Pío XI, Quas primas, n. 4
  13. Facultad de Teología. Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 7244). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra. Edición de Kindle.
  14. «Evangelio según San Mateo, 21». www.vatican.va. S/f. Consultado el 24 de marzo de 2018. «Versículo 8: "Entonces la mayor parte de la gente comenzó a extender sus mantos sobre el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y lo cubrían con ellas".» 
  15. «El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa». www. christianpost.com. Archivado desde el original el 30 de octubre de 2019. Consultado el 30 de octubre de 2019. 
  16. Staff, Día de la Mujer (4 de marzo de 2019). com/life/a26557005/when-is-palm-sunday/ «¿Cuándo es el Domingo de Ramos? Aquí está todo lo que necesitas saber». Día de la Mujer (en inglés estadounidense). Archivado desde el original el 30 de octubre de 2019. Consultado el 30 de octubre de 2019. 
  17. «Programa de la Semana Santa de San Cristóbal de La Laguna 2017». Archivado desde el original el 30 de julio de 2017. Consultado el 3 de octubre de 2017. 
  18. Programa de la Semana Santa de Santa Cruz de Tenerife 2018

Enlaces externosEditar